Posts etiquetados con ‘virus emergentes’

Murciélagos y virus (2)

En plena noche de difuntos –lo que algunos llaman Halloween-, vamos a hablar de murciélagos y virus, como hiciéramos ya en un post anterior.  Para ello nos vamos a basar en una revisión reciente del tema (1).

La figura del murciélago inquieta al ser humano, de lo que se ha aprovechado la literatura desde los clásicos hasta hoy. En las Metamorfosis, Ovidio cuenta cómo Baco transformó a las hijas del Rey Mineo en murciélagos en castigo por profanar su celebración; el demonio, Lucifer, luce unas grandes alas de murciélago en la espalda, según describe Dante Alighieri en La divina comedia; Bram Stoker popularizó en su novela Drácula el mito del vampiro, un ser medio murciélago medio humano que se alimenta de sangre; más recientemente, el autor de cómics Bob Kane creó al célebre Batman, un personaje que se disfraza de murciélago para inspirar terror a los criminales contra los que lucha.

Fuente: Wikimedia Commons

Sin embargo, ese grupo extraordinariamente diverso de mamíferos que son los murciélagos, con más de 1100 especies distintas reconocidas, y con características únicas, como es su capacidad de volar, resultan realmente beneficiosos para el ser humano y el medio ambiente, pues participan en la polinización y en la dispersión de semillas; ayudan a regenerar bosques y selvas, y a reproducirse a plantas como el banano, el aguacate y las palmeras datileras. Además, son eficaces insecticidas, pues muchas especies se alimentan de insectos (algunos de ellos plagas), que ingieren en gran cantidad. Incluso su guano, rico en nitrógeno, se usa como fertilizante biológico para usos agrícolas.

By Original photo: אורן פלס Oren Peles Derivative work: User:MathKnight [CC BY 2.5 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.5)], via Wikimedia Commons

Murciélago en pleno vuelo (fuente: wikimedia Commons)

Si tan útiles son ¿a qué se debe esa “manía” que tenemos a los murciélagos? Quizá sea su aspecto extraño, sus hábitos nocturnos, su naturaleza esquiva… El caso es que algunos murciélagos pueden ser involuntariamente dañinos para el ser humano, al constituir reservorios capaces de hospedar virus y otros agentes patógenos para nuestra especie. Su amplia distribución, tanto en el medio rural como en el urbano, facilita el contacto con los animales domésticos y con el hombre. Además, a veces el hombre se interna en el hábitat del murciélago, haciendo aún más fácil ese contacto.

El comportamiento de los murciélagos facilita su papel como reservorios: suelen habitar en colonias, a menudo hacinadas, favoreciendo la propagación y el mantenimiento de virus en dichas colonias, que pueden transmitir al ser humano directamente o a través de especies animales intermedias. Los murciélagos frugívoros (aquellos que se alimentan de fruta) muerden la fruta y la mastican sin ingerir más que sus jugos, escupiendo el resto, porque su capacidad de vuelo no les permite ingerir la fruta entera. La fruta escupida o mordida por ellos pueden ingerirla otros animales, representando una fuente potencial de infección. Algo similar puede ocurrir en el caso de los murciélagos insectívoros. Por otro lado, los murciélagos son cazados y consumidos por su carne en determinados lugares, lo cual representa igualmente un riesgo de transmisión si se trata de murciélagos infectados por virus patógenos para los humanos. Finalmente, los mordiscos y arañazos de murciélagos son fuente de infección en el caso de los virus de rabia de los murciélagos.

Otras peculiaridades de los murciélagos pueden ser relevantes en relación con su papel como reservorio. Algunas especies hibernan, lo cual puede contribuir al mantenimiento del virus en la estación fría. Además, los murciélagos pueden vivir más de 30 años, lo que multiplica las posibilidades de transmisión, especialmente en situaciones de infección crónica o persistencia. Asimismo muchas especies de murciélagos migran (a veces distancias por encima de los 1000 km) lo cual favorece la dispersión geográfica de enfermedades.

Por último, resulta que los murciélagos, que son infectados por un amplio rango de virus distintos, aparentemente no se ven afectados por la mayoría de las infecciones víricas. Esta especie de “inmunidad” hace que los virus pueden sobrevivir en estos peculiares hospedadores durante largo tiempo sin matarlos. El motivo de esta rara característica no se conoce, y actualmente despierta un gran interés científico.

Los murciélagos constituyen importantes reservorios de diferentes familias de virus, algunos de los cuales son causantes de enfermedades emergentes graves para el ser humano, tales como los virus Ebola y Marburg, los virus causantes del Síndrome Respiratorio Agudo y Severo (SARS), y el Sindrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS), los virus Hendra y Nipah, los Lyssavirus (rabia de los murciélagos), y así hasta 200 especies de virus, la mayoría de los cuales tienen como material genético una o varias moléculas de ARN (ácido ribonucleico). Éstos, a diferencia de los virus cuyo material genético es ADN (ácido desoxiribonucleico), poseen una especial versatilidad y capacidad de adaptación a condiciones ambientales cambiantes debido a su mayor variabilidad genética.

Entre los virus que se pueden hallar en murciélagos y que representan un riesgo sanitario para el ser humano podemos destacar algunos miembros de las siguientes familias:

-          Rhabdoviridae: Son los virus de la rabia y similares, tales como los Lyssavirus de murciélagos. Diferentes tipos se presentan en distintas zonas geográficas. Producen encefalitis agudas letales.

-          Filoviridae: Virus Ébola y Marburg, producen fiebres hemorrágicas muy graves en el hombre y otros primates. El último brote por virus Ébola, que afectó a Guinea-Conakry, Sierra Leona y Liberia, alcanzó proporciones de epidemia, prolongándose desde principios de 2014 hasta principios de 2016, produjo aproximadamente 28.000 casos, de ellos 11.000 fallecieron (según la OMS). Algunos países, como España, tuvieron casos importados y transmisión local en personal sanitario al cuidado de estos casos.

-          Coronaviridae: Los coronavirus SARS y MERS, mencionados anteriormente, producen enfermedades respiratorias graves. El primero surgió en el sureste asiático en 2003 y produjo alrededor de 8000 casos, un 10% de ellos mortales. Las civetas podrían haber actuado como hospedadores intermediarios. El segundo apareció en la Península Arábiga en 2012; desde entonces ha causado unos 1800 casos de los cuales 645 fueron mortales (OMS). El camello parece actuar como hospedador intermediario. La gran mayoría de los casos se ha producido en la Península Arábiga.

-          Paramyxoviridae: Virus Hendra y Nipah. Los reservorios principales son murciélagos frugívoros del género Pteropus (zorros voladores). El virus Hendra causa una enfermedad respiratoria grave, tanto en caballos como en humanos, y está presente en Australia. El caballo puede actuar como hospedador intermediario, pudiendo contagiar al hombre por contacto directo. El virus Nipah surgió en Malasia en 1998 causando enfermedad respiratoria y encefalitis en cerdos, a partir de los cuales se transmitió a humanos, en los que causa una encefalitis grave. La transmisión entre humanos, aunque infrecuente, se ha observado en el caso del virus Nipah, pero no en el Hendra.

-          Orthomyxoviridae: A esta familia pertenecen los virus de la gripe (o influenza), causantes de enfermedades respiratorias de virulencia variable, aunque muchas variantes son altamente patogénicas para el hombre y ciertos animales (véase posts del 16-5-2013 y 22-5-2013). Aunque fundamentalmente se asocian a aves, algunos subtipos de influenza descubiertos recientemente parecen ser propios de murciélagos, particularmente los denominados H17N10 y H18N11. Aunque inicialmente estos subtipos no se han vinculado con capacidad infectiva alguna en humanos, sin embargo, dada la capacidad de estos virus para intercambiar segmentos de su genoma, confiriendo nuevas propiedades a los virus resultantes, es indudable que la existencia de estos virus en murciélagos representa un aumento en el acervo genético de los virus influenza y por tanto su capacidad para variar, adaptarse y prosperar en diferentes hospedadores.

En resumen, los murciélagos actúan como reservorios de importantes virus patógenos para humanos. El creciente solapamiento entre los hábitats de murciélagos y humanos hace pensar que los brotes relacionados con estos virus asociados a murciélagos en humanos serán cada vez más frecuentes. Recientemente se ha puesto en marcha una base de datos (DBatVir) para conocer mejor el rango de virus alojados en las distintas especies de murciélagos. Hasta hoy se han detectado aproximadamente 5700 virus distintos en 207 especies de murciélagos de 77 países. Claramente, hace falta más investigación en este campo que permita esclarecer la extraña relación que se establece entre los murciélagos y los virus, y que permita conocer el rango completo de virus capaces de infectar a murciélagos, y de ellos, cuántos tienen potencial zoonótico (potencial para infectar a nuestra especie). Con ello, se deberán diseñar sistemas de monitoreo y vigilancia para conocer la situación epidemiológica en relación con estos virus y el riesgo sanitario que representan.

Referencias

(1) N Allocati1, et al (2016). Bat–man disease transmission: zoonotic pathogens from wildlife reservoirs to human populations. Cell Death Discovery (2016) 2, 16048; doi:10.1038/cddiscovery.2016.48.

Agradecimientos

A Elisa (@bureli) por el artículo y la sugerencia de este post.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,
Categorias: El lado oscuro

“Virus emergentes y cambio global”: cuatro años de blog

Parece que fue ayer cuando salió a la luz el primer post del blog aquel 12 de enero de 2012, pero ya han pasado 4 años, y en este tiempo hemos publicado 71 posts acerca de esos pequeños organismos que son los virus emergentes y todo lo que les rodea. En este tiempo han pasado muchas cosas: muchos virus han “emergido” a la superficie, es decir, a nuestra percepción, afectando al hombre y/o a los animales en diversas formas y con distinte gravedad. Entre los “nuevos-nuevos”, aquéllos que nunca antes se habían descrito, podemos mencionar en este período al virus Schmallenberg, que afecta a rumiantes y que fue descrito por primera vez en Alemania (localidad de Schmallenberg, de ahi el nombre) en 2012. Otro de los descubiertos en este período de vida del blog fue el coronavirus MERS, que se describió por primera vez en Arabia Saudita en 2012, y que es el agente causal de una enfermedad respiratoria grave en el hombre, cuyo reservorio animal parece ser el dromedario. Nos ocupamos así mismo de la emergencia de una nueva variante zoonótica del virus de la influenza (o gripe) aviar, del tipo H7N9, surgida en China en 2013 y que a dia de hoy sigue produciendo brotes de una elevada mortalidad. En China igualmente surgió en 2013 el virus del síndrome de la fiebre grave con trombocitopenia, transmitido por garrapatas, que ha venido produciendo brotes en China y Japón.

Entre los virus conocidos que sufren cambios en sus características básicas que afectan aspectos esenciales de su ciclo biológico, como su rango de hospedador o su transmisibilidad, o bien afectan a su extensión geográfica, hemos hablado del ya muy extendido virus Chikungunya, transmitido por mosquitos del género Aedes, y que tras salir de África, de donde es originario, ha invadido extensos territorios bañados por el Oceano Índico desde 2005, y más recientemente, América, desde 2013 en que se detectó por primera vez en el Caribe, extendiéndose rápidamente por los territorios tropicales y subtropicales de este continente, y produciendo millones de infecciones, de las cuales más de un millón de casos clínicos han sido diagnosticados en humanos, caracterizados por fiebre alta, dolor en las articulaciones, dolor de cabeza y muscular. Aunque la infección por este virus rara vez es letal, en ocasiones el dolor en las articulaciones puede durar largo tiempo (meses o años),  llegando a cronificarse en ciertos casos, resultando en causa de discapacidad para algunas personas.

La expansíón geográfica  reciente de otros virus conocidos, como el virus West Nile (o “Nilo Occidental”) y otros flavivirus, ha sido comentada también en  este blog, pero sin duda, la emergencia sanitaria más “sonada” de los ultimos tiempos fue la del virus Ebola, de la que también se ocupó el blog en su día, dedicandole 5 posts entre abril y diciembre de 2014 (ver post del 19 de diciembre y los post anteriores enlazados al final de éste), tratando de dar información sensata y alejada del alarmismo en la peor epidemia por este virus ocurrida hasta ahora, que aún hoy se encuentra dando los que, esperemos, sean sus últimos coletazos en África Occidental.

La epidemia de Ébola en África Occidental, y sobre todo, su expansión por primera vez fuera del continente africano en forma de casos aislados con transmisión limitada en Europa (España fue el primer país no africano con un caso de transmisión autóctona de virus ebola) y Norteamérica, avivó el interés por un tema ciertamente desconocido para el gran público como es la bioseguridad. El blog dedicó varios posts a este tema, presentando las principales instalaciones de alta seguridad biológica en España (véase el último post de esta serie sobre bioseguridad publicado el 19 de diciembre de 2015 y los posts enlazados al final de éste).

En el blog hemos procurado también dar información complementaria sobre el mundo de los virus emergentes, reseñando publicaciones y acontecimientos (congresos, reuniones) destacables en este ámbito. Del mismo modo, hemos tratado otros temas que pueden tener interés para un público ámplio, no necesariamente con formación científica específica. Por esta labor hemos cosechado un premio de la fundación Madri+d de comunicación científica en 2013 por el post: “Huey cocolitzli en el México del siglo XVI: ¿una enfermedad emergente en el pasado?“, y un accésit en la siguiente edición de estos mismos premios, en 2014, por el post: “Cuando dos virus terminan siendo el mismo“, sobre el asunto de los nombres de los virus.

Creo que el recorrido de este blog en estos 4 años de vida ha merecido la pena, porque ha generado un apreciable interés por parte de los lectores, lo que se nota en el número creciente de visitas e interacciones. Como no cabe esperar que los virus dejen de evolucionar, cambiar y emerger en los lugares y momentos más inesperados, este blog seguirá ofreciendo información útil sobre los virus emergentes que puedan dar lugar a alertas sanitarias en los próximos años.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,
Categorias: General

Nuevo número de la revista “Virología”: Virus emergentes

El último número de la revista “Virología” (revista oficial de la Sociedad Española de Virología) ya está disponible. Pueden acceder al mismo pinchando en el siguiente enlace, o bien en la imagen siguiente:

Portada del último número de la revista Virología (Vol 18, nº 3/2015) dedicado a los virus emergentes.

La edición está disponible en formato digital de libre acceso, como siempre, al menos desde que se inició la nueva etapa de esta revista en 2010. Esta vez se ha elegido como tema monográfico el de los virus emergentes, precisamente el tema de este blog, así que es obligado recomendar desde aquí su lectura.

Presenta este número tres interesantes artículos de revisión sobre el tema central anunciado en la portada: los virus emergentes. El primero de ellos es una revisión sobre las enfermedades víricas emergentes transmitidas por la mosca blanca en las plantas; el segundo, en el cual he contribuido como coautor, junto a otros colegas del CISA (INIA), trata sobre las arbovirosis emergentes que afectan a los animales en el área mediterránea y el tercero sobre virus humanos emergentes en Europa.

Para los lectores del blog les resultarán familares algunos de los virus emergentes que protagonizan estos artículos, como el virus Ebola, el virus West Nile, el coronavirus MERS, el virus de la enfermedad hemorrágica de Crimea-Congo o los virus dengue y chikungunya, pero otros quizá no tanto (virus Usutu, virus Toscana, hantavirus de roedores, etc) y en particular es menos probable que les suenen los virus emergentes de plantas de los que habla el primer artículo, con nombres tan curiosos como “virus del rizado amarillo del tomate“, “virus del amarilleo de las cucurbitáceas” o “virus del torrado del tomate“, causantes de enfermedades de graves repercusiones económicas en los cultivos. Los autores, todos ellos expertos en la temática tratada, no pierden la perspectiva divulgativa sin renunciar al rigor científico imprescindible en este ambito.

En cuanto a las secciones fijas de la revista, la verdad es que ofrecen una colección de contribuciones de gran interés, desde su presentación, con una referencia oportuna a los bacteriófagos (o “fagos”) cuando se cumple un siglo de su descubrimiento, hasta las ya habituales secciones Sin ciencia no hay futuro (que sería deseable que no hubiera motivo para mantener, pero desgraciadamente sigue habiendo motivos para recordar que recortar los presupuestos en I+D es tan eficaz para salir de una crisis económica como ingerir arsénico para superar un infarto cerebral), y “Noticias de actualidad“, donde nos recuerdan la importancia de los programas de vacunación, en una época en que algunos sectores poco informados, y de forma temeraria e irracional, rechazan estas herramientas fundamentales para la salud pública que son las vacunas, lo que ha acarreado recientemente brotes de enfermedades que se creían vencidas, como la tos ferina o el sarampíón. Además, entre otras noticias, se recoge en esta sección la reciente emergencia del virus Zika en Brasil, la monitorizacion de la eficacia de la vacuna estacional de la gripe de la pasada temporada, y la necesidad de nuevas terapias frente a la pléyade de virus que pueden afectar al ser humano, pues el arsenal de medicamentos eficaces frente a las infeccioes víricas es aún muy escaso.

La sección “Congresos y reuniones científicas” cuenta con una detallada reseña sobre el XIII Congreso Nacional de Virología que tuvo lugar en Madrid del 7 al 10 de junio de 2015. Dentro de éste tuvo lugar una sesión sobre “Enseñanza y difusión de la virología” (de la cual dimos cuenta ya aqui en el blog: ver el siguiente enlace) de la que hace un magnífico resumen en la sección “Docencia” nuestro compañero José Antonio López-Guerrero (JAL), quien moderó dicha sesión.

En la habitual sección “Historia de la virología” el Dr. Nájera nos describe el papel que tuvo el tabaco en el descubrimiento de los virus. En efecto, el virus del mosaico del tabaco fue el primer “virus filtrable” que se descubrió, abriendo así un nuevo campo a la ciencia con notables repercusiones en beneficio de la humanidad. A ese descubrimiento, nos narra el Dr. Nájera, no fue ajeno el interés económico por un cultivo como es el del tabaco, que generaba en aquella época un importante de beneficio económico, lo suficiente como para impulsar la investigación necesaria para encontrar la causa de una de las enfermedades que amenazaban semejante negocio.

Ya es clásica la “Entrevista a un virólogo” en esta revista. En el caso del presente número, se trata de la entrevista a una viróloga eminente, como es la Dra. Margarita Salas, quien no se muerde la lengua al señalar la situación de precariedad que está atravesando la ciencia en España actualmente, y lo hace desde le conocimiento de causa que dan varias décadas de dedicación a la investigación plagadas de éxitos. No tiene desperdicio.

El número se completa con secciones dedicadas a “Virología y sociedad” (“Más allá de la virología”: con un artículo sobre el precio justo de los medicamentos, titulado “la burbuja del medicamento”, y “Filosofía y ciencia”, con un artículo sobre el concepto de progreso aplicado a la interpretación de las células y los virus), “Más vale una imagen” (con una reflexión muy oportuna acerca de los movimientos antivacunación, ante una imagen consistente en una caricatura sobre la práctica de la vacunación, coetánea a su descubridor Edward Jenner), “La vida y las palabras” (donde Carlos Briones nos sigue deleitando con otra muestra de la relación entre la literatura -en este caso lapoesía- y la virología, en este caso el virus del SIDA-, en una segunda entrega sobre este tema), “Comentarios de artículos” (muy interesantes todos, pero yo destacaría especialmente el que describe los resultados de la primera vacuna frente al virus ebola autorizada para su uso experimental en un brote real) , “Libros recomendados” (muy buena selección, de mucha actualidad algunos de ellos, como “Ebola: tan cerca y tan lejos” de Echevarria, J.M. y cols) y “Premios“, donde se hacen eco, entre otros premios, del ultimo premio recibido por este blog sobre virus emergentes. ¡Gracias!

Én definitiva, un más que interesante número de una revista que se supera día a día, con mucho entusiasmo por parte de su comité editorial. cuya coordinación recae en Ana Mª Domenech y Vicente Pallás, a quienes hay que dar la enhorabuena por el magnífico resultado.

 Apéndice

Virus emergentes

Vol. 15 nº3 (2015)

Etiquetas: ,
Categorias: General, Nuevos virus

¿Como es un laboratorio de alta seguridad biológica por dentro?

Hace unos días vinieron del programa Lab24 de RTVE a grabar un reportaje al CISA, el mayor centro de alta seguridad biológica de España, al cual dedicamos ya un post en este blog. El reportaje fue emitido el pasado día 8 de diciembre. En mi opinión es un buen reportaje, y refleja bastante bien lo que es el CISA, que es el centro donde yo trabajo, así que he pensado que podría ser de interés para mostrárselo a los lectores de este blog. Para verlo pueden pinchar en el siguiente enlace o en la imagen siguiente:

NOTA: Pueden verme hablando de enfermedades emergentes a partir del minuto 7 y 45 segundos. No es que diga mucho, ni lo haga con mucho entusiasmo (se me da mejor escribir, no hay duda), pero bueno, así por lo menos me pueden ver.  Por cierto, se dice algo incorrecto inmediatamente antes de mi intervención: la enfermedad del Nilo Occidental no es transmitida desde los caballos a las personas, sino desde los mosquitos a las personas y a los caballos (para un resumen sobre esta enfermedad, consultese el post “El virus West Nile (Nilo Occidental): Preguntas y respuestas” en el siguiente enlace). En fin, un ligero patinazo (no es el único a lo largo del reportaje), perdonable dada la prisa con la que se preparan estas cosas.

 

Más posts sobre bioseguridad en este blog:

Bioseguridad: Instalaciones de alta seguridad biológica en España (I). El CISA

Bioseguridad: Instalaciones de alta seguridad biológica en España (II). El CReSA

Bioseguridad: Instalaciones de alta seguridad biológica en España (III). El Laboratorio de Seguridad Biológica L- 3 de VISAVET – UCM

Bioseguridad: Instalaciones de alta seguridad biológica en España (IV). El Laboratorio Central de Veterinaria del MAGRAMA


 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,
Categorias: Bioseguridad

El blog de los virus emergentes en los medios y por la divulgación científica

Tras un paréntesis debido a una temporada de intenso trabajo vuelvo a ofrecer un post a los lectores del blog, que me imagino que ya se estaban impacientando. Un breve repaso de los temas actuales en torno a emergencias sanitarias debidas a virus emergentes por el mundo, con focos de Ebola aún activos en África Occidental después de un año largo desde los primeros casos declarados, con el coronavirus MERS extendiéndose hacia países tan alejados de Oriente Medio como Corea del Sur, con el virus chikungunya expandiendose por el continente americano, donde hace ya tiempo superó el millón de casos humanos, o en fin, con nuevos virus “viajeros” como el virus Zika saliendo de África para invadir nuevos continentes, como Oceanía y más recientemente, América del Sur, entre otros ejemplos, nos indican que los virus emergentes siguen dando guerra, y por tanto este blog tiene mucha tarea por delante para seguir siendo referencia en la divulgación sobre todo lo relativo a estos pequeños agentes infecciosos en español.

El caso es que el blog ya va despertando cierto interés en el ámbito de la divulgación científica, especialmente a raíz de los premios recibidos, el últimos de ellos otorgado el pasado 22 de Abril, por la Fundación para el Conocimiento Madri+d. Con motivo de este ultimo premio la Fundación madri+d publicó el pasado 15 de junio en su noticiario web una entrevista en la que me preguntan por el blog, el post galardonado este año, que trata acerca de los nombres de los virus, la motivación para escribir sobre estos temas, y cómo hacer para mejorar los canales de divulgación científica para llevar el conocimiento científico a la sociedad. Creo que a los lectores del blog les puede interesar leer esta entrevista, qeu pueden encontrar en el siguiente enlace.

Con el mismo motivo (el premio de este año), el pasado 20 de mayo fui entrevistado en directo en el programa de Radio Nacional de España “24 horas”, por Miguel Ángel Domínguez, dentro del espacio “ciencia” que se emite los miercoles a partir de las 10 h. Para los que no pudieron escucharlo en su día, el podcast de la entrevista puede escucharse en el siguiente enlace (cominenza en el minuto 16′ 51”, después de lo del cáncer).

Por último, durante el ultimo Congreso Nacional de Virología celebrado en Madrid entre el 7 y el 10 de junio, fui invitado a participar en una mesa redonda titulada “Docencia y divulgación de la virología“, moderada por el virólogo y excelente divulgador científico José Antonio López Guerrero (JAL) y en la que participaron las docentes de la Universidad Complutense Esperanza Gómez-Lucía y Ana Doménech, el profesor de Enseñanza Secundaria Javier Medina, el periodista científico de Radio Nacional de España Manuel Seara, el jóven virólogo y divulgador Rafael N. Áñez y yo mismo. Ante una audiencia compuesta por gente joven, principalmente  estudiantes de grado, máster y doctorandos en virología, junto con asistentes “senior” al congreso, que con su asistencia mostraron que hay interés por la divulgación en el ambito de la ciencia de los virus, se fueron desgranando los temas del programa: “La enseñanza de la virología a nivel preuniversitario” (J. Medina); “La radio como difusora de información sobre virología” (M. Seara); “Virología para todos en revistas de divulgación gratuitas y “online”" (A. Doménech); “Difusión de la virología en blogs y otros medios y redes sociales” (yo);  “Los juegos como herramientas en la enseñanza de la virología” (E. Gómez-Lucía) y “Jóvenes virólogos recibiendo el testigo” (R.N. Añez). Pueden encontrar un resumen de cada una de estas intervenciones en el Libro de Resúmenes del Congreso, disponible de forma gratuita en el siguiente enlace:

Libro de Abstracts del XIII Congreso Nacional de Virología

Hice un poster para la ocasión.  Habla de este blog entre otras cosas. Está en inglés porque, lo crean o no, era el idioma oficial del Congreso (la mesa redonda sobre docencia y divulgación de la virología fue la única “concesión” al español en todo el congreso). A continuación, como colofón a este post, les dejo el poster, con un resumen en español al final. Espero que les guste.

 

 

La ciencia es una parte importante de la cultura, y como tal su difusión debe figurar entre las prioridades en la agenda de actividades de I+D en cualquier sociedad avanzada. Ello requiere la implicación de las instituciones y de la sociedad civil en general, pero muy en particular exige a los investigadores un esfuerzo especial, pues nadie como ellos posee un conocimiento profundo de las disciplinas científicas que cultivan y de sus avances más recientes. Las nuevas tecnologías, en particular internet y las herramientas de comunicación social denominadas popularmente “redes sociales”, ponen al alcance de los científicos nuevas herramientas que facilitan la difusión del conocimiento directamente desde el laboratorio a los ciudadanos. Estas nuevas herramientas deben plantearse como complementarias a los medios más tradicionales de divulgación científica (libros, revistas de divulgación, secciones especializadas en la prensa y medios de difusión, documentales, conferencias, tertulias, etc) ya que todos han de tener cabida en la sociedad del conocimiento, formando un ecosistema en el que coexistan e interaccionen divulgadores procedentes del ámbito de la práctica científica con periodistas y expertos en comunicación con buena formación y conocimientos especializados en las variadas disciplinas científicas.
En el caso concreto de la virología, la difusión de conocimiento basado en la evidencia científica tiene un significado especial debido al amplio impacto que tienen las noticias relacionadas con las epidemias producidas por virus, notablemente aquellas que por su elevada mortalidad, como la reciente epidemia de enfermedad por virus Ebola, producen miedo e inseguridad en la población. Es en esta disciplina donde hay que poner especial empeño en dar información veraz, científicamente fundamentada, que proporcionen a los ciudadanos los conocimientos necesarios para poder “metabolizar” las avalanchas de información que se producen de tanto en tanto acerca de cualquier tipo de alerta biológica. Sin embargo, no todo lo que se publica a través de las redes sociales es útil en este sentido, y cada vez es más necesario establecer unos sistemas de calidad que permitan al público identificar información fiable.
El blog “Virus emergentes y cambio global” alojado en la web “madri+d” (http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/) divulga desde 2012 sobre temas de actualidad en torno a los virus emergentes y las enfermedades que producen. Va dirigido un público amplio, de habla hispana. Por el momento ha publicado 70 posts y recibido unas 100.000 visitas. Ha sido premiado en las dos últimas ediciones de los Premios madri+d de comunicación científica.

 

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: Comunicación

“Virus emergentes y cambio global”: tres años de blog

 

Hoy hace 3 años que publiqué el primer post de este blog: “Un mundo pequeño para unos seres diminutos, los virus emergentes“, auténtica declaración de principios de este blog. Desde entonces, he ido publicando regularmente (61 posts en total) procurando seguir esas directrices que me marqué en aquel primer post.

En tres años el blog ha ido creciendo, siendo cada vez más leído y difundido. Los posts tienen cada vez más visitas, más comentarios, más interacciones, lo cual me produce mucha satisfacción y compensa el esfuerzo que supone sacar un poco de tiempo libre para mantenerlo a un nivel cuando menos digno.

En este último año la actividad del blog ha menguado en comparación con los años anteriores: si en promedio iba publicando dos posts al mes, en este tercer año ese promedio se ha reducido prácticamente a la mitad. En total han sido 14 posts (pueden encontrar la lista completa al final de este), y como no podía ser de otra manera, el tema predominante ha sido el virus ébola, un virus emergente en África Occidental al que hemos dedicado 5 posts, en el año en que este virus no solo produjo una epidemia sin precedentes en África, que sigue actualmente sin control, sino que por primera vez salió de África, produciendo casos secundarios en países que hasta ahora bien poco podían pensar tener casos autóctonos de esta enformedad, entre ellos España, donde se produjo el primero de estos casos. Sin duda mientras esta epidemia continue estando activa en África seguirá copando una buena parte de la atención de todos aquellos que nos dedicamos a los virus emergentes y las alertas sanitarias producidas por éstos. En este blog iremos siguiendo la evolución de los brotes de ebola y deseamos que en este año de 2015 se controle y erradique por fin esta lacra que tanto daño está causando en unos países de por sí muy depauperados.

Por supuesto, el ébola no ha sido el único protagonista del blog este año. Ha habido dos posts dedicados a centros de alta seguridad biológica en España (el CISA y el CReSA), un tema que continuará en desarrollo en 2015. También hablamos de la comunicación de alertas sanitarias, hemos continuado tratando la emergencia de virus Chikungunya, que desde que surgió en America en 2013, lleva ya más de un año expandiéndose y produciendo enfermedad en un territorio “virgen” hasta ahora para este virus. En 2015 seguiremos desde este blog la evolución de este virus emergente en América y en otras zonas afectadas.

Uno de los posts del año 2014 estuvo dedicado a un tema recurrente en este blog: los nombres de los virus. En el post titulado: “Cuando dos virus terminan siendo el mismo” traté tres casos de nombres de virus sinónimos y cómo fueron resueltos.

Como en años precedentes, no faltó la nota reivindicativa, que en lo concerniente a este blog, hace particular enfasis en el impacto brutal que está teniendo el recorte sin precedentes del presupuesto para investigación en España desde hace unos años. Ello ha motivado que muchos científicos hagan las maletas y se vayan a trabajar a otros países, en un exilio científico sin precedentes, con la consiguiente pérdida irreemplazable de materia gris, ya escasa pero imprescindible en España, y el despilfarro de los recursos invertidos en generarla en los años precedentes, y que no será aprovechada sino por otros que entienden mejor el papel de la I+D en la pujanza de un país.

En las reseñas, uno de últimos posts del pasado año se hizo eco de la publicación de un nuevo número de la revista “Virología“, publicación oficial de la Sociedad Española de Virología, que consisió en un interesante monográfico sobre zoonosis víricas y el concepto “Un mundo, una salud. Precisamente, Uno de los últimos posts de 2014 lo dediqué a reproducir la entrevista que hice a Antonio Tenorio, virólogo del Centro Nacional de Microbiología, perteneciente al Instituto de Salud Carlos III, y que fue previamente publicada en ese número de la revista “Virología”, y cuya lectura recomiendo vivamente.

Este blog no sería nada sin sus lectores, que son cada día más. En este año hemos cuadruplicado las visitas recibidas en los dos años precedentes, sobrepasando las 85.000 visitas. Hay que reconocer que el ébola ha ayudado un poco en este aspecto (hubo “picos” de más de 1000 visitas diarias en septiembre-octubre), pero en cualquier caso ha sido un año muy bueno en difusión, y sobre todo en interacicones con los lectores. Como es lógico, tratándose de un blog en español, la mayor parte de las visitas proceden de España y del mundo latinoamericano, y destacan especialmente en este ultimo año las visitas desde Mexico, Venezuela, Estados Unidos, Colombia, Argentina y República Dominicana, entre otros países de América, y en ello sin duda influye la inquietud que provoca la expansión por aquellas tierras del virus chikungunya. El número de comentarios ha  ido en aumento igualmente, lo cual me es especialmente grato, y he de decir que me empeño en contestar, aunque a veces exija un esfuerzo extra… La difusión en Tweeter y otras redes sociales también ha aumentado (recordemos a los lectores la cuenta de Tweeter asociada a este blog: @Virusemergentes). Todo ello es muy satisfactorio y aprovecho para dar las gracias a los lectores por ello. En 2015 seguiré publicando en el blog todo lo que considere que pueda tener interés dentro del mundo de los virus emergentes,  tal y como he ido haciendo hasta ahora.

Feliz 2015 a todos los lectores.

Apéndice: posts de 2014

 

Fecha Titulo Enlace
12-1 Virus emergentes: dos años de blog http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/2014/01/virus-emergentes-dos-anos-de-blog/
7-4 Cuando dos virus terminan siendo el mismo http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/2014/04/cuando-dos-virus-terminan-siendo-el-mismo/
14-4 Ebola y otros virus emergentes http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/2014/04/ebola-y-otros-virus-emergentes/
16-6 Fiebre por virus Chikungunya…¿en España? http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/2014/06/fiebre-por-virus-chikungunya-en-espana/
8-8 Alerta internacional por virus Ebola, 2014 http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/2014/08/alerta-internacional-por-virus-ebola-2014/
27-9 Ébola, África Occidental, 6 meses después: ¿es un virus emergente? http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/2014/09/ebola-africa-occidental-6-meses-despues-es-un-virus-emergente/
22-10 Preparación en Europa ante el riesgo de importación de casos de ébola http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/2014/10/preparacion-en-europa-ante-el-riesgo-de-importacion-de-casos-de-ebola/
25-10 Bioseguridad: Instalaciones de alta seguridad biológica en España (I). El CISA. http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/2014/10/bioseguridad-instalaciones-de-alta-seguridad-en-espana-i-el-cisa/
8-11 Alertas sanitarias y comunicación ¿asignatura pendiente? http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/2014/11/alertas-sanitarias-y-comunicacion-asignatura-pendiente/
19-11 Bioseguridad: Instalaciones de alta seguridad biológica en España (II). El CReSA http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/2014/11/bioseguridad-instalaciones-de-alta-seguridad-biologica-en-espana-ii-el-cresa/
26-11 Exilio científico: comunicado desde la Federación de Jóvenes Investigadores/Precarios http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/2014/11/exilio-cientifico-comunicado-desde-la-federacion-de-jovenes-investigadoresprecarios/
6-12 Nuevo número de la revista “Virología”: Zoonosis víricas. “Un mundo, una salud” http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/2014/12/nuevo-numero-de-la-revista-virologia-zoonosis-viricas-un-mundo-una-salud/
9-12 Entrevista a un virólogo: Antonio Tenorio, “Un virólogo de salud pública” http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/2014/12/entrevista-a-un-virologo-antonio-tenorio-un-virologo-de-salud-publica/
21-12 Ebola en África occidental: actualización, 19 de diciembre de 2014 http://www.madrimasd.org/blogs/virusemergentes/2014/12/ebola-en-africa-occidental-actualizacion-19-de-diciembre-de-2014/

 

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: General

Ebola y otros virus emergentes

Como sabrán (y si no lo saben, ya se lo digo yo aquí) desde hace unas semanas se ha declarado un brote de fiebre hemorrágica por virus Ébola en África Occidental, que se centra en Guinea (Conakry) y afecta a otros países fronterizos (fundamentalmente a Liberia). Hasta el momento se han contabilizado alrededor de 160 casos de enfermedad, de los que han fallecido unos 100. El virus Ébola tiene una merecida mala fama de terrible patógeno, casi de plaga bíblica, por su alta mortalidad (alcanza el 90% en algunos brotes, y no suele bajar del 50%). Sin embargo, los brotes de Ébola no son novedad en África, donde se detectan cada cierto tiempo, variando en intensidad desde unas pocas decenas a unos pocos cientos de casos. El origen de los brotes es incierto, aunque casi con seguridad se trata de una zoonosis que se contagia desde algún reservorio vertebrado (posiblemente alguna(s) especie(s) de murciélagos) al hombre y a otros primates que entran en contacto con animales infectados. La enfermedad se transmite por contacto entre humanos (debe ser un contacto estrecho), y tiene un enorme impacto en las poblaciones afectadas. En el caso actual de Guinea, ni el brote es más grave ni más letal que otros precedentes (podríamos decir que está en la media) si bien está afectando zonas que nunca habían padecido esta enfermedad.

No obstante, en los medios informativos los brotes de Ébola son muy difundidos y tienen gran presencia, quizá por encima de la que correspondería por las cifras de afectados. Por ejemplo, en la misma zona afectada por estos brotes de Ébola se vienen produciendo anualmente unos 1000 casos de fiebre hemorrágica por virus de Lassa, una enfermedad endémica en la zona y con una mortalidad de alrededor de un 10% de los casos, pero esto no sale nunca en los medios, al menos en los medios occidentales que sin embargo si prestan mucha atención al Ébola, probablemente porque esta enfermedad es mucho más conocida que la del virus de Lassa. Seguramente en esta diferente sensibilidad tanto de los medios como del público a los brotes de virus Ébola no son ajenos bestsellers y películas que explotan el lado “catastrofista” de los virus, como “Estallido” (Outbreak), de Wolfgang Petersen (1995).

En este contexto se agradece leer artículos como los que publica Diario Médico hoy, en los que se pone en contexto el mencionado brote de virus Ébola en África Occidental, al hablar de este virus en conjunto con otros virus que representan problemas sanitarios importantes a nivel global. Por el interés que creo que despertará en los lectores de este blog reproduzco a continuación el artículo con permiso de las autoras del mismo.

(Ah, no dejen de votar en la encuesta de este mismo número del Diario Médico sobre si es necesario un laboratorio de investigación microbiológica de nivel 4 de biocontención en España: enlace)

ENTRE EL ALARMISMO Y LA CAUTELA

Ocho amenazas emergentes

La mayoría de los virus emergentes resultan menos vitales que el Ébola, pero tienen una mayor incidencia. Muchos patógenos requieren un nivel 4 de bioseguridad, que no está disponible en España ni en otros países.

María Sánchez-Monge. Sonia Moreno. Madrid.   |  14/04/2014 00:00

El último brote del virus del Ébola, con epicentro en el sur de Guinea, puede colear entre dos y cuatro meses más, según estima la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ahora, este virus trae en jaque a diferentes organizaciones sanitarias, una alarma justificada por su alta mortalidad (más del 50 por ciento), pero no es la única amenaza que hay que vigilar. María Paz Sánchez-Seco, del Laboratorio de Arbovirus y Enfermedades Víricas Importadas en el Centro Nacional de Microbiología (CNM), del Instituto Carlos III (Majadahonda, en Madrid), considera necesario mantener el equilibrio entre el alarmismo y la cautela.

“A pesar de la baja prevalencia de este tipo de enfermedades en España, existe un riesgo real; de cara a la salud pública, los programas de vigilancia son muy necesarios”. La científica recuerda que la visión que se tiene de estas enfermedades varía mucho desde un país afectado a uno desarrollado. En este último incluso puede resultar algo cínica: “Un ejemplo claro es el virus West Nile o del Nilo Occidental que se describió hacia 1935 en África, y que desde entonces ha circulado y causado multitud de brotes. Sin embargo, las referencias bibliográficas científicas posteriores a 1999 son llamativamente más abundantes que las anteriores a esa fecha, cuando se produjo el brote en Nueva York”.

Esto podría explicar, en parte, la poca atención que se ha prestado desde un punto de vista de la investigación a los virus emergentes. Otra razón es que algunos de ellos exigen infraestructuras de alta bioseguridad, de nivel 4, algo que no está al alcance de cualquier laboratorio. En el CNM -donde se encuentra el grupo de Arbovirus puesto en marcha por Antonio Tenorio y que ahora dirige Sánchez-Seco- se encuentra un laboratorio de nivel 3, al que se remiten muestras de pacientes para su diagnóstico.
Miguel Ángel Jiménez-Clavero, científico del Centro de Investigación en Sanidad Animal (CISA), lamenta que en España no haya ni un laboratorio con nivel 4 de biocontención. En estos centros podría desarrollarse la investigación en tratamientos y vacunas del Ébola, así como de otros virus causantes de fiebre hemorrágica especialmente peligrosos, como el de Marburgo, los de Crimea-Congo y ciertos arenavirus.
Vacunas
Estos patógenos se encuentran huérfanos de vacunas. Una revisión publicada en Expert Review of Vaccines por Andrea Marzi, del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, ilustra lo que ocurre en el caso del Ébola, que es extrapolable al resto de amenazas.

Se han realizado multitud de ensayos con vacunas de ADN, de subunidades y con vectores víricos con resultados muy prometedores en primates no humanos, pero en ningún caso se ha conseguido progresar más allá de la fase II de ensayos clínicos. La autora considera que existe una barrera económica.

Mientras se consigue financiación, son muchas las lecciones sobre el Ébola que se están aprendiendo. Por ejemplo, los anticuerpos se han revelado como un mecanismo de protección cuando se usan vacunas basadas en vectores de rabdovirus. En cambio, la eficacia de la estrategia basada en adenovirus depende también de las células T CD8+.

 

Ébola

Uno de los patógenos más letales de la historia

Ha habido hasta 34 brotes de virus del Ébola -que causa fiebre hemorrágica- antes del actual. En cada uno se produjeron entre decenas y pocos cientos de casos, en algunos de los cuales la mortalidad llegó hasta el 90 por ciento.
Ana Negredo, del CNM, indica que no se conoce el hospedador natural del virus, pero se sospecha de ciertas especies de murciélago. Es un ebolavirus, de la familia Filoviridae, del que se han descrito cinco especies diferentes, denominadas según su lugar de descubrimiento: Bundibugyo, Zaire, Reston, Sudán y Costa de Marfil..
El estudio de sus principales factores de virulencia ha revelado la importancia de su glicoproteína, que produce un efecto citopático, aumenta la permeabilidad del endotelio y favorece la extravasación de líquidos. Otras dos proteínas, VP35 y VP24, son antagonistas del interferón, un potente antiviral natural.
En uno de los últimos avances en el estudio de este patógeno han participado investigadores del Hospital 12 de Octubre, de Madrid, que han conseguido bloquear la entrada del Ébola y del VIH en las células dendríticas con una proteína modificada.

Dengue

El mosquito tigre acerca la enfermedad a España

La OMS calcula cien millones de infecciones anuales de dengue, pero un reciente estudio, publicado en Nature, reveló que en realidad ascienden a 400 millones. Leticia Franco, del CNM, aclara que la diferencia se debe a que se incluyen los casos subclínicos.
Hay cuatro serotipos, con diferente grado de virulencia. La enfermedad puede variar desde el cuadro asintomático hasta síntomas más graves como hemorragias y choque con riesgo mortal. 
Entre las líneas de investigación está determinar los factores de virulencia del virus; también, analizar la proteína de la envuelta vírica para perfeccionar los métodos diagnósticos. La compañía Sanofi trabaja en una vacuna que incluye las diferentes cepas del dengue. 
El sur de Europa está infectado con el mosquito tigre (Aedes albopictus), que al igual que Aedes aegypti, puede ser vector del virus. En 2012-13 se detectaron más de 2.100 casos en la isla de Madeira, donde sí se encuentra A. aegypti. La presencia del mosquito tigre en la cuenca mediterránea hace de España un país vulnerable a potenciales brotes de esta enfermedad.

Chikungunya (1)

Mutaciones genéticas y crecimiento vectorial explican su expansión

Este alfavirus no comparte familia, pero sí similitudes con el dengue: en ambos, el hombre actúa como huésped amplificador. El sonado brote de chikungunya en Rávena (Italia), en 2007, se inició con un viajero procedente de India. En este caso, los vectores -los mismos mosquitos que emplea el virus del dengue- se aliaron con el efecto amplificador de las personas infectadas, y dieron como resultado unos 200 enfermos. Fiebre y dolores articulares son los principales síntomas. María Paz Sánchez-Seco, del CNM, destaca la buena actuación frente al brote italiano. “Desde entonces no se han registrado nuevos casos en estas regiones, gracias a los servicios de control vectorial, que junto con la vigilancia epidemiológica son claves para frenar la expansión de potenciales brotes”. En España, los primeros en describir la presencia de mosquitos tigre, en Sant Cugat del Vallés, fueron los profesionales del Servicio de Control de Mosquitos del Bajo Llobregat (Barcelona).

Cuestión de tiempo
Como recuerda Miguel Ángel Jiménez-Clavero (CISA), se ha identificado una variante implicada en una mejor adaptación al mosquito Aedes. Es una mutación genética reciente que mejora la eficacia del ciclo del virus, y que explica el mayor éxito actual del chikungunya. “No estamos libres”, reconoce el científico.” Tenemos el vector, el mosquito tigre, en nuestra costa. Es cuestión de tiempo.

Arenavirus (2)

Brotes periódicos del virus Lassa favorecidos por contacto con roedores

gunos de los arenavirus producen fiebre hemorrágica; es el caso de los arenavirus del Viejo Mundo, entre los que se cuenta el virus Lassa, y que circulan en África. De hecho, el virus Lassa, del que ahora hay un brote en Nigeria, produce brotes casi con una periodicidad anual. Cada arenavirus utiliza como reservorio una especie de roedor concreta.
La transmisión al hombre se produce mediante la inhalación de aerosoles contaminados con excrementos de los roedeores contaminados, o a través de mordeduras y heridas.

Nuevo Mundo
Los arenavirus del Nuevo Mundo circulan en zonas determinadas de América, como el virus Junín, en Argentina, y el Machupo, en Bolivia, ambos causantes también de fiebre hemorrágica. El arenavirus de la coriomeningitis linfocitaria, cuya distribución se encuentra en todo el mundo, produce un síndrome neurológico que puede ser grave.
No hay un tratamiento eficaz para la infección por estos virus. Se administra ribavirina para tratar el virus Lassa y se ha observado eficacia, pero ha de ser durante los primeros días en que aparecen los síntomas. Tampoco cuentan con una vacuna, salvo el virus Junín, localizado en territorio argentino. Además, éste es el único lugar donde la inmunización está aprobada y se puede administrar. Son virus de nivel de bioseguridad 4, lo que limita su investigación.

 

Fiebre Amarilla (3)

Una protección efectiva que se administra a viajeros

La infección por fiebre amarilla no tiene tratamiento curativo, solo de soporte, pero sí cuenta con una vacuna eficaz. La inmunización está integrada por virus atenuados y se administra en una sola dosis subcutánea: induce en unos días la producción de anticuerpos específicos protectores. Se recomienda y administra a los viajeros a zonas endémicas, en África y América.

Este tipo de virus no se encuentra en Asia.
Esta enfermedad febril aguda se transmite a los seres humanos a través de picadura de mosquito; el virus se multiplica principalmente en el hígado produciendo cambios variables en su estructura y función. Según recoge un informe elaborado por la Sociedad Española de Microbiología Clínica, bajo la coordinación de Ana Negredo (CNM), la infección presenta un amplio espectro de gravedad, desde la infección subclínica, que en África llega hasta el 80 por ciento de los casos durante las epidemias, hasta la enfermedad mortal, que se produce entre el 20 y el 50 por ciento de las infecciones aparentes en una epidemia. El periodo de incubación varía de tres a seis días tras la picadura.

Hantavirus (4)

El riesgo de fiebre hemorrágica renal o un síndrome pulmonar

Este género de virus se transmite por roedores infectados. Se estiman entre 150.000 y 200.000 casos de infección por hantavirus cada año, la mayoría localizados en Asia, aunque también se encuentran algunas de estas cepas llamadas del Viejo Mundo en el centro y norte de Europa. Aquí se han detectado infecciones que pueden causar nefropatía y fiebre hemorrágica con síndrome renal. En América, los llamados hantavirus del Nuevo Mundo producen el síndrome pulmonar por hantavirus, un cuadro que puede revestir gravedad, con una mortalidad de entre el 60 y el 80 por ciento. Pese a ello, no hay vacunas ni tratamientos eficaces para estos patógenos. Al igual que ocurre con los arenavirus, la transmisión se produce mediante inhalación de aerosoles y al entrar en contacto con heridas.

Virus ‘west nile’ (5)

Inmunización eficaz para el caballo, pero todavía sin vacunas humanas

Hay vacunas eficaces para proteger a los caballos, pero de momento no las hay para humanos, en los que el virus del Nilo Occidental puede causar desde una fiebre benigna a una encefalitis grave y letal; esto último en menos del 1 por ciento de los casos.
Miguel Ángel Jiménez-Clavero (CISA), que investiga en este virus en su laboratorio de nivel 3 con medidas adicionales de seguridad, apunta que “es un virus muy parecido al de la hepatitis C. No hay tratamiento curativo. En Israel, donde se conoce desde hace más tiempo (década de 1950), se han realizado estudios con inmunoglobulinas obtenidas de personas que han pasado la infección. Esta sueroterapia ha cosechado cierto éxito”.

Ana Vázquez, del CNM, ha descrito un nuevo linaje en Andalucía-se cuentan hasta ocho, aunque los más patogénicos son el 1, y ahora, más recientemente, el 2- que transmite el mosquito Culex pipiens. Se piensa que en esta región el virus es endémico. Alrededor de cien caballos sufrieron un brote en 2010 en Cádiz. También se detectaron dos casos autóctonos de personas en el área gaditana; previamente, se había descrito una infección en un viajero a Badajoz. En Estados Unidos, desde 1999, año en que entró la enfermedad, se han registrado más de 30.000 casos de enfermedad y entre 1.300 y 1.400 muertes.

Marburgo (6)

Un candidato perfecto para el desarrollo de armas biológicas

Al igual que ocurre con el virus del Ébola, el de Marburgo plantea una preocupación, además de por el inadecuado control de sus potenciales brotes, por su posible uso como arma biológica. Eso se traduce en un interés por encontrar medidas profilácticas eficaces. Sin embargo, estos dos filovirus requieren medidas de seguridad de nivel 4, por lo que son pocos los laboratorios autorizados para investigar con ellos.

Es un virus muy parecido al Ébola en cuanto al lugar donde se encuentra y la sintomatología que produce. Sin embargo, hay algunas diferencias significativas. Una de ellas es que los brotes de Ébola se producen sobre todo en zonas de selva, mientras que el virus de Marburgo se localiza en la sabana. Por esta razón, también son distintas las especies de murciélagos que actúan como reservorios.

Los dos grandes brotes que ocurrieron de forma simultánea en Marburgo y Fráncfort (Alemania) y en Belgrado (Serbia) en 1967 llevaron a la identificación de la patología por primera vez. Las tasas de mortalidad de este patógeno han oscilado entre el 24 y el 88 por ciento.

Etiquetas: , , , , , , , , ,
Categorias: Nuevos virus

Virus emergentes: dos años de blog

Hace dos años que publiqué la primera entrada de este blog sobre virus emergentes y cambio global, titulada “Un mundo pequeño para unos seres diminutos: los virus emergentes“, en la que expresé la “declaración de intenciones” del mismo: informar y divulgar el conocimiento acerca de los virus emergentes en el contexto de un mundo en constante cambio, sin alarmismo ni sensacionalismo, y con el máximo rigor científico.

Permitan que recuerde algunas frases de aquella primera entrada:

 …para los que no se pasan el día husmeando en el mundo de estos pequeños seres, el atractivo de los virus emergentes es aquel que explota su “lado salvaje”, su poder devastador, su capacidad de destrucción. Aviso que no será este el aspecto en el que se incidirá en este blog. El aspecto “catastrofista” de los virus emergentes ya está demasiado sobredimensionado, sobre todo por la mayoría de los medios de comunicación, ayudados por algunas superproducciones cinematográficas, lo que supone que desgraciadamente es este aspecto sensacionalista de los virus emergentes lo que más llega al público. La idea más generalizada sobre los virus emergentes es la que se asocia a los “bombardeos mediáticos” que acompañaron episodios como el de la gripe aviar, o el más reciente de la nueva gripe A H1N1. asociados a una iconografía básica proporcionada por películas como “Estallido” (Outbreak, 1995).

Hoy podríamos añadir más películas que explotan ese lado “catastrofista” de los virus, como Contagio (2011), quizá más realista que la anterior en algunos aspectos científicos (estuvo asesorada por un magnífico virólogo de la Universidad de Columbia: Ian Lipkin), pero igual de catastrofista. El género de catástrofes en el cine siempre ha tenido mucho tirón, y se puede decir que se ha consolidado un subgénero, el de las pandemias catastrofistas, que cumple perfectamente con la misión central de este tipo de cine, que es la de “amedrentar” al espectador.

Seguía diciendo en aquella entrada:

El miedo es natural y si se mantiene en unos niveles racionales puede servir para adoptar medidas de prevención adecuadas, pero cuando es irracional desencadena pánico, lo cual es completamente inútil y contraproducente. El miedo irracional surge de la ignorancia, así que una forma de combatirlo en este ámbito consiste en difundir el conocimiento científico disponible sobre los virus emergentes y las enfermedades que producen. Esta será la misión principal de este blog.  Estos pequeños organismos forman parte de nuestro medio natural y convivimos con ellos desde la noche de los tiempos, por lo que no está mal conocerlos mejor.

Así que la misión de este blog no es otra que combatir el miedo irracional hacia los virus mediante la divulgación del conocimiento sobre estos seres. No es eso lo que a menudo ocurre cuando los virus alcanzan notoriedad en los medios de comunicación general, ya que suele darse un “sesgo mediático” por el que…

 …la información más difundida en una crisis sanitaria no es la más veraz ni la más útil para solucionar el  problema, sino la que causa más alarma, porque es la que tiene más repercusión en el público, y por ende la que más periódicos vende y más audiencia consigue. Desde aquí intentaremos modestamente contrarrestar ese sesgo, con información basada en la evidencia científica sobre los virus emergentes y las consecuencias que tienen las crisis sanitarias tanto para las poblaciones humanas como para las especies animales, domésticas y silvestres que se ven afectadas.

Puse como ejemplo de ese sesgo el caso de la “gripe aviar“:

 En 2006 los medios difundieron “predicciones” de “expertos” que sostenían que la gripe aviar H5N1 (que por aquel entonces empezaba a generar alarma por causar algunas decenas de casos humanos), estaba destinada inexorablemente a producir una pandemia que causaría “millones de víctimas” de forma inminente. Desde luego, cuanto más “inminente” y más “millones de víctimas” fuera a causar, más atención recibía el “experto” que opinaba ante los medios, de forma que hubo una “selección natural” de “expertos” hacia aquellos que ofrecían cifras más alarmistas, en lo que, más que información científica, parecía una subasta.

Como bien sabemos, la tan anunciada (y temida) pandemia de gripe aviar H5N1 no se ha producido, al menos aún, lo que demuestra que no era tan “inminente” como se llegó a pronosticar. Entretanto, se ha producido otra pandemia, si, pero de gripe de origen porcino H1N1, que nadie pronosticó. Todo ello confirma el principio, ya enunciado en aquel primer post de este blog, de “imprevisibilidad de las enfermedades emergentes“. Desde luego, no hay que restar importancia a las alertas sanitarias que van surgiendo, y que siempre representan un riesgo que hay que vigilar y tratar de reducir en lo posible. Pero eso no justifica el catastrofismo mediático que rodea a muchas de ellas, en medio de las dudas que naturalmente surgen ante un nuevo riesgo sanitario. En este contexto los gestores, periodistas y público en general buscan respuestas, predicciones, seguridad, y la ciencia a veces no puede responder tan rápido. Como dice el virólogo alemán Christian Drosten, los virólogos “no somos Nostradamus“. Muchas veces se nos pide que hagamos predicciones como si tuviéramos una bola de cristal que nos deja ver el futuro, pero estamos hablando de fenómenos en gran medida imprevisibles, inesperados, sujetos al azar, que requieren abordajes complejos, y sobre todo tiempo para estudiarlos y comprenderlos. Y la escala de tiempo a la que tiene lugar la presión mediática ante cualquier alerta sanitaria (días o semanas) no es la de los proyectos de investigación (años). Es harto frecuente que surja una alerta sanitaria, y mientras se destinan fondos para investigar sobre ella y se adjudican a equipos competentes, la “urgencia mediática” de la alerta (que no la alerta en sí, que sigue su curso) ya ha pasado, antes incluso que los investigadores puedan ponerse manos a la obra, y cuando el proyecto de investigación ha terminado, varios años después, ya nadie se acuerde de aquella alerta, pues entre tanto han surgido otras que han reemplazado a la anterior en urgencia. El conocimiento así adquirido, sin embargo, es útil para luchar contra ese tipo de patógeno (que no desaparece así como así, y sigue siendo un problema sanitario a veces durante muchos años), pues se desarrollan nuevos enfoques para prevenir y combatir la enfermedad, vacunas y tratamientos, etc.  Los estudios científicos de cierta entidad son lentos, y esto es algo que no siempre comprenden los gestores, que exigen responder ante los interrogantes planteados por la nueva amenaza sanitaria con una celeridad que a veces es imposible alcanzar.

Desde su inicio, en este blog han ido “emergiendo” sucesivamente 47 posts (48 con éste). aproximadamente dos al mes, un promedio que he procurado mantener también este último año. En 2013 ha predominado la información sobre dos de los virus emergentes que mayor atención han concitado: el nuevo coronavirus MERS en Oriente Medio y los virus gripales, en particular la nueva cepa de gripe aviar H7N9 altamente patógena para el ser humano. No he olvidado comentar acerca de otros virus como el del síndrome de la fiebre grave con trombocitopenia en China y Japón, y el virus Schmallenberg en Europa.  He completado el año con diversos post de temática variada, desde curiosidades e historias relacionadas con los virus emergentes hasta novedades bibliográficas en español de interés en virología. En un año como este, en el que la inversión pública en I+D ha disminuido drásticamente en España, no han faltado los posts haciéndose eco de esa grave situación que afecta no solo a los científicos españoles, sino sobre todo a la sociedad española ya  su futuro como país.

A continuación se ofrece un resumen de lo publicado en 2013, con enlaces a cada uno de los posts mencionados:

  • Posts sobre el nuevo coronavirus MERS:
  1. Nuevo coronavirus de Oriente Medio: actualización.
  2. Preguntas y respuestas sobre el nuevo MERS-coronavirus.
  3. Reservorio animal del MERS-coronavirus: el círculo se estrecha.
  4. Primer caso de infección por nuevo coronavirus MERS en España.
  5. Primer diagnóstico de infección por coronavirus MERS en un camello (dromedario) enfermo en Jeddah (Arabia Saudí).
  • Posts sobre virus de la gripe:
  1. Gripe aviar A H7N9, China, 2013.
  2. Gripe aviar H7N9, China, 2013: actualización.
  3. La gripe y sus virus (I).
  4. La gripe y sus virus (y II).
  5. Gripe aviar H7N9, China, 2013: caso de probable transmisión de persona a persona.
  6. Vacuna contra la cepa gripal H7N9 emergente en China en 2013.
  • Posts sobre otros virus recientemente descritos:
  1. Virus del síndrome de la fiebre grave con trombocitopenia: un nuevo virus emergente en China y Japón.
  2. ¿Qué pasó con…el virus Schmallenberg?
  • Posts sobre historia y curiosidades acerca de los virus:
  1. Alejandro Magno y el virus West Nile.
  2. “¡Los virus SON VIDA!” (V Congreso Europeo de Virología, Lyon, 11-14 de septiembre de 2013).
  3. Murciélagos y virus.
  • Posts sobre la situación de la ciencia en España:
  1. La ciencia es el futuro.
  2. Luto por la Ciencia: 17 de octubre.
  • Post acerca de novedades bibliográficas en español sobre virología:
  1. Nuevo número de la revista Virología y monográfico sobre la polio en la Revista Española de Salud Pública.

En 2014 seguiré ofreciendo información  sobre los virus emergentes desde este blog y espero seguir manteniendo el interés sobre estos singulares bichos.

 

Etiquetas: , , ,
Categorias: General

¿Qué pasó con…el virus Schmallenberg?

Hoy estrenamos sección: “¿Qué pasó con…?” dedicada a recordar a aquéllos virus que protagonizaron episodios de emergencia “sonados” hace relativamente poco tiempo, pero que actualmente poca gente se acuerda de ellos. Ese es el destino final de todos los virus emergentes (o casi todos, unos pocos vienen para quedarse). Por mucha que sea la relevancia que adquieran en determinado momento de su “emergencia”, al final ésta pasa, y la mayoría quedan relegados al ostracismo de los virus: las publicaciones especializadas. Para inaugurar esta sección hemos elegido al virus Schmallenberg.

Anamnesis: ¿Recuerdan cómo hace dos años se detectó un brote de una extraña enfermedad en unas pocas explotaciones de vacas lecheras del land alemán de Renania-Westfalia, cerca de la ciudad de Schmallenberg, y a partir de un sofisticado análisis metagenómico, se descubrió un nuevo virus, que fue denominado “Virus Schmallenberg“? Este descubrimiento mereció uno de los primeros posts de este blog, allá por febrero de 2012  (Schmallenberg (Alemania: ¿otro nuevo virus?). La rapidez con la que se desarrolló una prueba específica que lo detectaba en muestras de animales bajo sospecha de padecer la enfermedad, y la agilidad con la que se distribuyó esa prueba entre los laboratorios de diagnóstico de la sanidad animal en cada país, hicieron que en muy poco tiempo se detectaran miles de brotes en diversos países de Europa (ver post del 21 de febrero de 2012). Fruto de las enormes expectativas despertadas por los primeros estudios, y de la incertidumbre asociada a una emergencia vírica, que no se sabe por dónde va a salir, se dedicaron cuantiosos recursos a la investigación sobre este virus en Europa. Así, el virus Schmallenberg alcanzó el estrellato en un plazo muy breve. El virus fue objeto de intensos estudios que hoy día siguen en marcha (la duración habitual de un proyecto de investigación en la UE es de entre 3 y 5 años). Se investigó su origen genético y su relación con otros orthobunyavirus del mismo tipo (ver post del 26 de agosto de 2012), pero también se desarrollaron más pruebas de diagnóstico, se llevaron a cabo encuestas seroepidemiológicas, se desarrollaron vacunas, etc, etc. Al inicio de la epizootía, ante la incertidumbre propia de una situación de emergencia de un agente infeccioso desconocido, las instituciones implicadas en el control sanitario animal (principalmente la Organización Internacional para la Sanidad Animal, OIE, y en este caso en particular, la Comisión Europea, por medio de su Departamento competente, DG-SANCO) tomaron medidas de control (como por ejemplo, exigir a los países afectados cierta vigilancia y obligar a declarar los brotes). El caso es que pronto se pudo comprobar que el virus Schmallenberg ni era tan grave para la sanidad animal ni representaba ningún riesgo para la salud pública, así que esos organismos relajaron un poco las exigentes medidas de control en principio implementadas, sustituyéndolas por otras menos restrictivas.

Y bien ¿qué pasó con el virus Schmallenberg desde entonces? Pues que aparentemente se ha ido extendiendo, quizá siguiendo  los movimientos de los vectores (Culicoides) que lo transmiten (hay quien sostiene que lo que se ha expandido no es el virus sino la tecnología para detectarlo), y aunque su declaración hoy no es obligatoria (salvo su primera detección en un nuevo territorio, como enfermedad emergente), muchos países optan por declararlo en sus informes anuales a la OIE. Hasta el momento lo han declarado 23 países, 9 de ellos en ocasión de los primeros brotes en 2011-2012 (Bélgica, Holanda, Alemania, Francia, Reino Unido, Luxemburgo, España, Italia y Suiza), y después el resto (Rep. Checa, Irlanda, Noruega, Eslovenia, Dinamarca, Suecia, Estonia, Austria, Hungría, Polonia, Rusia, Serbia, Kazajstán y Azerbaiján). Hay que hacer notar aquí que nunca hubiéramos conocido la existencia de este virus si no llega a ser por la moderna y potente tecnología metagenómica que fue aplicada a este caso, gracias a la cual se pudo identificar el agente implicado en la, por otro lado, leve enfermedad. Ello indica que  a lo largo de la Historia probablemente han tenido lugar expansiones de virus poco o nada patógenos como este, y que éstas seguirían ocurriendo en la actualidad con cierta frecuencia sin que el ser humano se haya apercibido hasta ahora de ello.

¿Y qué consecuencias tiene para estos países haber tenido y/o tener al virus Schmallenberg circulando en su territorio? Pues no demasiadas: el virus afecta a rumiantes, tanto domésticos como silvestres, pero la incidencia de la enfermedad en las poblaciones  afectadas es muy baja. Tan solo un pequeño porcentaje de los animales infectados presenta algún signo clínico, y en general éstos son leves, aunque en unos pocos animales (es to pasa singularmente en la especie ovina), se producen trastornos graves de la reproducción, dando lugar a abortos y malformaciones por infección perinatal. Además, tras una primera temporada de transmisión, la población que supera la infección queda inmunizada, lo que la protege de nuevas infecciones en sucesivas temporadas de transmisión del virus, razón por la cual la incidencia de la enfermedad en un determinado territorio suele ir disminuyendo con el tiempo desde su primera introducción. Esto hace que la aplicación de vacunas frente a esta enfermedad no tenga demasiado interés, salvo proteger ovejas reproductoras de cierto valor. Finalmente, el virus tiende a hacerse endémico si se dan las circunstancias apropiadas. Virus similares al Schmallenberg (por ejemplo, los virus Akabane, o Douglas) son endémicos en Japón y en Australia desde hace décadas y los ganaderos conviven con ellos sin mayores consecuencias. Ese quizá sea el destino del virus Schmallenberg en Europa y parte de Asia Occidental. Y en el plano científico, su destino irremediable es pasar del estrellato al ostracismo, una vez se ha comprobado que tras su primera aparición realmente ha habido mucho ruido y pocas nueces.

 

Noticias

Situación de la ciencia en España: El pasado día 16 de octubre el prestigioso físico Profesor José Bernabéu pronunció una conferencia en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Madrid.  Durante su charla se refirió a lo que representa la ciencia para cualquier sociedad moderna y en su última diapositiva mostró la siguiente frase:
“Una sociedad que alega que en tiempos de crisis no se ha de invertir en ciencia, especialmente en personal científico altamente cualificado, incumpliendo compromisos de BOE, es no fiable, ciega, enferma y suicida porque no tiene futuro”.

Quede ahí la frase del Profesor Bernabéu.

 

Etiquetas: , , , ,
Categorias: Nuevos virus

Virus del síndrome de la fiebre grave con trombocitopenia: un nuevo virus emergente en China y Japón.

El virus de la fiebre severa (o grave) con trombocitopenia (iniciales en inglés: SFTSV) es un virus emergente identificado en 2011 como un virus nuevo y por lo tanto distinto de los ya conocidos,  aunque el síndrome que causa fue descrito por primera vez en China en 2009. Se trata de un virus perteneciente a la familia de los Bunyavirus (género Phlebovirus*). Al parecer la transmisión de este nuevo virus podría estar mediada por picadura de garrapatas, aunque se ha sugerido que puede transmitirse también entre personas por contacto a través de sangre y secreciones mucosas. Se desconoce la especie de vertebrado que actúa como reservorio natural.

El SFTSV produce una enfermedad grave en el ser humano, con una elevada tasa de mortalidad (estimada en alrededor del 12% en China). El período de incubación va de 6 a 14 días  Los síntomas son fiebre, dolor de cabeza, dolor de estómago, vómito y diarrea. La analítica muestra reducción de plaquetas y leucocitos, con elevación de enzimas hepáticas y ferritina. Se observan hematuria y proteinuria.

En China se han registrado hasta el momento 200 casos de esta nueva enfermedad, centrados sobre todo en zonas rurales del noreste y centro del país. No hay vacuna contra ella ni tratamiento específicos. El tratamiento disponible se dirige a aliviar los síntomas, por ejemplo, suministrando antipiréticos para combatir la fiebre elevada.

Desde el verano pasado se vienen detectando casos de esta enfermedad infecciosa en Japón, donde ya hay 4 personas fallecidas a causa de la misma. Todas han sido diagnosticadas retrospectivamente, en una investigación de casos compatibles al detectarse una sospecha clínica. Una falleció el pasado verano, y 3 más en otoño, y hay 9 casos sospechosos más bajo investigación. Las víctimas en Japón no mostraron evidencias de picaduras de garrapatas, e investigaciones de campo aún no han podido identificar el virus en las garrapatas examinadas, procedentes de los territorios japoneses afectados, que son las prefecturas de Hiroshima, Yamaguchi, Miyazaki y Ehime, al suroeste del país. Sin embargo, en China se ha comprobado la presencia del virus en hasta un 5.4% de las garrapatas examinadas procedentes de zonas endémicas para la enfermedad, lo que sugiere que estas garrapatas actuarían como vectores que transmiten la enfermedad.

Los virus encontrados en los pacientes japoneses son genéticamente muy similares entre sí, y presentan diferencias con respecto a las cepas aisladas en China.

Se puede encontrar información sobre este virus en los siguientes enlaces:

http://ajw.asahi.com/article/behind_news/social_affairs/AJ201302200053

http://www.sciencemag.org/content/330/6000/20.full

http://wwwnc.cdc.gov/eid/article/18/6/11-1345_article.htm

 

NOTA

(*) Los phlebovirus son uno de los cinco géneros de virus de que consta la familia bunyavirídae. Comprende unas 70 especies conocidas de virus, de las cuales solamente 10 tienen importancia sanitaria para el hombre. La mayor parte de ellos son transmitidos por picaduras de artrópodos, fundamentalmente dípteros (flebotomos o “moscas de la arena”, mosquitos y jejenes), si bien algunos son transmitidos por garrapatas, que son todos los pertenecientes al serogrupo Uukuniemi, que consta de 13 miembros. El virus del síndrome de la fiebre grave con trombocitopenia pertenece a este serogrupo. Otros bunyavirus importantes del género Phlebovirus (aunque de otros serogrupos distintos) son el virus de la fiebre del Valle del Rift (serogrupo sandfly fever sicilian) y el virus Schmallenberg (serogrupo Simbu).

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , ,
Categorias: Nuevos virus