Otro aviso más de Microsoft: un ordenador que lee la mente

Cada vez se reduce más nuestro espacio íntimo, nuestro derecho a decir y hacer cosas que sólo interesan a un reducido grupo de personas. Ahora, Microsoft nos vuelve a sorprender con el anuncio de un ordenador que lee nuestras mentes. ¿Dónde están los límites de nuestra privacidad? Pasen y lean. Pasen y comenten.

Microsoft no sólo está ya en un 90 por ciento de los ordenadores del mundo: el gigante informático quiere también entrar en la mente de los usuarios y ajustar las tareas del PC a su estado de ánimo. Microsoft ha presentado una solicitud de patente en EE.UU. para una tecnología que “reconoce estados mentales” y que el grupo quiere usar en sus proyectos de interacción entre computadoras y seres humanos.

Una portavoz de Microsoft dijo que la compañía no facilita información sobre la tecnología patentada porque aún está pendiente de aprobación y resaltó que la existencia de una patente “no significa que existan planes específicos para lanzar un producto”.

Sin embargo, Microsoft ha hecho público en el pasado que su división Microsoft Research trabaja en la creación de un PC “más humano” que comprende los estados de ánimo de su usuario y sabe reaccionar ante la frustración o el cansancio.

Este solícito ordenador sería capaz de reaccionar y relegar tareas que requieran más concentración si nota que el usuario está cansado y que su capacidad de atención disminuye. Así, por ejemplo, la computadora reducirá la entrada de llamadas o de correos electrónicos cuando nuestra capacidad verbal está saturada. Microsoft Research está experimentando con distintas tecnologías, como los encefalogramas, para detectar la actividad cerebral.

“Podemos saber si el cerebro está realizando operaciones matemáticas, diseñando objetos en el espacio o ninguna de estas dos tareas con una probabilidad del 80 por ciento”, afirma Desney Tan, responsable del equipo que trabaja en el proyecto. “Lo más difícil sigue siendo adentrarse en los secretos del ser humano. Sólo de esta forma lograremos construir ordenadores que a su vez nos comprendan a nosotros mismos”, dice Tan en la página web de Microsoft Research.

El principal problema es, según Tan, que la tecnología necesaria para examinar la actividad cerebral es muy aparatosa en la actualidad, por lo que Microsoft está intentando que sea menos intrusiva.

Pero Microsoft no es la única empresa empeñada en leer nuestros pensamientos. En el sector de los vídeo juegos, diversas compañías trabajan en sistemas que algún día, afirman, nos permitirán jugar, mover personajes y luchar contra enemigos virtuales usando sólo nuestra mente.

Leer resto del artículo en
La Vanguardia

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Bueno esto ya me parece la último. Ahora se pretende crear un ordenador que nos diga lo que debemos de hacer, como y cuando. Un ordenador que nos conoce y nos cuida. Desde luego me parece que esto ya es pasarse. Las personas debemos de saber cuales son nuestros limites, y si un día estamos cansados pues nos dejamos trabajos tediosos para otro día, pero eso no hace falta que no lo diga el ordenador ¿no creeis?.

En conclusión, yo creo que en todo hay límites. No es malo tener tecnologías que nos faciliten nuestra vida diaria pero tampoco hay que rebajarse hasta el punto de no ser autosufucientes y por ello tener un ordenador como amigo o como madre.

La noticia me ha causado gran impresión y a su vez me ha planteado un montón de preguntas.

Por un lado, pienso que no hay que tener miedo a la tecnología y por ello no encuentro que sean malos estos avances, que cada día más están integrándose en nuestro día a día.Sin embargo, al leer el artículo me invadía un poco el miedo si reflexiono sobre hasta dónde puede llegar la tecnología en nuestra intimidad, en nuestro interior, en algo tan propio como es el cerebro de una persona.

Por otro lado, en el artículo también se menciona que todavia no han llegado a descifrar los secretos humanos para hacer lor ordenadores más cercanos a nosotros. Sobre esta afirmación pienso que no es tanto un ordenador de lo que hablamos, como podemos pensar con su CPU, pantalla, ratón, sino que más bien se dirigen hacia un robot, hacia la tecnología que muchos cineastas reflejan y que me hace pensar en los robots como máquinas que comprendan nuestros sentimientos, que sepan tratarnos en función de nuestro estado de ánimo.

Finalmente,pienso que este miedo o recelo, en mucha medida es debido a mi ignorancia sobre el tema, ya que un ordenador con las características mencionadas puede ser muy útil, como lo han sido muchos otros inventos sin los cuales ahora no podríamos vivir,y que,como esta novedad, al principio de su lanzamiento producían estas mismas sensaciones y dudas.

Como ante todo avance científico se pueden tomar dos posturas, podemos entender que el ordenador que "lee la mente" se va a utilizar para controlar nuestro pensamiento o podemos llegar a la conclusión de que nos pueda servir como ayuda proponíendonos formas de trabajo más adecuadas en funcion de nuestro estado de ánimo.

Se podría comparar con lo que pasó con la energía nuclear. Habrá algunos que la defiendan diciendo que es positivo que se desarrolle por los avances que puede proporcionar en cuanto a medicina, además de la posibilidad de abaratar la electricidad y otros en cambio la atacarán por su utilización en la fabricación de bombas atómicas.

Otro ejemplo similar a las posturas que se pueden mantener frente al tema del nuevo ordenador sería el caso del coche.Habrá quienes defiendan su uso por las facilidades que aporta en cuanto a transporte y otros dirán que aumenta las posibilidades de sufrir un accidente o de contaminar más el medio.

Y así con este tipo de ejemplos sencillos y que pueden parecer incluso tontos podemos llegar hasta el invento de la rueda por ejemplo.Es muy dificil que haya unanimidad en lo referente algún tema y quizá esa diversidad de opiniones y puntos de vista sea lo que nos enriquezca.

Y es que el progreso científico no se detiene y cualquier tiempo pasado sólo fue mejor en la literatura.

El ser humano es cómodo por naturaleza. Cuanto más comodidades, más las necesitamos, una vez habituados a ellas. Esto, ¿es un error o la saga de una evolución?

En mi opinión, esto es una realidad con su parte positiva y sobre todo, su parte negativa. La parte positiva es la comodidad, obviamente, y la posibilidad de, una vez descansados o con el trabajo realizado, hacer algo que antes no hacíamos por falta de tiempo. La parte negativa es que cada vez hacemos menos hasta llegar a lo mínimo y también incluso nos va costando pensar más y más, ya que tenemos muchas opiniones tan solo encendiendo la televisión. Además, cada vez estamos más cansados porque estamos habituados a estar descansados.

La idea de Microsoft, es un paso más a la comodidad ya que puede elegir por nosotros mismos, pero además de eliminar aun más nuestra propia autosuficiencia, Internet es una puerta abierta ya no solo a nuestros gustos sino además, a nuestro estado anímico; y de eso no puede salir nada bueno, como dicen las sabias abuelas.

Este proyecto, indudablamente llamativo, nos muestra una vez más la enorme capacidad del ser humano para crear los instrumentos necesarios que permiten adaptarse a las nuevas realidades que él mismo va formando y, abre muchas espectativas por el asombro y la curiosidad que suponen estos avances. Sin embargo, ¿hasta qué punto estamos dispuestos a dejarnos llevar por la tecnología? No creo que sea necesario, ni posible, que una máquina capte (no sólo detecte) nuestro estado de ánimo, demasiado complejo incluso para las personas que son quién las han creado. De hecho, me resultaría bastante irritante que un ordenador no me dejara seguir trabajando por "considerar" que estoy cansada, y aún más si me animase en un mal día . Prefiero mantener mi libertad, y ser yo quién decide cuando estoy capacitada o no para realizar una determinada tarea y por supuesto dejar mi situación emocional para compartirla con aquellos que realmente pueden entenderme y ayudarme, las personas. No me opongo al avance tecnológico, pero sí a su utilización como medio para fomentar una extrema vagancia y un cierre en uno mismo que ponga en peligro las relaciones sociales.

Todos aquellos que crecimos con poemas, textos escritos a mano sobre papel (daba lo mismo su textura y formato), palabras susurradas al oido en el otoño del Retiro y frases cargadas de pasión, jamás caeremos en la tentación de volver la espalda a los materiales nobles. La tecnología no tiene sentimientos, por mucho que nos informen sobre su utilización y el bienestar que nos aporta. Simplemente es cuestión de decisión.

Tanta tecnología está entorpeciendo al ser humano para desarrollar correctamente sus actividades de interacción social.Ya incluso las parejas se forman a través internet sin ser necesario un previo contacto físico.Las nuevas generaciones ya no juegan en la calle, las mascotas son virtuales, y en un futuro ni siquiera tendremos que pensar por nosotros mismos;¿Estorbará nuestra existencia a estas nuevas máquinas inteligentes?. Todo es bueno con moderación, pero queda en manos de los mismos que nos estamos destruyendo.

(requerido)

(requerido)


*