ROLAND MORENO: EL INVENTOR DE LA TARJETA CON CHIP


En esta entrada nos vamos a ocupar de una invención que aun cuando todavía hoy en día forma parte de nuestra vida cotidiana, está en vías de ser sustituida por otros medios de pago, como por ejemplo el teléfono móvil. Se trata de las tarjetas provistas de chip. La autoría de la invención le corresponde al inventor francés Roland Moreno. Nacido en El Cairo en 1945 en el seno de una familia judía, se instaló en París en los años 50. Falleció en 2012 en París.

Desde su juventud fue un autodidacta apasionado de la electrónica, pero inicialmente ocupó empleos administrativos y posteriormente trabajó como periodista en revistas de ciencia y tecnología. En su juventud inventó el llamado “radoteur”, un sistema basado en un algoritmo de generación de nuevas palabras a partir de una lista de términos obtenidos de un diccionario, y que tenía el objetivo de automatizar la creación de neologismos y nombres de marcas. Hoy es posible encontrar programas gratuitos denominados “radoteur” y basados en la invención de Moreno.

Moreno fue un personaje muy popular en Francia, algo así como la representación del “inventor loco y despistado” y como tal fue representado en algunas películas del cine francés como “Les choses de la vie” y “Les sous doués en vacances”.

En 1972 fundó la asociación “innovatron” con el fin de “vender ideas”. A partir de 1975 comercializó nombres de marcas o productos, concebidos con ayuda del “radoteur” y algunos retoques “humanos”. Entre las marcas obtenidas mediante esta invención se encontraban las conocidas “wanadoo” y “Vinci”.

Moreno logró su gran popularidad gracias a la invención de la “tarjeta con chip”. Su primera idea fue la introducción del chip en un anillo, sin embargo, ello no resultaba práctico y decidió introducirlo en una tarjeta de plástico. La primera solicitud de patente sobre la invención se presentó en 1974, con número FR2266222.

1ª reivindicación y figura de la patente US4007355 de la familia de la patente FR2266222

El gran éxito de la tarjeta con chip de Moreno llegó en 1983-1984 con la aparición de las tarjetas telefónicas con chip, de utilización en cabinas telefónicas, y comercializadas por France Télecom. Posteriormente vinieron las tarjetas de crédito, las tarjetas SIM de los teléfonos móviles y las tarjetas sin contacto o “contactless”. La popularización de la invención fue bastante lenta, de modo que cuando su uso se universalizó, las patentes habían caducado.

Tarjeta SIM para teléfono móvil (Fuente: Wikipedia) y Tarjeta del Sistema sanitario francés

A la patente FR2266222 le siguieron varias adiciones con perfeccionamientos de la invención principal. En una entrevista afirmó que había llegado a su principal invención en un sueño. Era un gran admirador de Woody Allen y por ello la primera denominación de su proyecto fue TMR (Take the Money and Run). El éxito de su tarjeta estribaba en la simplicidad del circuito electrónico utilizado.

Si bien en Francia no hay duda alguna respecto a que Roland Moreno fue el inventor de la tarjeta inteligente, como ha ocurrido tradicionalmente con las grandes invenciones, otros inventores se disputan su autoría, como Jürgen Dethloff de Alemania y Kunitaka Arimura de Japón.

Roland Moreno en 1996 (De InnovatronWiki – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=20236105)

En la base de datos ESPACENET es posible encontrar 19 familias de patentes en las que figura como inventor. También inventó el “pianok” (un piano de bolsillo) y la “matapof” (una máquina sustituye al “cara o cruz” de un lanzamiento de moneda) y que se puede ver en funcionamiento en este vídeo.

Pianok                                                         Matapof

Fuera de Francia no logró demasiado reconocimiento, pero en Francia fue considerado un héroe nacional, recibió la Legión de Honor en 2009 y su invención le hizo millonario. En este programa de TV que se emitió tras su fallecimiento se comenta que, de haber vivido en los Estados Unidos, podría haber sido una figura similar a la de Steve Jobs.

Etiquetas:

EL PROCEDIMIENTO DE OPOSICIÓN EN LA NUEVA LEY DE PATENTES 24/2015


En esta cuenta atrás hacia el 1 de abril, fecha de entrada en vigor de la nueva Ley de Patentes 24/2015, y tras anteriores entradas dedicadas a la patentabilidad, al tratamiento de las invenciones de interés para la defensa, al nuevo procedimiento de limitación,  al examen de oficio y a la búsqueda y al tratamiento de las invenciones realizadas por el personal investigador, en esta ocasión nos centramos en otra de las novedades de la Ley 24/2015; el nuevo procedimiento de oposición.

Las legislaciones en materia de patentes de numerosos países proporcionan sistemas de oposición en los que terceros pueden oponerse a la concesión de una patente durante un período de tiempo fijado en la correspondiente Ley. Las oposiciones se pueden presentar antes de la concesión o con posterioridad a la misma. Hay algún estado, como la India, en el que se prevén las dos posibilidades; pre y post-concesión. Los procedimientos de oposición son del tipo “inter-partes”, ya que interviene más de una parte, mientras que por ejemplo el procedimiento de examen sería un procedimiento “ex parte”. Los procedimientos de oposición son de primera instancia, es decir, siempre hay un perdedor que puede recurrir en segunda instancia.

El procedimiento de oposición permite invalidar patentes de una forma más sencilla y menos gravosa que mediante un procedimiento judicial.

La Ley 11/1986 ya contempla un procedimiento de oposición dentro del procedimiento de concesión con examen sustantivo, que como bien es sabido es voluntario en dicha Ley. Se trata de un procedimiento de oposición pre-concesión. Según el artículo 39.4:

“En los dos meses siguientes a la publicación de la petición de examen, cualquier interesado podrá oponerse a la concesión de la patente, alegando la falta de cualquiera de los requisitos exigidos para esa concesión. El escrito de oposición habrá de ir acompañado de los correspondientes documentos probatorios.”

La Ley 24/2015 introduce un procedimiento de oposición post-concesión. El procedimiento contemplado en esta nueva Ley ya incluye un procedimiento de examen sustantivo obligatorio y, por tanto, la nueva ubicación del procedimiento de oposición pretende que no se demore la concesión de la patente.

Por lo que se refiere a los modelos de utilidad, donde no hay examen sustantivo, en la nueva Ley el procedimiento de oposición sigue manteniéndose con anterioridad a la concesión.

Reivindicación independiente de la patente EP2203462 sobre el medicamento Sofosbuvir, objeto de múltiples oposiciones y tras las cuales se mantuvo modificada.

 

El procedimiento en la Ley 24/2015 y en el borrador del reglamento

La Ley 24/2015 dedica el artículo 43 al procedimiento de oposición:

Artículo 43

1.   Dentro de los seis meses siguientes a la publicación de la concesión en el “Boletín Oficial de la Propiedad Industrial”, cualquier persona podrá oponerse a la concesión por alguno de los siguientes motivos:

a)     La invención reivindicada no reúne alguno de los requisitos de patentabilidad establecidos en el Título II de esta Ley.

b)     Su descripción no es lo suficientemente clara y completa para que un experto en la materia pueda ejecutarla.

c)     El objeto de la patente concedida excede del contenido de la solicitud tal como fue presentada.

2.   La oposición deberá dirigirse a la Oficina Española de Patentes y Marcas en escrito motivado, acompañado de los correspondientes documentos probatorios y previo pago de la tasa correspondiente.

3.   Admitido a trámite el escrito de oposición se comunicará al titular de la patente registrada para que éste presente sus alegaciones y modifique, si lo estima oportuno, las reivindicaciones. La Oficina Española de Patentes y Marcas dará traslado a cada una de las partes de las alegaciones y propuestas de modificación presentadas por la otra, concediéndoles un trámite de réplica en cada caso, todo ello en los plazos y condiciones establecidos en el reglamento.

4.   Transcurridos los plazos mencionados en el apartado precedente la Oficina Española de Patentes y Marcas resolverá estimando en todo o en parte las oposiciones presentadas, cuando concurra alguno de los motivos de oposición señalados en el apartado 1 o desestimándolas en caso contrario. No obstante, cuando pese a las modificaciones o alegaciones aportadas persistan motivos que impidan en todo o en parte el mantenimiento de la patente, se otorgará al titular al menos una oportunidad de subsanar el defecto, o presentar nuevas alegaciones, antes de resolver con carácter definitivo sobre la oposición planteada.

5.   La resolución de la Oficina Española de Patentes y Marcas se publicará en el “Boletín Oficial de la Propiedad Industrial”, recogiendo, en su caso, las modificaciones que se hubieran introducido en la patente. La protección conferida por esta Ley se extenderá retroactivamente a la patente así modificada.

 6.   Al efecto retroactivo de la revocación se le aplicará, en su caso, lo previsto en el artículo 104 respecto de la nulidad.

Según se puede observar, el plazo para presentar la oposición es de 6 meses desde la fecha de publicación de la mención de la concesión. Algo menor que el contemplado en el Convenio de la Patente Europea (CPE), donde es de 9 meses. Un plazo de 6 meses parece un tiempo razonable para preparar un escrito de oposición y reduce el tiempo de incertidumbre respecto a la validez de la patente.

PTAB Hearing Room – Fuente: PTAB blog

Cualquier persona puede presentar oposiciones (en la Ley 11/1986 se indica “cualquier interesado”), sin embargo, no se permite que el propio titular se oponga a su patente. Si el titular desea que su patente sea limitada o revocada, podrá acudir al procedimiento regulado en el artículo 105 y al que ya se dedicó una entrada anterior.

Se puede presentar oposición contra una patente, aun cuando el titular haya renunciado a la patente o ésta haya caducado. Si el titular renuncia a la patente o ésta caduca durante la tramitación de una oposición, se pondrá en conocimiento del oponente, que podrá solicitar por escrito la continuación del procedimiento de oposición. Una vez admitida a trámite la oposición, ésta podrá ser tramitada por la OEPM, aunque el oponente falleciese o retirase el escrito de oposición.

Respecto a los motivos de oposición, éstos coinciden con los contemplados en el CPE: incumplimiento de los requisitos de patentabilidad (novedad, actividad inventiva, aplicación industrial, estar incluidas en las prohibiciones a la patentabilidad y otras excepciones a la patentabilidad, como atentar contra el orden público o las buenas costumbres), incumplimiento del requisito de suficiencia de la descripción y ampliación del contenido de la solicitud tal como se presentó inicialmente.

Según establece el artículo 39.3, el escrito de oposición irá acompañado de los documentos probatorios. El Art. 36.1 del borrador del reglamento añade que los documentos deberán estar traducidos al español, al menos aquellas partes relevantes para valorar la pertinencia de la oposición.

La Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) comprobará si el escrito de oposición cumple los requisitos formales establecidos en el art. 36.2 del reglamento (identidad, representación, motivos de oposición, pago de la tasa correspondiente, así como si se ha presentado en plazo).

Una vez transcurrido el plazo de presentación de oposiciones, se le trasladarán al titular las oposiciones admitidas a trámite, para que en el plazo de tres meses desde la publicación en el BOPI presente alegaciones y modifique la patente (reivindicaciones, descripción y dibujos o secuencias biológicas) de acuerdo a lo establecido en el art. 48 de la LP 24/2015 y el art. 64 del Reglamento.

Las modificaciones y/o alegaciones por parte del titular, serán trasladas a los oponentes que tendrán la posibilidad de réplica. En este trámite de réplica, no se podrán incorporar motivos, documentos o hechos adicionales que no hubieran sido alegados en el procedimiento de oposición. Cuando pese a las alegaciones y/o modificaciones persistan defectos que impidan en todo o en parte el mantenimiento de la patente, el titular tendrá un nuevo plazo para presentar alegaciones o modificaciones de la patente. Se podrán otorgar nuevas oportunidades, siempre y cuando se estime que las objeciones son subsanables y que el titular ha tratado manifiestamente de corregirlas.

El trámite de nuevas oportunidades podrá consistir en uno o varios trámites escritos o concentrarse en una única vista oral, cuando se estime conveniente o a petición del titular de la patente. A la vista oral serán convocados los oponentes en calidad de observadores, pero su ausencia no impedirá la celebración de la vista. La OEPM resolverá estimando total o parcialmente las oposiciones, revocando la concesión de la patente o manteniendo la concesión de la patente de forma modificada. La protección conferida se extenderá retroactivamente a la patente así modificada. También la revocación tendrá efectos retroactivos.

Dentro de la OEPM, el examen de los escritos de oposición, así como de la contestación y réplicas, en su caso, será efectuado por una Comisión de 3 expertos de la OEPM técnicamente cualificados, siendo uno de ellos Presidente. La Comisión se completará con un jurista de la misma Oficina si se considera que la naturaleza de la decisión así lo exige.

Una gran diferencia existente con el procedimiento de oposiciones regulado en el CPE es que en este último (Art. 101.1) los oponentes tienen la posibilidad de múltiples réplicas a las modificaciones y/o alegaciones presentadas por el titular. Es preciso tener en cuenta también el Art. 113.1 relativo al “derecho a ser oído” según el cual todas las partes tienen derecho a presentar sus comentarios. Otra diferencia viene dada por el hecho de que en el CPE (Art. 116.1) cualquiera de las partes, incluidos los oponentes, pueden solicitar la celebración de una vista oral, en la cual no serán únicamente observadores.

De acuerdo al Art. 40 del reglamento, aún en versión de borrador, cuando estando en trámite un procedimiento de oposición, se inicie un procedimiento judicial sobre la validez de la patente, cualquiera de las partes podrá intervenir en el procedimiento de oposición, presentando el correspondiente escrito en el plazo de dos meses desde que el Juez o Tribunal dé a conocer a las mismas la tramitación del procedimiento de oposición. El artículo 105 del CPE  contempla una situación muy similar, aunque se concreta que quien puede presentar un escrito de oposición fuera de plazo será aquel contra el que se ha iniciado un procedimiento judicial por presunta infracción.

 

Recursos

El Art. 44 de la Ley 24/2015 limita la presentación de recursos contra la concesión de la patente a quienes hayan sido parte en un procedimiento de oposición y los recursos deberán dirigirse contra el acto resolutorio de la oposición planteada. El mismo artículo añade que la oposición deberá entenderse desestimada si transcurrido el plazo para resolverla y notificarla no hubiera recaído resolución expresa.

 

Tasas y Costes

La tasa establecida en la Ley 24/2015 para la presentación de oposición contra la concesión de una patente o de un modelo de utilidad es de 43,27 € mientras que, en la Oficina Europea de Patentes, la tasa fijada es actualmente de 785 €.

En la Ley 24/2015 no hay ninguna disposición relativa al reparto de costes, sin embargo, en el CPE hay un artículo, el 104, que concede a la División de Oposición la potestad de ordenar un determinado reparto de costes. Ello podría ocurrir cuando se ha incurrido en ciertos costes como resultado de acciones irresponsables o maliciosas de una de las partes.

 

CONCLUSIONES

La nueva Ley de Patentes 24/2015 regula un procedimiento que proporciona un control adicional de la validez y por tanto de la calidad de la patente; una alternativa muy económica y sencilla a la vía judicial, pero que sólo se puede iniciar durante un período de tiempo de 6 meses tras la concesión.

 

Etiquetas:

PATENTES: OCUPACIÓN, COLABORACIÓN Y DEPURACIÓN


Hace ya tiempo que en este blog comenzamos a buscar patentes que se vieron involucradas en acontecimientos históricos. Por ejemplo, ya dedicamos una entrada a la patente del estraperlo, que en cierto modo se encontró detrás de la llegada del Frente Popular al gobierno de la República Española en 1936, (sobre las patentes y la Guerra Civil, el nº 52 de la revista MARCHAMOS de la OEPM ofrece un artículo) y también el año pasado, otra entrada trataba de una empresa creada por las SS durante la Segunda Guerra Mundial para explotar patentes.

En esta ocasión, leyendo el libro “Les patrons sous l’occupation” (Renaud de Rochebrune, Jean-Claude Hazera- Odile Jacob Historire) hemos descubierto una historia sobre una patente relacionada con la ocupación alemana de Francia durante la Segunda Guerra Mundial.

Portada del libro “Les patrons sous l’occupation” 

La Francia ocupada durante el período 1940-1942. Fuente: wikipedia

 

El principal protagonista de la historia es el ingeniero civil y empresario Pierre Louis Brice. Era un ingeniero brillante, profesor de “L’École Central”, especializado en el hormigón armado y muy relacionado con Eugéne Freyssinet (inventor del hormigón pretensado y de la vibración del hormigón durante su vertido para mejorar la compactación, así como titular de numerosas patentes). La patente clave en relación con el hormigón pretensado fue la de número FR680547. En la primera mitad del siglo XX la utilización del hormigón para la construcción de estructuras defensivas en Francia fue enorme, como por ejemplo el llamado “muro del Atlántico” y la “Línea Maginot”, que a la postre no fueron nada eficaces.

Reivindicación independiente y figuras de la patente FR680547 de Eugéne Freyssinet sobre el pretensado del hormigón

Eugéne Freyssinet con su uniforme de ingeniero de L’École Central 

Figuras de la patente US1349826, sobre un método de moldeo de un barco de hormigón armado

Cuando comenzó la guerra y Francia fue invadida por Alemania, Brice ocupaba la dirección de la empresa de obras públicas Sainrapt et Brice. Tras la ocupación y como ocurrió con la mayoría de las empresas francesas en el campo de la ingeniería civil, comenzaron a trabajar con los ocupantes alemanes, principalmente en la construcción del llamado muro del Atlántico, conjunto de construcciones fortificadas que se extendía a lo largo de la costa Atlántica para defenderse de un desembarco aliado y bajo la supervisión de la organización Todt. En ese sentido, Brice y su empresa no se alejaban de lo realizado por otras empresas francesas del sector, colaboradoras económicas con la ocupación alemana, cooperación a la cual no era fácil escapar. Sin embargo, fueron una invención y la correspondiente patente, las que le hicieron destacar como colaboracionista o “collabo” económico y desencadenaron un escándalo político en los primeros años de la cuarta República Francesa tras la liberación.

La invención en cuestión fue la llamada “paroi hydraulique/pared hidráulica” o “réservoir en beton armé destiné a contenir certains liquides tels que les hydrocarbures/ depósito de hormigón destinado a contener ciertos líquidos tales como hidrocarburos”. Su invención, que consistía en hacer circular agua por una instalación de canales que recubrían las paredes interiores de un depósito de hormigón, permitía el almacenamiento en contenedores de hormigón de los hidrocarburos, haciendo posible que todo el acero disponible se empleara en armamento.

El error de Brice fue su empeño en obtener una patente alemana sobre la invención, la de número DE730477. Brice ya había presentado una solicitud en Francia, pero deseaba la patente alemana, otorgada por la patentamt, ya que según afirmó en sus declaraciones ante la CNIE (Commission Nationale Interprofessionnelle d’Épuration – Comisión Nacional Interprofesional de Depuración): “La obtención de una patente alemana presenta un gran interés, dado que supone la realización de un examen de patentabilidad” (mientras que Francia tenía un sistema de simple depósito y aún hoy no examina la actividad inventiva). Brice añadía en su declaración: “La realización de dicho examen permite al inventor conocer el valor real de su invención y los posibles antecedentes que pudieran existir. Tiene mucho más valor que una patente francesa, ya que no basta con la originalidad, es necesario demostrar que la invención funciona”.

Figuras de la patente alemana DE730477 sobre la “pared hidráulica”

Para defenderse del hecho de haber presentado la patente en territorio enemigo, Brice se refirió a que una orden de 9 de octubre de 1939 autorizaba a “los franceses a cumplir todas las formalidades necesarias para la obtención o conservación de derechos de propiedad industrial, ya sea en territorio enemigo u ocupado por el enemigo”. También se refirió a un decreto de 29 de noviembre de 1939 que tenía como objetivo evitar que Alemania se apropiara de invenciones militares, muy similar al tratamiento de las invenciones de interés para la defensa existente en España y que decía que “se creaba un período de 8 meses durante el cual los funcionarios especializados debían analizar todas las invenciones antes de que fueran divulgadas o explotadas, con el fin de comprobar si tenían un interés militar”. Según parece, este decreto se siguió aplicando de forma oculta durante la ocupación para evitar que los alemanes conocieran invenciones que podían ser de interés armamentístico. En ese sentido Brice afirmaba que no se le podía reprochar que hubiera solicitado la patente en Alemania pues Francia no había considerado que pudiera ser de interés para la defensa. También en relación con el tratamiento de las patentes en Francia durante la ocupación, la Ley de 21 de enero de 1941 permitía retrasar la publicación de las solicitudes que no reivindicaban prioridad, ante las dificultades que la situación imponía a la explotación comercial de las patentes. A partir del 31 de marzo de 1950 se fueron publicando todas esas patentes no divulgadas.

La acusación de colaboración se vio agravada porque la empresa Sainrapt et Brice envió técnicos y supervisó la construcción en Alemania, de tres grandes depósitos para hidrocarburos que utilizaban la tecnología protegida por la patente. Según afirmó, temía que una construcción defectuosa de los mismos, pusiera en peligro la concesión de la patente. Posteriormente, llegó a abrir una oficina en Berlín donde técnicos de su empresa trabajaron sobre el diseño de un barco petrolero fabricado en hormigón, que utilizaría la misma tecnología y cuya construcción se inició en Rotterdam.

 Depósitos de petróleo donde se aplicó la “paroi hydraulique”, en Bourg-Sur -Gironde. Fuente: Tourisme – Aquitaine

Construcción del buque de hormigón diseñado por Sainrapt et Brice  en el puerto de Rotterdam (Fuente: Archief Kerkschip)

 

Una vez liberada Francia, comenzaron los procedimientos llamados de depuración, para castigar la colaboración con los ocupantes. La primera medida contra Pierre Louis Brice fue una instrucción que le llevó a dimitir de sus cargos en la” Cámara sindical de constructores en hormigón” y en la “Federación Nacional de Trabajos Públicos”. También se le prohibió formar parte de consejos de administración y se sancionó a la empresa con 4 millones de francos. Sin embargo, ya en 1947, la empresa había reanudado su actividad, llegando a realizar importantes trabajos en el puerto de Dunquerque. En 1948 se archivó la demanda contra Brice, pero 5 meses después aparecieron en la prensa informaciones sobre posibles presiones de dirigentes empresariales para que se realizara dicho archivo, todo ello coincidiendo con la represión de una huelga de mineros, lo que llevó a que el diputado Emmanuel d’Astier de la Vigerie declarara en la asamblea francesa:

“Les hommes qui ont amassé des fortunes grâce à la collaboration jouissent maintenant pour une bonne part tranquillement de leur trahison tandis que le gouvernement, indulgent aux collabos, a mené une politique de répression scandaleuse contre la classe ouvrière¨.

«Los hombres que han amasado fortunas gracias a la colaboración, disfrutan ahora tranquilamente en gran parte de su traición mientras que el gobierno, indulgente con los colaboracionistas, ha aplicado una política de represión escandalosa contra la clase obrera.”

Se creó una atmósfera hostil al gobierno que terminó con a la dimisión del ministro de justicia André Marie el 3 de febrero de 1949. Ello también provocó que el Ministerio de Obras Públicas suspendiera la participación de la empresa Sainrapt et Brice en adjudicaciones del ministerio. Un mes más tarde hizo lo mismo el Ministerio de la Reconstrucción y del Urbanismo.

Conclusión

Una vez más, tenemos ante nosotros un caso en el que la obtención de una patente fue la causa de un escándalo político, lo cual nos descubre que las patentes, además de jugar un papel fundamental en el fomento del progreso tecnológico y por tanto económico y social, en este caso en el mundo de la construcción, también han desempeñado en unas cuantas ocasiones un papel en la política.

Etiquetas:

José Mena y Vieyra de Abreu: Un gran inventor español en el campo de la defensa


El sistema de patentes tiene una relación peculiar con las invenciones del ámbito militar; mientras que uno de los principios sagrados en el mundo de las patentes es que todas las solicitudes se publican lo antes posible transcurridos 18 meses desde la fecha de presentación o de prioridad, si ésta se reivindica, en el caso de las invenciones que se consideran de interés para la defensa, éstas pueden escapar a la publicación si son clasificadas bajo uno de los diferentes grados de protección de la información.

Dentro de esta particular relación entre la defensa y las patentes, vamos a estudiar la figura de un gran inventor español en la materia. Se trata de José Mena y Vieyra de Abreu, que nacido en Pamplona en 1913 aunque vigués de adopción, falleció hace cerca de dos años siendo ya centenario. En 1938 era cadete de la academia de infantería y se sabe que desde los 12 años se había sentido inclinado hacía la invención, conociéndose que presentó alguna solicitud de patente poco después de concluida la guerra civil.

Dado su oficio, llegó a ser coronel de infantería, la mayoría de sus invenciones se desarrollaron en el ámbito militar: granadas, lanza proyectiles propulsados, espoletas para cargas explosivas subacuáticas, pero también en campos algo más alejados como enchufes  y condensadores de agua en zonas desérticas.

José Mena y Vieira con algunos de sus inventos

Sus primeras invenciones se referían a perfeccionamientos de seguridad en enchufes, como, por ejemplo, el modelo de utilidad de número U011800, que incorporaba un interruptor a un enchufe.

Figuras del modelo de utilidad U011800

Sin embargo, si José Mena pasó a la historia fue por sus invenciones relacionadas con las granadas y más concretamente por la invención del llamado “dispositivo de seguridad Mena” para granadas.

Granada tradicional con el detonador en el seno de la carga explosiva

Las granadas de mano han sido tradicionalmente fuente de graves accidentes, debido a la dificultad que existía para controlar su detonación, que podía producirse en el momento más insospechado. Hasta la invención por José Mena de su “dispositivo de seguridad”, la explosión del detonador podía provocar la explosión inmediata de la granada, puesto que el detonador se encontraba en todo momento en el seno de la carga explosiva. El detonador podía explotar debido, entre otras causas accidentales, a un aumento de la temperatura, a un incendio, una caída o un aplastamiento. La clave del “dispositivo Mena” estriba en que el detonador permanece completamente aislado de la carga explosiva hasta el momento del lanzamiento.

Sección de granada con el dispositivo de seguridad Mena antes y después del lanzamiento

El mecanismo de funcionamiento del “dispositivo de seguridad Mena” se describe en las figuras: el pasador y el anillo de seguridad se retiran unos instantes antes del lanzamiento. Una vez lanzada la granada, el muelle (5) extrae la clavija con su junta de estanqueidad. A continuación, la cápsula (16) se ve propulsada por el muelle (2) contra la punta fija (14). La cápsula (16) contiene herméticamente el cebo, una composición de retardo y el detonador. Cuando la punta fija o percutor (14) prende el cebo, el muelle (12) recupera su posición inicial y la capsula (16) se ve atrapada entre los dos muelles (12) y (2) en el centro del explosivo en una posición óptima para provocar la detonación de la carga explosiva. Mientras no se separe el anillo de seguridad, la cápsula 16, donde se encuentran el cebo y el detonador, se mantiene alejada de la carga explosiva e incluso aunque dicha cápsula explotara accidentalmente antes del lanzamiento, no afectaría a la carga principal. La invención fue premiada en el salón de inventores de Bruselas en 1970, según recoge la siguiente nota publicada en el diario ABC:

Por supuesto, la primera versión del dispositivo se patentó en España y en el extranjero, al menos 34 países, incluyendo Alemania, Estados Unidos, Gran Bretaña, Bélgica, Japón, los Países Bajos, Argentina, Israel y Egipto.

Figuras de la patente francesa FR2053948A5  1ª página de la patente alemana DE2031940

El dispositivo de seguridad Mena fue fabricado por empresas españolas como Santa Bárbara, Explosivos Alaveses o Plásticas Oramil. En una entrevista publicada en 1985, José Mena lamentaba que su dispositivo de seguridad para granadas no había sido adquirido por el ejército español debido al sistema de compra por concurso existente. Sólo se habían convocado dos concursos para la compra de granadas entre 1927 y 1985; uno en 1946 y otro en 1970-71. En los pliegos de condiciones se incluían una serie de requisitos técnicos que dejaban de lado la seguridad y primaban el aspecto económico. En 1927 se habían adquirido las peligrosas granadas PO y en 1970 las EA-M5. Ambos modelos presentaban el problema que solucionaba el dispositivo Mena, que el detonador estaba en el seno de la carga explosiva. Las granadas que llevaban el dispositivo Mena, las M-11, no se llegaron a utilizar en España, sino que con otros nombres se exportaron o se fabricaron en Argentina (FMK.2-MO), Francia (SAE Alsetex) y Finlandia (Wildcat).

Granada argentina FMK.2 – MO  y sección de la granada FMK.2-MO con el dispositivo Mena

Un campo al que José Mena también dedicó mucho tiempo como inventor fue el de las cargas explosivas subacuáticas. Cuando fue a mostrarle al ministro de marina, el Almirante Moreno Fernández, poco después de terminada la 2ª Guerra Mundial su lanzador de proyectiles, éste le sugirió que orientara sus esfuerzos de investigación en la dirección de las cargas submarinas y así de las 30 patentes y modelos de utilidad españoles en los que figura como inventor en la base de datos INVENES, 5 están dedicadas a la explosión subacuática:

ES206736: Dispositivo de toma de fuego para cargas de profundidad.

ES248455: Espoleta para provocar explosiones bajo el agua.

ES266066: Dispositivo    para provocar explosiones bajo el agua.

ES284204: Dispositivo   para provocar explosiones bajo el agua.

ES870697: Espoleta hidrostática de seguridad para cargas explosivas subacuáticas.

Figuras de la patente ES202005 sobre “Dispositivo para lanzar proyectiles a reacción

Las espoletas para cargas de profundidad antisubmarinos “Mena – H2”, que en este caso sí utilizó la armada española, eran de gran fiabilidad en su funcionamiento y poseían mayor precisión que las estadounidenses.

Indudablemente y dada la temática de la mayoría de las solicitudes de patente y de modelos de utilidad presentados por José Mena, con toda probabilidad habrán sido analizadas por el Ministerio de Defensa para determinar si era preciso clasificarlas, impidiendo su publicación por tratarse de invenciones de interés para la defensa. Probablemente más de una de ellas permaneció clasificada durante cierto tiempo.

Relación de familias de patentes del inventor  proporcionadas por la familia del inventor

Su última gran invención en el campo del armamento fue la protegida por la patente española de número de publicación ES2194572 que tiene por título “Mejoras introducidas en las granadas de mano de fragmentación controlada”. La invención fue galardonada en el salón de Ginebra de 2001 con una medalla de oro y el premio especial de la Fundación García Cabrerizo. La invención se refería a una mejora en las granadas de fragmentación, que tiene como objetivo el que las bajas ocasionadas a las fuerzas oponentes no sean letales. La metralla que contienen estas granadas está constituida por bolitas o esferillas metálicas, que no producen daños letales. La invención lo que hace es evitar que en el momento de la explosión se encuentren junto a la metralla elementos metálicos de mayor tamaño que podrían causar grandes daños. Ya por entonces contaba, José Mena con 87 años y en la entrega de premios sufrió una caída que le ocasionó una rotura de cadera.

Figuras de la patente ES2194572B       Figura de la patente ES2150352B1

Una vez recuperado de la fractura, no abandonó su vocación inventora y se dedicó a investigar sobre la utilización de la condensación para obtener agua a partir de la atmósfera en zonas con deficiencia hídrica. A este campo pertenece la patente ES2150352B1.

Como se ha podido comprobar, José Mena fue un militar de carrera y sobre todo un inventor de vocación que con su invención más transcendente solucionó un problema muy serio en el ámbito de las granadas de mano.

 

Etiquetas:

PATENTES “ESPAÑOLAS” DE CÉLULAS SOLARES FOTOVOLTAICAS BASADAS EN PEROVSKITAS.


 

Hoy vamos a fijarnos en las patentes de células solares fotovoltaicas fabricadas con perovskitas cuyos solicitantes y/o inventores son españoles, ya que, como se mostrará más adelante, el porcentaje de patentes españolas en este campo es muy alto comparado con el porcentaje global.

Desde las primeras invenciones sobre células solares patentadas a finales del siglo XIX, el número de patentes ha aumentado exponencialmente hasta llegar en la actualidad a más de 100.000 (búsqueda en base de datos EPODOC por palabra clave: solar w cell[,s]).

Uno de los objetivos principales de la investigación llevada a cabo sobre células solares fotovoltaicas es proporcionar una célula solar eficaz, que pueda prepararse rápidamente, reproducible usando materiales de bajo coste fácilmente disponibles y usando un procedimiento de fabricación corto, basado en etapas de fabricación conocidas industrialmente. Además, las células solares deben ser estables en la mayoría de los ambientes adversos en los que se pueden encontrar.

Para aumentar la eficacia de las células solares y abaratar el coste de las mismas, algunas líneas de investigación se centran en el desarrollo de materiales alternativos al silicio o que se puedan emplear de forma conjunta, aprovechando las ventajas de ambos materiales.

Así, a partir de que en 2009 Kojima y colaboradores1 introdujeran perovskitas orgánicas-inorgánicas en una célula solar, científicos de todo el mundo expertos en perovskitas, dirigieron sus investigaciones hacia la fabricación de células solares utilizando estos materiales que conocían tan bien, y que se podían obtener mediante técnicas baratas y sencillas.

Las perovskitas son minerales formados por óxidos de titanio y de calcio (CaTiO3).Sin embargo, las perovskitas empleadas en la fabricación de células solares hacen referencia a los compuestos cristalinos que tienen la misma estructura que estos óxidos, esto es, una estructura cristalina que sigue el patrón ABX3, donde X, un halógeno, ocupa los vértices y B, un catión de tamaño medio, normalmente un metal de transición, ocupa el centro de un octaedro, mientras que A, un catión grande que puede que ser un alcalino, alcalinotérreo o lantánido, ocupa el espacio libre entre 8 octaedros2:

Actualmente, las perovskitas se utilizan en la fabricación tanto de células convencionales de silicio como en células de tipo orgánico. Las perovskitas permiten fabricar células solares con capas activas muy delgadas (menos de 500 nm) que absorben gran parte del espectro solar (desde 300 nm hasta 1100 nm). Todo ello, mediante procedimientos químicos simples y convencionales, resultando en procesos de producción fácilmente escalables y de bajo coste.

Pero no todo son ventajas, las células actuales basadas en perovskitas son inestables debido a la humedad ambiental y, además, hay que tener en cuenta la toxicidad del plomo y de los iones cloruro que se emplean en los procesos de fabricación.

Esto significa que, aunque se ha dado un paso enorme en la fabricación de células solares fotovoltaicas utilizando estos materiales, todavía queda mucho por hacer.

En un estudio reciente3, basado en el análisis de palabras clave en artículos científicos, en el periodo 2000-2015, de 8 tecnologías emergentes en el área de la fotovoltaica, se ha visto que la aplicación de perovskitas en células solares ocupa los primeros puestos, conjuntamente con las células orgánicas en las que se utiliza habitualmente.

Esta I+D+i se traduce automáticamente en un crecimiento exponencial del número de solicitudes de patente presentadas desde 2012, como muestra la gráfica siguiente. En esta gráfica se presenta el número de documentos de patentes publicados desde 2010 hasta 2016. La búsqueda se ha llevado a cabo en la base de datos EPODOC, utilizando la siguiente sentencia de búsqueda: perovskite[,s] and ((solar w cell[,s]) or photovoltaic) and (h01l51/42/low/c or h01l31/low/c).

Es decir, la fabricación de células solares fotovoltaicas basadas en perovskitas, es una tecnología emergente que se encuentra en sus primeras etapas de desarrollo y cuyos resultados parecen muy prometedores.

¿Qué papel juegan nuestros científicos en el desarrollo de esta tecnología? Para intentar contestar a esta pregunta, se ha analizado el porcentaje de solicitantes e inventores españoles en la gráfica anterior y se ha comparado con el porcentaje de patentes presentadas en el área de la energía fotovoltaica y con el total de patentes presentadas.

La siguiente tabla muestra los documentos de patente recuperados de entre los mostrados en la gráfica anterior, cuyos solicitantes y/o inventores son españoles:

SOLICITANTE/INVENTOR

NÚMERO

TÍTULO

Abengoa Research, S.L.

EP2804232

High performance perovskite-sensitized mesoscopic solar cells

ES2579907

WO2016083655

Novel compound and use thereof as a hole-transport material

ES2563361

Compuesto aromático policíclico sustituido como material de transporte de huecos en células solares de estado sólido basadas en perovskita

Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

EP3051600

Heterojunction device

WO2016193124

Nanostructured perovskite

Laura Miranda

WO2016198889

Photovoltaic device

WO2016198897

Method of depositing a perovskite material

 Universidad de Valencia

EP2846371

Inverted solar cell and process for producing the same

 WO2016083633

Method for producing thin layers of photoelectric material with a perovskite-type structure and layers produced in this way

Nota: pudiera faltar algún documento ya que la búsqueda se ha realizado indicando la nacionalidad [ES] en los campos solicitante e inventor y se ha comprobado que, en algún, caso la nacionalidad del inventor puede estar equivocada, por lo que esos documentos no se recuperarían.

Las patentes recuperadas constituyen casi el 4% de las patentes mundiales publicadas. En el caso de las patentes presentadas por españoles en energía fotovoltaica, el porcentaje se reduce hasta el 1-2% (porcentaje calculado a partir de los datos obtenidos de: OECD Stat.Extracts – EPO PATSTAT 2014/08, para el campo: SOLAR PHOTOVOLTAIC ENERGY, Y02E10/5, en el periodo 2000-2012), situando, en este caso, a España entre los 15 primeros solicitantes de patentes de energía fotovoltaica.

Por último, según el último informe de la OMPI, sobre Indicadores de Propiedad Intelectual4, España se encuentra en el puesto 22 de solicitantes de patentes en el ránking de solicitantes mundiales.

Como conclusión, los datos obtenidos sobre solicitudes de patentes presentadas por solicitantes y/o inventores españoles, indican que los científicos españoles están llevando a cabo un trabajo enorme y con resultados positivos en el desarrollo de las células solares basadas en perovskitas, una de las tecnologías emergentes más prometedoras en el campo de la energía fotovoltaica en la actualidad.

—————

1KOJIMA, et al., Organometal Halide Perovskites as Visible-Light Sensitizers for Photovoltaic Cells, J. Am. Chem. Soc., 2009, 131 (17), pp 6050–6051.

2https://es.wikipedia.org/wiki/Perovskita

3 Boelman, E., et al., Technology Innovation Monitoring (TIM) for mapping emerging photovoltaics and offshore wind energy technologies, 2016, JRC104449, https://ec.europa.eu/jrc

4 World Intellectual Property Indicators 2016, ISBN: 978-92-805-2805-3

 

 

Etiquetas: