Descubren los detalles del asesinato del faraón Seqenenre-Taa-II

El faraón Seqenenre-Taa-II gobernó brevemente en el sur de Egipto durante la ocupación del país por los hicsos, una dinastía foránea que mantuvo el poder en el reino durante aproximadamente un siglo (entre el 1650 y el 1550 a.C. más o menos). En su intento de expulsar a los hicsos, Seqenenre-Taa-II fue asesinado. Los estudiosos han debatido la naturaleza exacta de la muerte del faraón desde que su momia fue descubierta y estudiada por primera vez en la década de 1880.

Estos y otros exámenes posteriores, incluyendo un análisis mediante rayos X en la década de 1960, indicaron que el faraón había sufrido varias lesiones graves en la cabeza, pero ninguna otra herida en su cuerpo. La teoría predominante, basada en las pruebas disponibles, era que el rey había sido capturado en batalla y ejecutado después, posiblemente por el propio rey hicso. Otros investigadores sugirieron que fue asesinado mientras dormía, a raíz de una conspiración en el palacio.

Por otra parte, el mal estado de la momia sugirió en su día que el embalsamamiento se había realizado de forma precipitada y precaria, lejos del laboratorio de momificación de la realeza.

Sin embargo, unos recientes escaneos de los restos momificados de Seqenenre mediante tomografía computerizada han revelado nuevos detalles sobre sus lesiones en la cabeza, incluidas lesiones no detectadas anteriormente que los embalsamadores lograron ocultar hábilmente.

El equipo de Sahar Saleem, experta en paleorradiología y profesora de radiología de la Universidad de El Cairo en Egipto, ofrece una novedosa interpretación de los acontecimientos anteriores y posteriores a la muerte del faraón basada en las imágenes de rayos X procesadas por ordenador: Efectivamente, Seqenenre había sido capturado en el campo de batalla, pero le ataron las manos a la espalda, impidiéndole así defenderse de las agresiones a las que luego fue sometido.

Los escaneos de tomografía computerizada, combinados con otras pruebas, indican que la ejecución fue llevada a cabo por múltiples atacantes, lo que los científicos han confirmado estudiando cinco armas diferentes de los hicsos que eran capaces de causar heridas de los mismos tipos que las existentes en el faraón.

"En una ejecución normal de un prisionero atado, es previsible que un solo verdugo propine los golpes, quizá desde diferentes ángulos pero no con diferentes armas", explica Saleem en referencia a las costumbres de la época. "La muerte de Seqenenre fue más bien una ejecución ceremonial".

El examen por tomografía computerizada también permitió determinar que Seqenenre tenía unos 40 años cuando falleció. Esta es la estimación más precisa realizada hasta la fecha.

Además, esos escaneos revelaron importantes detalles sobre la momificación del cuerpo de Seqenenre. Por ejemplo, los embalsamadores utilizaron un sofisticado método para ocultar las heridas de la cabeza del faraón bajo una capa de material de embalsamamiento que funcionaba de forma similar a los rellenos utilizados en la cirugía plástica moderna. Esto implicaría que la momificación tuvo lugar en un verdadero laboratorio de momificación y no en un lugar mal equipado, como se había interpretado anteriormente.

El estudio, titulado “Computed Tomography Study of the Mummy of King Seqenenre Taa II: New Insights Into His Violent Death”, se ha publicado en la revista académica Frontiers in Medicine.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..