Los niños y las niñas interiorizan los estereotipos de género desde los cuatro años

Por primera vez en España, una investigación ha obtenido resultados con implicaciones claras de cara al desarrollo psicológico y vocacional de los menores

Desde los cuatro años, los niños y las niñas conocen los estereotipos de género y los aplican para construir expectativas sesgadas sobre los atributos de los demás, así como de las profesiones que las personas desempeñan, según un estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

En esta investigación, publicada en Frontiers in Psychology, el objetivo principal fue conocer en qué medida los esquemas de género estaban presentes en un grupo de niños y niñas, siendo hasta la fecha el primer trabajo realizado en nuestro país en la etapa de la infancia.

“Los resultados mostraron respuestas fuertemente sesgadas incluso en el grupo de participantes más jóvenes, indicando que ya habían “aprendido” cuáles son los roles de género tradicionales, especialmente en lo relacionado con la masculinidad”, destaca Irene Solbes, investigadora del Departamento de Investigación y Psicología de la Educación de la UCM.

Así, cuando se les pidió a los menores de entre 4 y 9 años que eligiesen entre un grupo de fotos de hombres y mujeres desconocidos, aquellos que les pareciera alguien “muy inteligente”, en el 70% de las veces eligieron a un hombre (adulto o niño) frente a una mujer. 

Respecto a las profesiones, casi el 60% de los participantes consideraban que ser policía era algo que “sólo debían realizar los hombres”, frente a la profesión de florista, que según la mitad de los participantes debía ser realizada sólo por las mujeres.

Características y profesiones marcadas

Para llevar a cabo el estudio, Solbes explica que realizaron entrevistas individuales a 149 estudiantes de una escuela pública, con edades comprendidas entre los 4 y los 9 años.

En la investigación se presentaban distintos tipos de materiales gráficos (fotos de adultos y niños desconocidos, dibujos de profesiones) acompañados de cuestiones dirigidas a analizar su grado de conocimiento y adhesión a los estereotipos de género tradicionales en estas edades tempranas.

Las preguntas versaban sobre distintas características personales consideradas culturalmente como femeninas (amabilidad, ser presumido) o masculinas (inteligencia, agresividad), así como una serie de profesiones que son consideradas tradicionalmente femeninas (enfermera o peluquera) y masculinas (policía o capitán de barco).

Según los expertos, conforme se produce el proceso de socialización en los primeros años de vida, niñas y niños se apropian de las normas y los valores culturales en relación al género, internalizando la categoría de “hombre” y “mujer” como un esquema mental que aplican para juzgar a los demás o para elegir compañeros de juego, así como para construir su propia identidad y determinadas expectativas en el ámbito personal, vocacional o laboral.

“Los estudios indican que determinadas características de los ambientes de desarrollo influyen en la aparición de los estereotipos de género en los primeros años de vida. Nuestros hallazgos ayudarán a desarrollar entornos libres de sexismo que promuevan un desarrollo emocional y psicológico de niños y niñas sin etiquetas ni sesgos limitantes”, concluye Solbes.


Referencia bibliográfica:

Irene Solbes-Canales, Susana Valverde-Montesino y Pablo Herranz-Hernández. “Socialization of Gender Stereotypes Related to Attributes and Professions Among Young Spanish School-Aged Children”. Front. Psychol., 24 April 2020. DOI: 10.3389/fpsyg.2020.00609.

Comentarios

Muy interesante el artículo, pero desde mi perspectiva como educador de infantil, creo que a los cuatro años ya están fijados los sesgos, por lo que las tareas educativas deben comenzar mucho antes. Quizá sea el titular el que determina alguna duda: se interiorizan con mucha anterioridad a los cuatro años y a esta edad ya están fijados.

Entonces se ha retrocedido. Las mujeres que nacieron en la segunda mitad del S. XX no se andaban con esas pamemas, y desarrollaron su vida profesional.

Algunas observaciones: Frontiers in Psychology es una revista que no está indexada en las bases de datos de calidad (SSCI) sino en Google scholar, Ulrich, etc. Eso no quiere decir que los trabajos sean de baja calidad, pero la revista no es de las que atraen trabajos de calidad que luego tienen impacto. No se indica si la muestra es aleatoria. Los padres de los niños tuvieron que dar su autorización para un estudio de este tipo, por lo que la muestra puede tener cualquier sesgo. Con 149 observaciones, que "casi 60%" de los estudiados o "la mitad" de los estudiados piensen que una profesión es propia de hombres (o mujeres) ¿no entra en el margen de error para aceptar que la mitad cree que es de hombres o de mujeres? Me sorprende (no expreso más que mi sorpresa) que alguien se atreva a afirmar que con 4 años ya se sabe identificar quiénes de los que aparecen en una foto son "inteligentes". De 8-9 años hay poco más de 30 niños (¿suficiente madurez para detectar "inteligentes"?), desde luego el margen de error estadístico permite cualquier hipótesis. La conclusión de que hay sesgo de género porque los niños y las niñas de Madrid perciban que ser "capitán de barco" es algo que hacen varones ¿es sesgo de género o conocimiento de la realidad? La pregunta, lógicamente, no puede ser si creen que un varón o mujer está mas capacitado por este hecho para ejercer ese profesión (con 4-9 años no habría quien entendiera esa pregunta), pero que constaten que los "capitanes de barco" que han visto en cuentos y dibujos animados son varones y no mujeres no es más que reflejar la realidad. Vamos, que el trabajo tiene los fallos típicos de una revisla low-profile. Supongo que si el artículo, en lugar de tratar de temas de género lo hiciese sobre geología, nadie le prestaría ninguna atención.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..