Intoxicación por plomo: Investigación de factores de riesgos

Ante la notificación de un caso  de intoxicación por plomo en un varón de 68 años de edad, se inicia investigación con el fin de encontrar la fuente del plomo y de controlar la misma.

Material y métodos.

Entrevista personal con el afectado en su domicilio.

Toma de muestras del agua de abastecimiento en la vivienda en dos momentos: uno nada más abrir el grifo de la cocina después de haberlo tenido cerrado durante toda la noche y otro después de haber dejado corre el agua durante cinco minutos.

 

Resultados.

El paciente lleva residiendo es su domicilio actual desde el año 1973. Las tuberías de conducción del agua desde la entrada del edificio hasta el grifo son de plomo

         Consumo de agua: El paciente bebía agua del grifo de la cocina. Acostumbraba a recoger  por la mañana, en un recipiente de plástico, el agua que prevía iba a consumir durante todo el día tanto para beber como para cocinar. Además por la mañana, en ayunas, tomaba un vaso de agua. Esto “siempre lo he hecho así”.

         Utensilios de cocina y comedor: Para cocinar utilizaba  varios cazos de acero y de metal recubiertos de esmalte cerámico vitrificado. No utilizaba ningún utensilio de barro ni otros utensilios vidriados. Los vasos  y copas son de vidrio pero no tiene uno especial del cual beba siempre. Los cubiertos son de acero inoxidable.

         Hábitos tóxicos: manifestó no fumar y no tomar alcohol. Sólo tomaba los medicamentos prescritos por su polineuropatía y también algún fármaco antihipertensivo. No utilizaba tientes para el pelo.

         Historia laboral: Trabajaba en una carpintería. No tenía contacto con barnices, “tapaporos”, etc. (las actividades de pintado, barnizado… se hacían en un departamento diferente al  suyo). En 1987 cambió de trabajo y comienzó a laborar en una galería de alimentación, en la que realizaba tareas de limpieza y también en ocasiones de guardia de seguridad.   Actividades de ocio: Fue interrogado acerca de si tenía soldados de plomo u objetos de este metal, si se dedicaba a pintar o a decorar barro. No realizaba actividades de riesgo en cuanto al plomo.

 

De las muestras de agua: En la primera muestra tomada dio un resultado de más de 308 microgramos de plomo por litro (La legislación permite hasta 100 microgramos). En la segunda muestra el resultado fue de 17 microgramos (la legislación permite hasta 50).

 

Conclusión: El origen del plomo está en el agua de la red de abastecimiento. El acumulo de plomo en el organismo se agudiza por los hábitos de la persona que prácticamente consume todo el plomo que sale por el grifo en los primeros chorros de agua de la mañana. Otras familias con el mismo problema de plomo en las tuberías pueden tener menos riesgo de acumulo  de plomo si en vez de almacenar agua en un recipiente abren y cierran el grifo cada vez que necesitan el agua.

 

Recomendaciones:

1.- No consumir agua del grifo.

3.- Proporcionar al caso agua embotellada para evitar que consuma cualquier cantidad de plomo.

 

 

 

 

 

  

Isabel méndez Navas, Socióloga Salubrista

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Me parece un buen caso de Intoxicación por plomo

Pués seguramente que habrá más porque no se resolvió el problema.

Gracias por tu comentario

me interesa saber todo lo relacionado del plomo con el medio ambiente y la salud de las personas

gracias

es un buen caso de intoxicacion por plomo

es un buen caso pero creo qe le falta informacion; los acontecimientos antes de la intoxicacion, por ejemplo:
los hechos qe llevaron al señor a ir al hospital o bien como se dio qe tenia la intoxicacion

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*