¿Qué es comunicación? y ¿qué es comunicar?

Mi amigo y alumno mexicano, Víctor Rosas, de gira como se dice en el mundo musical en España, y pensando en hacer el doctorado en la Universidad Complutense me envía un artículo para compartir con los lectores de este blog y recibir comentarios y críticas. Mientras tanto, hace Televisión para una ONG. Pasen y lean. Pasen y comenten con él sus inquietudes.

Por Víctor Rosas

Sin duda alguna hablar de la comunicación es hacerlo sobre algo muy amplio, según los últimos informes de la CEPAL,  los acelerados cambios que impone la sociedad de la información en el ámbito productivo y comunicacional, obliga a los nuevos medios a una rápida y ágil adaptación para la transmisión de conocimientos, la comunicación a distancia y el uso de información”. Aunque deberíamos preguntarnos si la comunicación es sólo esto o es más, yo creo que es algo más.

La comunicación no sólo es la transmisión de mensajes, como algunas teorías de la comunicación lo han dicho o confirmado; la comunicación es conocimiento, aprendizaje, es cultura en sí, es arte. El arte de comunicar va más allá de sólo dar noticias por los medios masivos de comunicación, que puede ser desde dar  notas de calidad, hasta aquellas de carácter superficial que no dicen nada, aunque cabría preguntarnos ¿para quién?; proyectar una buena o mala película, hacer una campaña social o una comercial para la empresa más grande del mundo. En fin.

Nooo,  la comunicación no es sólo eso, es más; es la necesidad de expresar algo: una emoción, un sentimiento, transmitir una necesidad, pero aún más; comunicar cada forma de entender el mundo, que puede ser a través de alguna actividad, que va desde la sencilla necesidad de transmitir un mensaje, y si este es entendible para aquel o aquellos a los que se les envía, mucho mejor.

            Comunicar es transmitir otra cultura, pero a la vez aprender de ella; transmitir conocimientos, formas de pensar y actuar; pero a la vez aprender estos procesos de comunicación. Culturas que no sólo contienen o tienen lenguas, sino toda una historia por contar, y que en el mayor de los casos resultan fascinantes.

Según la CEPAL en el área educativa “se requiere generar una disposición general al cambio en las modalidades de aprender, comunicarse y producir, en este marco, es urgente mejorar la calidad y pertinencia del sistema educacional a fin de que éste cumpla una función estratégica en el tránsito de las sociedades nacionales hacia un orden global, competitivo y altamente interconectado, centrado en el paradigma de la sociedad del conocimiento”.

“Es necesario, además, armonizar los progresos educativos con otro pilar de la sociedad de la información, a saber, el acceso al intercambio comunicacional por medios audiovisuales e interactivos, donde no sólo se juega la competitividad sino también la identidad cultural y, cada vez más, la participación ciudadana”.  Es importante el aprendizaje, pero sobre todo aprender a transmitirlos a otras culturas y sus distintas modalidades.

Aprender no sólo de esas culturas y de su historia, sino el poder transmitir cosas, detalles, emociones, estilos de vida, y por que no realidades, que en el mayor  de los casos duelen, lastiman, pero que están ahí y por más esfuerzos que hagamos parecen no cambiar: pobreza, prostitución, avaricia y deseos de poder, destrucción de la naturaleza, desastres naturales y humanos, guerras, hambres, de todo aprendemos y lo retransmitimos a otros.

De acuerdo con la CEPAL, sería importante ver las “mediaciones entre educación, industria cultural y las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación (TIC). Educar con estas tecnologías implica educar para imprimirle al uso de las TIC sentidos que compatibilicen las nuevas formas de producir y trabajar con los actuales estilos de ejercer derechos, afirmar culturas, informarse, comunicarse a distancia y formar parte de redes”.

Pero debemos preguntarnos ¿estamos aprendiendo de esos procesos de comunicación? ¿Cómo saberlo? Y sobre todo lo estamos aplicando a nuestras vidas de una manera adecuada; lo retransmitimos de una manara amena y sencilla a los demás, que resulte  fácil que nos entiendan: un nuevo aprendizaje, una nueva lengua, una historia nueva, o simplemente una realidad por muy terrible que esta parezca.

            Aunque una cosa si te digo, gran parte de lo que hoy somos es un cúmulo de experiencias, gratas y malas,  que hemos acumulado durante toda nuestra vida, y quizás eso es lo que transmitimos, e incluso la forma en lo damos a conocer a los demás representa parte de nuestra esencia misma, como cambiarlo, sólo a través del tiempo, del aprendizaje,  o simplemente del arte de comunicar en nuestras vidas.

            Gran parte de los procesos de comunicación que vivimos dependen de nuestra percepción de la vida, desde que nos levantamos y  decidimos ver un nuevo amanecer, grato o ingrato, pero como decía anteriormente, los procesos de comunicación de cómo los percibimos dependen de nuestras experiencias en la vida.

            Información de soporte a través de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe).

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*