Las patentes protegen a las “grandes” y también a las “pequeñas” invenciones

Quizá cuando alguien ajeno al mundo de las patentes, lee o escucha en un medio de comunicación que se ha concedido una patente sobre una invención, puede que piense que se trata de una invención transcendental, de una gran invención, pero lo cierto es que la mayoría de las patentes y por supuesto de los modelos de utilidad, se conceden sobre invenciones menores, perfeccionamientos sobre dispositivos o composiciones ya existentes que, en la mayoría de los casos, suponen un pequeño salto desde el punto de vista de la actividad inventiva. Se trata de la innovación incremental frente a la disruptiva.

Las patentes que protegen grandes avances tecnológicos son escasas y en ocasiones se les culpa de enlentecer el progreso tecnológico durante su vigencia, aunque hay mucha controversia al respecto. Se suelen proponer como ejemplos de este freno del avance tecnológico la patente US821393 de los hermanos Wright sobre una “máquina voladora” que supuestamente frenó el progreso tecnológico en el mundo de la aviación en los EE.UU. a principios del siglo XX, la patente US4575330 de Chuck Hall sobre la impresión 3D, la patente de Edison US223898 sobre la lámpara incandescente y últimamente se especula que la patente sobre el sistema de edición genética CRISPR (cuya titularidad está en disputa) podría tener un efecto similar.

Patente US223898 de Edison sobre la bombilla y Patente US821393 de los Hnos. Wright

Patente US4575330 sobre Impresión 3D y Solicitud PCT WO2013/176772 sobre el CRISP

Estas no son “pequeñas” invenciones

Por lo que se refiere a las “pequeñas” invenciones, hace unos meses, el pasado verano, saltó a los medios de comunicación el caso de una invención muy sencilla, cuya validez ha sido objeto de un procedimiento judicial.

La patente de los Países Bajos de número NL1012379 trata de solucionar un problema que parece ser muy común en los Países Bajos; allí son populares una especie de galletas conocidas como Rusks (similares a lo que aquí llamamos pan tostado), también conocidas en el Reino Unido y en Sudáfrica y resulta muy difícil extraer dichas galletas del envase, lo que en muchas ocasiones provoca que se rompan durante el proceso de extracción.

La invención patentada proporciona a las galletas un recorte lateral que permite introducir un dedo y extraerlas sin provocar su ruptura, según se puede apreciar en la figura 1 de la patente.

La patente NL1012379 fue concedida y aunque el procedimiento de concesión de patentes vigente en los Países Bajos no incluye examen, sí se realiza una búsqueda y una opinión escrita (llevadas a cabo por la Oficina Europea de Patentes), a semejanza de lo regulado en España por la Ley 11/1986, situación que cambiará cuando entre en vigor la Ley 24/2015.

La búsqueda señaló como documento relevante para la actividad inventiva de la mayor parte de las reivindicaciones, a la patente estadounidense US3741386, donde se divulga la realización de un corte lateral en placas de rayos X apiladas, con el fin de facilitar su extracción. También en el procedimiento judicial se presentó otro documento que podría afectar a la actividad inventiva, el US4124727, que se refiere a un procedimiento de fabricación de snacks obtenidos a partir de legumbres y que poseen un orificio en el centro para facilitar su extracción del contenedor cilíndrico en que se empaquetarán.

Figuras de US3741386 y extracto de la descripción de la patente  US4124727

El tribunal holandés consideró que, aplicando el método problema solución, un experto en la materia no habría solucionado el problema consistente en la extracción de las galletas de un envoltorio ajustado sin que se rompan de la manera definida en la reivindicación a partir del estado de la técnica analizado. Bien sabido es que la evaluación de la actividad inventiva puede arrojar resultados distintos dependiendo de quién sea el evaluador, pero el ejemplo muestra que invenciones que a primera vista son muy sencillas y no implican la aplicación de una tecnología muy avanzada, también pueden ser protegidas mediante patente.

A las invenciones sencillas pero con éxito comercial se las denomina en inglés invenciones del tipo “why didn’t I think of that?”, de las que son muy representativas las de la empresaria estadounidense Joy Mangano, a la que ya dedicamos una entrada anterior.

A veces se pone como ejemplo de invención de ese tipo el llamado “post-it”® (ver nº 18 de la revista MARCHAMOS, página 29), aunque detrás de la misma hay una composición adhesiva, a la que parece que se llegó por casualidad. Otros ejemplos pueden ser el bloque de construcción patentado por la empresa Lego, la cremallera (nº21 de la revista marchamos, página 29) y la cubierta higiénica para latas de refrescos (nº 25 de la revista marchamos, página 28).

 

Patente US3691140 sobre el “post-it®” y Patente US3005282 sobre la pieza de Lego®

Patente US1219881 sobre la cremallera y Patente US3204805 sobre la cubierta para latas

Pequeñas invenciones que tuvieron un gran éxito comercial

 

Conclusión

A pesar de que popularmente se identifique una patente con una invención de gran importancia, la realidad es que el derecho de patentes sólo exige que la invención, para ser protegida por una patente, cumpla con los requisitos de patentabilidad; novedad, actividad inventiva y aplicación industrial y son muchas las invenciones simples que cumplen con dichos requisitos, sin olvidar que, en el caso de los modelos de utilidad, el nivel de actividad inventiva exigido es menor.

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*