Archivo de autor

La Sostenibilidad Medioambiental: objeto de deseo

Hace unos días pude visitar la Exposición Objetos de Deseo en la Fundación CaixaForum, tras los ver los objetos expuestos, me vino a la mente que la sostenibilidad medioambiental también es un “objeto de deseo”.

La sostenibilidad medioambiental hace referencia al compromiso de los diferentes agentes implicados – stakeholders con la prevención y el cuidado de medio ambiente. Esto supone que tanto las Empresas, la Administraciones Públicas, instituciones privadas y la ciudadanía, tienen y tenemos una tarea para que nuestro Planeta siga siendo un espacio de vida ahora y en el futuro, haciendo uso de las tecnologías.

Pero este deseo tan legitimo no es solo una proclama o un mantra, y que a fuerza de repetirlo se vaya a cumplir, supone un esfuerzo constante e innovador en el tiempo.  En la década de los 80 -90 la entonces Comunidad Europea acuño el slogan “El que contamina paga”.Esto significa que una empresa que cause daños medioambientales es responsable de los mismos, por lo que debe tomar las medidas preventivas o reparadoras necesarias y sufragar todos los costes relacionados. Y que se incluyo en la Directiva 2004/35/CE sobre responsabilidad medioambiental en relación con la prevención y reparación de daños medioambientales.

La Directiva define daño medioambiental como:

Posteriormente, a finales de los años 90 aparecieron los Sistemas de Gestión Medioambiental, que a través de Normas ISO 14001 ofrecieron a las organizaciones unos protocolos que permiten hacer un uso más responsable de sus recursos desde energía, agua, distintos materiales como papel, etc. y tras la certificación ser la carta de responsabilidad ante sus Stakeholders. En resumen entre los beneficios de las Normas ISO se sitúan:

  • Reducción de costes energéticos, de agua y otros planes de ahorro y reducción.
  • Acceso a ciertas exenciones legales.
  • Posicionamiento competitivo mejorado.
  • Optimización de los procesos internos de trabajo.
  • Acceso a puntos para licitaciones públicas.
  • Eliminación de limitaciones en el mercado global.
  • Mejora de la imagen de la firma corporativa.
  • Aumento de la confianza por parte de clientes, potenciales clientes, proveedores, colaboradores, etc.
  • Aumento de la motivación al esfuerzo colectivo y al trabajo en equipo.

A principio de la década del 2000 las empresas comenzaron a mostrar interés en el Análisis del ciclo de vida de los productos,  que se ha conocido “de la cuna a la tumba”. Y que en cierta medida fue el germen del Ecodiseño,  también conocido como diseño para el medio ambiente, es una metodología que considera la variable ambiental como un criterio más en el proceso de diseño de productos industriales, sumándose así a otros factores previos como los costes económicos o la calidad. El objetivo final es mejorar el rendimiento medioambiental de los productos a lo largo de su ciclo de vida. Se crearon múltiples etiquetas ecológicas que lejos de aclarar al consumidor en muchas ocasiones le generaba más confusión.

Posteriormente el termino acuñado ha sido deCradle to cradle”, que significa literalmente de la cuna a la cuna en castellano, es un concepto acuñado en los años 70 por el arquitecto suizo Walter R. Stahel. Hace referencia a la necesidad de utilizar bienes y materiales durables en el tiempo que no terminen desechados cuando acabe su uso, sino que vuelvan a “la cuna”, es decir, que puedan reutilizarse íntegramente para algo nuevo una vez acabada la función para la que habían sido diseñados. El término fue recuperado y popularizado por los escritores William McDonough y Michael Braungart en su libro ‘Cradle to Cradle = De la cuna a la cuna: Rediseñando la forma en que hacemos las cosas’ (2003), donde abordaban la necesidad de replantear el diseño de productos y abogaban por que la optimización de los productos en el mercado debe comenzar con la optimización de los componentes de que los forman. Todo ello contribuye al avance de la economía circular desde el diseño de los materiales, transporte, uso del producto hasta  su fin, pero que vuelve a entrar en la cadena de producción.

Mientras elaboraba este post, por casualidad me he encontrado con el interesante artículo de Pablo Javier PiacenteTriunfa la ciencia inspirada en la naturaleza en Madri+d donde se indica: “el biomimetismo es la práctica de estudiar la naturaleza y replicar sus estrategias en la creación de nuevas soluciones y productos. Estos diseños han sido protagonistas del desarrollo científico en el último año. La naturaleza sigue motivando a los científicos para desarrollar soluciones innovadoras, que combinen eficacia y desarrollo sustentable. 2020 no ha sido la excepción: frutas para recargar móviles, edificios de bambú, madera luminiscente para alumbrar hogares o polillas para distribuir sensores son algunos ejemplos de una tendencia que año tras año intensifica su impacto.

No cabe duda que la humanidad depende de la naturaleza para desenvolverse en el planeta que nos cobija, pero al mismo tiempo los fantásticos diseños naturales pueden servir de inspiración para toda clase de innovaciones científicas y tecnológicas…”

Para finalizar, como algunas personas han afirmado: ”Es imperativo que miremos los planos biológicos que han tenido éxito durante milenios para lanzar ideas innovadoras más rápido”, y que yo añadiría de esta forma alcanzaremos el deseo de una sostenibilidad medioambiental en los próximos años. Y como afirmó Albert Einstein: “Mira profundamente la naturaleza y entonces comprenderás todo mejor”, intentemos observar nuestro medio ambiente y sabremos que tenemos que protegerlo.

Etiquetas:

El eco de la RSC en una sociedad narcisista

Aquellas personas que conozcan la mitología griega, recordarán que el término narcisismo fue recogido por Ovidio en Metamorfosis. Narciso, hijo del dios del río Cefiso y de la ninfa Liríope, era un niño dotado de una extraordinaria belleza, “digno de ser amado por las ninfas” Entre sus enamoradas se hallaba la ninfa Eco, hija del Aire y de la Tierra, a la cual rechazó. Ella se sintió herida y pasó el resto de su vida en los valles, languideciendo hasta tal punto que solo su voz subsistió, repitiendo la última palabra de cada frase. Aunque hay diversas interpretaciones, Narciso está tan centrado en su propia imagen, que solo piensa en su propio interés. Con posterioridad Freud analizaría y aportaría su visión sobre el narcisismo y muchos otros autores lo han estudiado.

Actualmente, vivimos en una sociedad narcisista como muy bien señala Marie-France Hirigoyen en su excelente libro “Los Narcisos han tomado el poder”, donde la apariencia es más importante que la autenticidad. En este mismo escenario asistimos a un uso indiscriminado del concepto de la Responsabilidad Social Corporativa, -en cuyos pilares se sitúan la gestión transparente y ética de los negocios, el cuidado medioambiental y el compromiso social- que a pesar de una difusión continua, se están devaluando hasta quedar como un eco que se repite sin analizar realmente en que consiste, corriendo el riesgo de banalizarse. Así, contemplo un poco atónita como organizaciones tanto publicas como privadas y sus directivos/as, día si y día también repiten la “manida frase, eslogan o mantra”: la RSC está en nuestro ADN, por favor un poco de respeto a nuestro material genético. Muchas de esas organizaciones y sus lideres aparentan su preocupación por el planeta-cambio climático, desean que su organización esté en los índices del mejor lugar de trabajo para sus empleados/as y por supuesto apuestan por transparencia en sus negocios. Sin embargo, solo un pequeño porcentaje de estas organizaciones realmente pasarían un análisis real y objetivo de sus actuaciones en el ámbito de la RSC, con indicadores sostenibles y consultores independientes. Tal vez lo que encontraríamos, es lo que los investigadores Arijit Chatterjee y Donald Hambrick, han denominado “índice de narcisismo”. Aquí los indicadores para medir el grado de narcisismo de esos gerentes son: la importancia del lugar que ocupaban sus fotos en los informes anuales, el número de veces que su nombre aparecía en los comunicados de prensa, el empleo del yo en las entrevistas y la brecha salarial entre ellos/as y su subalterno/a más inmediato.

Sin embargo, ¿Por qué tantas personas directivas, políticos/as y ciudadanos narcisistas hablan de la RSC? La respuesta, la he encontrado en el libro “Los Narcisos han tomado el poder”, en la sociedad posmoderna narcisista lo que importa desde el punto de vista de la eficacia social no es la realidad, sino la apariencia. Se trata pues de ser “camaleones sociales” unirse a las tendencias o lo que la sociedad desea escuchar, sin importar la sinceridad o la autenticidad. Y como la imagen es lo que cuenta, y no se dispone de tiempo para construir unos sólidos pilares para ser una organización responsable, se hace uso de zapear con las ideas, se plagia, se utiliza el corta y pega para mostrar una imagen. En la misma línea, Marie-France Hirigoyen afirma que: “el arte del relato, el storytelling, ha invadido toda la comunicación y, más que tratar un tema a fondo, los medios prefieren la emoción. Las marcas construyen de esta forma unos eslóganes seductores que las presentan de una forma amable sin que el público se pregunte si el mensaje es verdadero o falso. Admitimos que la comunicación publicitaria utilice la exageración, y hasta el disimulo, que la negociación emplee el bluf; y hemos llegado a considerar normal que las empresas y los políticos recurran a la mentira y a la manipulación(…) Mientras nuestra sociedad reclama cada vez más transparencia, nunca se ha retorcido tanto la realidad, y la mentira y la impostura ya no son más que epifenómenos…”

Lamentablemente, la RSC tampoco ha podido escapar a la tendencia de los relatos, y cuando las empresas hablan de la responsabilidad que han incorporado en su estructura organizativa y con sus stakeholders, yo recomendaría si tuviéramos el tiempo suficiente para analizarla con exhaustividad podemos comprobar, que lamentablemente existe un desfase entre las bonitas palabras que se incluyen en las memorias de sostenibilidad y la realidad.

Finalmente, espero que los efectos de este auge del narcisismo en la sociedad, no se reduzcan a ser “falso eco” de las actuaciones de responsabilidad social. Recordando que los Narcisos solo existen a través de la mirada del otro/a, deseo que actuemos como una sociedad responsable y exijamos a las organizaciones y a sus lideres que sean transparentes, éticos y verdaderamente estén comprometidos  con el respeto al medio ambiente.

Para concluir, en un año tan extraño y que está tocando a su fin, me gustaría recoger aquí una de las frases de Rachel Louise Carson autora de la gran obra La Primavera Silenciosa. Hay algo infinitamente reparador en el reiterado ritmo de la naturaleza, la garantía de que el amanecer llega tras la noche, y la primavera tras el invierno.

Mis mejores deseos para el año 2021 donde disfrutaremos de todas las estaciones y sobre todo de la primavera.!!!

Etiquetas: , , ,

Las mujeres rurales: Diversidad y objetivos comunes

El próximo día 15 de octubre se celebra el Día Internacional de las Mujeres Rurales, donde se pone de relieve el papel fundamental que las mujeres realizan en el medio rural, estas son consideradas como claves en la vertebración social y economía de los pueblos.

Sin embargo, las mujeres que están el medio rural son muy diversas y varían considerablemente en nuestro planeta. Estas representan una cuarta parte de la población mundial, trabajan como agricultoras, asalariadas y empresarias. Desde ONU Mujeres, se señala que las campesinas sufren de manera desproporcionada los múltiples aspectos de la pobreza y pese a ser tan productivas y buenas gestoras como sus homólogos masculinos, no disponen del mismo acceso a la tierra, créditos, materiales agrícolas, mercados o cadenas de productos cultivados de alto valor. Tampoco disfrutan de un acceso equitativo a servicios públicos, como la educación y la asistencia sanitaria, ni a infraestructuras, como el agua y saneamiento.

A nivel europeo las mujeres representan el 40% de las personas trabajadoras en la explotación familiar agraria y el 37% del total de personas trabajadoras en el campo. Además, las mujeres gestionan de media el 30% de las explotaciones granjas europeas y son dueñas del 27% de las explotaciones en los países miembros de la Unión Europea. En España, según datos del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) las mujeres representan un 37% del total de las personas perceptoras de las ayudas directas de la Política Agraria Común (PAC), frente a un 63% de los hombres. Además, del total de las personas que perciben ayudas concedidas en materia de desarrollo rural, 67% son hombres y un 33%, mujeres.

Las últimas estadísticas de Eurostat indican que las mujeres representan el 28% de los altos cargos o de administración de las explotaciones agrarias y ganaderas en la Unión Europea. España se sitúa por debajo de la media, con un 23% de representación de las mujeres.

Todas estas mujeres encuentran en el medio rural características comunes: los hombres son mayoritariamente titulares de explotaciones, continúan existiendo estereotipos de género, población envejecida, falta de infraestructuras entre ellas las digitales. Reconocer el papel de la mujer en el mundo rural es un reto evidente pero la propuesta pasa por su empoderamiento. Por ello aquí es fundamental tener presente. Igualdad de género, la economía rural y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en estas zonas rurales. En esta línea, las intervenciones de la OIT encaminadas a impulsar la igualdad de género y el fomento de la autonomía económica de las mujeres en zonas rurales también contribuyen a la consecución de diversos ODS:

 • El ODS 1, sobre reducción de la pobreza.

• El ODS 2, sobre seguridad alimentaria.

• El ODS 5, para lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas.

• El ODS 8, para promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.

El ODS 13, sobre la adopción de medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.

• El ODS 14, para conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.

• El ODS 15, para proteger, restaurar y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad. Si bien la consecución de la igualdad de género y el fomento de la autonomía de las mujeres constituyen un objetivo por sí mismo (ODS 5), también forman parte de todos los demás objetivos, y en muchas de las metas se reconoce específicamente que la igualdad de género y el fomento de la autonomía de las mujeres son tanto un objetivo como parte de la solución.

Por ello es fundamental, no pasar por alto a las mujeres de las zonas rurales en las decisiones sobre políticas que pueden impulsar su empoderamiento y aportarles mejoras: políticas de promoción del empleo productivo con igualdad de oportunidades y de trato; políticas de promoción de la iniciativa empresarial; políticas en apoyo de servicios asequibles de cuidado de niños y personas mayores. La eliminación de los obstáculos legislativos, sociales y culturales que impiden un acceso equitativo a la tierra, la financiación, la tecnología y los mercados contribuirá enormemente al empoderamiento de las mujeres de las zonas rurales. Las organizaciones de empleadores/as y de trabajadores/ras pueden tender la mano a las mujeres de las zonas rurales de modo que, organizándose, logren más voz e influencia. Las distintas formas cooperativas agroalimentarias también desempeñan un papel importante.

La pandemia también ha aumentado la vulnerabilidad de los derechos de las mujeres rurales a la tierra y los recursos. Las normas y prácticas discriminatorias de género impiden que lamujeres ejerzan los derechos sobre la tierra y la propiedad en la mayoría de los países. Dado que los derechos de las mujeres a la tierra a menudo dependen de sus maridos, las viudas de COVID-19 corren el riesgo de ser desheredadas. La seguridad de la tenencia de la tierra de las mujeres también se ve amenazada a medida que los migrantes desempleados regresan a las comunidades rurales, lo que aumenta la presión sobre la tierra y los recursos y exacerba las brechas de género en la agricultura y la seguridad alimentaria.

Las inversiones con perspectiva de género para expandir la infraestructura básica, la atención médica y los servicios de atención en las zonas rurales nunca han sido más críticas. Este Día Internacional de la Mujer Rural es un momento clave para impulsar la acción de todas las partes interesadas para ayudar a las mujeres y niñas rurales no solo a reconstruir sus vidas después del COVID-19, sino también a aumentar su resiliencia para estar mejor preparadas para enfrentar crisis futuras.

Para finalizar, me gustaría recordar la frase de una mujer Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchu que afirmo: “Una mujer con imaginación es una mujer que no sólo sabe proyectar la vida de una familia, la de una sociedad, sino también el futuro de un milenio”, y que añadiría el futuro del medio rural.

Feliz día Internacional de las Mujeres Rurales!!

Etiquetas: , , ,

En tiempos de coronavirus: Poesía, Invitadas y espacios de diálogo

Aunque la pandemia del Covid-19 ha restringido nuestras reuniones tanto profesionales como personales, limitando los encuentros con invitados/as para establecer diálogos de forma presencial. El reciente Premio Nobel de Literatura 2020 otorgado a Louise Glück, nos anima a creer que a pesar, de que los tiempos son duros o recios, hay espacio para la poesía.

La poesía es quizá una de las artes literarias más extraordinarias, el gran poeta Federico García Lorca afirmaba “Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio”. En este extraño 2020 necesitamos más que nunca la poesía de textos como los de Louise Glück, para creer en la capacidad de los seres humanos.

Junto a la poesía se sitúa la belleza de los cuadros que se muestran en los Museos que nos permite detenernos y reflexionar y visitar interesantes exposiciones como las que actualmente se pueden ver: la primera, Invitadas del Museo del Prado que muestra “la construcción del ideal femenino en el arte oficial a través de 130 obras.

La segunda, El Majlis Dialogo entre Culturas en el Museo Arqueológico de Madrid, que ilustra a través de una colección privada,  la larga tradición de intercambio y diálogo en la península arábiga y más allá de sus fronteras.

Paradójicamente, ante los títulos de ambas exposiciones mi primera impresión fue que actualmente no podemos ser invitados/as a entornos públicos y privados sin tomar precauciones con mascarillas y distancia de social. Y que nuestro dialogo en espacios presenciales se ha transformado para ser online, era como una broma del destino.

Pero cuando se profundiza en la coincidencia del Premio Nobel de Literatura a Louise Glück, una mujer que por supuesto no es una mera espectadora sino que a través de sus poemas se aproxima y se involucra a la realidad. Sin embargo, cuando visitamos la exposición Invitadas. Fragmentos sobre mujeres, ideologías y artes plásticas 1833-1931, cuyo recorrido se estructura en dos partes, una con obras firmadas por hombres y en los que la mujer ocupa un papel subsidiario, y un segundo bloque que muestra a una serie de autoras de la época, en muchas ocasiones completamente desconocidas para el gran público. “Es fácilmente reconocible estereotipos de género, nociones que se definieron en la España entre mediados de los siglos XIX y XX la conceptualización oficial de una femineidad encorsetada, …”. tan alejado de que las mujeres tuviesen su propia voz y pudiesen ganar un Premio Nobel,  aunque en aquellos años ya lo había ganado Madame Curie.

Por otro lado, la exposición de Majlis, este término–que literalmente significa “lugar para sentarse”– es un sitio en el que se reúnen los miembros de las comunidades para discutir eventos y temas locales, intercambiar noticias, recibir invitados, entablar amistades y divertirse. Suele ser un vasto lugar de reunión comunitario, cubierto de alfombras y con cojines adosados a las paredes, donde se resuelven problemas, se presentan pésames y se celebran bodas. Pero a pesar de que el majlis tiene sus puertas abiertas a todos y pueden acudir a él las familias, tribus , …,  las mujeres tienen sus propios majlis, aunque hay mujeres importantes que acuden a otros que no están reservados a un público exclusivamente femenino y que tienen un carácter más intelectual y literario.

Mi reflexión, pasa por la coincidencia en el tiempo de este reconocimiento a la poesía a través del Premio Nobel otorgado a una mujer, los cuadros de Invitadas que aunque con cierto matiz del pasado, aparecen en ocasiones vigentes y los Majlis como espacios de dialogo, que nos permitan establecer una mirada critica hacía el ritmo acelerado  que vivimos, sin tiempo para el análisis y la creatividad que siempre son tan necesarios para seguir avanzando.

Finalmente,  me parece un buen momento para acudir a los poemas de Louise Glück, que generan una sensación de simplicidad, hechos por personajes que hablan de un modo cotidiano, sin florituras …

Etiquetas: , , , ,
Categorias: General

LA BUSQUEDA DE LA FELICIDAD EN ÉPOCA DE CORONAVIRUS

Hace ya algún tiempo leí el maravilloso libro de la filósofa Victoria Camps, La búsqueda de la felicidad donde a través del pensamiento de diferentes filósofos nos acerca que entendemos por felicidad, la propia Camps afirma que la felicidad es una búsqueda que dura toda la vida. Además indica que la felicidad no es una cuestión de fórmulas, consignas ni recetas fáciles. Es un esfuerzo constante del individuo y un aprendizaje. Estas reflexiones por supuesto siguen siendo válidas también en época de coronavirus.

Imagen de previsualización de YouTube

Hace unos días estuve releyendo Sapiens de Animales a dioses, su autor Yuval Noah Harari, realiza un breve análisis sobre la Felicidad, o mejor dicho se pregunta ¿qué nos hace felices? Tener salud, -y que yo añadiría tan importante en la actual situación de la pandemia de Covid-19-, la riqueza, el bienestar con uno mismo y con la sociedad en la que vivimos. Podrimos afirmar que en la naturaleza de la felicidad influyen factores sociales, éticos, espirituales pero también condiciones materiales.

Desde hace siglos filósofos, han reflexionado sobre ella, pero en las últimas décadas psicólogos y biólogos también se ha puesto a estudiar que hace que la gente sea feliz. Yuval Noah Harari, en su extraordinario libro Sapiens de Animales a dioses, indica que una definición generalmente aceptada de la felicidad es “bienestar subjetivo”. Sería algo que siento en mi interior, una sensación o bien de placer inmediato, o bien de satisfacción a largo plazo con la manera como se desarrolla mi vida.

Podríamos pensar que determinadas personas encuentran la felicidad en disponer de dinero “suficiente”, que les reportaría una cierta tranquilidad económica durante muchos años. Sin embargo, Harari afirma que para gran parte de la ciudadanía la felicidad no es un tema de dinero, y se inclinan más por temas como el valor de la salud y no tener enfermedades, y cuando estamos enfermos se reduce nuestra felicidad. Siguiendo esta afirmación, podríamos cuestionarnos si ¿La pandemia del Sars-CoV-2 ha influido en nuestra felicidad como sociedad? Lamentablemente, no dispongo de una respuesta objetiva, ni ningún estudio al respecto. Pero tal vez las enfermedades cuando se vuelven crónicas o afectan a muchas personas a  nivel global, nuestra mirada es diferente, a cuando afecta a nuestra familia o comunidad más próxima.

Frente a esta felicidad que depende de condiciones objetivas, – dinero o salud-, muchos filósofos y psicólogos nos hablan que la felicidad está vinculada a nuestras expectativas subjetivas, Pero esta es una tarea complicada, nuestras expectativas se hayan influenciadas por los medios de comunicación y la industria publicitaria que nos bombardea con recetas mágicas para ser felices.

Otras aproximaciones hacía la felicidad, se dirigen a los avances en bioquímica que están poniendo de relieve que cuando comprendamos la química de nuestro cerebro aplicaremos tratamientos apropiados para ver siempre la botella medio llena y la cara amable a las circunstancias que nos ocurren. Evidentemente, esta idea de que “la felicidad empieza dentro” coincide con la biología moderna y con los movimientos de la New Age, ahora bien cuanto más importancia damos a nuestras sensaciones, más las anhelamos y más sufrimos.

En mi opinión, la actual situación de pandemia nos está influyendo en nuestra felicidad por factores externos tales como el riesgo de contagio, escenarios económicos inciertos o muy graves desde el punto de vista social, pero también por sentimientos internos de miedo y pensamientos de preocupación de cómo afrontaremos nuestro futuro.

La recomendación sería comprender y tener la información más completa sobre esta enfermedad, y no dejarnos arrastrar por factores externos y emociones internas. Pero claro esto no es sencillo, requiere conocernos mucho y establecer los valores que forman parte de una vida buena en el sentido ético de la palabra, como afirma Victoria Camps. Y tal vez, intentar no estar siempre buscando sensaciones agradables, sino procurar vivir el momento presente en lugar de fantasear acerca de lo que pudo haber sido o podrá suceder.

Para finalizar, incluyo la reflexión de Yuval Noah HarariMientras mi narrativa personal esté en línea con las narrativas de las personas que me rodean, puedo convencerme de que mi vida es significativa y encontrar la felicidad en esa convicción”

Etiquetas: , , , ,
Categorias: Covid 19, Pandemia

Breves reflexiones sobre el coronavirus: la comunicación y la cultura

En estos días de tanta exposición a comunicaciones sobre el coronavirus en España, en la que en muchas ocasiones se nos presenta como un lenguaje que a marchas forzadas estamos interiorizando y que parece que se repite día tras día. Cómo cada país tiene su propia cultura, si ésta nos estará influyendo y condicionando. Me explico, Luis Rojas Marcos nos recuerda en su libro Somos lo que hablamos, que llamamos “cultura” al conjunto de creencias, acuerdos y normas que comparten los miembros de una sociedad y transmiten de generación en generación. Los transmisores suelen ser abuelos, padres y educadores, pero también ejercen esta función los líderes sociales y los personajes populares que idealizan, los personifican y comunican los valores de la época. Aunque las costumbres evolucionan con el paso del tiempo, en general tienden  ser bastantes estables. Los valores culturales moldean el lenguaje y la forma de hablar de las personas.

Esta reflexión, me resulta muy interesante porque esto estaría suponiendo que ante una pandemia como es el coronavirus. La cultura de cada país establece sus propios modos sutiles de cómo comunicar y hablar sobre temas globales, además de cómo se espera que las personas los traten en las diferentes circunstancias.

La sociedad española combina el individualismo-privacidad con la solidaridad. Ante la crisis del Covid-19 estamos asistiendo a un fenómeno peculiar objeto de análisis, estamos comunicando nuestras opiniones y abrimos los hogares. Estos ámbitos que hasta hace pocas semanas eran privados, y que ahora los mostramos a través de redes sociales debido al confinamiento en nuestras casas, haciendo visibles nuestros aplausos al personal sanitario y a todas a aquellas personas que día a día contribuyen con su esfuerzo y generosidad a aliviar el sufrimiento del Covid-19.

Esta primavera de generosidad, está siendo analizada por sociólogos/as, psicólogos/as, filósofos/as, investigadores/as y otras personas expertas. Sobre si el día después o periodo post-coronavirus, ¿seguiremos con estas actuaciones y palabras solidarias?

Para filósofa Adela Cortina, asegura que la sociedad va a “cambiar radicalmente” después de esta crisis, va a haber “un antes y un después” de ella, y afirma que para poder salir adelante se va a necesitar toda “la capacidad moral” y todo el “capital ético” de cada uno. También sobre el coronavirus  se podría aplicar lo afirmado por el sociólogo y antropólogo francés Marcel Mauss:  que es un hecho social total” es decir un fenómeno que ponen en juego la totalidad de las dimensiones de lo social.

Realmente no tenemos certeza si tendremos lecciones aprendidas, tras esta crisis sanitaria. Siguiendo como el símil de la primavera, en una entrevista al gran filósofo Emilio Lledó, preguntado sobre qué brotará de esta experiencia de la pandemia. Respondía Le estoy dando vueltas. Ojalá que pase algo positivo. La esperanza, hijo, es que nos reinventemos para mejor, que maduremos como sociedad. Aunque no quisiera decir que seamos mejores, no me gusta ser moralista. Prefiero decir, simplemente, que seamos algo más, que después de esta crisis del virus intentemos reflexionar con una nueva luz, como si estuviéramos saliendo de la caverna de la que hablaba el mito de Platón, en la que los hombres permanecen prisioneros de la oscuridad y las sombras. Quisiera que sea así, como te digo, pero me preocupa que esto sirva en cambio para ocultar otras pandemias gravísimas, plagas como el deterioro de la educación, de la cultura y del conocimiento.

No puedo estar más de acuerdo, es siempre reconfortante leer las reflexiones de filósofos como Emilio Lledó: “Debemos estar alerta para que nadie se aproveche de lo vírico para seguir manteniéndonos en la oscuridad y extender más la indecencia. Sobrecoge ver el poder que tienen sobre nosotros ciertas personas disparatadas, pues un imbécil con poder es algo terrible. Deseo de verdad que esto nos sirva para algo como sociedad. Que propicie un nuevo encuentro con los otros en la polis, en la vida en común”.

Para finalizar, me gustaría recordar a Eleanor Roosevelt “No hemos de convertimos en héroes de la noche a la mañana. Demos un paso cada vez, encarando las cosas que van viniendo, viéndolas no tan espantosas como parecen, descubriendo que tenemos la fuerza para controlarlas”.

#QuédateEnCasa

Etiquetas: , , , , ,

Desafíos y Oportunidades del Teletrabajo en tiempos de Coronavirus

En los últimos años, se había puesto de relieve que las organizaciones tenían que ser agiles - ser capaces de reconfigurar estrategias, estructuras, procesos y personas que se adaptan a los cambios- para dar respuesta a los nuevos desafíos socioeconómicos y al desarrollo sostenible.

Sin duda, la pandemia del Coronavirus ha precipitado y está siendo una prueba de fuego para la gestión de los negocios, sobre todo en lo que respecta a sus plantillas y por supuesto los profesionales. Medidas como el teletrabajo que formaba parte de los Informes de Responsabilidad Social (RSC) y Planes de Igualdad de Oportunidades de Hombres y Mujeres de numerosas empresas, debido a su contribución a la conciliación de la vida laboral, personal y familiar, así como la corresponsabilidad. Asimismo desde hace décadas numerosos estudios nacionales e internacionales habían puesto de relieve que su implantación del teletrabajo tendría beneficios sociales y económicos e incluso medioambientales. Pero la realidad mostraba que su “éxito” en referencia a su implementación no era el que cabría esperar, y siempre aparecían justificaciones para su aplazamiento o en muchas ocasiones su uso era anecdótico, pues vendría a representar un 4-5 % aproximadamente con incrementos sobre todo en empresas tecnológicas.

Sin embargo y paradójicamente, la crisis sanitaria mundial y el riesgo de contagio han puesto de relieve que el teletrabajo estaba en nuestra caja de herramientas, y que sin duda existen empresas y profesionales que lo pueden utilizar junto a otras medidas como uso de plataformas digitales como muy bien sabemos los profesores en la Escuela de Organización Industrial (EOI) que lo aplicamos en nuestra labor docente, videoconferencias, etc. para evitar la extensión del coronavirus. Y es aquí donde la respuesta a favor del teletrabajo por parte de aquellas empresas y personas que pueden realizarlo se ha puesto en “marcha”, evidenciando y poniendo el foco en las nuevas tecnologías digitales que son claves en el presente y futuro, con nuevos modelos de comunicación y de gestión del trabajo. Somos realistas y evidentemente el teletrabajo no puede ser extensible a todos los sectores económicos.

También esta pandemia de forma colateral está suponiendo un menor uso de desplazamientos y los transportes, con menores emisiones de gases de efecto invernadero y disminución del uso de energías no renovables. Cuando pase está pandemia, habrá un antes y un después en toda la sociedad, que sin duda tendrá   repercusiones que nos hará tener nuevas miradas y actuaciones en el desarrollo sostenible.

Me gustaría marcar con MAYUSCULAS las recomendaciones realizadas por las autoridades sanitarias de QUEDARNOS EN CASA, para evitar que aumenten los contagios, confiemos que si cada persona actuamos con esta premisa se podrá lograr que vaya disminuyendo el riesgo de contagio y en definitiva el control de esta grave pandemia.

Para finalizar, me ha venido a la mente lo afirmado Viktor Frankl, autor del libro El hombre en busca de sentido: “Nuestra mayor libertad es la libertad de elegir nuestra actitud”. Tanto las personas como las empresas tenemos que tener una actitud de responsabilidad ante esta situación sanitaria que estamos viviendo, con lo cual si podemos teletrabajar apostemos por ello. Gracias.

#Quédate en casa

Etiquetas: ,

El Coronavirus y la Pirámide de Maslow: Nuevas realidades

La  pandemia del coronavirus ha cambiado nuestras vidas para siempre, afectando a nuestros comportamientos, valores, la casa que hace apenas un mes era un lugar donde llegamos tras nuestra jornada laboral o después de haber realizado cualquier otra actividad,  ahora se ha convertido en un escenario donde estamos confinados.

Esta situación está siendo analizada a través de interesantes artículos como el publicado por Luis Rojas Marcos, donde señala la confianza y la resiliencia, que son tan necesarias. La resiliencia la define la RAE como “la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o estado o situación adversa”. Tras esta lectura me ha venido a la mente la conocida Pirámide de Maslow, y su vigencia.

La idea básica es: sólo se atienden necesidades superiores cuando se han satisfecho las necesidades inferiores, es decir, todos aspiramos a satisfacer necesidades superiores. Las fuerzas de crecimiento dan lugar a un movimiento ascendente en la jerarquía, mientras que las fuerzas regresivas empujan las necesidades prepotentes hacia abajo en la jerarquía. Según la pirámide de Maslow dispondríamos de:

Necesidades básicas: Son necesidades fisiológicas básicas para mantener la homeostasis (referentes a la supervivencia); necesidad de respirar, beber agua (hidratarse) y alimentarse; etc.

Necesidades de seguridad y protección: Surgen cuando las necesidades fisiológicas están satisfechas. Se refieren a sentirse seguro y protegido: seguridad física (asegurar la integridad del propio cuerpo) y de salud (asegurar el buen funcionamiento del cuerpo), etc.

Necesidades sociales (afiliación): Son las relacionadas con nuestra naturaleza social: función de relación (amistad, pareja, colegas o familia);

 Necesidades de estima (reconocimiento): A uno mismo y a los demás, con tantos aplausos a los sanitarios y que extensibles a todas aquellas personas que están todos los días con su labor contribuyendo a nuestro mejor situación mientras dure el confinamiento.

Autorrealización Este último nivel es algo diferente y Maslow utilizó varios términos para denominarlo: «motivación de crecimiento», «necesidad de ser» y «autorrealización».

En mi opinión, los cuatro primeros niveles de la Pirámide de Maslow se está evidenciando en esta crisis del Coronavirus. Actualmente, los 2 necesidades básicas y de protección- primeros serían una sola por la pandemia (actividades relacionas con la salud y alimentación son esenciales). Y en referencia a -afiliación y reconocimiento-, esta última se está poniendo de manifiesto la labor de personal sanitario, agricultores/as, comercios y supermercados de alimentación y otros productos básicos, los transportistas y tantas y  tantas personas. En cuanto a la afiliación vemos que sigue en pie aunque la forma de transmitirla haya cambiado, por el distanciamiento.

Finalmente, el nivel de autorrealización lo podemos comprobar cuando tantos miles de personas cada día ponen sus conocimientos, innovaciones y creatividad al servicio de las personas, es decir científicos/as e investigaciones, fabricantes de material sanitario, nuevas formas de logística de productos agroalimentación o de primera necesidad, y todos nosotros/as a través de originales videos o actuaciones menos visibles pero muy necesarias, etc. etc.

Me gustaría concluir, con lo afirmado por mi admirada Madame Curie La vida no es fácil, para ninguno de nosotros/as. Pero… ¡qué importa! Hay que perseverar y, sobre todo, tener confianza en uno mismo/a” Y que yo completaría,  tengamos confianza que con nuestro esfuerzo lograremos vencer a la pandemia. Es el Valor de lo conjunto.

 #Quédate en casa

Etiquetas: ,

Las personas científicas y el coronavirus: entre la primavera y la esperanza

La primavera siempre ha sido una estación de una renacer de la vida, bastaría con asomarse a los balcones, ventanas o llegar al campo para comprobar la belleza de la naturaleza, y  como diría Einstein “La belleza no mira, sólo es mirada”. Sin embargo, huelga decir que actualmente estamos viviendo una pandemia debido al Coronavirus, y que muchas personas en las ciudades nos debemos contentar con mirar tras las ventanas los arboles de las calles o plantas que hay en las casas.

Pero en este mes de marzo tan atípico y preocupante por razones obvias del Coronavirus, también ha aparecido una cierta primavera de la I+D+i” porque ha tenido que ocurrir esta crisis sanitaria global, para que desde las Administraciones Públicas, sean conscientes que son los científicos y científicas los que con su trabajo tantas veces apenas reconocido y con escasos fondos, son los que a través de sus investigaciones buscan soluciones a problemas sanitarios, agrarios, etc. Por eso, bienvenidos sean que el Instituto de Salud Carlos III recibirá 25,2 millones de euros y el Centro Nacional de Biotecnología (CNB) del CSIC obtendrá 4,5 millones para estudiar el nuevo coronavirus y trabajar en el desarrollo de vacunas. En total, la concesión de 29,65 millones de euros para la investigación científica frente al coronavirus SARS-CoV2.

Con esta medida, el Gobierno impulsa el desarrollo de los trabajos que ya están llevando a cabo los organismos públicos de investigación e infraestructuras críticas y apoya la apertura de nuevas líneas de investigación para hacer frente al SARS-CoV2.

El proyecto diseñado por el CNB tiene seis objetivos: generar herramientas básicas y modelos experimentales esenciales para el desarrollo de estrategias de protección; identificación y test de compuestos antivirales para el tratamiento del SARS-CoV2; desarrollo de anticuerpos específicos monoclonales para la protección frente a la infección; desarrollo de la próxima generación de candidatos de vacuna; caracterización molecular, estructural y funcional, y modelado computacional para entender la propagación del nuevo coronavirus.

El Centro Nacional de Biotecnología del CSIC es pionero mundial en un método de clonación de virus que permite manipularlos genéticamente para atenuar su virulencia y lograr una vacuna. El equipo liderado por los profesores Luis Enjuanes e Isabel Sola trabaja ya en un proyecto para estudiar los mecanismos de patogénesis del nuevo coronavirus. Este equipo del CNB también fue seleccionado en la reciente convocatoria urgente de la UE, para un proyecto que busca desarrollar anticuerpos monoclonales protectores frente al nuevo coronavirus.

Esta búsqueda de vacuna o medicamento que ahora está recibiendo nuestra atención y recursos, no debería ser algo puntual y aislado. Como muy bien sabes los científicos y científicas la investigación requiere tiempo, muchos análisis y comprobaciones y por supuesto necesita recursos económicos, para tener cierta seguridad que pueden aplicarse a la población.

Pero ante esta pandemia desde el Ministerio de Sanidad, se ha anunciado el 20 de marzo que varios hospitales españoles van a comenzar dos ensayos clínicos con pacientes para demostrar la efectividad del remdesivir, un fármaco desarrollado por la farmacéutica estadounidense Gilead para tratar el ébola que aún está en fase experimental. Tres hospitales —La Paz, en Madrid, el Clínico, en Barcelona, y Cruces, de Vizcaya— han comenzado ya a reclutar pacientes y se espera que se sumen otros cinco en los próximos días: el 12 de Octubre y el Ramón y Cajal, en Madrid; el Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares (Madrid); el Carlos Haya en Málaga y el Vall d’Hebron en Barcelona.

Estos ensayos van en paralelo de los que buscan vacunas viables y que lideran EE UU, China y Alemania y que en el mejor de los casos tardarán unos 18 meses en poder tener un candidato listo para su uso generalizado. En España, el Ministerio de Ciencia, ha informado que el reciente paquete de financiación urgente para investigar tratamientos y vacunas contra la Covid-19 incluye modificaciones en la Ley de la Ciencia para agilizar el proceso de concesión de las ayudas de investigación y que estas lleguen “lo antes posible”.

Para finalizar, haciendo mía la frase del poeta Pablo Neruda: “Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”. Espero aunque se hayan cortado nuestras salidas para ver las flores, estoy segura que más pronto que tarde la ciencia permita dar los primeros frutos para frenar el coronavirus.  MI APLAUSO A LAS PERSONAS INVESTIGADORAS POR SU LABOR  FRENTE AL CORONAVIRUS!!

#Quédate en casa

Etiquetas: , , ,

El Sector agrario y Covid-19: Las paradojas del destino

Escribo este breve post en relación a las paradojas que tiene el destino, pues la pandemia de Covid-19 ha puesto de relieve la necesidad de disponer de productos de alimentación procedentes el sector agrario y ganadero.  Me explico, en los últimos días me ha venido a la mente que aunque parece ya que haya pasado mucho tiempo, hasta hace apenas unas semanas las imágenes en la televisión y los comentarios en los medios de comunicación era de manifestaciones de agricultores/as en todo la geografía española, poniendo de manifiesto lo olvidados que estaban y están, y que producir productos agrarios no es rentable, y en muchas ocasiones se producen pérdidas y sin alcanzar una renta digna. Las imágenes de “tractoradas” cortando carreteras y manifestando las demandas, eran vistas con muchos habitantes de las ciudades como algo anecdótico, se escribieron diferentes artículos en prensa como “El campo es un país extranjero”.

Pues bien, en medio de estas reivindicaciones, de forma impactante  apareció Covid-19 y como bien sabemos los españoles/as lo que esto está suponiendo dado el incremento exponencial de personas infectadas, que ha llevado por segunda vez en nuestra historia democrática a la aprobación de un Real Decreto Ley 463/2020 de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria, además del impacto económico y social que está produciendo.

En estos últimos días y con la vista puesta en la situación sanitaria y las medidas que el Gobierno podría tomar, hemos presenciado como los ciudadanos se han “lanzado a la compra” de productos de alimentación de forma “compulsiva” y rozando cierta irracionalidad, con imágenes de estanterías vacías, largas colas. Pues bien esos productos que han llenado los carros de los supermercados, de los mercados municipales y demás tiendas de alimentación se producen en el campo por el trabajo de mujeres y hombres agricultores/as y ganaderos/as para que luego la industria agroalimentaria y cooperativas lo repartan por todo el territorio nacional y llegue a hombres y mujeres para su consumo. Este hecho nos debe hacer reflexionar, de la necesidad de prestar atención por parte de los poderes públicos y de toda la ciudadanía, el campo y el sector agroalimentario que hoy más que nunca sigue trabajando para que no haya desabastecimiento.

Para finalizar, me gustaría parafraseando a Albert Camus En las profundidades del invierno (que aquí podríamos decir de la crisis sanitaria) finalmente aprenderemos que si estamos unidos, somos responsables, realizamos un reconocimiento a tantas y tantas personas sanitarias, agricultoras, ganaderas, al sector de cooperativistas agrarias, empresas de alimentación,… y todas la personas anónimas que están en su puesto de trabajo llevando a cabo labores calladas pero encomiables, aprenderemos que en nosotros había y lograremos un verano invencible”. Gracias.

#QUÉDATE EN CASA

Etiquetas: , , , , , ,
Categorias: Quedate en casa