El Consejo reclama que la estrategia de investigación se centre en los recursos humanos

Artículo publicado por el servicio de información sobre política de investigación de la Comisión Europea CORDIS.

Los recientes desarrollos de alto perfil como la publicación de las propuestas del programa de investigación e innovación y las conversaciones con Japón sobre el lugar donde se emplazará el reactor termonuclear, fueron algunos de los temas planteados en el Consejo de Competitividad que se celebró el 18 de abril, aunque no constituyeron el centro del debate. El tema principal de las conversaciones, como así lo requirió la Presidencia luxemburguesa, fue los recursos humanos.

“Destacamos la necesidad de preparar estrategias de recursos humanos integradas y coherentes centradas en cuatro temas principales: financiación para la formación y el desarrollo de la investigación como carrera profesional; mejorar la imagen de la profesión ante los investigadores; y promover la igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito de la ciencia. Además de mejorar el entorno general en el que trabajan los investigadores en Europa,” añadió el ministro de Cultura, Educación Superior e Investigación, François Biltgen.

En este contexto, el Consejo aplaudió las recomendaciones de la Comisión, realizadas en marzo, sobre la creación de una carta europea para los investigadores y un código de conducta parar la contratación de éstos. El Consejo instó a los Estados miembros a que tuvieran en cuenta los principios recogidos en la carta y en el código de conducta, a la hora de desarrollar sus propios programas de financiación, la movilidad y los recursos humanos. También alentó a los Estados miembros a que garantizarán la difusión de la carta y el código de conducta en todos sus territorios. A la Comisión se le encomendó también otra labor, en relación con estas recomendaciones, la de comunicar periódicamente los resultados derivados de la aplicación de la carta y el código de conducta.

Las mujeres y la ciencia constituyeron también el centro del debate de la reunión. “Es posible mejorar la excelencia científica mediante la concienciación de las cuestiones relativas a la igualdad entre los hombres y mujeres, y el tratamiento igualitario para los dos géneros; los procedimientos de evaluación y selección deberán ser transparentes y no se deberá hacer distinciones entre mujeres y hombres,” afirman las conclusiones del Consejo.

Una vez alcanzado un acuerdo sobre la importancia de la igualdad de géneros en la investigación, el Consejo de Competitividad invitó a los Estados miembros a proporcionar estadísticas independientes sobre la participación de las mujeres en la investigación, y formular objetivos ambiciosos en relación con la participación de las mujeres en la ciencia, especialmente en ámbitos donde existe una mayor infrarepresentación. Los objetivos deberían centrarse particularmente en aumentar el número de mujeres que ocupan puestos de gestión y de las que trabajan en la industria. El objetivo último debería ser aumentar el porcentaje total de puestos científicos ocupados por mujeres dentro de la UE a un 25 por ciento, según acordaron los ministros.

Según afirmaron, se le ha reclamado a la Comisión que continúe realizando esfuerzos para elevar el número de mujeres que participan en las actividades de investigación de la UE, no sólo en su capacidad como investigadoras dentro de los proyectos financiados por la UE, sino en calidad de evaluadoras, expertas e integrantes de los órganos consultivos. La Comisión debería mejorar también la actividad “mujeres y ciencia” mediante la elaboración de informes de progreso periódicos.

Otro de los temas abordados en la reunión fue la movilidad, y los ministros instaron a todas las partes a que se pusieran a trabajar para eliminar los obstáculos impuestos a la movilidad.

El Consejo tuvo elogios para el Programa Marco de la Competitividad y la Innovación y el VII Programa Marco (VIIPM) de investigación. Los debates en torno al VIIPM se centraron en la estructura general del programa, la investigación en colaboración, el potencial humano, y la simplificación y racionalización de la aplicación del programa. Tras la próxima reunión del Consejo del Competitividad, prevista para el 7 de junio, se producirá un debate político y, como antelación a esta reunión, los ministros debatieron las propuestas para un Consejo Europeo de Investigación y analizaron las particularidades europeas que pudieran ser atractivas para los investigadores.

Otro tema de alto perfil de la agenda del Consejo fue ITER, el reactor experimental internacional de fusión termonuclear y, más en concreto, el sitio dónde se ubicará. Los ministros celebraron los actuales avances y, en concreto, la reunión mantenida entre el Comisario de Ciencia e Investigación, Janez Potocnik y el ministro japonés de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología, Nariaki Nakayama, el pasado 12 de abril. Sin embargo, las conclusiones del Consejo sobre este tema sólo reiteran las conclusiones de la última reunión de noviembre de 2004, cuando los ministros pidieron a la Comisión que intensificara sus contactos con los socios de ITER con vistas alcanzar “con el máximo posible de socios, y dentro del periodo de tiempo previsto, una solución entre los seis socios”, que, añade el Consejo, es la opción preferida. El Consejo pidió asimismo una vez más a la Comisión que intentara concluir un acuerdo sobre este tema para julio de 2005, con el fin de que las actividades de construcción del reactor antes puedan comenzar antes de que finalice 2005. La UE desea que ITER se ubique en Cadarache, Francia, y Japón espera que su país pueda albergar el reactor. Las seis partes que participan el proyecto muestran división de opiniones sobre qué lugar será el mejor.

Compartir:

Deja un comentario