LAS PATENTES QUE FINANCIARON A LAS SS


Cuando una guerra azota a un país, todos sus estamentos sufren en mayor o menor medida. Las Oficinas de Patentes no pueden ser una excepción. Ya en el número 52 de la revista Marchamos ofrecíamos información sobre las vicisitudes vividas por el Registro de la Propiedad Industrial, en realidad los dos “registros de la propiedad industrial” que funcionaron durante la Guerra Civil Española.

En el mismo artículo de la revista Marchamos se mencionaba que también durante la Guerra de Secesión estadounidense ambos bandos contaron con sendas Oficinas de Patentes. Se puede añadir que, durante esa guerra, el antiguo edificio de la Oficina de Patentes Estadounidense en Washington fue utilizado como hospital, cuartel y morgue.  

Respecto a la Oficina de Patentes del Reino Unido, se conoce que su sede en Londres sufrió un incendio como consecuencia de los bombardeos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, más concretamente debido a una bomba V1 y se perdió numerosa documentación. También es sabido que su labor de examen fue prácticamente interrumpida durante aquellos años y que con posterioridad hubo que contratar un número extraordinario de examinadores para recuperar el retraso, lo cual no se logró hasta la década de los sesenta.

Indudablemente, de las grandes Oficinas de Patentes del mundo occidental, es la alemana la que más vio alterada su actividad durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque ahora su sede central se encuentra en Múnich, en aquellos años estaba ubicada en Berlín. Tras la llegada al poder del partido nazi en 1933, todos los funcionarios judíos fueron despedidos y se privó a los agentes de patentes judíos del ejercicio de su profesión. En 1938, los judíos perdieron el derecho a presentar solicitudes de patente y las patentes en manos de judíos debieron ser traspasadas a alemanes no judíos.

De esos años oscuros dominados por el nazismo, destaca una historia relacionada con las patentes, la del reflector para pedales de bicicleta. Anton Loibl, miembro de las SS, chófer de Hitler y uno de los integrantes de su círculo en Múnich durante los primeros años, incluyendo el “Beerhall Putsch” en el que participó y por el que estuvo en la cárcel, era también inventor. A mediados de la década de los treinta inventó unos pedales para bicicletas que tenían incrustados cristales que reflejaban las luces de los vehículos que se aproximaban. Las SS formaron una empresa con Anton Loibl, de nombre “Anton Loibl GmbH” para explotar éstas y otras invenciones. Se habla de que, aunque la invención no cumplía con los requisitos de patentabilidad, fue concedida por presión de Himmler (líder de las SS). La patente en cuestión es la de número DE670226C.

Parece ser que la comercialización de la invención infringía dos patentes relativas a las piedras empleadas como reflectores, concretamente las de número DE692562C y DE697207C , pero sus titulares fueron forzados a conceder licencias a la empresa Anton Loibl GmbH en condiciones muy ventajosas para esta última. Una vez obtenida la patente sobre la invención, nada mejor que establecer la obligatoriedad de su utilización en todas las bicicletas para maximizar los beneficios. En 1937, Himmler modificó el código de tráfico alemán, obligando a que todas las bicicletas que se vendieran en Alemania llevaran incorporado ese reflector en el pedal. El pedal reflector también se patentó en el Reino Unido (GB508910), Austria (AT157469),  Suiza (CH206072) y Dinamarca (DK57798).

La Compañía se diversificó y desarrolló y patentó otros productos que durante años proporcionaron abundantes ingresos a las SS, que en su mayoría se derivaron hacia la Ahnenerbe (un instituto de estudios arqueológicos de las SS) y la Lebensborn (una asociación dedicada a la promoción de la llamada “raza aria”). La empresa empleó “trabajo esclavo” y prisioneros de campos de concentración. En este artículo del diario “Der Spiegel” de 1963, se afirma que todavía en la década de los sesenta era obligatorio que las bicicletas llevaran en la República Federal Alemana reflectores en los pedales.

Es posible encontrar más información sobre el funcionamiento de las finanzas de las SS y el papel que la empresa Anton Loibl GmbH jugaba en ellas, en las actas de los juicios de Núremberg concretamente en el volumen V de las mismas, donde se incluye una traducción al inglés de un informe que un subordinado remite a Himmler informándole sobre las empresas del conglomerado de las SS, entre las que se encuentra “Anton Loibl GmbH”:

La empresa Anton Loibl GmbH también patentó en España dos de sus invenciones:

ES147188 Un aparato para comparar automáticamente la intensidad de los haces de rayos luminosos (Fecha de solicitud: 27/10/1939). Esta solicitud tenía por objeto un aparato que permitía distinguir la capacidad de reflexión de distintas piezas y podría estar relacionada con la fabricación de los pedales reflectores para bicicletas.

ES151816 Un procedimiento para la obtención de un modelo de copiar para trabajos de imprenta. (Fecha de solicitud: 13/02/1941).

Se observa que la dirección de la empresa Anton Loibl GmbH es “Geisbergstrasse 21, Berlín”, que coincide con la dirección de otra empresa de las SS, la llamada “Sudetenquell”, una marca de agua mineral.  

También al revisar el expediente de la patente ES147188, disponible en el archivo histórico de la Oficina Española de Patentes y Marcas se observa que dicha patente no llegó a explotarse. De acuerdo al Estatuto de la Propiedad Industrial de 1929 (Art. 100) era posible cumplir con la obligación de explotar ofreciendo la licencia de explotación de la patente mediante un anuncio en un periódico de gran circulación y en un periódico o revista industrial. Dentro del expediente figuran los anuncios de ofrecimiento de una licencia de explotación en el diario “El Alcazar”.

En 1945, durante los últimos meses de la guerra, el gobierno alemán trató de evitar la pérdida de documentación de patentes y miles de expedientes, así como algunos examinadores de patentes se dispersaron a lo largo del país. Gran parte de la documentación se destruyó en diferentes incendios. En relación con las patentes, un artículo del New York Times de marzo de 1945, titulado “Unscorched earth marks nazis’ wake” o “la estela de los nazis no deja tierra quemada” relata que, a diferencia de lo que había ocurrido en los países ocupados donde a medida que se retiraba el ejército alemán, se iba aplicando la política de tierra quemada, en Alemania se estaba tratando de conservar la industria y las infraestructuras. La Oficina de Patentes de Suecia, que había permanecido neutral durante la guerra, estaba experimentando desde 1944 un aumento exponencial en el número de solicitudes de origen alemán, que habían llegado a suponer un 60% de todas las solicitudes de patentes presentadas, con solicitantes tan poderosos como Daimler-Benz. Bosch, Zeiss, Siemens y A.E.G, todo ello, aparentemente en un intento por trasladar la producción a ese país, a la espera de mejores tiempos en Alemania y según el autor del artículo, para prepararse con vistas a una tercera guerra.

Gran parte de la documentación de la Oficina de Patentes de Berlín, incluyendo las patentes declaradas secretas, se escondieron en una mina de potasa en Heringen, pero éstas últimas se quemaron poco antes de la llegada del ejército estadounidense. Cuando las tropas americanas llegaron allí, encontraron a 50 examinadores trabajando en la clasificación y examen de solicitudes de patentes. La colección de patentes que allí se hallaba se trasladó a los Estados Unidos para su estudio, aunque se devolvieron años más tarde, tras ser microfilmadas, a diferencia de lo que ocurrió con la colección de documentación geológica, que aún permanece en los Estados Unidos.

Todas las patentes que se pudieron recuperar pasaron a manos de los aliados, que las explotaron hasta 1951. En 1949, la Oficina de Patentes Alemana se trasladó al Edificio del Museo Alemán (Deutches Museum) en Munich y comenzó a recibir solicitudes de patente.

En la conocida como República Democrática Alemana, en Berlín Este, comenzó a funcionar en 1950 la llamada Oficina de Invenciones y Patentes. En 1990, tras la reunificación alemana, se fusionaron las dos oficinas de patentes, con una sede central en Munich y sucursales en Berlin y Jena.

Conclusión

Indudablemente, cuando se patenta una invención es para obtener ingresos. En ese sentido, el pago de las tasas puede considerarse una inversión. En la historia objeto de esta entrada, las SS utilizaron las patentes, junto con los poderes absolutos de que disfrutaban, para generar ingresos con los que financiar algunos de sus proyectos más estrambóticos y siniestros. Sólo queda confiar en que nunca más una patente proporcione fondos para fines tan deshonestos.

 

 

 

 

Etiquetas:

GUSTAVE EIFFEL EN ESPAÑA: SUS PUENTES Y SUS PATENTES


Alexandre Gustave Eiffel (1832-1923) fue un gran arquitecto e ingeniero civil, cuya especialidad era el diseño de todo tipo de estructuras metálicas y más particularmente puentes, aunque ha pasado a la historia asociado a la torre parisina que lleva su nombre, erigida para la exposición universal de 1889.

 Eiffel fue siempre consciente de la conveniencia de proteger sus innovaciones mediante patente y figuró como inventor en 24 de ellas, dedicadas en su mayoría a puentes y estructuras, pero también en los últimos años de su vida a la aviación y la meteorología

La conocida como torre Eiffel fue también protegida mediante una patente, concedida en Francia, en concreto la de número FR164364 y que tenía por objeto “una nueva disposición que permite construir torres metálicas de una altura que puede sobrepasar los 300 metros”. También figuraban como inventores los ingenieros Nouguier y Koechlin. Asimismo, el escultor Bartholdi protegió mediante diseño la estatua de la libertad, cuya estructura interior realizó Eiffel.

Figuras de FR164364                                    Figura de USD11023

 Eiffel en España

En el archivo histórico de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) se encuentran dos patentes de Gustave Eiffel:

La de número ES2153 (solicitada el 13/01/1882), de título “Puentes de luces diferentes formados por la unión de elementos semejantes” y la ES13024 (solicitada el 23/02/1892) de título “Sistema de construcción de puentes de luces variables compuestos de elementos semejantes y desmontables” en la que aparece como titular su empresa “Compagnie des Établissements Eiffel”.

Son numerosos los puentes españoles diseñados por Gustave Eiffel:

Puentes ferroviarios.

1876- Puentes de la línea ferroviaria en Gerona

1877- Puente de la muga

1878- Puentes de la línea ferroviaria en Cáceres

1880 Puente sobre el Tajo en Cáceres

         Puentes de Tanujoso, Grande, Val de Haza y Guadancil en Cáceres

         Puentes de Cazillas, Perala y Ollas

1882 6 puentes de la línea ferroviaria de Asturias, Galicia y León, entre ellos el de Cobas.

1884 3 puentes en Alcántara (Cáceres)

1889 Puente del Hacho (Granada)

En el expediente de la patente ES2153, que obra en el archivo histórico de la OEPM, figura un escrito donde se certificaba que en el taller de construcciones metálicas de la calle Montesión, 8 de Barcelona, se estaban construyendo los elementos objeto de la patente. Asimismo, se encuentra un escrito donde Alberto Vaillant, representante de la casa G. Eiffel constructora de puentes metálicos solicita al Gobernador Civil de la provincia de Oviedo que se certifique que se está construyendo un puente de acuerdo a las especificaciones de la patente en la localidad asturiana de “Puente de los fierros”(Todo parece indicar que el puente en cuestión es el conocido como Puente de Parana que forma parte de la rampa de Pajares)  todo ello para cumplir con lo indicado en el artículo 38 de la Ley de patentes entonces vigente, la Ley de 30 de julio de 1878, que establecía las condiciones para el ejercicio del privilegio:

“Art. 38. El poseedor de una patente de invención o de un certificado de adición está obligado a acreditar ante el Director del Conservatorio de Artes, y dentro del término de dos años, contados desde la fecha de la patente o del certificado, que se ha puesto en práctica en los dominios españoles, estableciendo una nueva industria en el país.”

Por lo que se refiere a la patente de número ES13024, se acreditó que se estaba fabricando el objeto de la misma en los talleres Bartle de la calle Ruzafa de Valencia.

Puentes no ferroviarios:

1878 Pasarela de Gerona

1888 Puente-acueducto de Milagro

1889 Puente de los tres ojos (Villa del Río – Córdoba)

También se encuentran en España estaciones de tren diseñadas por Eiffel:

1878 Estación de Port Bou

1881 Estaciones de San Sebastián y de Santander.

Además de las construcciones dirigidas directamente por Gustave Eiffel o su empresa, hay en España otros edificios ejecutados según el estilo de Eiffel, como por ejemplo la estación de Atocha en Madrid, diseñada por Alberto de Palacio, que fue colaborador suyo o el Palacio de Cristal del Parque del Retiro, también en Madrid.

Entre los puentes españoles que claramente siguen el estilo de Eiffel, aunque no fueran diseñados por él, se encuentra el puente de San Pablo en Cuenca.

El lector que haya llegado hasta aquí habrá podido comprobar que a pesar de la asociación casi exclusiva que a nivel popular existe entre Gustavo Eiffel y la torre homónima, sus obras son muy numerosas y se encuentran en prácticamente todos los puntos de la geografía española. Asimismo, se trata de un personaje que no se puede olvidar cuando se habla de la historia de las patentes.

 

 

 

Etiquetas:

UNA INVENCIÓN PATENTADA QUE SIGUE GIRANDO


Como sabrá todo el que haya visitado Viena, una de las principales atracciones de la ciudad es el parque de atracciones del Prater, uno de los más antiguos del mundo, que se abrió al público allá por 1766. La estrella del parque es la “Riesenrad” o noria. Se considera la noria más antigua de las que aún se encuentran en funcionamiento. Se inauguró en 1897 para celebrar los 50 años del reinado del emperador Francisco José. Detrás de esta atracción de feria, hay también una historia de patentes.

Imágenes de la Riesenrad – Viena

El tipo de noria que aún gira en el Prater para regocijo de grandes y pequeños, en realidad fue inventado en Chicago en los primeros años de la última década del siglo XIX. Se inventó para competir con la torre Eiffel que en 1889 había deslumbrado al mundo en la exposición universal de París. La exposición universal de Chicago de 1893 necesitaba algo que pudiera rivalizar con la torre Eiffel. Finalmente, se eligió un carrusel gigante, diseñado por el ingeniero norteamericano George Washington Gale Ferris. Todavía hoy en día, en inglés las norias se denominan “Ferris Wheel” (La rueda de Ferris). La construida para la exposición universal de 1893 poseía 36 vagones para pasajeros y era accionada por un motor de vapor. La capacidad total era de unos 2000 pasajeros.

Imágenes de la noria de la Exposición Universal de Chicago (1893) – Fuente: Wikipedia

La noria de Ferris fue un gran éxito durante los meses en los que permaneció abierta la exposición universal, pero una vez concluida ésta, la noria se desmontó y se almacenó, justo coincidiendo con la debacle económica de 1893. Ferris no pudo encontrar inversores que posibilitaran el montaje de su rueda en otro lugar de los Estados Unidos. Sin embargo, otro norteamericano, James Graydon patentó un diseño muy similar al de la noria de Ferris (en aquellos años la búsqueda de anterioridades dejaba mucho que desear) y se la vendió al británico Walter Basset, el cual erigió una serie de norias basadas en el diseño de Ferris: Londres (1895), Blackpool (1896), Vienna (1897) y París (1900), de las cuales solo la vienesa pervive. A continuación, se muestran las figuras de las dos patentes británicas de James Graydon, basadas en la noria de Ferris:

                  Figura de la patente GB189318007        Figura de la patente GB189416927

Si bien la Riesenrad de Viena puede presumir de ser la única de todas las norias descendientes de la Ferris que aún permanece en funcionamiento, no ha sido porque haya tenido una vida fácil. En los últimos días de la segunda guerra mundial, sufrió bombardeos quedando seriamente dañada.

               La noria del Prater o Riesenrad tras los bombardeos de 1945 Fuente:                                        ÖNB Bildarchiv und Grafiksammlung

A pesar del tiempo transcurrido desde que aquella gran noria del inventor Ferris deslumbrara en la exposición universal de Chicago, aún hoy se siguen presentando innovaciones en relación con esta invención, que es algo más que una atracción de feria. De hecho, hay un símbolo de la Clasificación Internacional de Patentes dedicado a las norias:

Para terminar, se ofrecen figuras de patentes sobre norias publicadas en los últimos años, porque la rueda sigue girando.

ES2544402                                    US201608724

ES2430339T                             WO2013067912

Etiquetas:

EL PROCEDIMIENTO DE LIMITACIÓN Y REVOCACIÓN EN LA NUEVA LEY ESPAÑOLA DE PATENTES (LEY 24/2015)


En anteriores entradas de este blog ya hemos repasado algunas de las novedades que la ley 24/2015 introduce en el sistema de patentes español, más concretamente en el procedimiento, así como en relación con la patentabilidad y la tramitación de las patentes de interés para la defensa. En esta ocasión, nos vamos a centrar en un procedimiento completamente desconocido hasta ahora en la legislación española, el procedimiento de limitación.

¿Qué es un procedimiento de limitación?

Se trata de un procedimiento administrativo que permite restringir el alcance de la protección conferida por las reivindicaciones o su revocación.

¿Por qué estaría un titular interesado en limitar una patente concedida con examen e incluso tras haber superado oposiciones?

Son varios los motivos que podrían llevar al propietario de una patente a limitarla e incluso a revocarla:

-       La aparición de un documento del estado de la técnica relevante que afecta a la patentabilidad de una o varias reivindicaciones.

-       El descubrimiento de que la patente no cumple con el requisito de suficiencia descriptiva.

-       El descubrimiento de que se ha aumentado el contenido de la solicitud de patente tal como se presentó o de la patente tal como se concedió.

El titular de la patente es consciente de que la patente podría ser invalidada, al menos parcialmente, en un procedimiento judicial costoso y prolongado. Si tiene interés en comercializar el objeto de la patente y considera que la patente limitada sigue protegiendo su producto, mediante un procedimiento administrativo, rápido, simple y barato (en la Ley24/2015 la tasa que se ha establecido es de 74 €), puede conseguir que su patente se transforme en fuerte y no sea cuestionada ante los tribunales.

La limitación será beneficiosa también para la sociedad y más concretamente para la competencia, pues quedará claro qué tecnología es de dominio público y cuál está correctamente excluida.

En la doctrina también se afirma que otro motivo que podría llevar a la limitación de la patente es la “adaptación de las reivindicaciones al producto” que está comercializando un supuesto infractor. De ese modo, se facilita la acción judicial de infracción, impidiendo que una posible demanda de nulidad tenga la mínima opción de prosperar.

La presentación de una solicitud de limitación, en numerosas ocasiones supone un aviso para un competidor, que está explotando un producto muy relacionado con el objeto de la patente, de que su titular pretende iniciar una acción judicial por violación de la patente.

En cuanto a los motivos para solicitar la revocación de la propia patente, normalmente tienen que ver con acuerdos comerciales entre dos empresas donde se llega a un acuerdo para abandonar una patente y liberar la tecnología con fines a facilitar la libre explotación y evitar posibles litigios sobre la vida anterior de la patente.

El procedimiento de limitación en el Convenio de la Patente Europea.

En 1984, la Alta Cámara de Recursos de la Oficina Europea de Patentes publicó su decisión G1/84, que dice:

« A notice of opposition against a European patent is not inadmissible merely because it has been filed by the proprietor of that patent »

Es decir que una oposición no se debe rechazar sólo porque la presente el titular de la patente.

Sin embargo, dicha Alta Cámara de Recursos de la Oficina Europea cambió su opinión en 1994 con la decisión G9/93, que establece que cuando en el artículo 99.1 del Convenio se afirma que:

« Within nine months of the publication of the mention of the grant of the European patent in the European Patent Bulletin, any person may give notice to the European Patent Office of opposition to that patent », en su opinión « any person » no incluye al propietario de la patente.

Debido a ello, desde 1994 y hasta que no entró en vigor el acta 2000 del Convenio de la Patente Europea, en diciembre de 2007, los titulares de patentes europeas no dispusieron de un procedimiento centralizado que permitiera la limitación de patentes en todos los estados donde se habían validado y la única posibilidad de limitar las patentes era acudir a las procedimientos de limitación existentes en ciertos países como Alemania.

El Acta 2000 del Convenio de la Patente Europea regula su procedimiento de limitación y revocación en el artículo 105, haciendo hincapié en la necesidad de que haya concluido el procedimiento de oposición para que pueda iniciarse un procedimiento de limitación.

El procedimiento de limitación en la Ley 24/2015

En la nueva Ley de patentes 24/2015 el procedimiento de limitación y revocación se regula en el artículo 105:

Art. 105.1

  1.   A petición de su titular, la patente cuya concesión sea firme podrá ser revocada o limitada modificando las reivindicaciones en cualquier momento de su vida legal, incluido el período de vigencia de los certificados complementarios en su caso.

Es muy importante señalar que la concesión deberá ser firme, pero ¿cuándo es firme la concesión? La mayoría de los expertos, como el magistrado Ángel Galgo, según se recoge en una entrada anterior de este blog, afirman que la concesión será firme cuando hayan transcurrido los plazos para presentar recursos y oposiciones o hayan terminado los procedimientos correspondientes.

El artículo 105.3 establece algo muy lógico:

“No se admitirá la revocación o la limitación de una patente sobre la que existan derechos reales, opciones de compra, embargos o licencias inscritos en el Registro de Patentes sin que conste el consentimiento de los titulares de esos derechos. Tampoco se admitirá la solicitud de revocación o limitación si figurase inscrita en el Registro de patentes la presentación de una demanda judicial reivindicando la titularidad de la patente o el reconocimiento de otros derechos patrimoniales sobre la misma en tanto no conste el consentimiento del demandante.”

El artículo 105.4 establece la necesidad de solicitar permiso al juez o tribunal si se presentara una limitación cuando esté pendiente una acción judicial sobre la validez de la patente:

Cuando esté pendiente un procedimiento judicial sobre la validez de la patente y sin perjuicio de lo previsto en el artículo 120 la petición de limitación, dirigida a la OEPM, habrá de ser autorizada por el Juez o Tribunal que conozca del procedimiento.”

Respecto al artículo 120, se debe precisar que en el 120.3 se contempla que en la contestación a la demanda el titular podrá limitar las reivindicaciones.

Un nuevo motivo de nulidad

Parece pertinente recordar que en la Ley 24/2015 se ha añadido una nueva causa de nulidad:

“Art. 102.e

Se declarará la nulidad de la patente:

d) Cuando se haya ampliado la protección conferida por la patente tras la concesión.”

Esta situación se podrá dar como consecuencia de un procedimiento de oposición, de limitación o de renuncia parcial. Conviene por ello, recordar la regulación de la renuncia en esta nueva Ley, en el artículo 110:

“Art. 110

  1.   El titular podrá renunciar a toda la patente o a una o varias reivindicaciones de la misma.
  2.   La renuncia, dirigida a la OEPM, deberá presentarse por escrito y solo tendrá efectos frente a terceros una vez inscrita en el Registro de Patentes.
  3.   Cuando la renuncia sea parcial, la patente seguirá en vigor con referencia a las reivindicaciones no comprendidas en la renuncia, siempre que la renuncia no suponga la ampliación del objeto de la patente.”

Mientras que la renuncia se puede presentar en cualquier momento a partir de la concesión de la patente, en el caso de la limitación es preciso esperar a que la concesión sea firme y mientras que en la renuncia los efectos son de tipo EX- NUNC, como en el caso de la caducidad, en la limitación y revocación los efectos son de tipo EX – TUNCcomo en el caso de la nulidad.

Ejemplos de limitación en la Oficina Europea de Patentes.

Para aquellos familiarizados con el procedimiento general de concesión regulado en la Ley 11/1986, se puede señalar que este procedimiento de limitación guarda gran semejanza con la posibilidad que el solicitante tiene actualmente durante los dos meses que se inician con el traslado de las observaciones de terceros y terminan con la concesión, de modificar las reivindicaciones, es decir, limitarlas para que no se vean afectadas por el estado de la técnica citado en el Informe sobre el Estado de la Técnica. La gran diferencia viene dada porque en este caso se trata de un procedimiento previo a la concesión mientras que la limitación se realiza sobre patentes cuya concesión es firme.

En la Oficina Europea de Patentes una vez limitada la patente se publica un folleto de código B3. En la base de datos Espacenet es posible encontrar 294 folletos de patentes europeas que han sido limitadas desde que este procedimiento entró en vigor en diciembre de 2007. A continuación, se muestra el ejemplo de la primera limitación realizada ante la Oficina Europea de Patentes tras su introducción en 2007:

EP1333070B3

Formulación de tinta estable a la luz basada en mezclas de rodamina y de tintes que contienen metales.

Reivindicación independiente concedida:

Reivindicación independiente limitada:

Conclusión

La nueva Ley de Patentes 24/2015 incorpora al sistema de patentes nacional el procedimiento administrativo de limitación, ya existente en el Convenio Europeo de Patentes y en otros países de nuestro entorno. No es previsible que se emplee con frecuencia, pero se tratará de una herramienta más que permitirá al titular de una patente, ya fuerte, adaptarla a las circunstancias cambiantes en el estado de la técnica y la competencia.

Etiquetas:

EL SALÓN INTERNACIONAL DE INVENCIONES DE GINEBRA 2016: 44ª EDICIÓN


Del 13 al 17 de abril de 2016 se celebró la 44ª edición del Salón Internacional de Invenciones de Ginebra 2016, en el recinto de exposiciones PALEXPO cercano al aeropuerto. Este año contó con la participación de más de  700 expositores de 40 países y 62.000 visitantes. El Salón de Invenciones de Ginebra es considerado lugar de encuentro obligado en el mundo de la innovación. Cada año 1.000 invenciones inéditas son presentadas por empresas, investigadores e inventores, universidades y organismos privados y públicos.

La Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) participó en calidad de Oficina de Propiedad Industrial en un stand conjunto con otras Oficinas Nacionales y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), tanto para apoyar a la delegación española como para difundir los aspectos más importantes de la protección de patentes y las actividades que realiza la OEPM sobre todo en el ámbito internacional.

El Salón tuvo una importante asistencia de público y fue bastante animado. El stand de la OEPM recibió  muchas visitas de españoles y extranjeros interesándose por aspectos de protección de patentes y económicos con respecto a sus invenciones.

Uno de los actos más destacados del Salón es la entrega de premios a las invenciones más interesantes que se presentan. Los premios son proporcionados por las distintas instituciones presentes, incluido el premio especial de la OEPM  a la mejor invención española, y también por el propio Salón que entrega medallas de oro, plata y bronce concedidas por un jurado internacional.

El gran premio del Salón fue otorgado a la sociedad Cathay Photonics de Honk Kong por un método de protección de pantallas.

En cuanto a la representación española los premios fueron los siguientes:

El Premio especial de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) se otorgó D. José Antonio Villacorta Atienza por su “Placa para facilitar la conexión de enchufes”. Se trata de una placa con un diseño tal que permite su montaje sobre los enchufes y que, gracias a la forma cónica de sus orificios, guía  las clavijas y facilita el enchufado en condiciones de baja visibilidad, inaccesibilidad o a personas con dificultades como invidentes o ancianos. En el siguiente hipervínculo http://www.plug-int.com puede accederse a la página web del inventor, que comercializa su producto con el nombre de plug-in y muestra un vídeo de su funcionamiento.

El inventor es titular de un modelo de utilidad concedido con el número ES1104405 y está extendiendo internacionalmente su invención a través del PCT: WO2015107248.

El Premio García Cabrerizo recayó en D. Antonio Ferrándiz Catalán por su “Dispositivo para inmovilización de tubos de administración de oxígeno en pacientes anestesiados”. La invención  mejora las prácticas clínicas de una intubación endo-traqueal realizada a un paciente.

Ambos premiados recibieron también sendas Medallas Oro del Salón. El Sr. Ferrándiz recibió también una felicitación especial del jurado.

Además otro expositor español, D. Juan Arnau Sánchez, fue galardonado con un premio especial de la Universidad Técnica de Cluj-Napoca de Rumanía por su “Sistema dual de aceleración para motocicletas” que permite indistintamente acelerar con la empuñadura derecha o izquierda, lo que representa una ventaja ergonómica y también muy útil para personas zurdas.

En conjunto, la delegación española recibió del Jurado Internacional del Salón los siguientes galardones: 3 Medallas de oro (1 de ellas con felicitación especial del jurado), 1 Medalla de Plata y 2 Medallas de Bronce.

A continuación se expone la lista completa de los premiados españoles. En el texto descriptivo del trabajo presentado hay un vínculo con la patente o modelo de utilidad más significativo en caso de haberse ya publicado.

LISTA DE PREMIOS DE LA 44 EDICIÓN DEL SALÓN DE INVENCIONES DE GINEBRA

     
PREMIO EXPOSITOR TRABAJO
Premio Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM)

D. JOSÉ ANTONIO VILLACORTA ATIENZA

Placa para facilitar la conexión de enchufes

Medalla de Oro del Salón
Premio García Cabrerizo

D. ANTONIO FERRÁNDIZ CATALÁN

Dispositivo para inmovilización de tubos de administración de oxígeno en pacientes anestesiados.
Medalla de Oro del Salón con Felicitación Especial del Jurado
Premio especial de la Universidad Técnica de Cluj-Napoca de Rumanía

D. JUAN ARNAU SÁNCHEZ

Sistema dual de aceleración de un vehículo automático de dos o más ruedas
Medalla de Bronce del Salón
Medalla de Oro del Salón

D. MEHDI DINIA METUKU

Nevera modular (patente aún no publicada)
Medalla de Plata del Salón

D. LUIS BURGOS HERRANZ

Herramienta para la formación y liberación de ataduras
Medalla de Bronce del salón

THERMOPHOTON y

SAIMA SEGURIDAD

Sistema de seguridad reforzado para cajeros y similares

La realización de este tipo de eventos internacionales pone de manifiesto que, a pesar de las barreras, es posible que confluyan las distintas culturas cuando hay una motivación común, la innovación, ya que los inventos resuelven problemas que son comunes a toda la humanidad.

Todos los inventores que acudieron al Salón perseguían un mismo objetivo, el desarrollo y el progreso de la sociedad a través de sus inventos. Este espacio común que ha sido PALEXPO ha permitido el intercambio de experiencias entre personas de diferentes culturas  ya que se hablaba una sola lengua: la de las invenciones.

Etiquetas: