‘Nanomateriales’

Teslaforesis

Por Patricia Muñoz, Ingeniera de Materiales

Nikola Tesla es uno de los científicos e inventores más influyentes en la historia de la ciencia y uno de sus grandes sueños era la transmisión de energía sin necesidad de usar cables, igual que la transmisión de información en el caso de la radio. En 1891 patentó la bobina de Tesla, un tipo de transformador resonante compuesto por una serie de bobinas de Tesla que crean diferencias de potencial muy elevadas, produciendo producir descargas eléctricas con un alcance del orden de varios metros.

Científicos de la Universidad Rice, dirigidos por el investigador Paul Rice Cherukuri, han llevado al campo de la nanotecnología la bobina inventada por Tesla. Aplicando el campo electromagnético generado por una bobina Tesla a nanotubos de carbono, estos se autoensamblan en cables largos formando una red. A este fenómeno lo han llamado “teslaphoresis”. La bobina de Tesla genera un campo eléctrico que oscila y que hace que las cargas positivas y negativas de cada nanotubo oscilen y atraigan a las de los nanotubos cercanos siendo el resultado que la materia forme cables y transmita electricidad sin tener que tocarla.

.

Fig. 1. (A) Nanotubos son atraídos a la fuente de un campo Tesla en uno de los laboratorios de la Universidad de Rice. (B) El material se autoensambla en hilos y es capaz de alimentar circuitos LED (Figuras adaptadas de la ref. 2).

Como se observa en el experiemento, la corriente alterna de la bobina polariza las piezas de nanotubos, que se alinean de inmediato y forman cadenas y conectándolos a LEDs son capaces de transmitir una corriente eléctrica a ellos.

El equipo dirigido por Paul Rice Cherukuri acaba de publicar sus resultados en la revista ACS Nano.

Referencias:

1. Artículo en la revista ACS Nano.

2. Noticia en la web de la Universidad de Rice.

3. Vídeo del experimento.

 

Etiquetas:

Estañeno: primeros trabajos para fabricar el nuevo hermano del grafeno

Por G.R. Plaza (UPM)

En el grafeno, los átomos de carbono forman una red bidimensional (ver figura 1) con excelentes propiedades eléctricas y resistencia mecánica. La demostración en 2004 de que era posible fabricarlo despertó un enorme interés y propició que actualmente numerosos grupos trabajen en el desarrollo de aplicaciones de dicho material. Después del grafeno, se han obtenido otros materiales con una estructura bidimensional de panel de abeja como la del grafeno, incluyendo el siliceno (con átomos de silicio), fosforeno (fósforo), germaneno (germanio) y también diferentes combinaciones de láminas.

Figura 1. Representación de una lámina de grafeno, esto es, una lámina formada for átomos de carbono, con un espesor de un átomo.

Recientemente, también se ha predicho la posibilidad de producir láminas bidimensionales de átomos de estaño y que este material, estañeno, tendría excelentes propiedades de conducción de corriente eléctrica sin disipación de calor (ref. 1). Según las predicciones teóricas, el estañeno podría presentar estas propiedades eléctricas a temperatura ambiente, lo que le convierte en un material realmente especial. Este mes se ha publicado un trabajo experimental (ref. 2), llevado a cabo en la Universidad Jiao Tong de Shangái (China) y dedicado a la obtención de estañeno. Para ello, los investigadores vaporizaron átomos de estaño y permitieron que se depositaran sobre un sustrato de telururo de bismuto.

A pesar del avance significativo que ha supuesto este trabajo, ha resultado controvertido (ref. 3), puesto que no está claro que la estructura obtenida sea estañeno.  Además, tampoco se han podido comprobar las buenas propiedades de conducción eléctrica predichas teóricamente, si bien se aduce que ello es debido a que el sustrato de telururo de bismuto no es el adecuado. Por tanto, estos pueden ser los primeros pasos del material que podría mejorar muy significativamente el rendimiento de dispositivos eléctricos (al reducir drásticamente la disipación de calor) y son necesarios ahora nuevos trabajos experimentales para confirmar experimentalmente la fabricación del material y sus excelentes propiedades.

Referencias:

1. Yong Xu, Binghai Yan, Hai-Jun Zhang, Jing Wang, Gang Xu, Peizhe Tang, Wenhui Duan, Shou-Cheng Zhang. “Epitaxial growth of two-dimensional stanene”. Physical Review Letters (2013), 111, 136804. DOI: 10.1103/PhysRevLett.111.136804

2. Feng-feng Zhu, Wei-jiong Chen, Yong Xu, Chun-lei Gao, Dan-dan Guan, Can-hua Liu, Dong Qian, Shou-Cheng Zhang, Jin-feng Jia. “Epitaxial growth of two-dimensional stanene”. Nature Materials (2015) DOI: 10.1038/nmat4384

3. Chris Cesare. “Physicists announce graphene’s latest cousin: stanene”. Nature (2015), 524, 18. DOI: 10.1038/nature.2015.18113

Etiquetas:

Desarrollan un tejido aislante basado en nanohilos que podría eliminar la necesidad de calefacción en las casas

Por Patricia Muñoz (Dpto. Ciencia de Materiales, UPM)

La calefacción es hoy en día el método más usado para mantener a una temperatura agradable nuestras casas y espacios en invierno, pero la calefacción consume gran cantidad de energía y es la principal fuente de emisión de gases de efecto invernadero, ya que casi la mitad del consumo mundial de energía se destina a la calefacción de edificios y viviendas. Aunque la eficiencia energética de los edificios ha mejorado gracias al aislamiento y el diseño, gran parte de la energía sigue siendo desperdiciada en calentar espacios. Para evitar este gasto de energía y además evitar el impacto negativo de las emisiones  asociadas a la producción de energía en este campo, un equipo de investigadores de la Universidad de Stanford está desarrollando una nueva estrategia llamada “gestión térmica personal”, que se centra en asegurar las condiciones térmicas adecuadas en las personas en lugar de en todo el espacio habitado. Al centrarse en las personas, en lugar de los edificios, el equipo de Stanford espera reducir la ineficiencia  que supone calentar espacios.

Estos  científicos han desarrollado un nuevo recubrimiento de nano-hilos de plata para la ropa que puede mantener el calor de nuestros cuerpos mejor que la ropa normal. Este  equipo de investigadores dirigido por el profesor Yi Cui, ha publicado un artículo sobre estos textiles recubiertos de AgNW (compuesto de plata-nitrógeno-wolframio) en una edición reciente de la revista Nano Letters.

La principal ventaja de la ropa recubierta con AgNW es que más del 90% del calor que desprende el cuerpo del propio individuo es reflejado, es decir, reduce esta pérdida con respecto a una prenda normal. Además, debido a que los revestimientos están hechos de materiales conductores, también pueden ser calentados activamente con una fuente de electricidad.

Imagen mostrando cómo el calor pasa a través de un tejido normal pero es reflejado por un tejido de AgNW. En el tejido conductor es posible hacer circular una corriente eléctrica para producir calor. La figura muestra también la microestructura del tejido (adaptado del trabajo de Po-Chun Hsu, et al., ver referencia).

Variables como la temperatura exterior, la temperatura interior y el tamaño de la casa hacen que sea difícil calcular exactamente la cantidad de energía que una persona podría ahorrar con el uso de ropa recubierta de AgNW. Los investigadores han calculado una estimación de ahorro aproximado de 8,5 kWh de energía de calefacción por persona por día de invierno, o 1.000 kWh al año, suponiendo que el sistema de calefacción funciona durante cuatro meses al año.

Fabricar ropa recubierta en plata podría parecer costoso, pero se requiere una pequeña cantidad de solución AgNW (menos de 1 gramo para una prenda). Sólo una pequeña fracción de esta masa es de plata, por lo que el costo sería relativamente barato. El uso de otros metales tales como cobre, níquel, o aluminio, que tienen propiedades similares como la plata, podría reducir aún más los costes. Además la estructura porosa de los nanohilos permitiría a estos artículos de ropa ser transpirables.

Estos investigadores también fabrican tejidos recubiertos con una solución de nanotubos de carbono. Sin embargo, aunque los nanotubos de carbono son conductores, su alta emisividad no les permite reflejar el calor del cuerpo tan bien como el recubrimiento AgNW.

Imágenes térmicas mostrando la comparación entre un guante normal y uno fabricado con tejido de AgNW. Los colores cálidos (amarillo y rojo en el extremo) indican mayor temperatura y los frios (verde y azul oscuro en el otro extremo) indican las temperaturas más bajas (adaptado del trabajo de Po-Chun Hsu, et al., ver referencia).

Esta nueva tecnología está todavía en fase experimental y se ha de comprobar el impacto que podrían tener los nanohilos en contacto con la piel.

Referencia: Po-Chun Hsu, et al. “Personal Thermal Management by Metallic Nanowire-Coated Textile.” Nano Letters. 2015, 15, 365-371.

Etiquetas:

Cargando el teléfono móvil mientras paseo

Por Rafael Daza

La piezoelectricidad es un fenómeno físico que aparece en ciertos materiales sólidos tales como cristales, algunos cerámicos y ciertos materiales biológicos como el hueso. Cuando un material piezoeléctrico es sometido a estrés mecánico, este se polariza y adquiere una diferencia de potencial y carga eléctrica en su superficie. Este fenómeno, descubierto por los hermanos Curie en 1880, tiene innumerables aplicaciones como pueden ser la producción y detección de sonido o la generación de alto voltaje. Además, la piezoelectricidad está en la base de técnicas instrumentales científicas con resolución atómica, como son los microscopios de efecto túnel o de fuerza atómica. En todas estas aplicaciones, el material piezoeléctrico empleado tiene dimensiones en la escala macroscópica. Sin embargo, algunas predicciones teóricas hablaban de la posibilidad de que este fenómeno ocurriera también en materiales con alguna de sus dimensiones disminuida a la escala atómica.

El pasado día quince de este mes, investigadores de la Universidad de Columbia y del Instituto Tecnológico de Georgia presentaron al mundo la primera lámina de disulfuro de molibdeno (MoS2) que en formato 2D (una de las dimensiones espaciales es reducida a unos pocos átomos mientras que las otras dos permanecen con tamaños macroscópicos) presenta comportamiento piezoeléctrico. Quizá una de las cuestiones más sorprendentes es que un bloque de disulfuro de molibdeno no presenta comportamiento piezoeléctrico; es sólo cuando se dispone de un espesor atómico, cuando la piezoelectricidad se manifiesta. Estos investigadores han mostrado que, al someter a láminas de MoS2 2D con un número impar de capas atómicas a ciclos de deformación-relajación, se produce un voltaje piezoeléctrico oscilante y se obtiene corriente eléctrica mientras que no se observa nada si las láminas presentan un número par de capas (el material es altamente polar por lo que un número par de capas cancela el efecto neto). En las condiciones de máxima potencia, una lámina monoatómica deformada en un 0.53% genera una diferencia de potencial de 15 mV para una intensidad de corriente 20 pA (1 pA equivale a 10-12 A), correspondiente a una potencia generada por unidad de superficie de 2 mW m-2 y a una eficiencia del 5.08 % en la conversión de energía mecánica en eléctrica. Además, en consonancia con las predicciones teóricas efectuadas, eficiencia se incrementa conforme se disminuye el espesor y la diferencia de potencial cambia de signo cuando la dirección de deformación se rota 90º.

Este descubrimiento otorga a los materiales 2D nuevas propiedades físicas con lo que se amplía el abanico de posibles aplicaciones. Se da la casualidad de que uno de los investigadores de este proyecto, James Hone, fue la persona que hace seis años demostró que el grafeno, otro increíble material 2D formado de carbono, es el material más resistente que existe en el mundo. En el caso del disulfuro de molibdeno 2D, su comportamiento piezoeléctrico, unido a su transparencia óptica, a su enorme ligereza y a su deformabilidad y flexibilidad mecánicas le convierten en un generador eléctrico único. Este material, dicen sus descubridores, podría servir para aplicaciones portátiles, quizá integradas en la ropa, para convertir energía del movimiento de tu cuerpo en electricidad y cargar sensores portátiles o dispositivos médicos o, quizá, proporcionar suficiente energía para cargar el teléfono móvil en tu bolsillo.

Referencia:

Wu W, Wang L, Li Y, Zhang F, Lin L, Niu S, et al. Piezoelectricity of single-atomic-layer MoS2 for energy conversion and piezotronics. Nature. 2014 10/23;514(7523):470-4.

Etiquetas:

Microscopía de fuerza atómica en la ciencia de materiales: el congreso “Fuerza y Túnel 2014”, un congreso con acento español

Por R. Daza

La pasada semana tuvo lugar en San Sebastián una nueva edición del congreso internacional Fuerza y Túnel, donde investigadores de diferentes procedencias tuvieron la oportunidad de presentar los resultados más destacables de sus trabajos en el campo de la microscopía de efecto túnel y la microscopía de fuerza atómica, dos tipos de microscopios poco conocidos a pesar de ser el nuestro un país de gran tradición en este tipo de técnicas.

El funcionamiento del microscopio de efecto túnel se basa en la enorme dependencia mostrada por la corriente que circula de un material conductor (punta) a otro (muestra) con la distancia que los separa cuando ésta se mide en diezmilmillonésimas de metro. Durante la observación de un material, si se mantiene constante el valor de esta corriente (conocida como corriente túnel), cualquier característica topográfica de la muestra da lugar a que el microscopio desplace verticalmente la misma con respecto a la punta. Estos desplazamientos verticales permiten reconstruir la topografía de la muestra a analizar. Si bien esta técnica ha permitido obtener imágenes con resolución atómica de multitud de superficies, presenta una enorme limitación: sólo es válida para caracterizar materiales conductores. Cuando en 1982 Gerard Binnig y Heinrich Rohrer dieron a conocer a la sociedad científica la creación del primer microscopio de efecto túnel (1, 2), sabían que este presentaba el mencionado handicup. Sin embargo, Binnig no se resignó y de su empeño por ampliar las fronteras del campo de aplicación de la técnica que acababan de desarrollar, nació, pocos años después, el microscopio de fuerza atómica (3). En este caso, la caracterización topográfica de la muestra se basa en la existencia de una magnitud física dependiente de la interacción punta-muestra cuyo valor depende de la distancia entre ellas; para mantener constante el valor de dicha magnitud es preciso, de nuevo, realizar desplazamientos de aproximación y alejamiento vertical que se emplean en la reconstrucción topográfica.

Ambas técnicas son constantemente empleadas en la caracterización microestructural de los materiales así como en el estudio de los procesos físico-químicos que acontecen en sus superficies. Prueba de ello fueron los variados trabajos que se presentaron en el congreso de este año y que quedaron agrupados en cuatro disciplinas: análisis del comportamiento magnético de materiales en la nanoescala, estudio de los procesos de síntesis superficiales, grafeno y las aplicaciones del AFM en el ámbito biológico. Asimismo, hubo sesiones dedicadas a la presentación de nuevos desarrollos y técnicas relacionadas y al resultado de la combinación de los dos tipos de microscopía. Finalmente, tuvo lugar una sesión de homenaje al Profesor Arturo Baró quien trajo a España el primer microscopio de efecto túnel directamente desde los laboratorios de IBM en Zurich donde trabajó con Binnig y Rohrer. Desde su laboratorio en la Universidad Autónoma de Madrid, el profesor Baró ha trabajado en el desarrollo de ambas técnicas de microscopía adquiriendo rápidamente fama internacional. En la actualidad, en nuestro país son numerosos los grupos de investigación que emplean estas técnicas no solo para la caracterización mecánica o topográfica de materiales sino también para la nano-manipulación de los mismos.

 

Más información de este congreso en: http://dipc.ehu.es/ws_presentacion.php?id=95

1. BINNING, G., H. ROHRER, C. GERBER and E. WEIBEL 1982. Surface studies by scanning tunneling microscopy. Phys. Rev. Lett. 49, 57-61.

2. Binnig, G. and H. Rohrer 1983. Scanning tunneling microscopy. Surf. Sci. 126, 236-244.

3. Binnig, G., C.F. Quate and C. Gerber 1986. Atomic force microscope. Phys. Rev. Lett. 56, 930-933.

 

Etiquetas:

Procesado de materiales en ausencia de gravedad

En posts anteriores hemos hablado de las posibilidades de estudio y modificación de la microestructura de los materiales para diferentes aplicaciones. Por ejemplo, en el caso de materiales poliméricos, formados por largas cadenas moleculares, puede ser interesante y útil obtener un alineamiento de las cadenas en una dirección preferente.

Hoy queríamos proponer el siguiente vídeo motivador e ilustrativo de estas ideas, y de los experimentos en la estación espacial internacional para obtener diferentes microestructuras sin la influencia de la fuerza gravitatoria.

Imagen de previsualización de YouTube
Etiquetas:

Materiales que se “autoensamblan”: ¿los componentes del futuro?

Vivimos un tiempo en el que la tecnología de impresión tridimensional se ha desarrollado y popularizado y está al alcance de todos utilizar una impresora de este tipo para producir objetos de plástico que pueden ser diseñados fácilmente en el ordenador. O incluso hacer réplicas de plástico de cualquier objeto tridimensional, que puede ser fácilmente escaneado.

En este contexto, se ha desarrollado la idea de fabricar objetos tridimensionales que después puedan adoptar nuevas formas, o que puedan unirse a otros objetos de forma ordenada para dar lugar a conjuntos más grandes. La idea es copiar los mecanismos que ocurren en la naturaleza a nivel molecular: nuestras células funcionan gracias a este fenómeno de autoensamblaje, por el cual se forman materiales ordenados partiendo de moléculas en disolución (en particular proteínas). Este ensamblaje ordenado de varias moléculas y átomos se basa en que los componentes tienen geometrías complementarias y en la interacción atractiva entre ellos (esta interacción siempre es de origen electromagnético).

Resulta muy ilustrativo el vídeo divulgativo del investigador del MIT Skylar Tibbits (con estudios en los campos de diseño, computación y arquitectura), que recomendamos a nuestros lectores:

Etiquetas:

Materiales para generación de energía eléctrica: superficies optimizadas para la transmisión de calor

Una de las etapas importantes en las centrales de producción de energía eléctrica es la condensación de vapor de agua. Un reciente estudio, pubicado en Scientific Reports, describe cómo puede mejorarse en un 100% la eficiencia de la transmisión de calor en esta etapa con una superficie heterogénea combinando diferentes materiales.

En las centrales termoeléctricas actuales se convierte calor en energía mecánica y después eléctrica mediante un ciclo termodinámico realizado por agua. Primeramente, se aumenta la presión de agua líquida en una bomba. Después, el agua se calienta, haciendo que pase a estado vapor y aumente su temperatura (a partir del calor generado mediante combustibles fósiles, mediante energía nuclear o incluso mediante energía solar). Después este vapor de agua a alta presión se emplea para hacer girar una turbina y posteriormente el vapor debe enfriarse y condensarse en un condensador. Típicamente se emplea el agua fría de un río para enfriar el condensador.

En el condensador, se consigue una buena eficiencia (lo cual supone un menor tamaño y coste del condensador) si se realiza fácilmente el intercambio de calor entre el vapor de agua que se quiere condensar y los materiales del condensador. Pues bien, en este intercambio de calor influye el proceso de formación y desprendimiento de las gotas de agua condensada en la superficie. Una buena eficiencia se consigue si la superficie favorece la nuceación de muchas gotas de agua, un mayor contacto entre cada gota y la superficie (mejor transmisión de calor) y el desprendimiento de las gotas cuando tienen un tamaño pequeño (frente al crecimiento hasta grandes tamaños) para permitir la condensación de nuevas gotas.

Imagen de previsualización de YouTube

Condenación de vapor en una tubería de cobre optimizada con pequeñas zonas hidrófilas, superficie nanoestructurada y recubrimiento de aceite, obtenida por el grupo de la Pfrof. Evelyn N. Wang.

En épocas recientes se habían hecho los mayores esfuerzos para conseguir superficies hidrófobas que favorecieran el desprendimiento de las gotas. El trabajo mencionado, liderado por la Profesora de Ingeniería Mecánica Evelyn N. Wang, ha pretendido la mejora de la superficie en los tres aspectos. De este modo, la superficie diseñada por su equipo contiene pequeñas zonas hidrófilas que favorecen la nucleación de gotas, una nanorugosidad combinada con micropilares que favorecen el deslizamiento de las gotas y una capa de aceite que favorece el mayor contacto entre las gotas y la superficie, mejorando la transmisión de calor en las gotas.

Etiquetas:

La película más pequeña

Todos hemos visto películas de animación hechas con figuras de plastilina. Las figuras son modificadas entre cada dos fotogramas, de modo que la animación aparece ante nuestros ojos al ver la secuencia de fotogramas.

¿Cual podría ser la forma de obtener las figuras más pequeñas para realizar una película de animación? Pues bien, investigadores del gigante informático IBM han sido capaces de realizar figuras formadas por unos cuantos átomos. El resultado es el que muestra el siguiente vídeo.

Imagen de previsualización de YouTube

También han realizado un segundo vídeo (en inglés) explicando cómo realizaron el trabajo, que consistía básicamente en mover moléculas individuales de monóxido de carbono con una aguja diminuta y obtener imágenes mediante microscopía de electo túnel (manipulaciones similares se hacen también con los más conocidos microscopios de fuerza atómica), a -268 ºC. Les proponemos a los lectores del blog que disfruten con él.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Etiquetas:

Un nuevo material para producir hidrógeno, agua potable e incluso suministrar energía

 Por Á. Ridruejo (Universidad Politécnica de Madrid)

Según una noticia recogida recientemente en la revista Science Daily, una versión nanoestructurada del dióxido de titanio (TiO2) es capaz de desalar agua si se utiliza en membranas semipermeables y de contribuir a recuperar energía a partir de la salmuera desechada en el proceso. También puede duplicar la duración de las baterías de ion litio e incluso usarse como agente bactericida en nuevos vendajes.

El dióxido de titanio es un material abundante, conocido y profusamente utilizado en la industria. Sin ir más lejos, es el pigmento más común que se añade a cualquier esmalte o pintura cuando queremos obtener el color blanco, y está presente en casi todas las cremas de protección solar. Presenta interesantes propiedades químicas, entre ellas, que acelera ciertas reacciones químicas y que se enlaza fácilmente con moléculas de agua. La novedad, desarrollada por el equipo del profesor Darren Sun en la Universidad Tecnológica de Nanyang (Singapur), consiste en insertar los cristales de dióxido de titanio en nanofibras. A su vez, estas  nanofibras son las que se procesan para obtener membranas flexibles. Los responsables del equipo de investigación esperan además que las aplicaciones de las membranas de nanofibra con TiO2 sean una gran ayuda para afrontar dos de los principales retos derivados de la superpoblación: la obtención de energía barata y el suministro de agua potable.

Imagen de microscopio electrónico de un grupo de nanofibras de dióxido de titanio obtenidas por el Laboratorio Nacional de Argonne (EE.UU.). Cada fibra es 10.000 veces más fina que un cabello humano.

 

El camino para llegar a esta conclusión no ha sido directo. En un principio, el equipo del profesor Sun comenzó a utilizar dióxido de titanio en membranas para resolver el problema del bioensuciamiento,  en el que el crecimiento de colonias bacterianas ocluye los poros de la membrana, lo que provoca la obstrucción del flujo de agua a su través. Durante esta investigación, se descubrió que el dióxido de titanio actuaba como fotocatalizador. En presencia de luz solar, una fracción del agua se descomponía en hidrógeno y oxígeno. Esta reacción también puede darse con platino como catalizador, pero el platino tiene un precio muy superior, y el rendimiento del TiO2  (1,53 ml de H2 por hora y litro de agua de desecho) parece ser tres veces superior. Según el profesor Sun, producir hidrógeno como subproducto de la desalinización del agua permite reducir su coste energético a prácticamente cero. Cualquier excedente podría además ser utilizado en células de combustible o quemado en centrales de ciclo combinado para obtener electricidad.

La naturaleza hidrofílica del dióxido de titanio tiene otra importante ventaja al incorporarse en membranas: el agua penetra en ellas con facilidad, a la vez que otros contaminantes, principalmente los de la sal, se ven repelidos. En estos momentos se trabaja en el desarrollo de una membrana de elevado flujo por ósmosis directa basada en este nuevo material.

Las propiedades antimicrobianas del TiO2 también permiten anticipar su uso como vendaje antibacteriano para evitar infecciones en heridas abiertas.

El equipo de la Universidad Tecnológica de Nanyang también ha desarrollado un dióxido de titanio policristalino de color negro que permite fabricar celdas solares flexibles para la generación de electricidad. El dióxido negro tiene otra aplicación interesante en baterías de litio, puesto que, cuando nanopartículas de este material modificadas con carbono se usan como ánodo, la capacidad de la batería se duplica, lo que proporciona a las baterías una duración mucho mayor antes de descargarse completamente. Este resultado mereció la portada de uno de los números de la revista Journal of Materials Chemistry del año pasado.

El profesor Sun y su equipo no piensan desaprovechar la posible rentabilidad de un material tan prometedor. A la vez que profundizan en el desarrollo del material, están inmersos en la creación de una nueva empresa que comercialice el producto.

 

Referencia de la noticia:

Nanyang Technological University. “Multi-purpose wonder can generate hydrogen, produce clean water and even provide energy.” ScienceDaily, 23 Mar. 2013. Web. 20 Apr. 2013

Otras referencias científicas:

  1. Lei Liu, Zhaoyang Liu, Hongwei Bai, Darren Delai Sun. Concurrent filtration and solar photocatalytic disinfection/degradation using high-performance Ag/TiO2 nanofiber membrane. Water Research, 2012; 46 (4): 1101
  2. Ia Hong Pan, Xiwang Zhang, Alan J. Du, Hongwei Bai, Jiawei Ng, Darren Sun. A hierarchically assembled mesoporous ZnO hemisphere array and hollow microspheres for photocatalytic membrane water filtration. Physical Chemistry Chemical Physics, 2012; 14 (20): 7481


Etiquetas: