Las patentes de D. Leonardo Torres Quevedo (Segunda Parte)


Continúa, en esta segunda entrega, una revisión de las patentes de Torres Quevedo.

Globos dirigibles

Entre 1906 y 1919, Leonardo Torres Quevedo registró en España un total de seis invenciones relacionadas con globos dirigibles. El 11 de julio de 1906 se presentó la solicitud Un nuevo sistema de globos fusiformes (patente ES 38 692), que empleaba una viga flexible en forma triangular. Dicha viga estaba compuesta solamente de tirantes (cuerdas, o cuerdas y tela) que se mantenían en tensión por efecto de la presión del gas interior.

Esta patente fue extendida al Reino Unido (patente GB 15 938 A.D.1907) y Francia (FR 382 794), y en este país se presentaron cuatro patentes adicionales con otras tantas mejoras de dicha invención. Una de estas mejoras también fue registrada en España, el 8 de agosto de 1906, mediante el certificado de adición nº 44 956 a la patente ES 38 692, “Mejoras introducidas en el objeto de la patente principal”; dichas mejoras se referían a la inclusión de un globo auxiliar en la popa del dirigible.

 

El 30 de julio de 1913 se presentó en España la patente ES 56 139, “Un nuevo tipo de buque denominado Buque campamento”, que describía el procedimiento de lanzar y recoger un globo desde un buque, así como su proceso de inflado.

“Globos fusiformes deformables” (patente ES 57 622), fue la cuarta patente sobre dirigibles que Leonardo Torres Quevedo presentó en España, el 2 de marzo de 1914. La invención describe una envolvente fusiforme de sección variable según el volumen del hidrógeno contenido, así como una armadura rígida compuesta de una viga terminada en dos puntas cónicas a la proa y popa del dirigible. Esta invención fue extendida en Francia (patente FR 478 617).

El 11 de agosto de 1919 se presentó en España una nueva patente (ES 70 626) titulada “Un nuevo tipo de globo denominado Hispania”, que posteriormente fue extendida a Reino Unido (patente GB 149 994) y Francia (patente FR 521 707). La invención propone la disposición de unos tubos de lastre en el fondo del globo, y a lo largo del mismo, con objeto de compensar los desequilibrios en la masa total del dirigible según se va consumiendo el combustible que alimenta los motores. Una configuración alternativa a estos depósitos de lastre se presentó en el certificado de adición nº 70 895 a la patente ES 70 626, “Mejoras introducidas en el objeto de la patente principal”, solicitado el 19 de septiembre de 1919.

Torres Quevedo desarrolló otras invenciones sobre dirigibles, como el sistema de amarre descrito en las patentes británica GB 2 737 A.D. 1912 y francesa FR 439 618; sin embargo, no hay constancia que este dispositivo fuese protegido en España con otra patente.

Dibujos de la patente francesa FR 439 618 (fuente: INPI, Institute National de la Propiété Industrielle, y base de datos Esp@cenet)

Otras invenciones

Además de las ya mencionadas, en el Archivo de la Oficina Española de Patentes y Marcas se custodian otras doce patentes relativas a otras tantas invenciones del insigne ingeniero cántabro. Cuatro de estas invenciones se refieren a máquinas de escribir, como la patente ES 80 121, “Perfeccionamientos en las máquinas de escribir”, solicitada el 2 de diciembre de 1921. Este dispositivo incluía un servomotor que, al apretar un botón, hacía que el papel corriese. Podría considerarse que esta invención es un antecedente de lo que, años después, serían las máquinas de escribir eléctricas. Otras invenciones sobre máquinas de escribir fueron las patentes ES 82 369 (solicitada el 25 de julio de 1922), ES 86 155 (solicitada el 13 de julio de 1923) y ES 87 428 (solicitada el 22 de noviembre de 1923).

Leonardo Torres Quevedo fue un inventor muy fecundo y versátil. Además de las ya mencionadas, presentó otras ocho patentes de temática variada, como un procedimiento de señalización (patente ES 27 042, de 1900), una máquina para copiar  discursos a medida que se pronuncian (patente ES 39 798, de 1907), una embarcación (patente ES 63 383, de 1916), un sistema de enclavamientos ferroviarios (patente ES 66 560, de 1918), paginación de libros (patentes ES 99 176 y ES 99 177, de 1926), un puntero proyectable (patente ES 116 770, de 1930), y un proyector didáctico (patente ES 117 853, de 1930).

El ingenio y la obra de D. Leonardo Torres Quevedo es una muestra de lo que puede ser la capacidad inventiva personal; además, éste es un claro contra ejemplo para decir: “Nosotros también inventamos,… y tan bien como ellos”, si se permite la expresión.

 

Etiquetas:

Las patentes de D. Leonardo Torres Quevedo (Primera Parte)


En 2016 se ha celebrado el centenario del llamado Spanish Aerocar, el transbordador utilizado en las cataratas del Niágara. Este transbordador fue diseñado por el ingeniero Leonardo Torres Quevedo, y se encuentra operativo desde su inauguración el 8 de agosto de 1916.

El ingeniero de caminos Leonardo Torres Quevedo (1852–1936) fue un destacado precursor de numerosas innovaciones; muchas de estas innovaciones fueron protegidas, y otras no (como el autómata ajedrecista o las máquinas de calcular). A lo largo de su vida D. Leonardo Torres Quevedo presentó en España veintitrés patentes, que se conservan en el Archivo de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Sus invenciones pueden clasificarse en cinco grandes grupos, según su temática:

- funiculares (tres patentes);

- dispositivos de gobierno a distancia (dos patentes);

- globos dirigibles (seis patentes);

- máquinas de escribir (cuatro patentes);

- invenciones diversas (ocho patentes, desde un procedimiento de señalización, hasta embarcaciones).

Seguidamente se presenta una sucinta revisión de estas invenciones. Dada la extensión de la misma, la presentaremos en dos entradas, la primera dedicada a funiculares y dispositivos de gobierno a distancia y la segunda, la próxima semana, a globos dirigibles, máquinas de escribir y otras invenciones diversas.

Funiculares

La primera invención de Torres Quevedo sobre funiculares fue patentada en España el 17 de septiembre de 1887 (patente ES 7 348, titulada Un sistema de camino funicular aéreo de alambres múltiples). Este desarrollo se corresponde con el tranvía aéreo al Monte Ulía, en San Sebastián, que estuvo operativo entre 1907 y 1912. La imagen adjunta de la época permite visualizar la realización de esta invención.

Imagen del transbordador del Monte Ulía (cortesía http://www.torresquevedo.org)

La invención proponía un sistema funicular de cables múltiples, cuya tensión podía regularse independientemente del peso transportado. Para ello se establece el empleo de una serie de tensores y otros elementos, que pueden verse en los dibujos de la patente (y los diversos tensores, en forma de cruz “X”, pueden observarse en la parte derecha de la anterior imagen de época).

La patente española ES 7 348 fue extendida a otros países como Estados Unidos (patente US 398 097), Reino Unido (GB 4 116 A.D. 1888), Alemania (DE 44 224), Francia (FR 189 375), Austria (AT 2 420 A.D. 1888) e Italia (IT 23 186).

La segunda invención de Torres Quevedo sobre funiculares (Un nuevo sistema de transbordadores, patente española ES 42 237 de 17 de diciembre de 1907) plantea la propuesta de lo que finalmente fue el Spanish Aerocar usado en las cataratas del Niágara. La invención propone el uso de varios cables (o, como se menciona a lo largo de la patente, de “cables-rails”) que permiten emplear, en el trozo de más fatiga, un cable de mayor sección y flexibilidad. Esta invención también fue patentada en Estados Unidos (US 979 228), Canadá (CA 130 969), y Francia (FR 415 169).

Dibujos de la patente francesa FR 415 169 (fuente: INPI, Institute National de la Propiété Industrielle, y base de datos Esp@cenet)

La última invención de Torres Quevedo sobre funiculares (Enganche y freno automático para transbordadores aéreos, patente española ES 59 627 de 22 de enero de 1915) propone el uso de un freno neumático en combinación de un tren epicicloidal y un conjunto de trinquetes y poleas para ser usado en su transbordador.

Puede encontrarse más información sobre el transbordador Spanish Aerocar y su inventor en el blog de patentes y marcas.

Dispositivos de gobierno a distancia

Torres Quevedo se interesó por el mundo de la electricidad en general, y propuso el desarrollo de diversos dispositivos eléctricos. Uno de ellos se protegió como la patente española ES 31 918 “Un sistema denominado “Telekine” para gobernar a distancia un movimiento mecánico”. Tal y como se menciona en esta patente, la invención “…comprende… una transmisión telegráfica con o sin hilos determinando la posición de una aguja que gobierna un servomotor accionando un mecanismo cualquiera…”.

La patente ES 31 918 fue presentada el 10 de junio de 1903; unos meses más tarde, el 9 de diciembre de 1903, se presentó una nueva patente (certificado de adición ES 33 041) en la que se incluía la posibilidad de utilizar varios servomotores.

En su informe anual de 2007, el IEEE (Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos, de Estados Unidos) reconoció el trabajo de Torres Quevedo como introductor de los principios de la operación moderna del control remoto. En el siguiente enlace puede encontrarse una reseña al respecto.

 

 

Etiquetas:

El éxito empresarial y la Propiedad Industrial (2)


En la anterior entrega se vieron casos de algunas empresas (Rotor en bicicletas y sus accesorios, Freixenet en cavas y vinos espumosos, y Mustang en calzado y complementos), que utilizan los derechos de Propiedad Industrial para la protección de sus productos y la consecución de sus objetivos comerciales. Sin embargo, la evolución tecnológica va mucho más allá de lo que imaginamos: desde los alimentos que ingerimos y los electrodomésticos que usamos para su preparación, hasta otros elementos que llevamos con nosotros (llaves, dispositivos de telefonía, prendas deportivas…) están protegidos por Patentes, Marcas, y Diseños. Acompañadnos en esta rápida revisión de empresas de éxito que emplean la Propiedad Industrial.

 

La revolución bio

Numerosas empresas españolas han conseguido posiciones destacadas en el sector de la biotecnología, en diferentes ámbitos. Una de ellas es Biopolis, una empresa que ha colaborado con el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA), del CSIC, junto con la corporación Capsa Food en el desarrollo de productos aptos para celíacos o intolerantes al gluten. Su solicitud internacional PCT de 2010, titulada Obtención de extractos de cacao ricos en péptidos bioactivos con actividad inhibidora de las enzimas ECA y PEP, es una muestra del trabajo realizado.

Neos Surgery es una empresa nacida de la cooperación entre la Fundación Tecnalia Research & Innovation, en el País Vasco, y la Fundación ASCAMM, esta última creada por la Asociación Catalana de Empresas de Moldes y Matrices. La actividad de Neos Surgery se centra en la investigación, desarrollo, producción y comercialización de dispositivos para implantes en el campo de la neurocirugía craneal y espinal, como muestra una de sus primeras Patentes españolas, presentada en 2004.

Imágenes de algunas Patentes de Biopolis (izquierda), y Neos Surgery (derecha). Cortesía de las bases de datos Patentscope e Invenes.

Nanoimmunotech es una empresa especializada en el sector de la nanobiotecnología, que nace de la colaboración del Centro de Investigación Biomédica (CINBIO), de Vigo, y el Instituto de Nanociencia de Aragón (INA). En su patente española de 2011, extendida también como solicitud internacional PCT, se describe un procedimiento de multifuncionalización de materiales micro o nanoestructurados, a los que se han anclado hebras de PNA (ácido peptidonucleico) o ADN. Además, se ha registrado la Marca nitzipper (Marca Europea EM 11714177 y Marca Internacional WO 1160944) como identificador de la línea de negocio de la empresa.

Proteos Biotech se fundó en 2008 a partir de la empresa Zurko Research, con objeto de desarrollar un procedimiento para la eliminación de los desechos producidos por las industrias cárnicas y su transformación en productos fitosanitarios. En su estrategia de protección hay Patentes españolas e internacionalizaciones vía solicitudes PCT, así  como diversas Marcas: PBSERUM (Marca Europea EM 14994891), o KERATOCLEAN PROTEOS BIOTECH (Marca española M 2969826).

Marcas “nitzipper”, (Marca Europea EM 11714177 y Marca Internacional WO 1160944EM), “PB SERUM” (Marca Europea EM 14994891), y “AGNITIO” (Marca española M 2603190 y europea EM 5456298), protegidas por diversas empresas del sector bio (cortesía de la base de datos TMView).

Inesfly es una empresa especializada en la fabricación de productos para el control de plagas, erradicación de insectos y arácnidos, que están fabricados con microcápsulas bio poliméricas insecticidas. Su conocimiento está protegido por diversas invenciones, como muestran su solicitud internacional PCT de 2009 o el Modelo de Utilidad de 2014, entre otras. Además, Inesfly tiene registrados diversos signos distintivos, como el Nombre Comercial N 0258187 y las Marcas españolas M 1777439, M 2702266, M 2816153, la Marca Europea EM 6542765, o la Marca Internacional WO 1127076.

 

Tecnología de altos vuelos

Es frecuente asociar el mundo de la Propiedad Industrial con tecnología avanzada; actividades relacionadas con la industria aeroespacial, la producción energética o las telecomunicaciones suelen ser objeto de protección mediante Patentes, Marcas y Diseños. Algunos ejemplos son éstos.

El Grupo MTorres, fundado en 1975, presenta actividades en tres grandes sectores: maquinaria de la industria papelera, aeronáutica y energía eólica. El origen del grupo se encuentra en el primero de los sectores señalados; tras años de experiencia en ese ámbito, el grupo dio el salto a la industria aeronáutica, como muestra su patente española de 1991. Actualmente el grupo tiene más de veinte familias de Patentes en explotación, siendo uno de los proveedores en la producción del moderno avión Airbus A350XWB, cuya fabricación se realiza mayoritariamente en fibra de carbono reforzado. Además de Patentes, el grupo tiene protección con otras figuras de Propiedad Industrial, como la Marca española M 1170422 (solicitada en 1986), la Marca Europea EM 1075274, o la Marca estadounidense US 86576092.

Teltronic es una empresa de Zaragoza creada en 1974 para diseñar y fabricar, con tecnología propia, productos de radiocomunicaciones destinados al sector profesional. Si bien inicialmente los equipos empleaban una tecnología analógica, en la década de 1990 la compañía apostó por la comunicación digital, en especial la tecnología TETRA (TErrestrial Trunked RAdio). Ejemplos de estos desarrollos son su patente española de 2012, o su extensión en los Estados Unidos. La empresa también posee Marcas denominativas (española M 2566675, europea EM 3538733) y Marcas gráficas (Marca Española M 2796158, Marca Europea EM 485599, y Marca Internacional WO 793650).

Imágenes de la Marca estadounidense “mtorres” (Marca US 86576092), y “teltronic” (Marca española M 2796158, Marca Europea EM 485599, y Marca Internacional WO 793650; cortesía de la base de datos TMView).

Wedge global está especializada es la obtención de energía eléctrica a partir del movimiento de las olas (energía undimotriz), habiendo obtenido una patente española, presentada en 2006. Esta patente se refiere a una máquina eléctrica que puede materializarse indistintamente como generador o como motor eléctrico, optimizando la relación masa/potencia y reduciendo su coste de fabricación.

Agnitio surge en 2004 a partir de una spin-off de la Universidad Politécnica de Madrid, derivada de su actividad investigadora en reconocimiento de voz. Su actividad queda remarcada por diversas Patentes, como su solicitud internacional PCT de 2006, y diversas Marcas, (por ejemplo, AGNITIO, Marca española M 2603190 y europea EM 5456298, y KIVOX, Marca europea EM 5446893).

“AGNITIO” (Marca española M 2603190 y europea EM 5456298) (cortesía de la base de datos TMView).

Y también en la tecnología del día a día…

Pero las Patentes, las Marcas, y los Diseños no sólo se encuentran en sectores muy altamente especializados. La tecnología está presente y se protege, aunque muchas veces no seamos conscientes de ello, en productos de uso diario, como alimentos, electrodomésticos, o utensilios de la vida cotidiana. Veamos algunos ejemplos.

El Grupo Frial se fundó en Madrid, en 1953, dentro del sector de la alimentación. Uno de sus objetivos ha sido introducir, en sus productos cárnicos, ácidos grasos Omega 3 de cadena larga procedentes del pescado azul. Esto se consiguió en su patente española de 2004, que también fue extendida como patente europea. Además, el Grupo posee varias Marcas, como las denominativas “FRIAL” (Marcas españolas M 1553622 y M 1553623) y “VIDALIM” (Marca Europea EM 12758132).

Taurus Group es una compañía especializada en electrodomésticos, cuyo origen se remonta a 1962. El grupo tuvo un gran crecimiento en las décadas de 1970 y 1980, lo que llevó a un proceso de internacionalización desde la década de 1990. Algunos ejemplos de su apuesta por la protección de su conocimiento son el Modelo de Utilidad sobre un robot de cocina o la Marca Europea EM 3398302.

El origen de la empresa Tesa Assa Abloy se encuentra en los iruneses Talleres de Escoriaza, S.A., creados en 1941, y dedicados a la fabricación de herrajes y cerraduras. Esta designación, Talleres de Escoriaza, S.A. TESA, ya fue protegida como Marca denominativa en 1942 (Marca española M 136344). La firma está especializada en soluciones de cierre y sistemas de control de accesos, y desde 2001 está integrada en el grupo Assa Abloy, habiendo registrado diversas invenciones tal y como muestran su patente europea de 2006 o su patente española de 2008.

Algunos dibujos de un robot para cocción de alimentos de Taurus (izquierda, Modelo de Utilidad ES 1 067 987 U), y de una patente de Tesa relativa a uno de sus productos, una llave de cerradura de seguridad (derecha, patente ES 2 368 543 B1; cortesía de la base de datos Invenes).

Tecnove Security es una empresa creada en Herencia (Ciudad Real) relacionada con carrozados y productos de seguridad y emergencias. Dichos productos incluyen desde vehículos blindados para transporte de fondos, transformaciones de vehículos policiales, de emergencias, y bomberos, a cajas fuertes, acorazadas, y armarios ignífugos, entre otros. Muestra de esta actividad pueden ser su Modelo de Utilidad de 2010 y su solicitud internacional PCT de 2013.

Miquel y Costas & Miquel S.A. es un grupo empresarial catalán centrado en la industria papelera, y de forma muy especial en el papel de fumar. Sus orígenes se remontan a 1725, por lo que no es de extrañar que sean titulares de más de un centenar de Marcas en diversos países (sirvan como ejemplo sus Marcas internacionales WO 730830 y WO 1194181). Muestra de dinamismo innovador pueden ser tanto su patente estadounidense de 1935, como su más reciente solicitud internacional PCT de 2012.

Los inicios de Fermax se encuentran en Valencia, en 1949, habiéndose especializado en equipos videoporteros digitales y sistemas de control de acceso. Su actividad relacionada con la protección de su conocimiento abarca Patentes, como la patente estadounidense de 2014, Diseños y Marcas. Una de sus primeras Marcas fue la española M 254770, solicitada en 1952, a la que han seguido otras, como la española M 1199482, de 1987, y la europea EM 741835, de 1998.

Imágenes de los Diseños de “FERMAX” sobre aparatos de videotelefonía (Diseños europeos 160 404, izquierda y centro, cortesía de la base de datos DSView) y de una de sus Marcas (española M 1199482, y europea EM 741835, derecha; base de datos TMView).

Weartech crea y comercializa productos para la práctica deportiva profesional y semi-profesional, el fitness, la prevención de la salud y la seguridad industrial. Ello se ha materializado en tres solicitudes internacionales PCT presentadas en 2010, así como en la Marca Europea “GOW”, EM 10237048.

Imágenes de la Marca Europea “taurus group” (EM 3398302), de la Marca Europea “miquel y costas“ (EM 10998037) y de la Marca Europea “GOW” (EM 10237048; cortesía de la base de datos TMView).

Estos casos pueden consultarse en la publicación “La Propiedad Industrial y su influencia en el éxito empresarial”, disponible en formato electrónico en la página web de la Oficina Española de Patentes y Marcas.

A la vista de lo que hemos comentado ¿podéis imaginaros cuántas Patentes, Marcas y Diseños hay involucrados en los productos que llevamos en nuestros bolsos, bolsillos, y en los objetos que usamos en la vida diaria…?

Etiquetas:

El éxito empresarial y la Propiedad Industrial (Primera Parte)


La Propiedad Industrial es una herramienta al servicio de la sociedad. ¿Qué sentido tienen las Patentes, las Marcas, los Diseños en el mundo actual? Los títulos de Propiedad Industrial tienen un fin fundamental, y es proteger los derechos de sus titulares. ¿Por qué adquirimos un objeto, o los servicios de una empresa? Probablemente porque su marca nos genera confianza, su diseño es cautivador, o porque su tecnología es fiable. Sin embargo, estas consideraciones serían banales si la vida real no mostrase posibilidades de protección. ¿Te imaginas que algún peligroso delincuente se llamase exactamente igual que tú? ¿Cómo actuarías en el caso de una suplantación de tu identidad por parte de un tercero? En buena medida los derechos de Propiedad Industrial permiten a la sociedad tener herramientas para luchar contra casos como éstos, en el ámbito comercial.

Estas reflexiones podrían considerarse sólo teoría si en la vida real no se encontrasen casos de éxito, en los que las empresas usen las herramientas de Propiedad Industrial como elementos defensores de sus derechos. Por eso, desde este blog deseamos contribuir a la difusión de casos reales de empresas españolas que, para conseguir sus propósitos comerciales, han contado con la ayuda de la Propiedad Industrial. Estas empresas hacen uso de Patentes, Marcas, y Diseños como herramientas en su día a día para la consecución de sus objetivos. ¿Quiénes son algunos de los que registran Patentes, Marcas, y Diseños con éxito comercial? Acompañadnos en esta rápida visión, en la que ya os adelantamos que no están todos los que son…

 

El poder de la pedaleada, Rotor Bike

¿Quién no ha deseado, al menos durante su infancia, tener una bicicleta? Pablo Carrasco e Ignacio Estellés son dos de estos enamorados del ciclismo. Cuando Pablo estaba finalizando sus estudios de ingeniería aeronáutica en Madrid, en la década de 1990, se planteaba cómo vencer los puntos muertos que se dan en una bicicleta, cuando los pedales están en su posición más alta y más baja. Afortunadamente contaba con el asesoramiento jurídico de su amigo Ignacio Estellés; así, en 1994, se presentaba una primera Patente para solventar el problema. A esta primera solicitud le siguieron otras, y la constitución de la empresa Rotor Componentes Tecnológicos S.L., junto con años de duro esfuerzo y trabajo. En 2005 la empresa presentó una nueva Patente sobre un plato oval con el que optimizar los esfuerzos de la pedaleada, y que comercialmente se denomina Q Rings. Esta Patente se extendió en 2006 en una solicitud internacional PCT (WO 2006/097159 A1), que a su vez finalizó su tramitación como Patente en Estados Unidos, China y la Oficina Europea de Patentes.

Tras éstos y otros desarrollos llegaron los primeros éxitos internacionales: la victoria de la ciclista holandesa Marianne Vos en el Campeonato Mundial de Ciclocross y el Campeonato Mundial en Ruta de 2006 utilizando el plato oval Q Rings, así como la del español Carlos Sastre en el Tour de Francia de 2008, con la misma tecnología. Con estos resultados deportivos la facturación de la compañía empezó a crecer fuertemente; en la actualidad, la mayor parte de la actividad empresarial procede de sus exportaciones.

Imágenes de la primera Patente de ROTOR (izquierda), la solicitud internacional PCT relativa al Q Rings (centro), y detalle de la extensión de este dispositivo como Patente europea (derecha). Cortesía de las bases de datos Invenes, Patentscope y Esp@cenet.

Sin embargo, Rotor Componentes Tecnológicos S.L no sólo ha utilizado Patentes para la protección de sus desarrollos, sino que ha empleado otras figuras de Propiedad Industrial. Prueba de ello es la marca “Rotor bike components”, registrada para la Unión Europea ante EUIPO (marca EM 005172374), o como marca internacional (WO 1254073), así como la marca “Q RINGS” (marca europea EM 012436358).

Marca “Rotor bike components”, protegida por la marca internacional WO 1254073 y la marca europea EM 005172374 (cortesía de la base de datos TMView).

Un brindis, Freixenet

Freixenet es una empresa de arraigada costumbre nacional ya que, además de su conocido cava, el tradicional “spot” publicitario de la firma ha pasado a ser uno de los productos más típicos de Navidad (su anuncio de 2007, dirigido por Martin Scorsese, es quizás uno de los más originales).

Los orígenes de esta empresa se remontan a 1861, cuando Francesc Sala Ferrés fundó la primera empresa exportadora de vinos de Sant Sadurní d’Anoia, llamada Casa Sala. En 1914, su nieta Dolors Sala y su marido, Pere Ferrer Bosch, continuaron con la actividad de la anterior Casa Sala, elaborando un cava que pasó a denominarse Freixenet, diminutivo derivado de una finca familiar llamada la Freixeneda (en catalán, “freixe” significa “fresno”). La denominación Freixenet fue registrada en España como marca denominativa el 25 de febrero de 1920 (marca M 0037925, actualmente en vigor), aunque hoy en día pueden encontrarse más de dos centenares de Marcas asociadas a esta empresa en distintos países, como puede ser la marca española M 0120601, presentada el 17 de mayo de 1940, o las Marcas europeas EM 005625371 (presentada el 18 de enero de 2007), y EM 014665913 (presentada el 13 de octubre de 2015).

Imágenes de la marca española M 0120601 (izquierda) y de las Marcas europeas EM 005625371 (centro) y EM 014665913 (derecha; cortesía de la base de datos TMView).

La empresa no sólo ha registrado denominaciones de la compañía y los productos que comercializa, sino que también ha protegido su conocimiento técnico, materializado en diversas invenciones, mediante las correspondientes Patentes y Modelos de Utilidad. Así, la Patente española ES 2 563 637 B1, presentada el 10 de febrero de 2016, describe un vino espumoso natural y el procedimiento de elaboración del mismo, y la Patente Europea EP 2 030 909 B1, de 2008, una placa para soporte y almacenamiento de envases.

Imágenes de la Patente española ES 2 563 637 B1 (izquierda) y de la Patente europea EP 2 030 909 B1 (centro y derecha; cortesía de las bases de datos Invenes y Esp@cenet).

 

Pisando fuerte, Mustang

Mustang empezó su andadura profesional en el mercado del calzado en la década de 1960, fruto de la actividad empresarial de su fundador, Pascual Ros Aguilar. Desde los inicios de la compañía, la internacionalización de sus productos fue una seña de identidad; muestra de ello son algunos premios destacados obtenidos en esa época. Los Diseños de la firma se adaptaban en buena medida a las necesidades de las grandes cadenas europeas de distribución de calzado, lo que supuso un fuerte crecimiento de la empresa.

En la década de 1990 los hijos del fundador (Pascual, Santiago, Sergio, y María Ros Vidal) se hicieron cargo de la firma; los objetivos empresariales también se orientaron para atender las necesidades de un público juvenil con poder adquisitivo, centrando la estrategia en el producto bajo la marca mustang. Esta denominación fue protegida como marca no sólo en España, sino en otros países (como la marca italiana RM2005C000047); además, se utilizan otras denominaciones propias como sixtyseven by mustang (marca internacional WO 827830), o Mariamare (marca europea EM 012381034), para la comercialización de otros productos.

Imágenes de la marca internacional WO 827830 (izquierda) y de la marca italiana RM2005C000047 (derecha; cortesía de la base de datos TMView).

Además de los registros de éstas y otras Marcas, la compañía ha adoptado una estrategia de protección de su diseño. Muestra de ello es la protección del calzado registrado en España bajo el diseño D 510 723.

Algunas imágenes del diseño español 510 723  (cortesía de la base de datos InvenesDiseño).

Por otro lado, la empresa también sigue campañas de publicidad y marketing originales, como muestran algunos vídeos de promoción de sus productos.

Continuará…

Etiquetas:

PROFUNDIZANDO EN EL CONCEPTO DE ACTIVIDAD INVENTIVA: EL CONOCIMIENTO GENERAL COMÚN DEL EXPERTO EN LA MATERIA


No es la primera vez que en este blog nos ocupamos del requisito de actividad inventiva. Al menos en dos ocasiones nos hemos referido al mismo, lo cual no debería extrañar tratándose de un blog dedicado a las patentes y marcas, puesto que como ya se ha explicado anteriormente, la actividad inventiva es el requisito de patentabilidad cuya evaluación entraña mayor dificultad. Asimismo, una correcta evaluación del mismo resulta clave para que las patentes sólo se concedan a invenciones que realmente lo merecen, cumpliendo así el sistema de patentes con la finalidad de fomentar la innovación.

Tanto la Ley de Patentes 11/1986 como la nueva Ley de Patentes 24/2015 definen la actividad inventiva del mismo modo en el artículo 8.1:

“Se considera que una invención implica una actividad inventiva si aquélla no resulta del estado de la técnica de una manera evidente para un experto en la materia”.

El inventor de Tina Heuter 

Las directrices de examen de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) definen al experto en la materia como:

Esta es la definición del experto normalmente adoptada en el derecho europeo de patentes y en esta entrada nos vamos a centrar en uno de los componentes de la definición, la del “conocimiento general común” del experto en la materia.

El “conocimiento general común” del experto en la materia es aquel que éste posee a su disposición de forma inmediata porque lo conoce o bien porque sabe dónde se encuentra. No es preciso que este conocimiento general común se encuentre disponible por escrito, aunque es frecuente que adopte la forma de un libro de texto, una enciclopedia o un manual.

Resulta interesante observar cómo se trata este concepto en algunas decisiones de las Cámaras de Recursos de la Oficina Europea de Patentes:

 

T0890/02: En esta decisión, la cámara de recursos afirmó que la secuencia de nucleótidos de un gen que codifica una enzima es parte del conocimiento general común de una persona experta en la materia. En la fecha de prioridad de la solicitud (02/06/1995), un experto en la materia habría buscado la secuencia en dos bases de datos diferentes (EMBL y Genbank). Según la Cámara de Recursos, estas bases de datos pueden asimilarse a enciclopedias o libros de texto. La decisión desarrolla un test para determinar qué puede ser considerado “conocimiento general común”:

-  El experto en la materia debe ser capaz de seleccionar la enciclopedia, estudio, relevante, publicación científica o solicitud de patente donde se encuentra dicha información.

- Una vez seleccionado el lugar, debe ser capaz de identificar la información sin esfuerzo excesivo.

- La información encontrada no debe ser ambigua y debe ser utilizable de forma directa, sin dudas y sin necesidad de una investigación adicional.

 

T0766/91: En esta decisión se establece que, cuando durante el examen de la actividad inventiva, se señala que un determinado hecho es “conocimiento general común”, no es preciso presentar una publicación. Ello sólo será necesario si alguna de las partes pone en duda que se trata de “conocimiento general común”.

La decisión también aclara que una información no es “conocimiento general común” por el hecho de aparecer en un manual o una enciclopedia, sino que si se incorpora a esos textos es porque ya era “conocimiento general común”.

T0893/98: En este caso, la invención se refería a “cristales líquidos ferroeléctricos” y el año de prioridad era 1993. La cámara de recursos admitió que, dado lo reciente de la tecnología, se podía aceptar que, como excepción, el conocimiento general común se encontraba recogido en revistas científicas.

Resumen y figuras de la patente EP734428

T0051/87: En este caso la invención se refería a “metabolitos microbianos con actividad anti-parasítica”. El año de prioridad era 1977 y se trataba de un campo tecnológico tan avanzado para la época que la cámara de recursos admitió que el “conocimiento general común” podía estar representado en este caso tan excepcional por un documento de patente

Resumen y figura de la patente objeto de la decisión  EP0002615

T0426/88: De acuerdo a esta decisión de una de las cámaras de recursos de la Oficina Europea de Patentes, si lo considerado como conocimiento general común es una tecnología general sobre la que se presentan algunos ejemplos en una enciclopedia o un libro de texto, estos ejemplos no son limitativos y también se puede considerar como “conocimiento general común” la utilización de esa tecnología en otros campos, aunque estos no se recojan en dicha enciclopedia o libro de texto.

En esta decisión, el manual que se había aportado como representación del conocimiento general común, se refería a sistemas de control de bucles cerrados con sistemas de compensación y no se presentaba ningún ejemplo de aplicación en motores de combustión, pero la cámara de recursos consideró que habría sido inmediata la aplicación en dichos motores.

El solicitante también había argumentado que dicho manual no podía considerarse como representante del conocimiento general común, puesto que estaba redactado en alemán y el inventor era británico desconociendo el idioma germano. En este aspecto, la cámara de recursos replicó que se consideraba el conocimiento general común puede estar redactado en cualquier idioma, a semejanza de lo que ocurre con el estado de la técnica.

Definición clásica de conocimiento: creencias verdaderas válidamente justificadas

Fuente: Wikimedia Commons en inglés, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2012584

 T0171/84 Esta decisión se refiere a la utilización de la figura del “conocimiento general común” en relación con el concepto de “suficiencia de la descripción”. Una patente europea, la EP003870 había sido revocada durante el procedimiento de oposición por falta de suficiencia, dado que los porcentajes asignados a una de las reacciones químicas la hacían imposible. La cámara de recursos admitió que un experto en la materia habría conocido, puesto que es parte de su “conocimiento general común”, los porcentajes adecuados de los reactivos, los cuales se encuentran recogidos en la renombrada enciclopedia de tecnología química Ullmann.

Dada la importancia que una correcta evaluación del requisito de actividad inventiva tiene  para un adecuado funcionamiento del sistema de patentes, es preciso que los profesionales del mundo de las patentes se familiaricen con este concepto del “conocimiento general común” que se supone que posee esa figura hipotética llamada “experto en la materia” y que juega un papel clave en el examen de la actividad inventiva.

Etiquetas: