335.000 firmas contra el préstamo de pago en las bibliotecas

Dos de esas firmas son de los responsables de este blog y esperamos que alguna más sean de los lectores, porque si miran a su derecha, sí ahí al lado, se darán cuenta de que hay un logo (lleva con nosotros varios meses) con el siguiente texto: “No al préstamo de pago en las bibliotecas”. Somos unos fervientes defensores de la máxima libertad para las bibliotecas, esos templos del saber que se esfuerzan por una sociedad más justa y libre. Entonces ¿por qué poner trabas a su trabajo? Sin libros y sin bibliotecas la sociedad estaría siglos atrás. Participen de las siguientes actividades. Consulténlas en Noalprestamodepago Pasen y lean. Pasen y comenten.

El Día del Libro de 2007, la Plataforma contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas decidió iniciar una campaña de recogida de firmas para que las personas que rechazan el pago de un canon por el préstamo público de libros en bibliotecas pudieran pedir a la Unión Europea la derogación de la Directiva 2006/115/CE (antes Directiva 92/100/CEE), que regula dicho canon.

Transcurrido el plazo de un año, la Plataforma contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas comunica que se han recogido en nuestro país cerca de 100.000 firmas que, sumadas a las que se recogieron en anteriores ocasiones, sobrepasan las 335.000.

335.000 personas han rechazado de una manera activa el establecimiento de un canon por el préstamo de los materiales bibliotecarios. La Plataforma contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas quiere mostrarles su agradecimiento, y especialmente quiere dar las gracias a los numerosos bibliotecarios de distintos puntos de España que han difundido la información entre los lectores y han contribuido de manera decisiva a esta recogida de firmas.

Al mismo tiempo, la Plataforma quiere comunicar a todos ellos que va a continuar las acciones y propuestas tendentes a conseguir la anulación de la Directiva 2006/115/CE. Las más inmediatas serán las siguientes:

·   Domingo 8 de junio de 2008, a las 11 de la mañana: presencia bibliotecaria en la Feria del Libro de Madrid. Actividades de sensibilización y última recogida de firmas.

·      Miércoles 18 de junio de 2008, a las 11 de la mañana: entrega de las 100.000 firmas al Defensor del Pueblo (Paseo de Eduardo Dato 31. Madrid), a quien se le pedirá que inste al Ministro de Cultura a encabezar un movimiento europeo de oposición a la citada Directiva.

·      En una fecha inmediata, petición de entrevista al Departamento de Cultura de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), para analizar conjuntamente los perjuicios que supone a la economía municipal la aplicación de la Directiva y promover la presentación de nuevas mociones contra el canon en los Plenos municipales.

·     Difusión de dos cortometrajes anti-canon realizados por los colegas italianos, procediendo a su traducción y doblaje para ponerlos a disposición de las bibliotecas  interesadas.

·     Establecer vínculos con las distintas asociaciones y movimientos organizados en defensa de los servicios públicos, de manera que se pueda reivindicar el carácter público de las bibliotecas desde entornos más globales.

Todos los bibliotecarios defendemos el carácter público y gratuito de los servicios bibliotecarios, especialmente el préstamo. Si persistimos en manifestarlo públicamente, con la palabra y con acciones como las realizadas hasta ahora, pararemos no sólo la Directiva 2006/115/CE sino también la filosofía subyacente que, al introducir la lógica mercantil en un servicio público, podría conducir a la desaparición de las bibliotecas, los únicos lugares donde los libros existen de verdad, viven de verdad. Lejos de las leyes del mercado, de sus imposiciones y exigencias.

http://noalprestamodepago.org/

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Está claro que si el fin de las bibliotecas es conservar y difundir la cultura guardada en libros y demas documentos audiovisuales entre todo aquel que quiera consultarlos, y la educación es un derecho recogido en la constitución, esta medida de "alquiler" de éste material no es sino obstaculizar, cuando no impedir,el acceso a dicho material.

La tendencia imperente en lo relativo a educación parece ser ahora la privatización de lo que hasta hoy era una educación gratuita : desde guarderías hasta el plan de bolonia, pasando por tener que pagar una tasa por poder pedir prestado un libro de una biblioteca pública, que por otro lado, subvencionamos con nuestros impuestos.

Muy mal.

"Lugar cuyos libros pueden prestarse a los lectores bajo determinadas condiciones " asi es como define la Real Academia de la lengua española a las bibliotecas, un lugar donde se prestan libros. Entonces si se prestan, ¿por qué hay que pagarlos?

Las bibliotecas han servido siempre como sitios de consulta, estudio, investigación, lectura, etc y en sus cuatro mil años de historia nunca se ha tenido que pagar por un solo libro, ¿por qué ahora?, es que acaso quieren acabar con las bibliotecas, porque de ser asi la cultura ya no sería un derecho de todos y si algo está claro es que todos tenemos derecho a aprender y a disfrutar de las bibliotecas como se lleva haciendo desde hace tantos siglos.

La sabiduría, la educación, la formación y , en definitiva, la cultura es un derecho de todos y su uso y disfrute mucho más.

El préstamo de pago sería lo último que necesita la cultura para desaparecer. Exagerando un poco, esto parece obra de un gobierno totalitarista que quiere impedir que la gente piense por sí misma. ¡De eso nada! La cultura es un derecho de todos, porque la hacemos todos. Es lógico que haya que pagar por ella al adquirir obras (ya sean libros, música, pintura…) para conseguir hacer del arte una profesión, ¿pero por sacar 15 días un libro de la biblioteca? No. De acuerdo que ciertas empresas, sobre todo bancos, sean las dueñas de algunas bibliotecas, así como de centros culturales y proyectos, pues mientras no influyan en las obras y aporten dinero para el bien de la cultura, a mí personalmente, en este caso, no me importa tener que ver el logotipo de Caja Madrid sellado en la tapa de un libro; pero de ahí a que tengamos que pagar por disfrutar de la cultura en otro sitio que no sean esos asientos patrocinados… Ahora los/las estudiantes tendrán la excusa perfecta para no hacer los trabajos: "Es que, profe, no tenía dinero"; y yo personalmente no pienso permitir que se oiga algo como "no tengo dinero ni para leer".

Todo esto se nos va de las manos… ¿quieren más dinero? hay miles de formas de conseguirlo, pero no a costa de la cultura.

Si todas las personas que cada día leen un libro de alguna biblioteca pagaran por ello, pronto miles de personas dejarían de leer. ¿Desde cuándo hay que pagar por culturizarse?.

Sigamos así, ¿qué será lo próximo?, ¿cobrar por respirar?… Seamos inteligentes, no todo el mundo puede pagar por leer un libro, las bibliotecas fomentan una lectura a todos los niveles, cobrar por ello es alejar a la gente de pasiones.

Las bibliotecas existen para prestar un servicio público. Son una manera de difundir la cultura gratuitamente y que todo el mundo tenga acceso a ella, siempre que lo deseen. ¿La intención del Estado no es promover la cultura, el arte,etc?, ¿Es que acaso no se han hecho campañas fomentando la lectura?, entonces ¿por qué ahora se pretende poner trabas al derecho de todos a la cultura imponiendo un canon por el prestamo de un libro en bibliotecas PÚBLICAS?. Más que una medida para atraer a los ciudadanos a las bibliotecas, me parece que se consigue todo lo contrario. Ante esta situación habrá gente que decida pagar un poco más y comprarse el libro que lo tendrá toda su vida; otra postura será la de gente que no pueda permitirse o no quiera pagar un canon porque le presten un libro y directamente ni se dirigirá a las bibliotecas. Lo único que favorece esta decisión es que las bibliotecas poco a poco vayan desapareciendo, y creo que eso no interesa ni a los ciudadanos, ni a los propietarios de las mismas. La cultura es un bien de todos, todos contribuimos en ella, ¿por qué ahora tener que pagar por ella?.Parece que se ha puesto de modo esto de privatizar y tener que pagar por lo que son derechos de los ciudadanos.

Se supone que el fin de esta medida es conseguir que nadie saque ningún libro de la biblioteca ¿no?, porque es la única consecuencia que se me ocurre después de está "inteligente" propuesta.

Lo último que necesita nuestra cultura es que tengamos pagar por ella… La gente, incluso los gobiernos, se quejan de que cada vez se lee menos y emprenden proyectos (como el de poner fragmentos de libros en el metro para que a la gente le llame la atención y se lo lea) para fomentar la lectura.

Esta idea de pagar por leer me parece contraproducente y, si sigue adelante, no tardaremos en ver sus resultados negativos.

La cultura es un derecho de todos y por ello todos debemos tener acceso a ella. El canon que quieren imponer en las bibliotecas no hará más que negarles el acceso a los libros a muchas personas sin medios y alejar aún más a aquellos que no sienten especial atracción por el mundo de la lectura. Si se pide el fomento de la lectura en un país con uno de los menores índices de lectores pienso que la implantación de esta medida no contribuirá a ello.

Es una medida indignante. En teoría, según dice nuestra Carta Magna, todos tenemos derecho a una educación gratuita, educación que "tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana ". ¿Y no hacen falta libros para educarse?Todos esas campañas sobre el fomento de la lectura, apoyadas por instituciones que ahora no hacen nada para evitar la privatización bibliotecaria, decían que era básica, muy importante, etc.Entonces, ¿Cómo puede siquiera plantearse impedir el acceso libre y gratuito a libros y otros materiales didácticos?

Me parece además que se ha dado poca cobertura a la noticia en los mass-media. Creo que, si la gente se para a pensar en lo que representa esta ley, las 300.000 firmas serían sólo el comienzo.

Si en otras ocasiones hablábamos de la importancia de leer, sea donde sea y lo que sea, hoy sería importante pararnos a pensar en la realidad de éste propósito.

La lectura es cara, es un hecho, un lector eventual (5 libros anuales), siempre dependiendo de su nivel de renta, es posible que si pueda costearse éstas compras, pero un lector cualquiera, un adolescente o incluso un niño, tal vez no vea tan sencillo el poder comprar cada libro que desea leer.

Muchos de los que ahora somos universitarios, iniciamos nuestro afán lector en nuestra casa, con miles de libros rodeándonos, libros que fueron la historia de nuestros padres y que gracias al interés por la cultura de éstos, compraron y guardaron durante toda su vida. Pero cualquier lector que conozca un poco el coste real de los libros, entiende que no puede comprar continuamente ésta cultura, así el préstamo de libros ofrece al lector una amplia variedad donde elegir y promueve la lectura.

No hay nada más impresionante que ver la cara de asombro de un niño de 7 años al entrar en una biblioteca y ver tanto libro, manual, revista y otras publicaciones juntas…..¿se lo vamos a quitar?

Respetemos al lector, escritor, la lectura y el encanto de leer ese libro prestado que continua circulando de mano en mano durante muchos años.

Creo que las bibliotecas en un servicio público al que todo el mundo debe tener acceso. Me parecería vergonzoso que te cobraran por eso. Las bibliotecas tienen una gran función ya que permiten el acceso a la cultura a toda la población, algo muy importante teniendo en cuenta que no todo el mundo tiene recursos para comprarse un libro. Pienso que esta medida podría tener más repercusiones de las que parece ya que no contribuiría en absoluto a aumentar el índice de lectura, el cual ya de por si en este país no es muy alto.

Supongo que la intención de instaurar un canon por el prestamo de libros en las bibliotecas se debe a la "mala utilización" que harán algunas personas de los libros al fotocopiarlos, (acción que a mi no me parece un mal uso). Este caso es similar al que ocurre con el canon de la música o del cine, donde pretenden cobrar por una utilización que, a lo mejor, el consumidor no tiene la intención de llevar a cabo (piratear música o películas). Esto, plantea un gran debate social, algunos nos preguntamos ¿Cómo pueden cobrar por un servicio del que es posible que el consumidor no haga uso? Por ello, yo pienso que el canon no es aplicable a ninguna disciplina.

En el caso de las bibliotecas es inconcebible que vayan a cobrar por los libros que se den en préstamo, ¿Quien recibiría entonces ese dinero? si se supone que el autor ya ha sido pagado por la obra. Además, con esta clase de medidas, bajaría aún más el índice de lectura, por lo que nadie saldría beneficiado.

Supongo que la intención de instaurar un canon por el prestamo de libros en las bibliotecas se debe a la "mala utilización" que harán algunas personas de los libros al fotocopiarlos, (acción que a mi no me parece un mal uso). Este caso es similar al que ocurre con el canon de la música o del cine, donde pretenden cobrar por una utilización que, a lo mejor, el consumidor no tiene la intención de llevar a cabo (piratear música o películas). Esto, plantea un gran debate social, algunos nos preguntamos ¿Cómo pueden cobrar por un servicio del que es posible que el consumidor no haga uso? Por ello, yo pienso que el canon no es aplicable a ninguna disciplina.

En el caso de las bibliotecas es inconcebible que vayan a cobrar por los libros que se den en préstamo, ¿Quien recibiría entonces ese dinero? si se supone que el autor ya ha sido pagado por la obra. Además, con esta clase de medidas, bajaría aún más el índice de lectura, por lo que nadie saldría beneficiado.

Es sabido por todos que las bibliotecas son cada vez menor frecuentadas, y si en vez de promover esa cultura que te dan los libros imponen un canon para el préstamo, en vez de motivar la lectura conseguirán que la poca gente que consulta los libros, lee… deje de hacerlo. Desde mi punto de vista afecta negativamente.

Creo que este tipo de noticias que afectan a tanta gente deberían difundirse en medios con más expansión porque es importante. ¿Ahora se va a privatizar también el uso de los libros? Vale, hay que respetar un poco el material público pero de ahí a que instauren un canon de préstamos me parece un poco exagerado..¿Y qué harían con el dinero? ¿Mejorar los libros?¿Comprar más libros? Yo creo que no, que ese dinero desaparecerá en algún bolsillo de alguien que le da igual que ahora tengamos que gastar dinero para leer.

A esta medida no la veo nada de beneficioso, de hecho me parece contradictoria,¿Como puede ser que queramos incrementar la lectura en este país si la única forma gratuita de hacerlo era en las bibliotecas y ahora pretenden que pagemos por ello?. No creo que esta sea la manera de extender la lectura entre la poblacion.

Por otra parte no me parece justo un canon por los libros, porque creo que son los menos perjudicados en lo que se refiere a piratería. Y si no es así esta medida no creo que solucione nada, puesto que el hecho de pagar por que te presten un libro incrementará el fotocopiar libros.

Creo que toda persona con un mínimo de confianza en la cultura estará en contra de esta medida. Y es que cada vez son más las instituciones que quieren privatizar, desde la enseñanza, la medicina…

Además hago una llamada de atención a que esta medida no está siendo muy divulgada, son pocos la que la conocen siendo pocos los que pueden contribuir a frenarla.

Y es que en este país retrocedemos en vez de avanzar, se benefician los ricos y los pobres pan y agua, ¡el estado no se hace cargo de sus cuidadanos!

La biblioteca no sólo presta un servicio al usuario, también al autor y encima ahora se la pide que pague por ello. Sin bibliotecas la función de distribución de obras es prácticamente imposible; como todos sabemos las librerías al fin y al cabo son negocios, y las obras también pasan de moda, sin bibliotecas sería indudable que cuando una obra pierda el tirón inicial de ventas: ¡adiós muy buenas! ¿Y que hay del libro como obra de consulta? ¿Realmente a un autor le gustaría que la literatura se convirtiese en un mero objeto de consumo? Y lo que más dudas me confiere: ¿A que viene esta defensa repentina de los derechos del autor después de tantos años sufriendo con la boca bien cerrada los abusos de las grandes editoriales? ¿Realmente a quien beneficia este canon?

Si nos ponemos a pensar algunas de las repercusiones que puede tener el hecho de pagar el préstamo de libros en las bibliotecas, nos daremos cuenta que solo sacamos consecuencias negativas o eso me parece.

No hace mucho hablábamos del aumento de lectores que había consolidado nuestro país, y si no me equivoco era aproximadamente de un 15%, muchos de los lectores recurren a las bibliotecas para adquirir las obras, si imponemos el cobro de las adquisiciones estoy segura que el número de lectores se reduciría.

No se porque se ha llegado a esta idea, ¿es por el estado de las obras? ¿Se necesita dinero? Estoy convencida que se puede combatir estos obstáculos con otras restricciones más adecuadas.

El efecto de la imposición de una tasa de alquiler al pedir prestado un libro en las bibliotecas públicas es una medida muy negativa. No sólo no está en consonancia con la política de las bibliotecas, si no que además provoca un sentimiento de rechazo en los usuarios, ya que se trata de un servicio público que no debería de cobrar. Es una directiva absurda que debe de ser derogada cuanto antes.

Pagar por leer libros de una institución pública es como que te cobren por sentarte en un parque. Alquiler por el uso de los bancos. Suena absurdo, igual que el tema de las bibliotecas. Se pone en contra a la gente, que se lo pensará dos veces antes de ir a consultar algún libro. Puestos a ello, preferirán acercarse a la fnac, buscar el libro en concreto (casi seguro que allí también tienen uno que sirva) y leerlo en esas incómodas y antihigienicas salas con forma de foro romano. Si ya de por si solo el número de usuarios de las bibliotecas es proporcionalmente reducido, asi sólo se contribuye a disminuirlo aún más. Que se dejen de excusas, hacen aguas por todas partes.

Desde mi punto de vista como estudiante veo mal que quieran imponer un pago por el préstamo de un libro, porque eso supone un gasto más del que me supone ser estudiante y más viviendo de alquiler. Ahora, por otro lado es normal que quieran hacerlo, cuidar los libros, preservarlos para que puedan ser utilizados por todos; por eso tendrán que poner alguna medida que garantice su devolucion, buen cuidado…porque ya se han dado algunos casos de no devolución. Yo propongo que para el préstamo de libros en lugar del pago, presentar el carnet de estudiante o para personas mayores o aquellos que no estudien presentar un carnet de biblioteca para poder disponer de los libros que deseen en la ciudad donde vivan, y tramitarlo allí mismo en la biblioteca, sin que tengan que desplazarse al ayuntamiento o a otra institución.

Desde mi punto de vista como estudiante veo mal que quieran imponer un pago por el préstamo de un libro, porque eso supone un gasto más del que me supone ser estudiante y más viviendo de alquiler. Ahora, por otro lado es normal que quieran hacerlo, cuidar los libros, preservarlos para que puedan ser utilizados por todos; por eso tendrán que poner alguna medida que garantice su devolucion, buen cuidado…porque ya se han dado algunos casos de no devolución. Yo propongo que para el préstamo de libros en lugar del pago, presentar el carnet de estudiante o para personas mayores o aquellos que no estudien presentar un carnet de biblioteca para poder disponer de los libros que deseen en la ciudad donde vivan, y tramitarlo allí mismo en la biblioteca, sin que tengan que desplazarse al ayuntamiento o a otra institución

Me parce increible que pretendan cobrar por el préstamo de libros o cualquier otro material en las bibliotecas cuando su cometido principal es la difusión de la cultura. Es un atentado vil y ruín por parte de los promotores de esta idea la cual solo busca un fin: el enrriquecimiento a costa de la cultura universal que nos pertenece a todos.

Espero que no intenten vendernos este nuevo canon con la aludiendo a temas como concienciar a los usuarios de que los materiales no son gratis y hay que pagarlos pues pienso que no hay mejor inversión para los ciudadanos que invertir en su cultura.

Por eso ¡NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN BIBLIOTECAS.

por nuestro bien y por el de nuestros hijos.

En este mundo en que vivimos a uno ya no le sorprende nada, veo "logico" que quieran imporner este canon en la bibliotecas y matizo, hoy en dia te cobran por respirar y el fin recaudatorio de las empresas en impresionante, es una lástima que intenten arrebatarnos uno los pocos resquicios que nos quedan de sentirnos libres de soltar cuartos, pagar por coger un libro en la biblioteca me parece lamentable, creo qeu repercutirá negativamente y los usuarios cada vez iran menos, aun con todo esto estoy seguro que el canon saldra adelante, cuando de dinero se trata… la conciencia se pierda.

En mi opinion, si al final consiguen implantar esta medida,lo unico que se conseguira sera aun mas reducir tanto la lectura como la cultura en general, que al final nadie vaya a la biblioteca. No entiendo si lo que quieren es fomentar la lectura en todos los ambitos, que todavia quieran cobrarte por prestar un libro, me parece sorprenderte, si toda la vida ha sido asi, porque ahora quieren hacer esto, las cosas deberian seguir asi, intentar fomentar la lectura, y que se dejen de cobros ni de nada, que den mejores servicios que es lo que tienen que hacer, que se adapten a las nuevas teconologias,en definitiva que se modernicen, pero no tan al pie de la letra: modernizar y tambien sacar dinero. Que tienen que pensar las bibliotecas que si existen tambien es gracias a sus usuarios, y si ahora ahi que pagar un canon, tambien tienen que pensar que sus usuarios pueden desaparecer y tambien las bibliotecas.

Biblioteca y sabiduría forman un binomio inseparable y la sabiduría no debe ser limitada nunca. Si las censuras y normas cercenan nuestro derecho a ser hombres, debemos revolvernos contra este yugo. La lucha nos concierne a todos y debemos comprometernos para que la cultura no sea arrinconada o limitada al goce de unos pocos. Solo tras el compromiso alcanzaremos la victoria y, en este caso, lo que obtenemos con nuestro triunfo es lo más valioso que existe. Dejemos cantar a Neruda en su “Oda al libro”:

¿Cuál fue nuestra victoria?

Un libro,

un libro lleno

de contactos humanos,

de camisas,

un libro

sin soledad, con hombres

y herramientas,

un libro

es la victoria.

Estoy intentando pensar en algún beneficio del préstamo de pago pero no se me ocurren. Solo veo inconvenientes y entre ellos la disminución de préstamos de libros, lo que lleva a una menor difusión cultural que se supone que es la principal razón de la existencia de la biblioteca. La sociedad tiene derecho al uso gratis de la biblioteca y de sus servicios. No se puede poner precio al saber, hay cosas que no deberían tener un precio.

No entiendo la finalidad de cobrar por el préstamo de libros en lugares como bibliotecas las cuales cumplen entre otras la función de acercar la lectura a las personas. Si de por si los libros tienen un precio elevado en los comercios, y ahora pretenden cobrar por obtenerlos en las bibliotecas, no tienen sentido las campañas de "fomento a la lectura" puesto que de esta forma lo único que se consigue es que las a las personas que realmente les apasiona leer, sigan leyendo (aunque gastandose algo más de dinero que antes) , y las personas que no leen con habitualidad lo hagan aun menos; incluso viendolo desde un punto de vista comercial, sería contraproducente, puesto que las bibliotecas dan a conocer los libros y sus autores a los que pudieran ser futuros compradores y cobrando por leerlos, esas personas no se interesaran por ellos.

No encuentro en una medida como el pago por el préstamo de libros nada positivo, es un préstamo no una compra. La lectura está en declive, estamos hartos de escuchar por los medios que la sociedad cada vez lee menos, que la incultura crece más y más; y una medida como esta sólo hace que incrementar este problema, porque no todo el mundo puede o quiere permitirse un gasto como este. Por otra parte, creo que esta injusticia debería ser difundida por más medios, porque al menos yo, acabo de enterarme, no creo que la sociedad en general esté al tanto de esta noticia.

Las bibliotecas son lugares públiocos con una función social y cultural muy importante, facilitar a la gente la adquisición de libros para su consulta y lectura. Aquellas personas que quieren leer un libro pero no pueden comprarlo o simplemente no quieren(pues sólo lo van a leer una vez), tienen la posibilidad de sacarlo en las bibliotecas. Imponer un pago para el préstamo no es una medida adecuada. Si se quieren proteger los libros, o evitar la "piratería" se deberían implantar otro tipo de normas, que no supongan un desembolso económico que muchas personas no se pueden permitir. Además, se debería consultar la opinión de los bibliotecarios, que son los que en realidad sufren el maltrato de los libros. Si ellos no están de acuerdo con esta medida, por algo será.

Siempre hablamos de la gran importancia que tienen los libros y todo tipo de informaciones para una buena educacion de la sociedad y como simbolo de conocimiento en general , ¿Por qué ponerle freno? Si se llegara a cobrar por el préstamo de los libros en bibliotecas públicas, perderían a mucha gente que le gusta leer y necesita consultar los libros, y así se perdería tambien el hábito de lectura en general.

No veo que esto sea necesario. Me parece una muy mala medida y no creo que conlleve a unos buenos resultados.

¿Qué fué de aquello de fomento de la lectura? No creo que la mejor forma de potenciar la lectura, la cual se considera que esta en declive debido a los nuevos estilos de vida y la aparición de nuevas tecnologías, sea la de imponer un canon y, mucho menos, si estamos hablando de bibliotecas (una de las más viejas y útiles instituciones de difusión cultural). Me parece una medida claramente negativa cuyos únicos efectos serán reducir el escaso número de lectores que se acercan habitualmente a las bibliotecas públicas más cercanas con el objetivo de consultar libros de forma gratuita. Estamos acostumbrados a ver campañas de apoyo a la lectura porque esta decreciendo su práctica, y ¿pretendemos solucionarlo cobrando por el mero hecho de obtener un libro prestado?

Se había hablado mucho del tema del canon con respecto a la música pero lo cierto es que en cuanto a los préstamos bibliotecarios apenas se habían hecho eco los medios de comunicación de masas.

El tema de pagar una tasa en el ámbito de la música me parece razonable, aunque no lo comparto, dada la situación del mercado. Sin embargo si nos fijamos en la situación española en cuanto a la biblioteca se refiere vemos que es nefasta. Todavía son pocos los españoles que leen y los que lo hacen acuden a las bibliotecas, no solo como fuente de entretenimiento si no para buscar información y referencias. Lo que harían sería poner un impedimiento más para la difusión gratuita de cultura, con medios de los que disfrutamos y compartimos todos: los libros

“Acción y efecto de prestar” entregar algo a alguien para que lo devuelva, en esta definición no aparece nada de entregar algo a alguien, pedir una cantidad de dinero determinado por ello, para que posteriormente te lo devuelva. Los servicios bibliotecarios deben de ser públicos y gratuitos ya que es un bien de todos y para todos. No se exactamente como está recogido en la constitución, pero sabemos que la cultura es un derecho fundamental para todos. Si para obtener esa cultura debemos de pagar, habrá mucha gente que no pueda acceder a ella negándola así un derecho constitucional. Además es necesario destacar, el descenso en lectura de la población actual. Se han producido muchas campañas publicitarias para intentar fomentar la lectura… Por tanto, ¿No es esto una contradicción?

Estoy muy en desacuerdo con esta medida de “préstamo de pago” y seré una de las que firme para frenar ese proceso.

Las bibliotecas pertenecen al conjunto de la ciudadanía y su acceso a la cultura y a la información debe seguir siendo libre y gratuito y no hay que permitir ningún tipo de privatización que favorecería a un sector privilegiado de la sociedad.

Los gobiernos están atendiendo las demandas de la industria y se están apropiando del saber, la información y el conocimiento, por medio de patentes, licencias, derecho de autor, propiedad intelectual, todo esto beneficiará a los grandes editores, distribuidores, etc., limitando su libre difusión, incluso limitan a los propios autores a ser leídos o escuchados, (Isabel Allende en una ocasión dijo “prefiero que mis libros sean leídos aunque sean pirateados, que permitir que alguien se pueda quedar sin leerlos”).

Estoy de acuerdo con Quéau cuando dice que “es más ventajoso hacer circular libremente las ideas y los conocimientos que limitar esta circulación”.

Los cánones en la compra de aparatos, en el préstamo de libros en bibliotecas coartan un derecho público limitando la función esencial de las bibliotecas, y acabarán con la libre difusión y el libre acceso a la cultura generando un empobrecimiento cultural y científico, eso sí habrán conseguido que sea un “conocimiento privatizado e individualizado”.

En España, actualmente, se está haciendo campaña en contra del préstamo de pago en bibliotecas a pesar de haber recibido dos denuncias por parte de La Comisión Europea.

La IFLA también se pronuncia en temas como la responsabilidad ética de las bibliotecas, la libertad de expresión y el libre acceso a la información y al conocimiento.

Respecto al pago de servicios bibliotecarios, IFLA, considera que la información no debe ser una mercancía.

En esta línea es en la que hay que seguir avanzando y luchando y defender a la biblioteca pública de todas las amenazas que vayan surgiendo si no queremos que desaparezcan.

El tema que aquí se trata, es más serio y complicado de lo que a primera vista podría parecer. Algunos defensores del canon dicen que se trata sólo de unos céntimos, que es algo meramente representativo. Pero no nos engañemos, no se trata del valor del dinero, el problema va mucho más allá, hablamos de valores humanos, sociales, culturales y hasta históricos. Siglos y siglos de dedicación de “locos” por conservar unos códices, por buscar un sistema para encontrar un libro concreto entre muchos, por difundir el saber que en los libros se albergaba. Y no sólo ellos, también más “locos” que dedicaron su vida a enseñar a leer y difundir un patrimonio, a veces conseguido con lágrimas de sangre y dolor. Y un pensamiento ilustrado que luchaba por una cultura universal al alcance de todos. Y ahora, llega el poderoso “don dinero” que todo lo corrompe, llegan políticas privatizantes, da igual si se disfrazan por la izquierda o por la derecha, llega el pensamiento único y global … y al final llega el canon. Pero esta batalla todavía no está perdida, todavía podemos gritar un NO todos juntos, podemos hacer saber a “don dinero” que le queremos lejos de nuestros libros y de nuestras bibliotecas, que ésta no son suyas, sino del “demos”.

Continuamente escuchamos que en la sociedad cada vez se ve menos, que la enseñanza cada vez está peor, que la cultura de las nuevas generaciones va en descenso…si se está viendo que ocurre esto en la sociedad la medida lógica sería fomentar más la cultura mediante la lectura, y para ello también animar al uso de las bibliotecas. Pero no, en vez de eso se quiere imponer una medida que va a ayudar a que todo ésto se agudice. Todo el mundo tiene derecho a la cultura y las bibliotecas siempre han sido un servicio público, ¿por qué pagar ahora cuando nunca se ha pagado? ¿a qué se va a destinar ese dinero?.

Yo creo que esta medida va a llevar a que la gente deje de ir menos a las bibliotecas. Además, si el fin de esto es pagar un canon por los libros, nos vamos a terminar buscando todo tipo de artimañas para rentabilizar nuestro dinero, así que esta medida no va a ser beneficiosa para nadie.

En este espinoso asunto se enfrentan dos posiciones: el derecho al acceso a la cultura, sobre todo cuando es subvencionada con fondos públicos, contra el derecho de los autores a que se retribuya su trabajo. El problema es que se nos va a hacer pagar dos veces por lo mismo, puesto que los libros que forman las bibliotecas se compran de la misma manera a como lo compra un particular. Y se supone que el autor ya esta recibiendo una parte del valor de esta compra. Además no hay transparencia sobre como las entidades gestoras de los derechos de autor (las grandes beneficiarias de este asunto) distribuirían entre los autores las cantidades conseguidas con este canon. Y aunque me digan que el canon lo asumiría la administración, el dinero público sigue siendo de todos. Sobra demagogia en esta cuestión y faltan análisis serios sobre como hacer compatible las posturas enfrentadas y legítimas de las que hablaba al principio. Yo de momento estoy absolutamente en contra de este disparate.

Me parece una burrada con perdón, lo que quieren hacer con el prestamo bibliotecario. Deberían dar más facilidades y no poner más trabas como intentan hacer, ya que así lo único que conseguirán en que en este país cada día se lea menos. La gente buscará los ejmplares que le interesen en internet, con tal de no pagar el canon. Conclusión: todos vamos a salir perdiendo y los bibliotecarios los primeros.

Si lo que quieren entre otras cosas es que la gente no maltrate los libros, se pueden hacer muchas cosas como hacer pagar una fianza y al devolver el libro en perfecto estado, devolvertela, pero no cobrarte por prestartelo.

Es todo un despropósito el sistema que plantean con el préstamo de pago, no tiene ningún sentido obligar a las bibliotecas a pagar 20 céntimos por cada libro prestado en concepto de canon, para resarcir, según dicen, a los autores por el préstamo de sus libros. La función primera de las bibliotecas es la difundir la cultura y con ese fin se adquieren los libros –que ya se han pagado debidamente- y que luego se van a prestar a los usuarios, fomentando de esta manera la lectura. Dentro de este planteamiento tan sencillo, no encuentro que el autor se pueda ver perjudicado –de hecho muchos de ellos están en contra de este canon-, sino más bien, beneficiado puesto que se está dando a conocer su obra, es publicidad para ellos, para sus trabajos. Si lo que se pretende es apoyar a los autores, será mejor que busquen otros mecanismos, porque de esta forma, ni se les va a favorecer a ellos de manera significativa, y sobre todo y esto es lo tremendo, se va causar un gran prejuicio a la sociedad mercantilizando este acceso a la cultura al que todos tenemos derecho y del que la bibliotecas han sido uno de sus baluartes.

NO AL PRÉSTAMO BIBLIOTECARIO. ¿Pagar por coger un libro en la biblioteca?, no tiene sentido, unas de las misiones de las bibliotecas es divulgar información, fomentar la lectura, acceso a la información de manera gratuita, y ¿por que ahora pagar por el préstamo?, ¿para pagar el canon del autor por el préstamo de un libro?, según la carta que han escrito bibliotecarios, libreros y autores, exponen que al comprar un libro la biblioteca "ya está pagando los correspondientes derechos de autor y no es normal que se le pida que pague el mismo concepto por segunda vez". Otras razones que defienden en su escrito es que las bibliotecas realizan "un importante trabajo divulgador" y aseguran el derecho de los autores "de ser leídos" puesto que se conservan sus obras durante años, mientras que en las librerías "sólo pueden permanecer unas semanas porque la presión de la industria obliga a hacer sitio enseguida a las novedades".En la carta, titulada "Leer o no leer en España hoy" y que está circulando desde principios de julio, se puntualiza, además, que las colecciones de las bibliotecas españolas son "pobres y envejecidas" y están "muy alejadas" de los índices de otros países europeos, por lo que se necesita invertir "mucho dinero" en la compra de nuevos materiales antes de instaurar una tasa por préstamo.

Creo que lo único que va a llevar esto es alejar cada vez más a la ciudadanía del acceso libre a la información y que de esta manera el uso de la biblioteca sea cada vez menor.

Vivimos en una sociedad en la que las contradicciones son cada vez más comunes. ¿Es que acaso hay alguien que piense que la cultura no debe estar al alcance de todos? Desde luego, si hay alguna persona que lo piense, es alguien que no comparte el sentimiento de la mayoría.

Las campañas del gobierno para fomentar la lectura y la cultura entre la población son cada vez más numerosas. Y aquí esta la contradicción: Intentan fomentar la lectura al mismo tiempo que hacen cada vez más difícil el acceso a ella (¿Alguien le encuentra algún sentido más allá del meramente económico?)

Los libros son cada vez más caros, y la gente que lee mucho (especialmente aquellas personas que no tienen un sueldo para elegir en qué se gastan el dinero, principalmente los estudiantes) recurre al servicio de préstamo bibliotecario si es que no quiere arruinarse en el intento. Y como conclusión, lo de siempre: El dinero es lo que tiene, que en la sociedad en la que vivimos importa más que la cultura o cualquier otra cosa.

la verdad es que no le encuentro explicacion razonable, mas que quieren hacernos pagar otro tipo de impuesto y no saben de que manera hacerlo.

El pago del canon nos hara mas dificil la tarea de acceder a la biblioteca "Publica" y poder leer libremente lo que queramos.

los libros son cultura y creo que nadie nos la puede "alquilar" o impedirnosla. esta claro que a quien lea mucho esto no le sirve de nada puesto que sera mejor comprarte el libro y tenerlo siempre ahí para cuando se quiera. en definitiva..esperemos que las firmas sirvan de algo.

Estoy pensando en algun beneficio de este canon pero la verdada es que no encuentro ninguno. Lo primero que creo que es injusto porque hay gente que no se puede permitir comprar libros pero a la que le gusta leer y con esta medida no podrán (querrán) acceder a ellos. Además creo que mucha gente obtará por leer menos ya que eso supone tener que pagar.

También creo que esta medida no se corresponde con la iniciativa de "fomento a la lectura" porque la gente no puede permitirselo.

¿qué pasa que la gente que no tenga dinero no puede culturizarse? con medidas como esta nos remontaremos a épocas en las que la cultura este condicionada con la economia…lamentable.

NO AL PRESTAMO DE PAGO EN LAS BIBLIOTECAS

Todos, sin ninguna distinción, tenemos el derecho íntegro a disponer de una cultura gratuita y libre. Observemos pues, que la medida de imposición de un canon de libros, no es sino un obstáculo auto-impuesto hacia la motivación no sólo de leer, sino también de acudir a las bibliotecas.

Engañarse, sería sin duda afirmar que dichos centros son frecuentados para algo más que para estudiar, por ello creo firmemente en que esta medida es antiproducente, no sólo para los lectores, que en un intento por informarse o entretenerse se encontrarán con una traba económica a mi entender algo absurda, sino también para los propios bibliotecarios quienes verán de primera mano las negativas consecuencias de esta medida.

En conclusión, diré que el alquiler de libros no hará sino financiar los desfalcos que obtendrán los mismos autores a causa de este canon, ya que a largo plazo, observarán como el número de ventas de sus propios ejemplares desminuirá deliberadamente.

¿Como pretenden que la cultura siga adelante si no hacen más que ponernos trabas en su desarrollo?…Teniendo en cuenta que España es uno de los peores países, en cuanto enseñanza se refiere, de toda la UE, creo que es un suicidio intelectual el pago por préstamo…

¿Dónde queda el mitico "leer es vivir"…?se nos anima a realizar una actividad, pero no se nos dan facilidades para ello…se invierte en campañas publicitarias para el fomento de la lectura y se nos ponen impedimentos para seguir las directrices de la misma…es una gran paradoja que después de decirnos "leer es vivir" se nos quiera matar…o simplemente herir.

Y teniendo en cuenta el gran desarrollo que estan sufriendo los medios en la actual era de la comunicación, no sería de extrañar que las bibliotecas quedaran poco a poco en el olvido…

Las bibliotecas son el lugar que más ayuda a que la cultura llegue a todos y poner precio al préstamo de libros supondría poner trabas a la extensión de la cultura, además los libros de las bibliotecas están pagados, lo que supone que las editoriales ya han obtenido sus beneficios, pero parece ser que su único interés es el económico. Esta medida podría suponer que las bibliotecas pagarían los libros más de una vez, porque cada vez que lo presten cobrarían por ello. Me parece algo disparatado y no me explico cómo la Unión Europea puede plantearse aprobar esto. Probablemente si se aprueba el pago por el préstamo de libros sucederá como con la música, ahora nos descargaremos libros de internet, para evitarnos el cobro de este canon injusto.

Considero que todo ser humano tiene derecho a informarse y recibir una información adecuada acerca de un tema determinado. Y ¿qué mejor forma de hacerlo que a través de un libro? Me parece una auténtica frescura que tengamos que pagar por informarnos. Puede que a muchas personas les de igual porque el precio que pondrán no sera desmesurado pero hay muchas personas que verdaderamente no pueden permitirse pagar por el préstamo de las bibliotecas. Es injusto hacernos pagar en bibliotecas PÚBLICAS, es decir, bibliotecas para todos los ciudadanos.

¿Se pretende así fomentar la lectura?Me parece una medida indignante, no creo que esta sea la manera mas adecuada, ya que España posee uno de los indices más bajos de lectura y compresión lectora,¿privatizar las bibliotecas "públicas"? ¿ese dinero a quien va destinado?esos libros que están en las bibliotecás los hemos pagado nosotros mismos, el objetivo de esta medida supuestamente es defender los derechos del autor, pero ni la mayoria de estos están a favor, es una manera de cargarse las bibliotecas, que lo único que va a provocar es el fomento de la descarga de libros en internet.

Creo que el pago por prestamo en las bibliotecas atenta seriamente contra la cultura, que a mi parecer no debe ser privada (y con ello elitista) sino comun. La cultura deberia ser un derecho para toda persona, libre y gratuita. Con este canon lo unico que hacen es contradecirse: no puede el Gobierno hacer campañas de fomento de la lectura, y luego privatizar el prestamo en las bibliotecas. La biblioteca Publica es un lugar esencial para la difusion de cultura a todas las personas, tengan la renta que tengan, y esta medida no puede beneficiar a nadie salvo al Estado. Y a la larga seria mucho peor: se produciria el empobrecimiento cultural de la poblacion. Por eso es muy importante las campañas que se estan llevando a cabo para concienciar y animar a los lectores a poner de manifiesto su oposicion contra el canon.

NO NO Y NO, dos simples letras es mi respuesta a este CANON, y mi absoluto apoyo a la anulación de este intento de privación de un derecho de millones de ciudadanos en todo el mundo, el acceso a la cultura y conocimiento libre y gratuito. Esta propuesta de cobrar por el préstamo de libros es un error, es frenar el desarrollo de las personas, frenar el conocimiento de otras culturas y frenar el desarrollo de un país. Cuantos miles de millones se derrochan en otras cosas innecesarias y que a los ciudadanos no nos interesan, esto es en definitiva otra manera de que algunos se lucren por el cobro. Os imaginais el impedimento que sería este CANON para cualquier país en vias de desarrollo…

Queridos autores (CEDRO), no os preocupéis más por reclamar vuestros derechos y agravar el gasto de las bibliotecas. Acabaran desapareciendo y vosotros dejareis de pedir, y dejareis de tener derechos de autor y lectores. En un artículo en este mismo blog, he leído como Antonio Muñoz Molina habla del deterioro de la biblioteca pública de Úbeda, su primera biblioteca, la biblioteca de su infancia, de su lugar de origen, a la que agradece su ser y estar. Es de bien nacido el ser agradecido. La Biblioteca es y ha sido siempre, una institución democrática y solidaria. Los que somos asiduos a ellas, queremos que sigan siendo así. Los que somos usuarios de las bibliotecas, también compramos vuestros libros y pagamos sus impuestos y donamos obras vuestras a las bibliotecas para que tengan mayor alcance de público. Los que amamos la literatura creemos en vuestros derechos y por supuesto, queremos que seáis beneficiarios de vuestro trabajo, porque queremos que sigáis creando, que sigáis haciéndonos soñar. No creemos en la literatura exclusivamente como una industria mercantil, la literatura es más. El mango de la sartén está en vuestras manos, AUTORES. En los motivos que os han llevado a ser escritores, en vuestro ánimo de lucro, en vuestra solidaridad. Sin vuestra colaboración muchas bibliotecas desaparecerán, y a ellas, bastantes de vosotros debéis muchos de vuestros éxitos ¿Qué lector no ha descubierto a un autor, con la lectura de un libro de la biblioteca y ha comprado posteriormente obras suyas, las ha recomendado, las ha releído?

La situación de las Bibliotecas Públicas en España, no es comparable a la de otros países europeos, no tienen el mismo reconocimiento, no tienen el mismo lugar y por supuesto no nos acercamos al número de usuarios.

Consigamos que en España las Bibliotecas tengan su lugar, que sea reconocido el gran servicio público que ofrecen a los ciudadanos, que se reconozca el gran empujón que suponen para los escritores, que se reconozca la verdadera libertad que encierran sus paredes.

NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN BIBLIOTECAS

El pago por los préstamos en las bibliotecas no tiene ningún sentido, a fin de cuentas, los libros que hay en ellas ya han sido pagados o bien por la biblioteca, o por los donantes. Poner un precio a la cultura me parece un retraso tremendo, es cierto que vivimos en una sociedad de consumo donde todo el mundo busca el beneficio econónico pero hay cosas que no deben tocarse. Se supone que en el estado de bienestar se trabaja para que todo el mundo pueda acceder a unas derechos mínimos, y acceder a la cultura es uno de ellos. Ningún argumento me convencería de volver a una sociedad elitista en la que los que tiene más dificultades económicas no pueden acceder a los libros. Así que os animo para que acabemos con esta descabellada propuesta.

La biblioteca es un lugar público al que todos tenemos derecho a acceder para beneficiarnos de sus instalaciones en las que incluyo la inmensa cantidad de libros de los que disponen para uso común. La idea de pagar para que presten un libro me parece fuera de lugar, y muy injusta.

En mi opinión este hecho ha tenido poca transcendencia pública por lo que si llegara a más gente estoy segura de que el número de fimas aumentaria.

Espero que esta absurda medida finalmente no se lleve a cabo, ya que incluso podría llevar a la desaparición de las bibliotecas y eso es algo que nadie quiere ni desea.

Perderé otro de mis lugares favoritos.

Lo bonito que es entrar a mi biblioteca y escuchar silencio. El silencio de tanta sabiduria que aguarda a que alguien con inquietudes la encuentre en un libro. En un libro que rezuma libertad. La libertad de que cualquiera puede acceder a él.

Las bibliotecas son de los pocos lugares que suponen un paréntesis en nuestra sociedad, movida por el dinero. Allí no importan tus capacidades económicas, sino tus ansias por saber.

Por último, debo decir que no sé como puede consentir esto un Ministerio de Educación, Política Social y Deporte que no hace más que campañas publicitarias de fomento de la lectura. Doña Mercedes Cabrera, algo está muy mal.

Si la gente ya pasa de la lectura con esta medida aún lo harán más. Parece mentira que luego se gasten millones en campañas publicitarias a favor del fomento de la lectura entre los miembros de nuestra sociedad. (A no ser que esta sea una forma de rentabilizar esos gastos publicitarios yo no me lo explico).

La cultura es fuente de progreso, si ya estamos en las listas delos países con menos avance académico, sólo con imaginarme nuestra sociedad como una sociedad en la que la gente no se culturiza, ya sea leyendo libros o ya sea estudiando, porque tenga que pagar por acceder a la información, tiemblo.

Hay mucha gente que no se puede permitir pagar internet o que no puede comprarse una enciclopedia completísima y esa gente, que quiere aprender, siempre ha podido ir a la biblioteca y aunque los libros estén muy usados y desgastados consiguen la información que necesitaban para su formación. Si hacen que paguemos por algo que hace muchos años que es un derecho que hemos tenido, en cierto modo, están privando de la libertad de aprender a todas esas familias que no tienen dinero para comer y mucho menos para pagar por sacar un libro de la biblioteca.

Poner ese canon de prestamo es un atraso ya que hay gente que no podria permitirselo. Fomenta la desigualdad entre las personas. Las bibliotecas son públicas y por eso cualquier personatenga el dinero que tenga puede ir y acceder a la cultura de una forma gratuita. La gente se negaria a pagar por algo que ha sido siempre gratuito y la cultura en el país descenderia o empezaría a aumetar el pirateo de libros a través de internet. Sería un retroceso respecto a la cultura.

¿Pago por un préstamo público? Una frase totalmente contradictoria. Es absurdo querer privatizar un servicio publico que ya de por si va en decadencia. No creo que esta propuesta suponga en absoluto un fomento en la lectura sino todo contrario. Mucho realizar campañas para fomentar la lectura y a la vez, en contradicción absoluta, gracias a esta medida, tiran por los suelos el esfuerzo anteriormente realizado.

Creo y espero por el bien de la cultura del libro que las firmas sigan sumándose a las actuales.

Este canon se pondrá en concepto de proteger los “derechos de la propiedad intelectual”, y yo me pregunto, ¿quién se encarga de proteger el derecho de todo ciudadano a estar informado y a tener libre acceso a la cultura?

Al poder económico no le interesa una sociedad formada, culta e informada, porque sabe que el poder reside en la información y en la cultura, a él le interesa que nos entretengamos comprando, pero no cultivándonos y formándonos, eso no, prefiere que seamos borregos, masas fáciles de controlar y engañar.

No se que será de nosotros con este nuevo canon, España uno de los países que menos presupuesto destina a las bibliotecas públicas y con uno de los índices de lectura más bajo de la UE. Me temo que esta medida nos llevara directos al suicidio cultural, y que solo ayudará a sepultar la cultura y el saber, y a dejar las bibliotecas como meras instituciones mercantiles en manos del poder económico.

Esto es sin duda un suma y sigue… hasta que punto vamos a llegar, ¿tener que pagar por los libros que te lleves de un biblioteca? Es realmente vergonzoso y es quitarnos un derecho que todos tenemos. Para tomar esta decisión ¿Han contado con nuestra opinión? somos los que salimos perjudicados y no han tenido en cuenta lo que pensemos. Las bibliotecas es parte de nosotros y usar sus servicios ha sido y tiene que seguir siendo un servicio gratuito, hasta que extremos vamos a llegar de tener que pagar por todo lo que hacemos, el único sentido que encuentro a esta postura es sacar más dinero, y no logro comprender que lo hagan a través de nuestras bibliotecas. Deben de darse cuenta la protesta masiva que ha provocado este canon y concienciarse que los usuarios, todos nosotros, no queremos permitir este robo. Las bibliotecas existen en gran medida por el uso que los usuarios hacemos de ellas y si estos servicios dejan de ser gratuitos, dejaran de ser lo que son y entonces es cuando de verdad podrán desaparecer. En la actualidad se esta intentando fomentar la lectura, y de verdad ¿creen que con esta medida van a conseguirlo? En lugar de avanzar es dar un paso atrás, es contradictorio quieren que se lea más, pero para adquirir un libro en una biblioteca tienes que pagar, es incomprensible. No estamos a favor de esta medida y nos tiene que escuchar las bibliotecas es parte de nuestras vidas y por lo tanto no las pueden cambiar.

El enfrentamiento entre cultura/arte y negocio lleva varios años en una lucha encarnizada en varios frentes (cine, música…) y la literatura no iba a estar exenta de esta polémica.

¿La cultura es un negocio? Por supuesto, los libros tienen unos costes de elaboración y los autores deben poder vivir de su trabajo. Pero ¿la cultura es SÓLO un negocio? Rotundamente NO. No se puede pretender tratar a la cultura como una mercancía más, tienen que asegurarse unos mínimos que protejan y potencien el enriquecimiento cultural de la sociedad. Uno de las principales medidas para ello son las bibliotecas públicas (los custodios de la sabiduría), por eso el exigir el pago de un canon a las bibliotecas es un insulto para toda la sociedad.

Los autores deben considerar el préstamo de sus obras en las bibliotecas como parte de la contribución que deben hacer a la sociedad. No solamente se pueden exigir derechos, también debemos (todos) contribuir a la evolución social.

El canon bibliotecario fue creado para cubrir los gastos que generaban los derechos de autor, pero ¿no es la biblioteca la mejor defensora de estos derechos? ¿No es la biblioteca la responsable de que los libros sigan vivos a través del tiempo, y por tanto, sus autores también?

El canon bibliotecario se creó para defender a los autores, pero ¿están de acuerdo los propios interesados de ser defendidos con estas medidas? Más de cuatrocientos autores (entre ellos Josefina Aldecoa, Miguel Delibes, Almudena Grandes, Elvira Lindo, Emilio Lledó, Juan Marsé, Luis Mateo Díez, Soledad Puértolas, Rosa Regás y José Saramago) han firmado un Manifiesto en contra del canon bibliotecario. Ellos son consientes de que la difusión de sus textos va más allá de lo puramente económico. Y es ahí donde entra el papel fundamental de la biblioteca, ya que proporciona el fluir de los libros.

En la biblioteca ofrece a la sociedad el derecho a formarse como lectores, y da a los autores el derecho a poder ser leídos, de poder llegar a los lectores de una manera directa, sin intermediaros, solo el lector y el texto.

¿Hay alguna manera mejor de defender los derechos del autor?

Sinceramente es increíble que quieran cobrarnos por uno de los pocos lujos que quedan que es el poder llegar a una biblioteca y con total libertad elegir el libro que más nos guste o que necesitemos. No es normal que quieran cobrar a los usuarios por utilizar este servicio que es público y que luego hagan campañas de fomento a la lectura cuando precisamente uno de los factores imprescindibles para que aumente el número de los lectores es que las bibliotecas ofrecen todo tipo de posibilidades para que siempre haya un hueco que dedicarle a los libros, y si el préstamo de pago definitivamente acaba imponiéndose en las bibliotecas se perderá una gran cantidad de aficionados a la lectura.

Sería increíble que nos cobrasen por adquirir durante un período corto de tiempo un libro que sirve básicamente para ampliar nuestra cultura, algo que nos beneficia a todos.

Está claro que hoy en día pocas cosas se dan gratis; vivimos por y para el dinero, pero ¿que pasa con lo que va más allá de eso?, ¿que pasa con la gente que no le llega ni para pagarse una casa?, ¿acaso no tenemos derecho TODOS a leer?.

La biblioteca es un servicio que lleva funcionando desde muchos años, siempre con el mismo funcionamiento, el mismo tipo de préstamo gratuito. ¿Tanta necesidad tienen de querer cobrar por unos días de préstamo?

Es obvio que para que la cultura esté al alcance de todos, es necesario que las bibliotecas no sean de pago porque hay personas que no podrían permitírselo, pero el problema que le encuentro al préstamo gratuito de los libros es que la gente no los cuida, los devuelven tarde… e incluso los más nuevos están deteriorados y hay listas de espera interminables para poder conseguirlos.

Bajo mi punto de vista, el cobro por los préstamos de libros es una medida que no beneficia a los ciudadanos.

En primer lugar, creo que las bibliotecas son una gran fuente de saber y nadie debería beneficiarse por su uso. Esto conlleva privar al ciudadano de la cultura, ya que muchos de ellos no pueden permitirse el lujo de pagar por consultar un libro.

En segundo lugar creo que esta medida perjudicaría seriamente a la cultura española, ya que muchas personas utilizan los servicios de la biblioteca para fomentar el hábito de la lectura. Si frenamos ese hábito, estaremos frenando el desarrollo del saber de los ciudadanos.

Creo que es una medida excesiva, ya que limita el uso de estas a los más favorecidos. Además creo que es un derecho fundamental que todos podamos hacer uso de la bibliotecas y que no se nos niegue el acceso a la conocimiento.

La educación y la formación han sido un derecho de todos, y es precisamente en las bibliotecas, donde siempre hemos encontrado el sitio más idóneo para llevarlo acabo. Si ahora ese derecho se convierte en negocio, nos llevaría a un gran paso hacia atrás en nuestra supuesta evolución social y cultural. ¿Por qué hacerlo ahora, cuándo tanto intentan hacernos llegar a la cultura por el bien de nuestro propio desarrollo intelectual?… yo sigo sin respuesta, ¿y ellos?. NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN LAS BIBLIOTECAS

Otra de esas firmas es mía, no dudé ni tres segundos en mostrar mi apoyo desde el primer momento, cuando me informé sobre lo que iba a ocurrir si no se ponían soluciones, no podía creerlo ni imaginarlo… ¿Un mundo sin acceso libre y gratuito a la cultura, a la información y al conocimiento? Algo a lo cual no tenemos derecho a estar condenados, sería el primer paso del inicio de un retroceso impuesto sin obtener ningún tipo de beneficios. Si se quiere convertir la biblioteca en un mercado, en los cuales no hay otros intereses que los económicos, es decir, vender algo mas en esta vida, cuando se trata de un derecho público que nos pertenece es sin duda, un error el cual no estamos dispuestos a permitir siendo manipulados, por ello pedimos la máxima colaboración ciudadana con el objetivo de poder crecer y desarrollar sin un precio establecido por cualquier barrera, sea de la clase que sea, la cual se interponga ante ello.

¿Nos hemos vuelto locos o que?Qué tontería es esa de que hay que pagar para poder sacar un libro de la biblioteca…Cada vez nos lo ponen más fácil,eso es ,seguir así que dentro de dos días no habrá nadie dispuesto a leer ni un cuento,y todo porque ya no saben de donde sacar el dinero.

Que yo sepa las bibliotecas de siempre han estado al alcance de todo el mundo,y podríamos decir que leer es uno de las pocas aficciones gratis que podemos tener,porque no tenemos que comprarlo ,podemos,bueno en un futuro no sabemos,ir a la biblioteca enseñar nuestro carnet y ya está.

Además las bibliotecas públicas ya las pagamos con los impuestos,¿Qué más quieren hacer?¿O es que quieren que nos volvamos todos analfabetos y hacer con nosotros lo que quieran?

He leído antes de esta lectura el articulo de Antonio Muñoz Molina, con este articulo, toda la sensación que me ha provocado la biblioteca publica como lugar donde aprender, donde vivir, como decía el autor : “En el reino de la literatura no hay privilegios de nacimiento ni acreditaciones oficiales, ni jerarquías de ninguna clase ante las que haya que bajar la cabeza”, se debe pronunciar en todos el sentimiento de lucha contra algo claramente injusto, algo que conseguirá un rechazo absoluto a las bibliotecas, si tienes que pagar por un libro ¿para que la bibliotecas?¿no preferirán pagar un poco más, y que el libro sea tuyo?

Pienso que pagar por alquilar un libro en una biblioteca es un atraso.

Si se quiere fomentar la lectura, pagar por poder alquilar un libro para leerlo es perjudicial y contraproducente. No vas a pagar por algo que antes no pagabas. Frenarías con ello el hábito de la lectura.

Si también se quiere fomentar la cultura y la sabiduría, que gran parte de ella esta en los libros, pienso que pagar para acceder a ella es injusto. Así lo único que se conseguirá es que muchos prefieran gastarse el dinero en otra cosa, y que otros no pueden acceder a ella.

Me parece cuanto menos sorprendente la iniciativa de que haya que pagar un canon por los préstamos de la biblioteca. Creo que todo el mundo tiene derecho a poder informarse sobre el tema que necesite acudiendo a una biblioteca sin necesidad de tener que comprar el libro. Esto es algo que conocemos muy bien los universitarios, y en mi opinión si esta medida finalmente tuviera lugar estoy segura de que la cultura y el interés por la lectura de muchos y muchas se empobrecería.

Si ya es conocido, por encuestas y estudios, que la población española no está en la cabeza de los países con mayor afición por la lectura, no podemos permitirnos el lujo de cobrar por el préstamo de libros en bibliotecas públicas, porque sería un motivo más para desincentivar al público hacia lectura.

Además, este es un servicio público que los españoles ayudamos a mantener con nuestros impuestos, por lo que no es justo pagar dos veces.

Por otro lado, pienso que la Unión Europea no debe organizar este tipo de servicios públicos, dejando que cada país lo legisle de modo independiente. Al igual que en países europeos como España, en el que gozamos de una sanidad pública gratuita y universal sufragada por los impuestos de todos los ciudadanos, y que no se ha inmiscuido la Unión Europea en su gestión y desarrollo, lo mismo debería de ocurrir con la gestión de las bibliotecas públicas españolas.

"El colmo de los colmos".Privatizar un bien público al servicio de la sociedad es un atentado contra los derechos de la propia humanidad.

Impedir o poner trabas económicas al acceso a un libro,a la cultura de todos es impedir el enriquecimiento cultural de los ciudadanos dando lugar a una sociedad retrasada,ignorante y encima más pobre.¿Que pretenden una cultura para ricos?

No me parece justo que después de muchísimos años siguiendo la tradición de préstamos de libros gratuitos en las bibliotecas, tengamos, de repente, que pagar por leer un libro alquilado. Puede que en parte se cuide más los libros con esos pagos pero aún así no sería justo este cambio tan brusco.

Está claro que esto contradice todas las campañas de fomento a la lectura. Y si al final se impone esta ley, que no le sorprenda a nadie si se reduce enormemente la cantidad de préstamos de libros. La gente optará por comprarse el libro directamente, o simplemente, no leerá. Hasta los bibliotecarios están en contra de esta ley porque sin duda es algo muy injusto. No beneficia nada a la sociedad.

El hecho de que haya que pagar para poder coger prestado un libro de la biblioteca me parece indignante. Por todos es sabido que la utilización de las bibliotecas está en declieve, sobretodo desde que podemos acceder a la información por un vía instantánea como es internet. Por ello se debe promover el uso de estos espacios sociales y públicos, y no poner más trabas al acceso de la informción de todo tipo, cosa que el canon conseguirá a este paso. Me parace muy bien que la gente reclame este derecho que tenemos como ciudadanos y lectores, ya que nosotros debemos a veces poner los límites de lo que no es justo.

Si se llegase a aprobar el préstamo de pago todos saldríamos perdiendo, y las bibliotecas quedarían prácticamente desiertas, cuando lo que necesita es que se fomente. Creo que a cambio los habituales en ellas deberían comprometerse a un buen uso del material prestado.

Aunque al final no vaya a servir de mucho, yo también puse mi granito de arena en esa recogida de firmas, me he visto bastante involucrada al estar trabajando en una biblioteca casi dos años, y la verdad desde el primer día me pareció una locura. No podía creer que de verdad fuesen a poner precio a la cultura, a la información, ¡A UN SERVICIO PÚBLICO! Ojala hubiese alguna forma de pararlo, pero desgraciadamente, esto ya no tiene vuelta atrás. Unos pocos se terminarán enriqueciendo, con el paso del tiempo, de lo que un día fue un servicio público y gratuito, un derecho, el derecho a la información, a la cultura.

Y quizás empiece siendo un precio insignificante, pero no nos queda la menos duda, que ira subiendo y no sabemos ni siquiera si los autores de los libros, están de acuerdo con ello. Creo que las bibliotecas les sirven de rampa, de impulso, un lugar donde dar a conocer sus creaciones, que lleguen a las personas que no pueden permitirse otro medio para leer.

Si analizamos "el préstamo de pago" desde todos los ángulos posibles (políticos, editoriales, usuarios), es mas fácil entender, el error que se va a llevar a cabo y que terminará con la extinción de las bibliotecas.

De todos es sabido que en España, a la gente le cuesta muchísimo leer, incluso teniendo bibliotecas gratuitas. Por ello, no tiene ninguna explicación, que políticos y editoriales quieran hacer negocio con algo que no tiene una aceptación masiva, y que si siendo gratis la gente no usa, poniéndole "precio" aun mucho menos.

Ahora mismo, las bibliotecas, a parte de ser un servicio público el cual agradecemos los usuarios, son también un medio para que los autores den a conocer sus títulos en el mercado. Sin ellas, muchísimas obras quedarían en el anonimato y su demanda bajaría considerablemente. Por ello creo que es un suicidio, que las editoriales quieran cobrar a los usuarios el canon por el préstamo bibliotecario. Si la gente va menos a las bibliotecas, conocerán en menor medida sus títulos, y se venderán muchos menos.

Con dicho “canon”, lo único que consiguen es que la gente fomente la piratería, y que por fuentes como Internet, se empiece a traficar con versiones digitales de los libros (E-book), intercambiando títulos como si fueran MP3.

Creo que el préstamo de pago, perjudica a todos. A unos más que a otros, pero sin duda a quien más perjudica es a la cultura

Las bibliotecas deben ofrecer el acceso a la cultura de forma gratuita. Por lo que no estoy de acuerdo con el pago por el prestamo de libros.

Muchas personas se han manifestado en contra de que se cobre por dicho prestamo, gracias a la iniciativas como estas se han recogido firmas en contra del prestamo ( Más de 350.000).

Creo que se deberia compensar a los autores con un pago por el uso de sus libros en la bibliotecas, pero este pago deberia hacerlo el gobierno y no el usuario ni la biblioteca.

Si se hace pagar por los libros los usuarios usarian menos la biblioteca, y ala final se leeria menos.

Por lo que estoy en contra del Prestamo de pago en las bibliotecas.

En los últimos años parece existir un deseo de terminar con todo lo público o con todo lo que este relacionado con ello. Me sorprende sobre manera que se quiera cobrar por el préstamo de libros, ya que creo que es un modo de acabar con parte de nuestra cultura. El préstamo de libros es un magnífico medio para darse a conocer, pero también para que los usuarios puedan leer grandes cantidades de libros que de otro modo no podrían. Es pues, beneficioso para todos que exista el préstamo gratuito de libros porque con ello no se pone precio a la cultura pero tampoco se coarta la libertad de las personas. Si terminamos con el préstamo gratuito, las bibliotecas llegará un momento en el se irán al traste, del mismo modo que la cultura, pero ante todo los más perjudicados por este hecho seremos cada uno de los ciudadanos ya que no tendremos acceso directo a los libros y con ello dejaremos de tener la posibilidad de acceder a otros lugares, tiempos, ser otros personas, imaginarnos todo tipo de situaciones, evadirnos de todo y todos; todo ello nos lo proporcionan los libros, sin ellos dejaríamos de tener esa parcela maravillosa de nuestras vidas correspondientes a la lectura de cada uno de ellos.

Creo en mi opinion que pagar por leer libros de una institución en este caso pública es igual que si cada vez que los niños vayan al parque les cobrasen.Un punto de vista como el mio, un estudiante,ve mal que se impongan esas tasas de dinero por el préstamo de un libro,ya que ya estamos mal los estudiantes economicamente como para que nos sigan apareciendo nuevas cosas que pagar.

Quiero resaltar también que los autores deben considerar el préstamo de sus obras en las bibliotecas como parte una ayuda y contribución a la sociedad.

En la actualidad los datos de las encuestas dicen que los españoles cada vez leen menos y yo pienso que esto debe ser debido a muchos factores: falta de tiempo, falta de interés, etc… pero ante todo es posible que sea porque no queremos gastarnos dinero en libros que sólo leemos una vez en en la vida y que dejamos cogiendo polvo en la estantería. Atendiendo a ésto las bibliotecas resultan muy beneficiarias para los españoles: cogemos un libro, lo leemos y lo devolvemos y sin pagar nada. Pero aún así si leemos poco teniendo acceso a libros gratuitamente, ¿qué pasaría si tuviéramos que pagar por cada libro que sacamos de la biblioteca? Es posible que disminuya mucho más el interés por los libros y por la lectura en general; además los libros pertenecen a la cultura española, ¿por qué vamos a tener que pagar por acceder a ella?

Como he podido dar a entender con mis palabras estoy totalmente en desacuerdo con aquellas leyes que impongan el canon en las bibliotecas: todos tenemos derecho a culturizarnos gratuitamente.

No me parece bien que intente imponer el cobro en las bibliotecas por el prestamos de los libros. Se supone todos debemos tener un acceso libre a la cultura como ciudadanos, sin tener que dar ninguna prestación económica a cambio de ello.

Los indices de lectura en nuestro pais no están precisamente a la altura del resto de europeos, como para poner mas trabas a la hora de leer, en vez de fomentar esta práctica.

Las bibliotecas son unos de los pocos lugares que consevamos que pueden ofrecernos una amplia posibilidad de enriquecimiento personal sin que medie ningun tipo de interés económico ni mercantil. Hay que deferder su mantenimiento tal y como está ya que ha asi ha sido durante siglos y siglos, y cualquier cambio de este magnitud podria afectar en su conservación

La posibilidad de opinar sobre este tema me permite manifestar mi disconformidad sobre el préstamo de pago en bibliotecas públicas, sobre todo si nos fijamos en las continuas alusiones a la falta de hábito a la hora de leer que predomina en la mayor parte de la población española, por ello no creo que dicha medida contribuya a fomentar la lectura, es más, en todo caso esta medida puede suponer que la sociedad se aleje y se aparte de la cultura. Por otra parte este hecho plantea una ruptura con una función clave de la biblioteca, pues se dificulta el acceso a la información y esto se hará en favor de entidades privadas.

Creo que todos estamos de acuerdo en nuestra disconformidad con este tema. Si ya cuesta mucho conseguir que la gente de hoy en día lea, esto supone de todo menos una ayuda para fomentar la lectura. Es una parte muy importante de neustra cultura que hay que cultivar, no ponerle trabas.

Seria una catastrofe la ejecución de la directiva, sobre todo para los ayuntamientos de toda europa que no podrian costearse el lujo de tener una biblioteca debido al gran esfuerzo que deberian realizar para costear el precio de un canon en sus materiales. En España causaria un problema legal, ya que todos los municipios deben estar dotados de biblioteca por ley, a partir de un numero no demasiado grande de habitantes, y supongo que un numero mínimo de volumenes esta tambien contemplado.

Es preciso mas información acerca de la directiva; plazos de ejecución, excepciones, cantidades a desembolsar.. por que no me imagino una universidad/colegio/instituto pagando canon por prestar libros que constituyen una parte imprescindible de la formación de los alumnos, seria algo totalmente contraproducente. Si definitivamente se lleva a cabo habria que reformar el sistema bibliotecario y exigir una gran parte del canon a la Unión Europea para poder dar un servicio acorde con una difusión de la información de pago. Esto deberia afectar tambien a los soportes digitales, que tanta polémica están causando en la actualidad, y no nos engañemos, si el ciudadano tiene que pagar, valorará mas el documento y exigirá mas calidad en el servicio.

Ya no saben de donde sacar dinero. Con esta medida se consigue volver al tiempo en el que la sociedad cerraba puertas a gente con menor poder adquisitivo. Esta medida esta muy lejos del propósito de numerosas campañas publicitarias, que fomentan la lectura como principal medio para culturizarse.

Es una pena si llega a aplicarse esta nueva ley, desgraciadamente acudimos ya poco a las bibliotecas como para que ahora cobren por llevarte un libro, para los universitarios sería una ruina, y las bilbliotecas se convertirían en uno de los sitios menos frecuentados de la ciudad. Se nota que estamos es crisis, como salga adelante lo que tendremos es una crisis cultural, peor que cualquier otra crisis.

Me parece realmente indignante y retrógrado. La medida del canon en sí me parece estúpida e incoherente, pero aplicada a las bibliotecas ya es insultante. Lo que diferencia en mayor medida una biblioteca, de una Liberia, es que la segunda es totalmente gratuita. Las bibliotecas nos permiten acceder a cualquier libro sin pagar un céntimo. Sinceramente, en la época en que vivimos, que los libros están cada vez más olvidados en comparación con películas, videojuegos, u ordenadores, hacer que el acceso a estos sea de pago es sólo una barrera más, un impedimento más para hacer de la lectura algo más cotidiano y de todos. Quizá es que yo sea algo ingenua, pero no logro entender como una ley así ha podido ser siquiera propuesta. Es una absoluta vergüenza, espero que esa medida no llegue a buen puerto, porque si no, acabaran con las bibliotecas públicas, y con todo lo que ese supone.

El cobro de tasas por utilizar los libros de las bibliotecas es una medida que debemos intentar evitar a toda costa. Esta actuación es absolutamente egoísta y no se centra en la cultura en sí en ningún momento, ya que si se está intentando fomentar la lectura esta medida va a provocar lo contrario. El préstamos de libros es un servicio PUBLICO y, como tal debe respetarse.

Si actualmente la cantidad de gente aficionada de verdad a la lectura ronda un número que va en descenso, no quiero ni imaginarme si se privatizase un bien público tan importante como las bibliotecas. Es evidente, que estoy totalmente en contra de eso. Todos saldríamos afectados: tanto estudiantes, como la propia población en sí, que al disminuir la lectura, haría disminuir la cultura general.

Creo que lo único que van a conseguir es que las bibliotecas cierren, y si éstas cierran mucha cultura se perderá.Las bibliotecas son medios necesarios en nuestro país,para aprender ,estudiar ,adquirir cultura… y con esta propuesta ,con la idea de establecer un canon y tener que pagar por la prestación de material bibliotecario,lo que van a conseguir es todo lo contrario.Si lo que quieren es fomentar la lectura,de esta manera no lo van a conseguir.

Mucha gente no quiere comprar libros, y las bibliotecas es su mejor opción,si por encima van a tener que pagar ya no lo harán.Está claro que esta propuesta no beneficia a nadie,y menos a los ciudadanos.

Solo diré que me parece una solemne estupidez cobrar por coger prestado un libro de la biblioteca, ya nos gastams mucho dinero en libros para la universidad o libros de idiomas o esos padres que todos los años sufren cuando se acerca septiembre y viene la llamada campaña de vuelta al cole.

Cobrar por coger un libro de una biblioteca no tiene ningún tipo de sentido, ya está prohibido fotocopiarlos, cosa que veo perfecta, pero esto ya es el sumun de la tontería. Las bibliotecas tienen desde hace siglos el servicio de préstamo de libros y nunca se ha cobrado por ello, ¿ porqué habría que hacer ahora?

Poniendo precio al préstamo de libros lo único que se consigue es disminuir el enriquecimiento cultural de una población que ve como mejor método de entrenenimiento y/o enseñanza la biblioteca, además actualmente ésta población no es muy elevada por lo que si les hacen pagar lo único q conseguiran será reducir aun más el número de personas que acude a la biblioteca.

Además la biblioteca es un servicio público y parte lo pagan los ciudadanos por lo que me parece injusto que se quiera ahora cobrar por los préstamos.

Sinceramente, me resultan realmente hipócritas todas esas campañas que se hacen para fomentar la lectura, ya que a la hora de la verdad, no se hace más que poner trabas al acceso a los libros. El problema está en que el dinero público no se emplea como debería emplearse. En lugar de dar dinero a las bibliotecas mejorando así sus servicios, resulta mucho más importante gastarlo en otros asuntos, mucho más visibles y ostentosos.

Decir NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN LAS BIBLIOTECAS es afirmar el derecho de todos a acceder libremente a la cultura, la cual considero que no es ningún lujo, y que debe estar al alcance de todos.

Parece que ya no saben cómo sacarnos el dinero. No contentos con introducir el canon a discos, DVD, grabadoras, teléfonos móviles, Mp3 y un sin fin de artículos más, ahora quieren hacer lo mismo con los libros. Esta medida me parece del todo irracional ya que, a parte de que puede producir el abandono del uso de las bibliotecas, que ya de por sí es bastante reducido, supone un gran agravio para la gente que no tiene acceso a libros de otro modo que no sea de forma gratuita. ¿Ahora hay que pagar por la cultura? Parece que quieren hacer de la educación un privilegio y no un derecho.

El canon es el nuevo "parquímetro" de las bibliotecas. Nadie quería pagar por aparcar su coche en una vía PÚBLICA, pero ahí lo tenemos. Igual va a suceder con el préstamos de libros. Por desgracia para todos, hoy todo se mueve por el dinero y da lo mismo las firmas y huelgas que se produzcan; al final el Gobierno siempre hace lo que quiere. A nadie nos gusta la idea de pagar por algo que siempre ha sido PÚBLICO Y GRATUITO, pero todo termina. Las bibliotecas serán los parkings de los libros en donde estacionarse te cuesta 1,50€ la hora. Que triste, ¿no?

Me gustaría saber que pensarían los autores de todos esos libros si viesen que a cambio de poder leer su libro en una biblioteca pidiesen dinero por ello.

Hace mucho que se dejó de llevar ser de la élite para poder acceder a la cultura, a los libros. Sería un retroceso hacer pagar a la gente por algo que es de todos, al fin y al cabo la mayoría de las bibliotecas (por no decir todas) son de carácter público. Las bibliotecas son el mejor medio para poder estudiar y para algunos la única manera de poder para acercarse a la lectura. Asique por favor, que no nos cierren la única puerta libre que nos queda para acceder a los libros.

Es una medida indignante, sin sentido, ya que la función primordial de la biblioteca es el acceso a la información de manera gratuita. Esta propuesta de querernos cobrar por sacar un libro es una forma de frenar el desarrollo de nuestro país, ya que poner precio a la cultura es un gran retraso. La cultura es un derecho que debe estar al alcance de todos, y me parece vergonzoso que nos lo quieran quitar. España es uno de los países con el índice de lectura más bajo de la UE, de ahí el gran número de campañas para fomentar la lectura. Pero es contradictorio que últimamente y cada vez en mayor medida se realicen campañas para convencernos de que hay que leer y a su vez sea cada vez más difícil acceder a la lectura.

¿Qué nos queda ya sí tenemos que pagar hasta para leer un libro?

Esa era la magia de la lectura, que aquellas personas que no pueden o no quieren, no tiene porque pagar. ¿Tiene acaso el conocimiento un precio? Un país crece y se beneficia en cuanto más y más fervientes lectores tenga y no debería poner el gobierno trabas a tal asunto sino facilitar la extensión de la cultura. Un libro no entiende de riqueza ni de clases, solo entendie del ansia que tenga la persona por desentrañar sus misterios y sus sutilezas.

Un libro es un bien común, un tesoro que no pertenece a nadie y a su vez nos pertenece a todos, es algo a lo que tenemos derecho acceder, es más que arte, es vida.

Es tan simple como lo contradictorio que resulta el concepto de biblioteca pública con el pago de un canon por un libro prestado a través de un servicio público. Esto no provoca otra cosa más que dividir a la sociedad y hacer que disminuya el número de lectores. Entonces, la pregunta obvia sería ¿En qué beneficia el Préstamo de Pago?, o mejor dicho, ¿A quién beneficia? Me parece fundamental la iniciativa de Noalprestamodepago y su insistencia al Gobierno para que abra un debate europeo para su derogación. Cuantos más seamos, nuestra voz llegará más lejos.

Al igual que la mayoría de la gente, estoy totalmente en contra de esta medida. Me parece que no es lógico ya que si los libros de la biblioteca se compran con los impuestos que pagamos todos, no es normal que además nos cobren por su préstamo. Mucha es la gente que utiliza el préstamo de libros para leer por lo que si ahora cobrán por ello bajaría el índice de lectura. Además, después de gastar parte de los fondos públicos en hacer campañas para el fomento de la lectura, es irracional que ahora pongan trabas para que leamos. Y lo que más nos afecta a nosotros es lo que ocurriría en las universidades. Los universitarios necesitmos rrutinariamente consultar en libros para hacer trabajos y estudiar, por lo que con esta medida nos veríamos obligados a pagar más por estudiar. En definitiva, me parece una medida estúpida que no beneficia a nadie.

Esta medida es completamente estúpida, y bajo mi punto de vista refleja que ya no se sabe que hacer para sacarnos dinero. El que la sociedad se pueda culturizar es un bien, un derecho y no se debería poner precio a esto.Además luego nos quejamos de que los niveles de lectura son bajos y que la gente no lee, que las nuevas tecnologías hacen que olvidemos al libro….pero si encima ponemos precio al poder informarnos, imaginar, aprender, conocer…pues no vamos por un buen camino. Esto es una locura y espero que realmente se recapacite y no se llegue a poner en práctica la idea.

Ya en su día me pareció desorbitada esta propuesta ya que no entiendo para que nos dicen continuamente que leamos, que nos culturicemos, que acudamos a las bibliotecas… si con lo único que nos encontramos es con más dificultades y medidas que no incentivan para nada el uso de la biblioteca.

¿Qué ventajas tiene un autor con esto? Económicamente puede que si, pero a mi parecer lo bonito de que alguien escriba un libro es que te lean.

¿Y los usuarios de las bibliotecas? Sólo se conseguirá que se disminuya el uso de estos lugares públicos hasta que llegue un día que desaparezcan.

Como bibliotecaria, no me imagino cobrando por el préstamo de libros porque no se nos debe olvidar que este lugar se creo para conservación y la transmisión de cultura.

Estoy completamente de acuerdo ante la oposición del cobro en las bibliotecas pùblicas,si esta noción se aprobará ¿qué pasarúa? Volveriamos a la época de la ignorancia, a ese tiempo donde solo los libros eran manipulados por unos cuantos, dejando a los demas en la total ausencia de conociemientos y cultura; yo como estudiante defiendo la mision de la biblioteca pública y le agradezco su gran ayuda en mi educación y aun más en mi economía, ya que soy de esos muchos estudiantes que no encuentran asequible la compra de costosos libros y nos refugiamos en nuestra "amiga" biblioteca que nos ayuda a todos, nos ayuda a compartir, a aprender,a nuestra economia y a aprobar!NO AL COBRO EN LAS BIBLIOTECAS PUBLICAS!!!

Consultar los libros en las bibliotecas es de las pocas cosas “baratas”, por no decir gratis, que podemos hacer. Si la gente acude a las bibliotecas es justamente por eso, por su gratuidad y su alto contenido variado de géneros.

Muchas personas no se pueden permitir el lujo de comprar libros, es más, pocas son las personas que compran dos o tres libros al mes, pero si muchos los que acuden a la biblioteca, es algo que no tiene comparativa. La biblioteca te ofrece la libertad de leer, a ti, a mí y a todos, además de conocimiento gratuito, pero en cuanto se ponga en marcha esta iniciativa serán menos los que lean, y el concepto de biblioteca pública y gratuita cambiará…

Soy consciente que el llegar hasta el desarrollo en el que nos encontramos en la sociedad en la que vivimos, no ha sido algo que se haya conseguido fácilmente en poco tiempo.

Esto ha supuesto mucho esfuerzo.

Por este motivo y porque debemos reclamar abiertamente que todos tenemos derecho a reclamar la igualdad de oportunidades, no podemos quedarnos impasivos y permitir que esto se lleve a cabo.

El derecho a la cultura es algo que nadie nos puede arrebatar y la fuerza de un pueblo se forja a través de una sociedad cultivada en el saber.

Las bibliotecas públicas han estado prestando un servicio gratuito a miles de personas, vas, enseñas tu carné, y puedes acceder a miles de libros que anteriormente otros han leído y han tenido en su poder. Si comienzan a privatizar también las bibliotecas, el número de personas que acceden a eses libros bajará considerablemente y realmente no debería hacerlo. Desde los altos cargos, se debería fomentar la lectura y sobre todo el acceso a la lectura gratuita, pública. No entiendo como se puede estar pensando en otras posibilidades.

La biblioteca Pública siempre ha sido un medio para acercar e impulsar la lectura a las personas.

Las bibliotecas públicas son el centro más preparado para el fomento de la información y la promoción de los libros. La introducción de un sistema en éste que sea de pago, creo que sólo nos lleva a un retroceso en este fomento para la lectura.

Como estudiante universitaria, creo que la creación del préstamo de pago en las bibliotecas es un paso negativo para la sociedad.

Pienso que si se quiere promover la lectura como medio de formación de las personas del siglo XXI, no debería hacerse pagando por estos servicios que nos prestan las bibliotecas, que desde hace muchos años ha sido de forma gratuita para nuestra formación y entretenimiento.

Poner trabas a la lectura, al conocimiento “gratuito” que tiene todo ciudadano me parece una acción ruin y lamentable. No olvidemos que la figura de la biblioteca es publica y nadie puede obstaculizar ese derecho. Los movimientos que han surgido en Europa con motivo de esta Directiva ya deberían bastar para que la paralicen, no obstante la demostración de unión con otros países que igualmente son reacios a adoptarla, es un símbolo de fuerza frente a esta sin razón.

Me parece una atrocidad, que el dinero sea una vez más,una barrera para acceder a la cultura. Me parece muy injusto que se cobre por el préstamo en las bibliotecas, porque las bibliotecas, están para cumplir la labor social de acercar los libros, a gente que quizás por su nivel adiquisitivo no tenga posibilidad de comprarlos, y para los que la biblioteca, supone el único vínculo de éstos con los libros. De verdad que no entiendo para nada esta medida, simpre se quejan del índice tan bajo de lectura, que las estadísticas siempre nos sitúan por la cola de Europa… piensen con la cabeza y el corazón, y no con la cartera, no hagan más difícil el acceso a la cultura, para aquellos, que aún queriendo, no pueden comprarse un libro, o todos cuantos ellos quisieran

¿Dónde vamos a ir a parar? Es la pregunta que me hago a mí misma, cuando me encuentro con casos tan escandalosos como este. ¿De forma que ahora también van a ponerle precio a la cultura? En lugar de avanzar, no nos averguenza retroceder como hacen los cangrejos y de este modo, regresar de nuevo al que ya habíamos bautizado como "el obsoleto sistema elitista",sí, aquel que sólo favorecía el acceso a la universidad a aquellos que contasen con recursos económicos que así lo premitiesen. Pues parece ser, que pese a la voluntad de aquellos que apuestan por la sabiduría para todo aquel que la desee; se encuentran los que imponen un valor meramente económico a un derecho, del que ya no se nos debería privar. ¡Vamos a tratar de garantizar un futuro, por ello, no pongamos barreras a la educación!

Sin palabras. Sin palabras me he quedado al enterarme de que ya hasta el préstamo de libros lo quieren convertir en una actividad mercantil. Pero, ¿a dónde vamos a llegar? Nunca me hubiera imaginado que en plena sociedad del conocimiento en la que el bien más preciado y necesario es precisamente dicho conocimiento, nos quisieran privar de poder acceder a éste de una forma pública y global. Este asunto me recuerda mucho al tema de “Bolonia” y pienso que incluso pueden tener alguna relación, porque en definitiva parece que lo que ambos quieren es que sólo los “ricos” pueden acceder a derechos tan fundamentales como son la educación y la cultura.

Por todo ello, felicito a todas las personas que no “cierran los ojos” sino que se involucran para intentar cambiar lo que no les parece justo y confío en que sea la unión de todos a nivel internacional la que logre acabar con las injusticias.

Las bibliotecas tienen que estar para acercar la cultura a la población, deben dar un servicio y no cobrar por ello. Si pretenden cobrar para prestar el libro, quizá seamos cada vez menos los que optemos por ir a la biblioteca a por un libro. Queremos que la gente lea, y que se interesa cada vez mas por la literatura pero cobrando (una idea muy coherente) de esta forma, la gente preferirá no leer y gastarse ese dinero en otras cosas….como unas cañas o fotocopiarlo y solo irá cuando sea obligatorio a la biblioteca.

El canon esta de moda, y ahora el que no tiene canon no forma parte de la cultura.

No estoy de acuerdo con la privatización de la cultura, al igual que me manifestaré por la privatización de la sanidad pública(tema que me afecta muy de cerca), lo haría por esta iniciativa que propone la UniónEuropea y las correspondientes Administraciones de Estado. Si se quieren recaudar beneficios, propongo que se haga a través de otras actividades, pero no por el préstamo de libros porque así lo único que se va a conseguir es que se deje de consultar libros en las bibliotecas públicas, que compremos muchos libros, y que muchas otras personas dejen de leer o consultar los libros, y eso es algo que jamás debería pasar.

Cobrar por el préstamo de un libro de una biblioteca sólo va a incrementar el cierre de éstas. Total, si te van a cobrar por ejemplo 3 euros por llevártelo a casa quince días, habrá gente que prefiera pagar 8 euros por una edición de bolsillo y tenerlo siempre. Me parece completamente amoral e incívico cobrar por un servicio público, es como que te cobren por ir al parque o por pasear por la ciudad. Esto me hace pensar que si te van a cobrar por leer un libro de una biblioteca, también llegará el momento en que nos cobrarán por asistir a una videoteca. Me parece un modo absurdo de privatizar la cultura, una forma de volver atrás en el tiempo y reservarle el saber a unos cuantos.

Prestamo de pago en biblioteca publica es como decir que el caballo blanco de Santiago es moreno; es absurdo y contradictorio. Uno de los grandes privilegios que ofrece la biblioteca PÚBLICA, es que cualquiera puede acceder a ella sin necesidad de ofrecer a cambio un importe monetario. Sino conseguimos que se lleve a cabo esta perjudicial iniciativa, retrocederemos en el tiempo y la lectura volverá a ser de unos pocos, dependerá ya de dónde vengas y no de quién quieres ser, ya no seremos todos iguales ante el placer que supone para muchos la lectura. ¿Dónde hay que firmar?

¡Qué disparate! ¿Cómo es posible que se planteen el préstamo de pago? Una de las grandes normas que hay en nuestra sociedad es el DERECHO A LA EDUCACIÓN. Si nos hacen pagar por cada libro que cojamos, las consecuencias serán que las bibliotecas no estarán llenas de personas, sino de libros…libros que no serán abiertos durante mucho tiempo.

El fomento de la lectura se vendrá abajo si se pone en marcha esta medida, los libros perderán su valor y las personas su interés. ¿Hay algo bueno en todo esto? rotundamente, no.

La cultura debería estar al alcance de todos, pero si encima nos encontramos con tal situación, aún seremos menos los que tengamos acceso a ella.

Son ya suficientes razones para defenderlo y es nuestro deber acabar con todo aquello que nos pertenece.

¡Un privilegio como es la lectura no se nos puede escapar !

Las bibliotecas públicas son uno de los instrumentos más potentes para la educación, cultura, enriquecimiento personal y ocio de todos nosotros, pues encierran un bagaje intelectual impagable que forma a las personas. El hecho de que todo el mundo pueda acceder a tal derecho es inestimable, y convertirlo en un privilegio es un error que puede acarrear terribles consecuencias. Nos hará retroceder.

Privatizando cada cosa importante e incluso indispensable, como es el acceso al contenido de las bibliotecas públicas, acrecentamos las diferencias entre unos y otros, volvemos a los tiempos de los privilegios, y somos más vulnerables.

Me encanta leer. Soy estudiante y vivo fuera de casa. Y aunque con anterioridad haya expresado que no me importa comprar libros en supermercados, comprarlos precisamente es una práctica que, a mi pesar, hago bastante menos de lo que me gustaría. La biblioteca me da la vida. Puedo leerme lo que quiero y cuando quiero y el único requisito que se me pide es cuidar lo que me dejan prestado. Si las bibliotecas las ponen de pago, me cortan el aire, tanto a mí como a muchos otros que están en mi misma situación o en otra diferente, no importa. Creo que leer, y leer gratis, es un derecho que todos tenemos, por favor, que nos dejen disfrutar y culturizarnos como hasta ahora, y si se aprueba el préstamo de pago, que luego no se quejen cuando bajen los índices de lectura, que de un país, dicen mucho.

“Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca” Borges

¿Un paraíso en el que se cobrará por entrar?, ¿en el que no pudieses compartir todo lo bueno que hay en él? , como siempre ¿un paraíso para los pudientes?

Las bibliotecas siempre han sido el paraíso para todo tipo de personas, donde uno podía llegar a ser lo que quisiera porque tenía acceso a todo el conocimiento del mundo. Un lugar donde soñar, reír , llorar , aprender… de una manera gratuita. No podemos poner una traba más a la educación. EL video italiano “Non pago di leggere” desde una perspectiva futurista intenta representar lo que sería un futuro con las bibliotecas de pago, una sociedad a la que no me gustaría pertenecer.

Es verdad que hoy en día todo está cambiando, que hay más problemas relacionados con la propiedad intelectual y sus derechos, pero no creo que está se una solución.

No podemos olvidar que las bibliotecas son instituciones culturales, necesarias para la educación de los ciudadanos.

No nos volvamos más incultos de lo que somos.

estamos acostumbrados a pagar por todo, ya casi nada es gratis, y encima una de las pocas cosas que realmente necesita ser asi, como los prestamos de libros en las bibliotecas, pretenden cobrarnosla tambien, me parece algo increible. los libros son una fuente de conociemto enorme, de cultura y la cultura es para todos, no debe nadie de pagar por adquir conocimiento. es ilogico.

Sara Carmona Pérez OP UCM 2008

Pagamos por adquirir algo y por ello se convierte en nuestro. ¿Cómo entenderemos la temporalidad de una propiedad? Es decir, si un bien público, como es el préstamo público de libros lo convertimos en un negocio más, amparándonos en que el préstamo perjudica las ventas de libros originales, ¿no se convertirá en un revés para las Bibliotecas? ¿Quién pagará por adquirir un libro temporalmente en una biblioteca pública si por unos euros más podrá tenerlo para siempre? Conseguiremos frivolizar una de las pocas prácticas que conservan la magia de “lo gratuito” en esta sociedad consumista.

Hoy en día vivimos en una época en la que no podemos estar jugando con fuego, me explico, vivimos en un país donde el fomento de la lectura esta transcurriendo a paso de tortuga, le cuesta mucho a la gente comprarse un libro, y bueno quizás dentro de lo que cabe eso sea lo de menos, ya que creo que es uno de los regalos con que más frecuencia realizamos, pero el problemas es que no se lee, por lo que si se empiezan a hablar del prestamos de pagos de un libro ya lo que faltaba, la gente ni se asomaría a la puerta de la biblioteca.

En mi opinión creo que el fomento de la lectura es un temas muy delicado y que poco a poco se esta solucionando, por lo que no se puede empezar a poner trabas, hay que dejar que el fomento de la lectura de sus frutos y que valla creciendo como esta ocurriendo en los últimos años.

“… las bibliotecas, los únicos lugares donde los libros existen de verdad, viven de verdad. Lejos de las leyes del mercado, de sus imposiciones y exigencias.”

Que palabras, que realidad.

A donde estamos iendo? Quen entendemos hacer? Que entendon dejarnos y hacernos dejar a nuestros hijos?

Imponer el prestamo de pago me parece propio una exageracion. Nos lamentamos si la cultura se da trabajo para encontra un espacio ne la vida cotidiana de todo el mundo, nos sorprendemos si por cuaquiera iniciativa o tendencia el indice de lectura va subendo! y ANZICHè facilitar eso, ANIZHè fomentarlo, vamos a poner una vez todavia algunas trampas. Y, casualmente, se trata de una cuestion economica.

Es seguro que el prestamo de pago no pretende de ser muy pesado, pero esto vale para un aprovecho discontinuo, el utilizo de este servicio de vez en cuando. Mas comprometido puede ser para los que suelen disfrutar del las bibliotecas, que constituyen de echo una incantificable resorsa. Y es con la conciencia de penalizar esta categoria de persona que, sin algunas dudas, se deberia rechezar esta Directiva.

Todo se vuelve a lo mismo… privatizar, globalizar y sacar dinero de donde sea. No entiendo que se quiera llevar a cabo el préstamo de pago en las bibliotecas, ¿por qué? ¿con qué fin? ¿por qué ahora que la gente lee cada vez un poquito más, se les quiere poner trabas?

Precisamente, la biblioteca se caracteriza por eso, por ser un sitio libre, donde podemos disfrutar y sentirnos agusto; donde podemos tener el derecho extraordinario de leer el libro que nos interesa sin tener que pagar nada…

Todo se rige por las leyes del mercado. Una pena. No deberíamos olvidar la tradición y el valor que tiene una biblioteca pública y gratuita.

Uno de los mayores errores que veo a este tipo préstamo es que perjudica claramente a las bibliotecas, ya que muchas veces, por no decir la mayoría, se acude a la biblioteca para consultar un libro que normalmente no comprarías. Por tanto, si hay que pagar por sacar un libro es muy posible que la gente prefiera comprarlo directamente, o recurrir a otras fuentes como internet. Esto podría llevar a un enorme descenso del número de personas que acuden a las bibliotecas, por lo que, además de no estar de acuerdo con esta norma, estoy convencida de que resultaría perjudicial para ellos mismos.

¿Pero qué pretenden? ¿el fin de las bibliotecas?

Creo que las bibliotecas están bastante carentes de actividad prestataria en estos momentos. Sin duda, las descargas gratuítas de internet (fácil y sin moverte de casa) es una gran causa. Si a esto le suman un canon de préstamo… pues nosé a donde vamos a llegar. Todos sabemos que la mayoría de la gente le encanta todo lo que sea gratis, aunque sea caca de vaca, y si ya así está de capa caída, no quiero ni pensar que ocurriría si les mandas pagar incluso el precio más simbólico…. no, no y no! Cultura libre y gratis.

Es lo que le faltaba ya a las bibliotecas…si cada vez están menos concurridas, con esta medida lo único que van a conseguir es que todos aquellos que acudían a las bibliotecas puntualmente a consultar algún libro dejen de hacerlo, optando por otras fuentes y quedando éstas reservadas únicamente para los incondicionales de estos espacios de cultura.

Todo impedimento en el acceso al conocimiento me parece algo realmente digno de denunciar. El privatizar el acceso a la información teniendo que pagar por consultar los libros de una biblioteca pública nunca debería estar permitido, y 355.000 firmas son pocas.

Si continuamos limitándonos nuestro conocimiento y poniendo más trabas a la hora de acceder a él lo único que conseguimos es perjudicarnos a nosotros mismos.

Una biblioteca pública no es un negocio, sino un derecho de todos y una obligación por nuestra parte a defender ese derecho.

Pagar por coger prestado durante un tiempo un libro de una biblioteca… son muchos los impuestos que pagan los españoles, es verdad que en mi caso (de momento) lo pagan mis padres. Impuestos para poder después disfrutar de una serie de derechos o necesidades, como el alumbrado, la recogida de basura… Puede parecer que me este yendo del tema pero a donde quiero llegar es a que nos pueden impedir, quitarnos el derecho a llegar a la cultura, al saber, de una manera gratuita…parece que los de “arriba”(los que están en el poder) se contradicen, primero quieren fomentar la educación gratuita, la cultura, la lectura, y después se les ocurre el préstamo de pago en las bibliotecas… acceder a los libros no me parece un privilegio sino un derecho.

En qué cabeza cabe plantearse el pago de dinero por coger prestado un libro en una biblioteca pública. No sé quién habrá sido el precursor de esta idea , pero está claro que no es asiduo de bibliotecas públicas. La esencia de una biblioteca , y más una pública , es poder acceder libremente a libros que te permitan crecer como persona e ir avanzando en la carrera de la lectura , seas de donde seas y vengas de una clase social u otra las bibliotecas hasta el momento no han hecho distinciones entre personas , y vamos a ser nosotros ahora capaces de hacerlo. Estamos empeñados en hacer un negocio de todo lo que nos rodea y puede ser a veces beneficioso en determinados sectores pero no en éste. Aquí estamos jugando con la ilusión de muchos , con el deseo de levantarse por las mañanas y acercarse a leer en la biblioteca más cercana para después llevarse a casa ese ejemplar que tanto le está enganchando o que tanto le está aportando. La existencia de las bibliotecas públicas si las analizamos desde una perspectiva muy básica , es facilitar de forma gratuita y comprometida el acceso a los cientos de libros que en ellas habitan sin pedir nada a cambio y deseando que la elección del libro haya sido acertada. Sólo tengo que decir que si ya son pocos los que asiduamente hacen uso de las bibliotecas públicas y ayudan a que éstas se mantengan presentes en cada ciudad , ¿Qué pasará cuando tengamos que pagar para poder acceder a un libro? libro que en muchos casos decidimos empezar a leer gracias al libre acceso que a ellos antes teníamos……

Me parece un gran error ya que si una buena forma de incentivar la lectura puede ser el hecho del prestamo de las bibliotecas, si se convierte en algo de pago los indices de lectura seguramente caerán, hay mucha gente q no se lo puede permitir, por pequeño q sea el precio. Es una forma libre de aprender, investigar, culturizar, etc. lo que cada uno busque en la lectura, y si nos quitan este ‘privilegio’ de la biblioteca libre no se donde llegaremos. Aunque no creo q querer enriquecerse sea un privilegio sino un derecho.

Es el ideal de nuestra sociedad, la sociedad de la información y del conocimiento, la cultura al alcance de todos y no solamente de unos pocos privilegiados. ¿Se pretende volver a tiempos pasados?. Muchisima gente utilizamos el servicio gratuito de las bibliotecas, por lo que debemos proteger ese bien nuestro, conseguido por todos, de las manos especuladoras que pretenden convertir el acceso generalizado a la cultura, en un negocio.

La Unesco publicó en 1994 uno de los más recientes e importantes Manifiestos sobre las Bibliotecas Públicas y señaló sus misiones fundamentales:

– prestar apoyo a la educación, tanto individual como autodidacta.

– fomentar el conocimiento del patrimonio cultural, la valoración de las artes, de los logros e innovaciones científicos.

– facilitar el progreso en el uso de la información y su manejo.

– prestar apoyo y participar en programas y actividades de alfabetización para todos los grupos de edad.

Una biblioteca al servicio de toda la población: del que no pudo acceder al sistema educativo al titulado universitario, del que cursa la educación infantil al que está inmerso en un proyecto autodidacta, del analfabeto al ciudadano que se interesa por conocer los desarrollos científicos o artísticos.

Esto es lo que la Unesco propone, algo real en nuestra sociedad actual, pero utópico si accedemos a que una vez más privaticen una parcela de nuestras vidas. El problema de que sea esta la parcela a privatizar es que con ella se ponen diques al desarrollo intelectual de nuestra sociedad ya de por si enferma culturalmente. Es contradictorio que desde el mismo organismo que se fomenta la lectura, se trate de imponer un pago para acceder a ella.

Pagar por tomar prestado un libro me parece indignante, ¿no están todos los contribuyentes pagando impuestos toda su vida? ¿Para qué? Para tener una universidad pública digna, una buena educación pública en los colegios y por una biblioteca PÚBLICA, entre otras cosas. Nuestra universidad está masificada y en condiciones precarias, los colegios se convierten en canteras de delincuentes y como guinda al pastel en la biblioteca debes pagar por coger un libro. ¿Qué más? Se debe tomar muy en serio este tema, porque si de descuida la educación y formación, se descuida el futuro de un país.

Las bibliotecas contienen miles y miles de libros que encontramos a nuestra disposición, podemos utilizarlos cuando y cómo queramos, dándoles siempre un uso adecuado, y cómo no, devolviéndolos a su debido tiempo, para que todo el mundo que quiera pueda sacarle su jugo, viajar, imaginar, inventar, conocer…

Todo lo que nos dan los libros, lo que nos ofrecen al sumerginos en sus líneas es algo completamente gratuito gracias a las bibliotecas. Si para conocer un poco más de nuestro mundo, viajar a una isla paradisíaca y convertirnos en una hormiga; algo a lo que nuestra cabeza nos ayuda apoyada en los libros, tenemos que pagar, algunas personas terminarán pensando que sale mucho más asequible comprar el libro y tenerle a tu disposición siempre que quieran, con lo que las bibliotecas públicas, literalmente, desaparecerían.

Ahora bien, un libro perteneciente a una biblioteca, el valor en dinero que éste tiene, puede ser usado por millones de personas a lo largo de la vida del libro o de la biblioteca en la que se encuentra, mientras que si un particular lo comprara, sería usado una vez y pasaría a formar parte de una estantería, en la que quedaría muy bonito como decoración.

Si se dieran los préstamos de pago, no estaríamos ante un verdadero préstamo, sino ante la compra durante unas semanas de un libro. También es cierto que las bibliotecas públicas tienen cada vez menos recursos para ampliar su oferta, pero ésta no es la solución más adecuada: dejarían de existir, a no ser que sea eso lo que se pretende con esta nueva directiva.

Soy una más que apoya al NO préstamo de pago en las bibliotecas. En otro apartado hemos hablado de la importancia de las bibliotecas públicas, de una sociedad justa. El préstamo de pago en las bibliotecas es una contradicción con lo que fomentan las bibliotecas. El pago traería unas grandes consecuencias. Se supone que si existen estos espacios en los que la gente tiene acceso fácil acceso y de forma gratuita, el pago limitaría que la gente acudiera a ellas. No se ven el gran daño que ocasionaría el préstamo de pago en las bibliotecas. Si se dice que la gente compra menos libros porque los encuentra de forma gratuita en las bibliotecas es una gran mentira. La gente se puede llevar un libro y ver si le gusta o al terminar de leerlo le gusta tanto que acude a una librería para comprarlo y tenerlo en su casa. Las bibliotecas tienen que seguir funcionando como la han venido haciendo, ya que hasta ahora se ha visto que así funcionan muy bien. Y no poner mas trabas al libre acceso.

¿Lo próximo que va a ser? borrar del diccionario la palabra "público", poco a poco TODO lo están privatizando. Es increible y realmente molesto, ¿para beneficio de quién? Porque se supone que siempre lo hacen pensando en la sociedad, pero la única relfexión a la que nos invitan siempre es a la de pensar que se quieren llenar el bolsillo como nuestro amigo Gallardón con los parquímetros.

Leer es lo mas puro que tenemos, lo que todavia no pudieron manchar por completo con intereses económicos, lo que compartimos personas de todo tipo, nivel, edad y cultura, no se dan cuenta que es un obstaculo a la lectura, y por tanto a la cultura, el conocimiento. Porque aunque los precios puedan ser muy bajos en un principio, ya está metido en el círculo de objetos de pago y como todo, cada vez va a ser mas caro, hasta que adquiera un precio considerable, todo crece cada año de a poco o de a mucho y realmente si uno analiza tiempo después se da cuenta de el enorme cambio que se provocó. La diferencia queda realmente marcada, cosa que al principio capaz no, porque de alquilarlo gratis a alquilarlo por 20cntimos (precio inventado) por ejemplo no hay mucha diferencia, pero al cabo del tiempo la diferencia se va acrecentar y uno si se para a pensar va a notar que el cambio que en principio parecía mínimo, luego va a ser notorio

No tiene sentido pagar un canon por un servicio que debería ser gratuito, ya que estamos hablando de bibliotecas públicas, de libre acceso a todo el mundo. Con esto lo que van a conseguir es distanciar a los ciudadanos de las bibliotecas, lo que significa distanciar a la gente de la cultura en cierto modo, cuando debería ser al revés, fomentar el contacto de las personas con las bibliotecas. Después queremos hacer campañas para fomentar la lectura y por otro lado ponemos trabas y dificultades para que esto no suceda. No es la mejor forma para financiarse, hay otras vías, no se puede pedir dinero al ciudadano por todo lo que hace desde que sale a la calle.

Toda la vida ha sido gratuita la Biblioteca, y la cultura no ha tenido barreras; era un camino abierto hacia los libros donde no mediaban intereses económicos de ningún tipo. Es ahora cuando Europa exige a través de normativas que España comience a cobrar desde las bibliotecas por el préstamo de libros. Con esta medida seguramente dará lugar a un alejamiento del ciudadano hacia el libro; precisamente ahora cuando se está intentando aumentar el número de lectores en España con mucho esfuerzo; y cuando la biblioteca está más viva, está empezando a salir a la calle, al metro, a la piscina…; cuando ha empezado a funcionar en el aula de las escuelas y está más cerca del ciudadano, es justo ahora cuando se inventa un obstáculo nuevo (y además económico) que dificulta este fomento a la lectura por el que todos estábamos luchando.

La necesidad de información es universal y, en nuestro tiempo, hay más información disponible que nunca. Para que todos los ciudadanos puedan beneficiarse del conocimiento acumulado por la humanidad, esta información debe estar disponible de forma universal y gratuita para todos. Para cubrir esa necesidad surge la biblioteca pública, como centro que favorece la difusión de la información y su aprovechamiento por parte de todos los interesados.

Por eso precisamente resulta increible que exista gente con una idea tan sumamente absurda como la de pretender que sea cobrado un canon por el préstamo de libros en las bibliotecas públicas cada vez que deseemos recurrir a ellas. Además (no sé si a los demás les sucederá algo parecido…) en muchas ocasiones el tiempo que te imponen cuando pides prestado un libro en estos lugares resulta insuficiente, no por la lentitud en la lectura sino más bien porque, por ejemplo, requieres del servicio de ese instrumento que es el libro por un perido mayor como nos sucede a muchos estudiantes…y, por eso mismo me resulta escandalosa esta idea del canon en libros de servicio público, porque que pasa ¿vamos a tener que pagar tantas veces por un mismo libro como periodo de tiempo lo necesitemos?, en ese sentido probablemente nos resulte más rentable realizar la compra de ese ejemplar cosa que no todo el mundo tiene la posibilidad o simplemente el deseo de hacerlo…ya sea por cuestiones económicas o por cuestión de gusto ya que algunos de los libros que nos nos mandan por ejemplo en la universidad o que buscamos por nosotros mismos para desempeñar algun tipo de actividad de investigación o bien como apoyo para nuestro aprendizaje de la materia, no son el típico libro que no nos importaria comprar… Además todos los españoles estamos contribuyendo ya por medio de los impuestos a la conservación y mejora de todos los lugares e instituciones públicas, incluidas en este caso las propias bibliotecas públicas; ¿qué se pretende entonces? ¿cobrar por partida doble?.

La idea del canon por préstamo de libros actuaría como un cortafuegos impidiendo o restringiendo el acceso a la información y en consecuencia directa al conocimiento. Esto resulta tremendamente paradójico puesto que por una parte se hacen campañas por parte del Estado para formentar el hábito por la lectura y ahora resulta que por otro lado se pretende cobrar para poder tener acceso a ella …

Vivimos en un mundo en el que la privatización le está comiendo a pasos gigantescos el terreno a lo público…

Todo esto supondría, pues, volver a épocas pasadas donde el saber estaba únicamente en manos de unos pocos. Entonces, ¿por qué tantos esfuerzos por lograr la modernización de la sociedad?, nos preguntamos esto porque ahora se pretende precisamente todo lo contrario…unos pocos buscan romper con tantos siglos de esfuerzos, ilusiones…en busca de esa igualdad que nos pretenden arrebatar como si nada.

A parte de todas estas repercusiones, si verdaderamente lo ponen en práctica, las bibliotecas públicas veran mermada la afluencia de público que en los últimos años había aumentado (aunque ligeramente).

No comprendo el concepto que gira a través del préstamo de pago en las bibliotecas.

Por supuesto son intereses económicos, pero con esto se pierden otros mucho más importantes como son los sociales.

La biblioteca pública es ahora mismo una de las mayores muestras de igualdad entre los ciudadanos, ya que cualquiera puede acceder a sus servicios.

Si comienza a ser de pago, se pierde ese valor y mucha gente que ahora la usa, dejará de hacerlo por dar peso a otras prioridades.

Estoy totalmente en desacuerdo de que esta medida se establezca porque me parece un paso atrás en la evolución social.

Me parece una medida absurda que ahora pretendan cobrar una tasa por prestar libros en una biblioteca, si llegan a implantar este sistema en alguna, ese lugar para mí ya no sería una biblioteca, sería un lugar de estudio, o algo con un nombre nuevo.

Por otro lado todos contribuimos con nuestros impuestos a la conservación de los lugares públicos, ¿Acaso no pagamos ya dicho dinero?

Si esto se llevara a cabo, yo personalmente buscaría más información por internet de lo debido, siendo mucho menos enriquecedor para mi aprendizaje y disminuyendo mis posibilidades de documentación.

Estoy totalmente en contra, y deberían de promover recoger firmas de todos los estudiantes e investigadores, que son más de 335.000.

¿Préstamo de pago? Pero bueno, ¿estamos locos o qué? Creo que eso es egoísmo puro y duro y ganas de sacarle dinero a la gente de donde sea. El que quiere pagar por leerse un libro, directamente se lo compra, no lo saca de la biblioteca. ¿Qué pasa? ¿Qué los que no tienen suficiente dinero como para pagarse un libro no leen o no tienen derecho a leer? Me parece indignante. Mucho “queremos fomentar la lectura…blablabla”, pero si no hacen más que poder impedimentos para conseguirlo, ¿cómo van a hacer que la gente lea más? Qué manera de querer inculturizar a la sociedad. Realmente esta si que es una causa por la que hay que luchar.

Un cánon por el préstamo de libros…me recuerda un poco a la situación de pagar para entrar a ver un museo, incluso un templo…supongo que lo que se esconde detrás de todo esto se llama negocio, beneficio, y dinero. Tarde o temprano la cultura tendría que formar parte del mercado…lo extraño es que haya tardado tanto en ocurrir.

Por otro lado, continuando con la ironía del asunto, pienso que es magnífico que nos priven de la gratuicidad y del derecho a estar informados porque es una manera de controlarnos, de limitar nuestra libertad de opinión…

Me planteo: ¿qué pasa para que la cultura no sea sinónimo de avance y se haya convertido, en contra de las expectativas que teníamos, en un negocio?

Al margen de cualquier otro comentario o reflexión el artículo me ha parecido un texto realmente emotivo. Y utilizo este adjetivo ya que es admirable cualquier iniciativa puesta en marcha de la nada y formada simplemente por un grupo (cada vez más amplio, por lo que leo y al que pretendo unirme) de lectores que están en contra de acabar con la posibilidad de acceder a la lectura de un modo no lucrativo para unos pocos y que perjudica a otros muchos.

Esto me hace pensar en otros 2 artículos que comenté en este blog. En ambos hacía alusión a lo que para mi, en particular, supone comprar un libro. Solo decía que los que nos confesamos amantes de la lectura gastamos tremendas cantidades de dinero al año para poder saciar nuestra sed de historias. Pues bien, ahora se plantea, desde las altas esferas, la imposición de un pago por depósito abierto en las bibliotecas públicas.

Espero que después de esta acción sepan amoldar los resultados de esos estudios, que nos encantan, y que tratan de expresar en cifras el hábito de lectura.

Nos reducen las posibilidades para acceder a ella y podrán decir que estos índices siguen bajando y que España se sitúa en uno de los más bajos puestos a nivel Europeo. De corazón espero que terminese ganándose esta batalla en pos del conocimiento y de la libre voluntad de nutrir nuestras cabezas con todas esas páginas de dominio PUBLICO.

Me parece una incoherencia hacer campañas de animación a la lectura y a su vez cobrar a la gente por hacerlo. Considero que el acceso a la información y a la cultura debe ser un derecho gratuito y de esta manera lo único que se consigue es marcar diferencias y cerrar las puertas del conocimiento a la gente que no lo pueda pagar.

Creo que no debería hacerse negocio con esto y que debería financiarlo el Estado, ya que no debe marcar la cultura de una persona su situación económica.

No sólo estoy en contra del pago por el préstamo de libros, sino que estoy a favor de invertir más dinero en campañas para animación a la lectura, talleres en las bibliotecas y cualquier técnica para inculcar a la gente en esta saludable afición

Es del todo indignante que se pretenda hacer el prestamo de libros de pago por un canon (que por otra parte ya se ha pagado al adquirir la biblioteca el objeto en cuestión) en una biblioteca pública. Esto a lo único que lleva es a hacer que la distancia cultural entre pobres y ricos sea mucho más amplia. ¿Qué va a ser lo próximo privatizar el agua? Pues algo de eso he oido. Esta locura capitalista no lleva a ningún lugar.

Luego dicen que los jovenes somos unos perdidos, pero si a los pocos que nos gusta leer nos ponen las cosas difíciles (porque el precio de un libro también es bastante alto…), pues apaga y vamonos.

Como universitaria estoy en contra claramente contra el préstamo de libros en las bibliotecas ya que me afecta muy negativamente. Las bibliotecas siempre han sido un lugar accesible para cualquier persona que desee buscar información, libros, películas, etcétera, de aí su carácter público y si ya estamos viendo en nuestro país como disminuye la lectura con este caso habrá una decadencia aún mayor, ya que con los préstamos mucha gente, entre ellas mi caso acudiremos menos a las bibliotecas y no servirá de nada porque también se reducirá y disminuirá el trabajo de los bibliotecarios.

El préstamo de pago supone atentar contra los principios de la biblioteca, la difusión de la cultura y de los libros a la sociedad. En estos tiempos en los que se hace tanto hincapié en aumentar los hábitos de lectura esta metida supone un retroceso total, pues no hace otra cosa que obstaculizar el acceso a los libros. Es una barrera, un freno para el lector. Como bien indica su nombre, la biblioteca pública es para todos, no hagamos también de éste un lugar donde no todas las clases puedan acceder. Dejemos que la cultura se difunda a todos, que todos tengamos la opción de leer, y que sigamos compartiendo los miles de libros que guardan las bibliotecas.

Biblioteca pública y préstamo de pago. Dos términos completamente opuestos, pero que ahora aparecen como una realidad directa. Tal vez sea manido decirlo pero esto es culpa nuestra y solo nuestra, que consentimos que “cuatro gatos”, seguramente influenciados por las empresas gestoras de derecho de autor, decidan que es necesario pagar, tanto las bibliotecas como los usuarios, un importe por el prestamos de materiales en la biblioteca.

La implantación de este canon seria un duro golpe contra los principios y bases de la biblioteca pública pero la excusa de los derechos de autor ya no es valida cuando muchos de estos autores han declarado de forma pública estar en su contra.

Nadie que haya sido usuario habitual de una biblioteca permitiría cobrar un canon como este cortando de golpe el derecho a la cultura por parte de los ciudadanos, pero por lo que parece hay muchos políticos y “defensores a ultranza” de los derechos de autor que no han pisado una biblioteca en su vida.

Una biblioteca pública es accesible para todos los públicos, sin excepción. En ellas se conservan las colecciones bibliográficas de relevancia que forman parte del patrimonio histórico. Los usuarios tienen acceso libre a la información que en ella se custodia. Con esto se consigue la difusión de la cultura y el fomento de la lectura. Si por utilizar los servicios de las bibliotecas se cobra, entonces ya no se podría denominar biblioteca pública, pues disminuiría considerablemente las personas que acuden a la biblioteca para utilizar sus servicios, pues no todas las personas podrían permitírselo económicamente. Por ello no me parece adecuado que se quiera imponer el préstamo de pago en las bibliotecas, porque se privaría a la gente el derecho a estar informados y al acceso a la cultura.

A mí no me queda claro el porque del canon, ¿quien va a ganar con él?Los usuarios de las bibliotecas (los ciudadanos en general), esta claro que no; los escritores tampoco, puesto que si alguien escribe algo es para que otra persona lo lea, y el único medio de muchos escritores para que la gente los lea es la biblioteca.

Por otro lado el gobierno todos los años hace campañas para fomentar la lectura, y sin embargo con el préstamo de pago en las bibliotecas va a hacer que se pierdan muchos lectores.

Entonces, ¿porque quieren imponer este canon?

Al final lo único que se va a conseguir es quitarnos nuestro derecho a la cultura y a la educación y que sólo unos pocos puedan acceder a ella. Y al fin y al cabo, con las bibliotecas ganamos todos: una sociedad más culta se traduce en una sociedad más desarrollada.

Como bien define la RAE, PRESTAR es “Entregar algo a alguien para que lo utilice durante algún tiempo y después lo restituya o devuelva”, es decir, yo te dejo algo durante unos días y, al cabo de ese tiempo, tú me lo devuelves. La definición no alude a ningún aspecto económico, de manera que el concepto de ‘préstamo de pago’ en bibliotecas se contradice.

También, es un impedimento para que la biblioteca pueda llegar a todo el mundo, porque seguramente, si implantan este hecho, muchos jóvenes dejarán de utilizarla. ¿Y cómo vamos a hacer para fomentar el uso de la biblioteca, si para ello tienen que pagar?

Además, los presupuestos que utilizan los distintos ministerios, en este caso el de Cultura, es dinero público procedente de los impuestos, ¿no?, por lo que, de forma indirecta, ayudamos a comprar los distintos materiales que presta la biblioteca, ¿y para poder utilizarlos tenemos que pagar?

Yo, como todos, no veo sentido a esta ley que quieren implantar en la que el usuario, el cliente, sale perjudicado.

Firmé en su día para apoyar a la Plataforma contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas por que no podía llegar a comprender cómo es posible que en las bibliotecas se quiera cobrar a los usuarios para la consulta y lectura de los libros fuera de ellas. Es difícil entender que pasa por la cabeza de los políticos o de los famosos que forman parte de CEDRO (o la SGAE), que manifiestan su descontento por una cultura gratis de la que todos nos beneficiamos. ¿Tan malo es que nos llevemos un libro a casa? ¿Para que se quejan tanto de que luego la gente no lee, no va al cine, no va a conciertos, o no compra música?

Hay que hacer ruido, mucho ruido. Hay que hacerse oír porque son ya muchos años de reivindicación, de recogida de firmas, de manifestaciones, de concentraciones… todo inútil, siguen sin escucharnos. ¿Qué tenemos que hacer para que nos escuchen? El problema es que no somos un colectivo ni ruidoso, ni protestón. Si queremos conseguir algo, tenemos que plantearnos un cambio de estrategia… ¿tenemos que plantarnos en medio de la Castellana y acampar allí? ¿Ponernos en huelga? Lo que está claro, es que con concentraciones en la puerta de la BN no hacemos nada, no molestamos a nadie y por lo tanto nadie se entera de nuestras reivindicaciones. La biblioteca pública, como paradigma del sistema público está en peligro, y nadie se entera.

Aunque el canon no afecte directamente a los bolsillos de los usuarios, ya que es la propia biblioteca la que tendría que destinar una parte de su presupuesto (vuelvo a incidir en que ya de por sí es escaso) para pagar algo de lo que debería estar exento, incidirá directamente en los fondos y en el funcionamiento de la biblioteca y podría llegar a afectar incluso al propio personal.

Sólo pedimos y exigimos que se cumplan los principios y objetivos de la biblioteca pública, que no se le pongan más trabas de las que ya tiene.

NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN BIBLIOTECAS

si comienza a instaurarse el préstamo de pago en las bibliotecas:

1. dejan de ser públicas

2. desaparecerían

Si en una biblioteca se hace pagar, éstas comienzan a tener las funciones de una librería y por lo tanto las bibliotecas como tal desaparecerían. Además, antes de pagar porque me dejen un libro, pago para que sea mío.

Si nos quejamos de que España va a la cola en cuestión de cultura…pagando creo que se va a reforzar este puesto.

La cultura/educación es un derecho y creo que todo el mundo tiene que tener libre acceso a ella.

El asunto que aquí se expone sobre los préstamos de pago en la biblioteca da lugar a una gran paradoja.

Desde las instituciones y organismos públicos se requiere y se intenta fomentar la lectura, ya que se considera un bien que debemos incrementar y aprovechar, pero por otra parte ese fomento se ve claramente mitigado por la existencia de préstamos de pago. Es una forma de dificultar el acceso a la lectura, no sólo de aquellas personas con una mala situación económica, sino también a aquellos que no estén demasiado interesados y que el simple hecho de pagar esas tasas harce que su intrusión en la lectura sea todavía menos probable.

La lectura y todo lo que ella engloba es un bien histórico al que todos debemos y tenemos el derecho de llegar, sin depender en ningún momento de cuestiones económicas.

¿Biblitecas o empresas culturales?está claro que libros habrá, pero ¿a qué precio?.La gente va a una biblioteca a por un libro, única y exclusivamente para ¡no tener que comprárselo! y esto es una verdad como un templo.

Entonces, ¿por qué a lo privado le interesa "este mercado"?, es ¿por que consideran que es hora de renovar los libros que estén viejos? o ¿por que con ello se sacan un dinerillo extra?.

Las bibliotecas son públicas por algún motivo, y es poque no todo el mundo tiene dinero para comprarse un libro o para estudiar una carrera, si se se suprime ese servicio, entonces ¿quiénes dominarán a quiénes?.

Es una vergüenza que estemos llegando hasta este punto. Todo se mueve por y para obtener dinero, y da igual que se trate de un tema tan importante como es la cultura o la educación. Esto debe acabar o dejaremos de pensar por nosotros mismos, sino lo han logrado ya.

Estoy en total disconformidad con este préstamo de pago en las bibliotecas ya que, como bien dice la palabra, la biblioteca te ofrece el préstamo temporal de un libro a cambio de su devolución. Cada uno de estos libros nos sirve de ayuda para diferentes consultas o simplemente para el ocio personal, es decir, para crecer cada uno intelectualmente, lo cual no puede ser motivo de pago. Además, estos reembolsos no benefician en nada a la biblioteca pública porque solo ayudarán a que la adquisición de libros sea cada vez menor y, por consiguiente, llevarán al cierre de estas, hecho nada favorecedor para la cultura de nuestro país.

Así, hay que evitar que esto se lleve a cabo debido a que solo beneficia a unos pocos y perjudica a muchos, porque el valor cultural que estas bibliotecas acogen supera con creces su valor económico.

“¿De qué sirve enseñar a leer a nuestros niños, si no se les proporcionan facilidades para adquirir libros? Las llaves de los conocimientos son inútiles para quien no tiene a su alcance el libro que ha de abrir con ellas”. Domingo Faustino Sarmiento, Páginas selectas de… sobre bibliotecas populares.

Esta cita pone de manifiesto que si las bibliotecas sirven para acceder al conocimiento a todas las personas, ¿no estamos privando de este derecho al tener que pagar por ello? Hay mucha gente que va a dejar de acudir a la biblioteca y coger un libro por tener que pagar, y hay también otra mucha gente que sencillamente no puede pagar por coger un libro.

Este tipo de iniciativas, fundamentadas en el servicio gratuito de los bienes públicos y en el derecho a la defensa de los mismos, chocan inevitablemente con dos colosos: beneficio económico y voluntariedad política. El primero es demasiado tentador, y autores y empresas de gestión de derechos, recelosos de todo aquello que lleve implícita la palabra euro, no cesarán en su empeño de multiplicar la recaudación reclamando, tantas veces sea posible (centro-clientes/ biblioteca-usuarios), el pago por un mismo producto, y no sólo por su contenido, sino también por el soporte que utilizan, como sucede con los CD’s o DVD’s. El segundo, voluntariedad política, permanece fuertemente amarrado a los conceptos de estrategia e intereses del momento. Por ello, el último recurso puesto en marcha por la Plataforma Contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas, el 3 de noviembre de 2008, está relacionado con esta segunda acepción, esto es, la toma de contacto con el Ministerio de Cultura para mediar en la elaboración de un reglamento apropiado en materia de pago por préstamo y canon, acorde con la nueva Ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas (Ley 10/2007).

Lo que para aquellos es un negocio renovable, para nosotros, los usuarios, es una estafa. La teoría, que de tanto usarla puede resultar insípida o ineficaz, es que la biblioteca pública se mantiene con los impuestos de los ciudadanos, que con esa recaudación los centros pagan los gravámenes de los productos antes de ponerlos en las estanterías, y sobre todo, que la razón de ser de estas bibliotecas es que en ellas todos somos iguales porque nuestra categoría social, ni se cuestiona, ni se mide en dinero. ¿Será éste el primer paso hacia la privatización de las bibliotecas públicas? Puede ser que sí. Mientras tanto, las empresas de gestión de derechos de autor, como CEDRO o SGAE, seguirán recompensando a sus socios con ofertas o gratuidad en la renovación anual de gafas y audífonos, quién sabe si no también en dentaduras postizas o piernas ortopédicas −¡imprescindibles para escribir y componer!−; y nosotros, el común de los mortales, comenzaremos a arrascarnos los bolsillos para pagar incontables veces por leer un libro y cubrir estas «pequeñas necesidades» de los autores.

La unica consecuencia lógica que veo a que se empiece a cobrar en las bibliotecas, es que la gente deje de ir, porque para que vas a pagar por alquilar un libro, para eso te lo compras y así lo aprovechas del todo

Me parece una medida ilógica, e injusta para los lectores. Además de que lo único que se conseguirá será que haya menos lectores, puesto que muchos no querran ni pagar dinero por alquilar el libro ni por comprarlo.

Por eso yo lo primero que hice antes de comentar esta noticia fue aportar mi firma, que aunque solo sea una espero que sirva para salvar a las bibliotecas puesto que si nos hicieran pagar por alquilar un libro muchos nos olvidariamos de las bibliotecas y nos refugiariamos aún más en Internet.

Por todos es conocida la Biblioteca Pública como el lugar de encuentro con los libros. Es como un mundo aparte donde uno puede sentirse libre, donde no hay leyes, donde da igual tu clase social o la economía de la que dispongas.

Todos nos unimos mediante los textos y estamos a un mismo nivel mediante el hilo que establecen los libros y su lugar de guarda, ese hilo que esta siempre a una misma altura y todos como alcanzar para disfrutar y gozar de ellos; y es ese hilo de cultura ‘sin miramientos’ el que nos quieren cortar.

Creerlo cuesta poco sabiendo en el mundo que vivimos, y peor aún, sabiendo porque se mueven las personas hoy en día, y ante todo y sobre todo es y será: el dinero, y sobre todo por parte de los que más tienen.

Es una pena que lo económico, una vez más cierre las puertas a una cultura común sin trabas de ningún tipo, y sobre todo que se planteen ‘los de arriba’ que si ya era poco común la lectura entre la población española con esto menos se fomentarán los libros, la lectura y por lógica el acudir a nuestras bibliotecas, las ‘Bibliotecas de la libertad’.

¿Vamos a tener que pagar también en las bibliotecas? Si las leyes del mercado entran a formar parte de un elemento externo como es la biblioteca pública qué será lo siguiente… La biblioteca pública es un bien común que nos iguala a todos y nos permite culturizarnos de forma gratuita. Si se lleva a cabo el préstamo de pago el número de visitantes de la biblioteca se reducirá, así como aumentará la venta de libros en las librerías.

Me pareceriaa una auténticaaa locuraaa que esta Ley se pusiera vigente en nuestra sociedad y sobre todo en los tiempos que hoy corren, donde las nuevas teconologías estan absorviendo a las fuentes tradicionales de información. Ahora nos mandan un trabajo y todos recurrimos a Google, si no lo encontramos..morimooos!!! nos ponemoss "histericos" diciendo…no aparece en googlee!!¿? como si esto fuera el fin del mundo…ya muy pocos recurren a las bibliotecas en busca de informacion, cultura…vamoss que muyy pocos la tienen como alternativaa…como para que ahora cobren por ello!! seria una LOCURA!! creo que seria el fin de la cultura tradicional…

La verdad y es que a la vista del asunto, la solución no es que se pronuncien en manifiesto los autores en contra del canon en las bibliotecas, debería probarse la mayor y obligar a los autores a favor de dicho canon a aparecer en lista pública y publicada, de esta manera todos sabríamos donde nos movemos. Las bibliotecas podrían declararlos personas "non gratas" y expulsarlos de sus recintos física e intelectualmente y continuar con su labor de acercamiento de los libros a los lectores.

Y si nadie está a favor del canon, ¿de qué estamos hablando?

Patricia Hernández, utilizas información privilegiada, ¡que dura!.

Ana Escamilla, me encanta el "a las barricadas a los parapetos, por el triunfo de la confederación"

¿En que piensas? eso es lo que me he pregutnado al leer este artículo,me encataría saber que ahce un universitario sin libros,que hacen los jubilados sin libros y que hace un niño sin libros. Relamente es indignante, si algo es positivio es que puedes consultar cualquier libro en 15 días y devolverlo sin tener que haber pagado, si hay un canon creo que disminuiríalas personas lectoras de nuestra sociedad, creo que es algo que no se debería en dudar, ya que tenemos unasde las mejores bibiliotecas de europa en la que los ciudadadanos podemos acceder, si esto no ocurriese sería "asqueroso" e inculto.

Si ya es difícil iniciar a los jóvenes en la lectura, imaginémonos cómo será si es obligatorio pagar por ella. Los libros y las bibliotecas públicas son algo a lo que todo el mundo tenemos derecho. Ya es suficientemente cara la educación como para añadirle esto. Lo único que se puede conseguir con esta ley es que bajen aún más los índices de lectura y el grado de culturización. ¿Es esto lo que queremos para el futuro? Yo desde luego no…

¿Pagar por coger prestado un libro?

Esta medida me parece absurda y no veo que beneficie a los usuarios de las bibliotecas.

Las bibliotecas son centros culturales, donde la gente acude a consultar libros, a tomar prestados otros para poder leerlos tranquilamente,si finalmente entra en vigor dicha ley lo que van a conseguir es que las bibliotecas dejen de tener adeptos,cada vez va acudir menos gente y tarde o temprano acabran desapareciendo.

Esta claro que estamos en crisis,pero creo que ya pagamos bsatantes impuestos.

Es significativo que los usuarios hayan reaccionado de manera tan contundente ante el canon bibliotecario. A veces, sin querer, nos atenemos a la costumbre: Tal cosa no se hace porque de nunca se ha hecho. Esto, ciertamente, no es un argumento demasiado válido es pos del progreso, pero ¿es que se progresa cobrando por leer en una biblioteca? Yo creo que no. No consintamos ese tipo de aberraciones y luchemos contra estas barbaridades. Esos millares de firmas ya amparan la idea. Y también es amparada por el sentido común, ese que nuestros políticos parecen perder cuando se dejan llevar por el sentir mercantilista de tan solo unos pocos.

Si la gente ahora va poco a las bibliotecas y se sacan relativamente pocos libros ahora que es gratis, si hay que pagar es lógico que esta cifra descenderá considerablemente. Yo también me uno a esta protesta, la cultura es un bien al que todos tenemos derecho de acceder. Y ya no solo en el ámbito academico, sino también en el del lector ocasional o al que lo hace para pasar un buen rato. Ahora que estan en auge las actividades de fomento de la lectura creo que esta medida llega en un momento bastante inoportuno, espero que recapaciten y ante tanta gente en contra cambien esa directiva.

Lógicamente estoy de acuerdo con que es totalmente absurdo esta idea, puesto que los libros son para todos, y con esto me refiero a que tenemos derecho a que se nos concedan el prestamo de libros siempre y cuando hagamos un buen uso de ellos, y no que se nos den a cambio de dinero, ya que la educacion no tiene precio, y eso lo deberían de tener muy claro las personas responsable de esta propuesta.

Las bibliotecas son lugares que de una forma u otra nos proporcionan cultura y conocimiento… por tanto, la sabiduría se compra?

Hoy en día vivimos en una época en la que no podemos estar jugando con fuego, me explico, vivimos en un país donde el fomento de la lectura esta transcurriendo a paso de tortuga, le cuesta mucho a la gente comprarse un libro, y bueno quizás dentro de lo que cabe eso sea lo de menos, ya que creo que es uno de los regalos con que más frecuencia realizamos, pero el problemas es que no se lee, por lo que si se empiezan a hablar del prestamos de pagos de un libro ya lo que faltaba, la gente ni se asomaría a la puerta de la biblioteca.

En mi opinión creo que el fomento de la lectura es un temas muy delicado y que poco a poco se esta solucionando, por lo que no se puede empezar a poner trabas, hay que dejar que el fomento de la lectura de sus frutos y que valla creciendo como esta ocurriendo en los últimos años.

“Sí, hola, ¿es la UNESCO? Quería hacer una consulta…sí, mire, quería saber cómo definen ustedes la biblioteca pública…sí, ¡ah! Así que es una organización establecida, apoyada y FINANCIADA por la comunidad, tanto a través de una autoridad u órgano local, regional o nacional o mediante cualquier otra forma de organización colectiva… ¡Anda! Y que proporciona acceso al conocimiento, la información y las obras de creación gracias a una serie de recursos y servicios y está a disposición de todos los miembros de la comunidad por igual, sean cuales fueren su raza, nacionalidad, edad, sexo, religión, idioma, discapacidad, condición económica, laboral y nivel de instrucción… ¡No me diga! Así que además hace referencia al SERVICIO PÚBLICO de que se dota a la sociedad para garantizar que todos sus ciudadanos tengan, allá donde residan, la posibilidad de acceder en igualdad de oportunidades a la cultura, la información y el conocimiento. ¿De verdad? ¿Y me dice usted que está al servicio de una comunidad determinada, ya sea un barrio, un pueblo o ciudad, una comarca o provincia; que atiende a todos sus habitantes cualquiera que sea su edad o su dedicación, y por lo general DE FORMA GRATUITA; que cuenta con fondos sobre todas las materias; y es al tiempo un centro cultural y de información, fomenta la lectura y brinda apoyo a la educación formal y el autoaprendizaje, independientemente del organismo público o privado de que dependa? Vaya, que curioso, entonces no entiendo muy bien eso del préstamo de pago… ¿podríamos seguir llamándola entonces biblioteca pública?”

Según la RAE, la biblioteca es un lugar donde se PRESTAN los libros, entonces, ¿por qué pretenden hacernos pagar? ¿por qué quieren que nos cueste más dinero, de lo que ya pagamos por aprender? Lo que no pueden hacer es fomentar la lecutra por un lado, casi suplicarnos a los jóvenes que no abandonemos a los libros, y luego cobrarnos por leer. Lo veo hipócrita e indignante.

¿Préstamo y pago? Quizá podríamos asociarlo a blanco y negro, bonito y feo, caro y barato…todos ellos términos contradictorios.

Pensemos en una conversación hipotética entre dos amigos.

- “Juan, ¿me prestas tu libro de sociología?

- “Si claro, son cinco euros”

Esta situación resulta, evidentemente, impensable. Sin embargo la Unión Europea piensa que es factible que las bibliotecas sí lo hagan. El “Canon” para el préstamo de libros. La verdad es que queda muy bonito llamarlo Canon. Sin embargo ya no es tan bonito si lo considerásemos “el Canon por el retroceso en la difusión de la cultura”. Quizá tener en cuenta la creación de una Plataforma Contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas a la que están adscritos autores como Alejandra Vallejo-Nájera, la masiva recogida de firmas o los actos en contra del decreto les hagan entrar en razón.

Sería deprimente que también se consiguiera sacar beneficios de las miles de personas que acuden a bibliotecas para culturizarse, consultar y contrastar datos. Estoy en desacuerdo rotundo con este plan de préstamo de pago en las bibliotecas pues esto impedirá a muchas personas con recursos económicos escasos, como podemos ser los estudiantes, el tener un acceso libre a la cultura y, por supuesto, podría llevar a disminuir notablemente el consumo de lectura en la población, lo cual en ningún caso será algo positivo.

Realmente este tema es muy serio, ya que todos tarde o temprano hemos tenido la necesidad de acudir a una biblioteca para tomar prestado un libro. La cultura y libertad que un libro aporta es algo publico, no podemos permitir que traten de privatizar algo que nos pertenece a todos por derecho. Con esta ley se crearia un circulo vicioso que solo beneficiaria a aquellos con un nivel economico que pudiera permitirles una educacion digna, y por el contrario habria otras muchas personas que aún con una capacidad intelectual y seguramente mucha mas motivación tuvieran que resignarse a una culturizacion mediocre.

Un café dos euros, una camiseta diez euros, una entrada de cine seis euros, una tarde en la biblioteca disfrutando de un buen libro no tiene precio. Los libros son de todos, forman parte de nuestra manera de ser y de pensar, y son algo indispensable en la vida de una persona. Por este motivo, su uso debe ser gratis y, para ello, existen las bibliotecas, esas grandes amigas que nos han salvado en alguna que otra ocasión. Lo más curioso es que se pretende fomentar la lectura, pero con medidas como éstas, habrá siempre excusas para no leer.

Las bibliotecas, como servicio público que son, funcionan de manera democrática para todos. Albergan libros, muchos libros, libros que están allí para ser leídos…por consulta, por placer, hasta incluso por obligación. Pero eso no viene a cuento, sino lo que nos importa destacar en este artículo es el hecho de que quieran hacernos pagar un canon por el préstamo de éstos. Sí, préstamo, que no compra.

Si le quitamos el contexto, el significado de la palabra público respondería a: acceso a todos…al ser un servicio público: acceso a todos por igual. Si de pagar se tratara, muchas personas se verían limitadas o incluso imposibilitadas de acceder a dichos libros.

Por eso mismo, animo a que el proceso de recogida de firmas siga llevandose a cabo…en definitiva, es la única manera de hacer valer nuestros derechos. Y considero el hecho de acceder a los libros de las bibliotecas de forma gratuita, uno de esos derechos.

Las bibliotecas se crearon con el fin de que los libros pudieran llegar a todas las personas y ahora quieren que se pague por ellas. Si son servicios a disposición de todo el mundo no se deberían pagar por ellas y además si hay que pagar mucha gente dejaría de acudir y al final las bibliotecas acabarían desapareciendo y creándose modos alternativos para conseguir los libros al igual que pasó con los DVDs.

Pues bien, todos tenemos derecho a una educación. Entre ello conlleva el ir a una biblioteca y coger un libro "gratuitamente" durante un pequeño período de tiempo. Pero que a la vez pagamos con nuestros impuestos.

Si nos quitan este derecho, tal vez, nadie iría a esas bibliotecas, pues el hecho mismo de tener que hacer un pago hecharía para atrás a mucha gente.

Si las bibliotecas se hicieron con el fin de que todos pudiéramos ir e informarnos con total libertad, ahora sería una deshonra el cambiarlo. No todo el mundo podría permitirse un lujo así. ¡No al préstamo de pago en las bibliotecas!

Las bibliotecas son lugares públicos repletos de conocimiento. Para saber si es lícito que haya que pagar por el préstamo de un libro lo que realmente deberíamos preguntarnos es si la obteción de conocimentos debería tener un precio. El hecho de que para sacar un libro de una biblioteca haya que pagar disminuye el número de personas que desean recurrir a éstas porque al final resulta más rentable comprarlos. Si existen tantos problemas en cuanto a la disminución de lectores en nuestra sociedad con este hecho solamente estamos contribuyendo a este mal.

Es algo inconcebible se quiera establecer un préstamo de pago en las bibliotecas, ya que las bibliotecas siempre serán un centro de cultura y sabiduría, y deberían estar al alcance de todos aquellos que tengan interés por aprender.

¿Realmente les va a compensar a las bibliotecas este préstamo de pago? Porque hay que tener en cuenta que aumentarán los fondos de las bibliotecas, pero seguramente, el pago les haga perder lectores. Podrán adquirir más libros, pero ¿de qué sirve una biblioteca con muchas obras si no hay suficiente gente que las lea?

La pérdida de lectores es algo que el Estado tendría que tener muy en cuenta, ya que resulta una contradicción que en los últimos años se hayan hecho campañas para fomentar la lectura (campañas que han tenido resultado, ya que el índice de lectores ha aumentado). ¿Acaso quieren tirar todo esto por la borda? ¿Quieren echar a perder este esfuerzo que se ha puesto?

Según el Ministerio de Cultura,en la definición que nos dan,la Biblioteca Pública hace referencia al servicio público de que se dota la sociedad para garantizar que todos sus ciudadanos tengan, allá donde residan, la posibilidad de acceder en igualdad de oportunidades a la cultura, la información y el conocimiento de manera gratuita.¿Vamos a cohibir a la sociedad acerca del conociemiento?Con esta propuesta de pago es lo que conseguirá,ya que el nivel adquisitivo no es el mismo para toda la sociedad.Los fondos bibliotecarios aumentarán pero,¿de qué nos sirve si el índice de lectura y obtención de libros por medio de la biblioteca decaerá?

Me parecería algo vergonzoso que tuviésemos que pagar por el préstamo de libros; ya que la cultura es un bien común y además es gratuito; aunque en países como Gales, yo tuve que pagar por el préstamo de unos ces de música en una biblioteca. A mi juicio conseguirán que la gente acuda menos a las bibliotecas a por libros, ces…Esto no se debería permitir.

El hecho de pagar por el préstamo de un libro en una biblioteca reduce el papel que tiene ésta en la sociedad, convirtiéndose en un lugar inhóspito para el que no tiene dinero. De esta forma, estaríamos dando un paso hacia atrás en la historia, poniendo trabas para que la cultura no llegue a todas las personas.

Estamos cansados de oír anunciar campañas para el fomento de la cultura, actividades culturales recomendadas…pero a la hora de la verdad levantan murallas sobre lo verdaderamente importante. Es en las bibliotecas donde se recoge la mayoría(por no decir toda) nuestra cultura. Impidiéndonos adquirirla gratuitamente están fomentando el desinterés por la lectura que, siendo realistas, empieza a extenderse de forma alarmante por las diferentes generaciones.

Rotundamente NO al préstamo de pago. Es totalmente inconcebible que nos obliguen a pagar por el préstamo de libros, CD-ROM, vídeos… El saber y el conocimiento deberían estar al alcance de todos, hacernos pagar por ello está determinando quien puede aprender y quien no, quien tiene derecho a enriquecerse culturalmente y quien no; ya que no todo el mundo puede permitirse gastar dinero en este servicio.

La cultura es algo que no hace mal a nadie, al contrario, nos hace mejores pensadores, personas más sensibles y cultivadas.

Hay algunas trabas puestas que limitan su expansión en la sociedad. La que más destaca es la económica. Si queremos ver una obra de teatro, tenemos que pagar una entrada. Si queremos ver un concierto, tenemos que pagar una entrada. Si queremos ver una exposición de arte, tenemos que pagar una entrada. Y asi con casi todo lo que se relacione con la cultura, hay que pagar un precio por ello. Esto tiene su justificación, ya que para que nosotros disfrutemos de la obra, el concierto o exposición, hay muchas personas trabajando para que todo salga bien.

Pero siempre hay excepciones que confirman la regla, como las exposiciones y conciertos gratuitos. La alternativa que no tiene traba económica en la lectura es la biblioteca. Simplemente con tener un carné puedes disfrutar de todos los libros que haya en ella, incluso de peliculas y discos desde hace unos años. Sus fondos bibliográficos provienen de donaciones particulares y de asociaciones. Siendo así y mientras se mantengan las donaciones… ¿Cúal es el mal que hacen las bibliotecas?

No es justo que también haya que ponerlas la traba económica. Todos los que hacemos uso de ellas deberíamos procurar su mantenimiento con nuestra firma.

Las bibliotecas públicas son el triunfo de la igualdad, ofrecen la posibilidad de acceder a los tesoros que se guardan en ellas; y de llevarse durante unos días alguno de estos para disfrutarlo solo.

Acabar con este derecho sería acabar con cientos de años de Historia. Sería una hipocresía ya que la Democracia defiende la igualdad y si hay que pagar por leer no todos podrán hacerlo, con lo que volveríamos a los comienzos de las bibliotecas.

Al entrar en una biblioteca, nos encontramos con un monton de libros al alcance de nuestra mano. Libros a los que podemos acceder sin limitaciones, eso si no se establece el préstamo de pago. Si esto se hace realidad, las bibliotecas se "privatizarían" y solo prodrían acceder, a esas estanterias espectantes, aquellos que pueden permitirse la compra de esos libros. Si es verdad que vivimos en una sociedad en la que todos somos iguales y en la que se supone que todos tenemos las mismas posibilidades, esto supondría una nueva barrera, una barrera a un mundo lleno de ideas para descubrir por todo aquel que le apetezca.

Hubo que esperar hasta el siglo XIX para que aparecieran las bibliotecas públicas tal y como las conocemos hoy en día. Se abrieron porque se fue consolidando la idea de que todos los seres humanos tenían derecho al libre acceso a la información. Esta es la esencia de las bibliotecas, permitir que la totalidad de la sociedad pueda acceder a la información guardada en los libros. Por eso, el establecimiento de un canon por el préstamo de los materiales bibliotecarios, contradice esta función para la que fueron creadas las bibliotecas.

Hacer pagar para leer hará que el índice de lectura disminuya.

Porque es nuestro derecho, tener la libertad de acceder de forma gratuita a los libros, firma contra el préstamo de pago en las bibliotecas.

No puede considerarse más que como una ofensa el hecho de que se pretenda crear un puente económico entre nosotros y el saber recogido en los libros. Vale que el libro sea comercializado, nadie puede negar el costoso trabajo que tenga la realización del mismo, pero no se puede poner precio a la cultura, puesto que es el pilar de la humanización, el pilar sobre el que se construye la persona.

Por otro lado, la sociedad clasista en que nos encontramos no da pie a todos para acceder al saber que recoge el libro. El obligar al pago solo puede perjudicar, solo puede constituir un obstáculo más entre los libros y aquellos que se muestran indiferentes ante estos, o que por circunstancias no han podido acceder a la educación y que únicamente pueden llegar a aprender gracias a la biblioteca pública.

El saber es del hombre y para el hombre, no para el comercio.

Una vez más, se está intentando sacar provecho de un servicio elemental, con el fin de sacar beneficio de algo que debe considerarse un derecho fundamental. El acceso a la cultura, el acceso a los libros no puede ser utilizado como un negocio, sino que debe ser ofrecido por la Administración Pública a los ciudadanos, ya que se trata de una pieza fundamental en la educación y que contribuye al progreso.

La civilización occidental es la más avanzada del planeta, gracias al conocimiento y a la cultura. Cobrar por obtener esto mismo es un paso hacia atrás y debemos negarnos a ello.

“Por el grosor del polvo en los libros de una biblioteca pública puede medirse la cultura de un pueblo”

Jhon Ernst Steinbeck (1902-1968) Escritor estadounidense

No podemos permitir que las bibliotecas privaticen un servicio tan básico como el préstamo de libros, películas…Se quiere fomentar el uso de las bibliotecas, pero lo único que se hace es restringirlo cada vez más.

Si esto ocurre, mucha gente dejará de acudir a estos “centros del saber” que quedarán abandonados.

El pago del préstamo de los libros en las bibliotecas es indecente. Cuando se accede a dicho servicio público es por falta de recursos económicos generalmente al no poder permitirse dicho gasto y por lo tanto este hecho de privatización supondría un retroceso muy importante ya que se prohibiría el acceso a la cultura a muchísima gente y se perdería el valor fundamental de la labor de las bibliotecas y el encanto que conlleva perderse por sus pasillos llenos de libros.

¿Y después qué? ¿Privatizar las bibliotecas? ¿Algún tipo de aduanas en las fronteras contra el tráfico de libros? ¿Quema ambulante de libros? No gracias, los impuestos que no pago, pero que pagan mis padres, están para algo, no para diseñar y construir peajes en las puertas de los centros educativos, ¡como si fuera una autopista!

Esa actividad del establecimiento de un canon por el préstamo de los materiales bibliotecarios puede perfectamente identificarse con una sola palabra: Obstáculo

Es una barrera ante la actividad de guardar y posteriormente difundir la cultura ¿Porqué realizan jornadas de animación a la lectura o nos intentan hacer más atractivo el hecho de culturizarnos leyendo libros si luego nos ponéis obstáculos de este tipo? Está claro que en esta vida nadie regala nada y como es costumbre poco a poco se va imponiendo un impuesto a cada cosa que vemos y tocamos y ahora, le ha tocado al préstamo de libros

La Biblioteca Pública es una institución que pertecene al Estado y cuya función es facilitar el aceso a la cultura a todos aquellos dispuestos a recibirla. Es decir, la Biblioteca es para todos. Sin embargo, ahora parece que las cosas pueden cambiar porque se quiere hacer un negocio de ella; cobrar por el préstamo de libros no es más que un mero negocio, digan lo que digan los autores de la idea.

Seamos honestos: en España se lee muy poco. Este tipo de medidas van a reducir aún más el consumo de la lectura en este país. Y es una pena, porque leer es, muy posiblemente, lo que nos ha permitido a la sociedad evolucionar hasta lo que somos hoy en día.

Préstamo: acción y efecto de entregar algo a alguien para que lo devuelva

Pago: entregar un dinero que se debe

Préstamo de pago: ¿acción de entregar algo a alguien que entrega un dinero que debe por el préstamo y que después devuelve lo prestado?

A la razón de que “préstamo de pago” resulta incongruente con el significado de las palabras que lo componen, bautizaré a este inoportuno fenómeno como “prespago”.

El prespago consiste en pagar un importe establecido por un libro o documento que después habrá de ser devuelto (…) Podría seguir matizando el significado de mi nuevo y malsonante término el "prespago", podría intentar popularizarlo, e incluso, podría aspirar cubrirme de gloria cuando la RAE me lo reconociese… en cambio, espero sinceramente nunca llegar a ver reconocido mi término, pues en ese caso, si bien no se habría enriquecido la lengua con un nuevo término, sí que se habría asegurado la efectividad de otro ya existente, la cordura (prudencia, buen seso, JUICIO)

Sin duda existen tres adjetivos que pueden definir el hecho de que se establezca un pago (por mínimo que sea) para el posterior préstamo de un libro, irracional, indebido y en definitiva absurdo.

Irracional porque es obvio que esta iniciativa carece de razón alguna, no es para nada lógico que por el hecho de querer o necesitar un libro se deba realizar una retribución. Indebido porque pese a que esta iniciativa carece de ilegalidad y no viola (aparentemente) ningún derecho, todos debemos tener acceso a la cultura de forma libre y gratuita. Y finalmente es absurdo porque todo lo que limite o coarta nuestra cultura y aprendizaje no tiene otro calificativo.

El préstamo de libros es necesario y más tratándose de las bibliotecas que son centros de difusión cultural, sobre todo para estudiantes, pero también para todo tipo de públicos que lo necesiten.

Además porque las bibliotecas son lugares públicos a disposición de todos y cobrar por un bien público no sería muy efectivo.

También los estudiantes no nos podemos permitir que nos impongan un préstamo en las bibliotecas, ya que tenemos que consultar gran cantidad de libros, manuales y sería muy caro, por ello la biblioteca nos proporciona un servicio bastante accesible en este caso.

La biblioteca pública como herramienta de información debe servir al pueblo y no a los intereses económicos de aquellos allegados al poder.

La esencia de la biblioteca pública se basa en la transmisión de conocimiento, sí el canon citado se llevase a cabo se tacharía la esencia de la biblioteca, convirtiéndola en un espacio donde el ánimo de lucro primase sobre el conocimiento del pueblo.

La negativa al préstamo de lucro es una afirmación a la educación, a la cultura y a la democracia.

Si privatizan las bibliotecas, daremos un paso hacia atrás.

Antes el saber, la cultura y la información estaban reservados a unos pocos. Con el paso del tiempo eso fue cambiando y gracias a los inventos y la gente que lo hizo posible hoy en día todo el mundo tiene la posibilidad de acceder al saber de forma gratuita, sin límites ni barreras, pues todos somos iguales bajo los techos de las bibliotecas. Por ello, si nos hacen pagar por el préstamo bibliotecario, estarán quitándonos lo que es desde mi punto de vista un derecho para el hombre, el derecho del acceso a la información y a la cultura. Estaremos de este modo, favoreciendo a la desigualdad entre los hombres. Por esta razón digo: NO al pago del préstamo bibliotecario.

¿Préstamo de pago? Sólo la definición ya nos suena contradictoria. ¿Cómo es posible que, en esta dinámica europea de desarrollo cultural, de accesibilidad a una buena educación para todo tipo de personas y de propulsión de un canon intelectual, las administraciones bibliotecarias pretendan limitarla tan deliberadamente? Sólo se trata de un intento del gobierno de sacar beneficios económicos de la culturización de la sociedad, sin tener en cuenta las consecuencias, obstaculizando y dificultando dicho proceso.

Creo que hay una gran contradicción, por un lado queremos fomentar la lectura, pero por otro eliminar el beneficio de disfrutar gratuitamente un libro, y evitar que aquellos pocos que ya leemos, dejemos de hacerlo. ¿Quieren que leamos y aumentemos el porcentaje de lectores y libros leídos en España, pero nos van a cobrar por ello? No entiendo.

Poniendo precio al préstamo de libros lo único que se consigue es disminuir el enriquecimiento cultural de una población que ve como mejor método de entrenenimiento y/o enseñanza la biblioteca, además actualmente ésta población no es muy elevada por lo que si les hacen pagar lo único que conseguirán será reducir aun más el número de personas que acude a la biblioteca.

Además la biblioteca es un servicio público y parte lo pagan los ciudadanos por lo que me parece injusto que se quiera ahora cobrar por los préstamos.

no me parece tan mala idea poner “prestamo de pago´´ , si la cantidad es mínima (10 centimoss por ejemplo) y el uso que se le hace a esa aportación es para la mejora de las bibliotecas y no por lucro, la iniciativa no es mala si se enfoca bien, gastamos dinero en cosas absurdas,pienso que tampoco hay que dramatizar.

Las bibliotecas son un espacio donde acuden aquellos que estan interesados en la lectura. Si los convertimos en librerias, poco a poco irán desapareciendo, y habrá gente que no tendrá medios para poder acudir a la mayor fuente de conocimiento ¡salvemos la cultura y la igualdad!

Las biblioteca es uno de los pocos lugares que quedan que no haya sido capitalizado;si comienzan a cobran allí también(por poco que sea)mucha gente dejará de leer libros que simplemente coge por curiosidad y en los cuales al principio no tiene gran interés. Eso les frenará. Por ello voto por que continúe siendo como hasta ahora ¡Pública!

La esencia de las bibliotecas está en el hecho de que permiten a cualquier persona tener acceso a la cultura,el conocimiento y las experiencias de las que disponen de forma gratuita, pues una de sus metas es la difusión cultural sin discriminaciones. Por ello el mero planteamiento de un préstamo de pago supondría el colapso de la propia estructura básica en la que se cimientan las bibliotecas. No debemos olvidar que son centros de referencia cultural que son usados de forma continua por muchos sectores de la sociedad y por tanto, decisiones de este calibre deben ser respaldadas por todos aquellos que nos beneficiamos de sus servicios, pues no dejamos de ser nosotros los que realmente mantenemos vivas estas instituciones culturales desde hace siglos.

En una clase de historia me enseñaron lo que era un documental contrafactual y eso voy a intentar hacer con mi comentario en este blog:

Si los libros en las bibliotecas se condicionara al pago, una inmensa mayoría dejaría de leer o lo haría menos, lo que implica un mayor porcentaje de población analfabeta, con lo que careceríamos de profesionales cualificados en nuestro país, tendríamos que volver a basar nuestra economía de una forma agraría y nuestro país se colocaría entre los países subdesarrollados.

Todo es posible, no dejes que ocurra.

¿Pagar por el servicio de préstamo de la biblioteca? No se a quién se le ha ocurrido esta idea ni que pretende conseguir con ella. Me parece una medida totalmente contraproducente. Medidas como esta dan al traste con las campañas y demás iniciativas para fomentar la lectura. La persona que lee porque le gusta y le entusiasma va a seguir haciéndolo aun con esta medida, pero captar nuevos lectores de esta manera me parece algo treméndamente complicado.

Estoy en total desacuerdo con el préstamo de pago en las bibliotecas, en primer lugar porque tenemos derecho a la educación según consta en nuestra constitución y el préstamo de pago podría suponer un problema en función de la situación económica de cada uno. Otra cosa que me sorprende es que el ministerio de cultura saque la campaña "Libros a la calle" y luego proponga esto. Pero el dato de las firmas recogidas es preocupante: en España hay 46,06 millones de personas empadronadas (informe del INE a 1/01/2008) por lo que SOLO el 0,73% de la población ha firmado para evitar esto. Da que pensar…

El préstamo de pago en las bibliotecas es una medida discriminatoria desde mi punto de vista. Una biblioteca pública es un lugar que fomenta la difusión de cultura, información y muchos valores a través de los libros que alberga en su interior, y tiene que ser gratuita. El Estado debería invertir una cierta cantidad para impulsar el desarrollo y el préstamo gratuito de libros en las bibliotecas del país .

Este préstamo de pago solo provocaría un método selectivo que impulsaría las diferencias entre distintos sectores: por el cual aquellos que sean capaces de pagar esta cantidad de dinero cada vez que quieran leer un determinado libro lo pagarían y los que no se lo puedan permitir no gozarían de este beneficio, y por tanto dejarían de leer o leerían menos. Provocando de esta manera una mayor desigualdad entre unos y otros, pudiendo crear por tanto diferencias culturales por no poder beneficiarse de la lectura de estos libros. No deberían crearse estas desigualdades, todo el mundo debería poder acceder libremente a la lectura de libros prestados gratuitamente por las bibliotecas

El Estado en su labor de intentar fomentar la lectura y la igualdad por tanto debería dejar el préstamo libre y gratuito de los libros por parte de estos centros públicos.

Yo firmo y digo no al préstamo de pago en las bibliotecas. Tú decides.

Muerte segura para las bibliotecas, si para coger un libro tienes que pagar, la gente obtará por pedir libros prestados a familiares y amigos, y estas se usarán exclusivamente para estudiar y consultar. Sería el fin de la cultura para muchas personas. Es obligación del Estado facilitar al máximo el acceso a ella, y poner cuantas más facilidades mejor.

¿Con que fin pretenden realizar semejante barbarie?

Parece inaudito que achaquen el hecho del préstamo bibliotecario, a la decadencia de la compra de libros, cuando en internet mismo puedes obtener la descarga de diversos libros gratuitamente, sin menor esfuerzo.

Pienso que deberían miran mas por frenar la propia piratería, y no cerrarnos puerta para poder abrir nuestras mentes, ya que si se lleva a cabo tal intención de cobrar por algo que nos han inculcado desde pequeños, el invertir nuestro tiempo en la lectura, el poder enriquecernos de las letras escritas trasmitidas por otros en ese lugar que tanto misterio guarda, el cual se forma por ese juego de tener tantos libros en un mismo lugar, en el que día a día puedes ir saboreando un poco de cada lado, por tanto…¿Nos van hacer pagar por disfrutar de ese misterio?

Yo también estoy en contra del préstamo de pago en las bibliotecas pues ocasionaría ciertos límites culturales para aquellas personas que ya de por si les es difícil superar las dificultades de la actual crisis. La cultura se extiende gracias a las bibliotecas y si se realizase dicho pago muchas personas se desligarían de las posibilidades que ofrecen.

Las bibliotecas se han convertido en un servicio público imprescindible, ayudan al enriquecimiento cultural e intelectual de las personas de manera gratuita y desinteresada. Si prospera el establecimiento del prestamos por pago, se terminaría impidiendo la utilización de numerosas fuentes de cultura y de documentación, debido a la imposibilidad de acceso a ellos de manera gratuita.

Calor.

Los ojos dolían. No se podía respirar. Rojo, todo era rojo. El tiempo era cenizas. Ni siquiera sabía si conseguiría sobrevivir. Atisbó la puerta. Llamas. Sí, saldría. Amagó un paso hacia delante cuando vió el cajón de la recaudación. Necesitaba un sofá nuevo donde sentarse a leer. Se imaginó acomodado en él con su libro preferido. ¡No! ¡Los libros también se queman! Ahora entendía como en cuestión de segundos la biblioteca en la que había pasado gran parte de su vida se había inundado de un desagradecido fuego.

Elección.

Tu libro. Tu sofá nuevo. Cogió las llaves del cajón, extrajo el dinero y corrió.

Por eso no puede haber dinero en las bibliotecas. Los libros no se merecen ser abandonados a cambio de un sofá nuevo.

Los conocimientos que se ofrecen tanto en los libros, como en las películas y documentales, deberían ser accesibles a todos, aunque la realidad es, que debido a las importantes diferencias de nivel adquisitivo de los compradores, esto no se cumple.

Las bibliotecas públicas son puertas abiertas a todos los lectores, independientemente de su capacidad adquisitiva, o su nivel cultural, son medios capaces de llegar a la personas.

La privatización de algo que somos todos no debería permitirse, ya que ello, implicaría un pago por un bien público, y una consecuente disminución de la lectura, ya fuere por placer, curiosidad u obligación.

¿Esto es lo qué nos espera? para mi la biblioteca siempre fue un sitio para ir a leer tranquilo, encontrar un libro que te apeteciera y poder llevarlo a casa en forma de préstamo, saber que más gente se había leído ese libro y que tu lo ibas a devolver para que otras personas pudiesen disfrutar de él.

¡Impensable que pidieran dinero! Si ibas a la biblioteca era para disfrutar de todos los libros, sin tener que aguantar los precios de las librerias, y no es que los escritores no se lo merezcan pero, seguro que ellos son los primeros asiduos a la bibliotecas, porque es un punto de encuentro de interés por la lectura, de silencio. Entrar en la biblioteca era una especie de ritual y si nos imponen un precio por este privilegio ya no significará lo mismo sino que nos sentiremos en una especio de centro comercial de libros y no en el mejor sitio para encontrar un libro y sentarse a leer.

Definitivamente las bibliotecas no pueden convertirse en eso, deben ser lo que han sido durante siglos.

Es absurdo que se intente convertir el préstamo de libros en un servicio de pago cuando se trata de material público. Precisamente, lo que caracteriza a las bibliotecas es la posibilidad de que todos podamos formar parte de ella gratuitamente, y más tratándose de algo tan notorio como es la cultura que ofrece.

El pagar por el préstamo de un libro me parece ya la gota que colma el vaso. La gracia de las bibliotecas es esa que no importa el nivel económico de nadie, todos somos iguales para acceder a la cultura. Volveríamos como muy bien dice el texto a siglos a tras, donde la cultura tan solo residía en los monasterios y eran 4 los que podían acceder a ella.

A la hora de pagar por un libro ya casi que te lo compras. La existencia de las bibliotecas permite la consulta a un libro o a ciertas páginas de este, el poder seguir indagando en temas y reflexionar sobre esto… mil cosas que hacen la imagen de una biblioteca como algo básico en una sociedad como la nuestra.

Mucho nos quejamos de que estamos por debajo en temas de cultura o enseñanza si ya encima ponemos trabas a lo que se supone que está en relación directa de la formación de las personas…no sé hasta qué punto vamos a llegar.

Si ya en otros comentarios decía, que la compra de un libro cualquiera no está al alcance de todos los bolsillos… ¿qué vamos hacer si también tenemos que pagar por coger libros de la biblioteca?.

Se están creando demasiados problemas por la implantación del dichoso canon, ¿ahora también va a ser delito memorizar un libro y copiarlo, en un examen por ejemplo?, ya que desde luego esa copia no está autorizada…

Estamos llegando a unos límites insospechados para guardar la autoría de unos pocos. Ya parece que no nos acordamos de que si nos compramos cds vírgenes, un ordenador nuevo, un disco duro, un móvil con cámara o un reproductor de mp3, estamos pagando un canon por si al usuario se le ocurre bajarse música ilegalmente, hacer copias de obras, etc. Así de entrada, para curarse las espaldas… y con los libros querían hacer lo mismo.

Pienso que la solución no es grabar duramente toda cosa que los usuarios podamos usar para conseguir un libro, un cd o cualquier otra cosa, la solución sería hacer unos precios más populares que ayuden a que todo el que quiera material original lo pueda conseguir, porque seamos francos, a todos nos gustan más los originales que las copias… pero no tanto el precio que tenemos que pagar con ello.

Así es que, apoyemos para que el canon no siga extendiéndose así, porque al final, nos perjudica a todos.

¡Qué vergüenza! cada vez las bibliotecas están atendidas por profesionales menos capacitados dejando el horario de ampliación de exámenes a estudiantes a los que mal pagan y que son explotado.

Ahora la novedad es alquilar los libros, bonita manera de recaudar dinero ¿Qué es lo próximo carné de biblioteca por puntos, radares de control de velocidad de lectura? No me extrañaría que dentro de poco para entrar en una biblioteca debieras de sacarte un permiso de circulación biblios. Con la consiguiente matrícula en la biblioescuela, clases practicoleidas y sus correspondientes tasas a la jefatura provincial de bibliotecas.

Me parece algo muy preocupante. Asumo que, hoy en día, la cultura,como tantas cosas, está inmersa en un sistema mercantilista, pero siempre he pensado que las bibliotecas se mantendrían fuera de esta corriente. Las bibliotecas son un lugar de conocimiento de libre acceso, un centro de saber perteneciente a todos los ciudadanos. No se nos puede exigir un pago por algo que ya es nuestro.

La biblioteca es el lugar ideal para el amante de la lectura ante todo. Además representa físicamente la casa por excelencia para la conservación de todo tipo de documentos en especial de los libros a lo largo de la historia de las civilizaciones, por tanto, es ícono e institución de la sociedad de hoy. Sabemos que es un lugar a donde puede ir todo ciudadano con inquietudes investigativas, hábitos de lectura, cultura del saber sin preocupaciones de pago para obtener la información que necesita o la tranquilidad en una página de novela o historia, etc. ¿Por qué llevar la idea de comercio también a este ámbito?

Hay personas que van por las calles repartiendo arte, abrazos y besos gratuitamente y (apartando la posibilidad de algún hurto por la aglomeración de gente ante estos hechos), eso dar placer, alegría y es algo al alcance de todos aunque al mismo tiempo de pocos por no estar siempre en el mismo lugar y a la misma hora… Las bibliotecas siempre han estado y deben seguir estando ahí al alcance de todos por igual, sin sumarse a la larga lista de pagos que tenemos al mes o a la de “cosas que veré si me alcanza el dinero para darme el gustazo esta vez.”

Es absurdo poner precio al conocimiento… Es inadmisible e incoherente que tengamos que pagar para acceder a información que todos utilizamos y que siempre ha sido pública, poner prestamos de pago es poner trabas a las necesidades de la sociedad por buscar información que de un modo u otro acabaran contribuyendo a un bien general

Es absurdo poner precio al conocimiento… Es inadmisible e incoherente que tengamos que pagar para acceder a información que todos utilizamos y que siempre ha sido pública, poner prestamos de pago es poner trabas a las necesidades de la sociedad por buscar información que de un modo u otro acabaran contribuyendo a un bien general.

Considero que el préstamo de pago en las bibliotecas es algo ilógico. No creo que sea necesario que la gente tenga que pagar por acceder al conocimiento.

Las bibliotecas están en su pleno derecho de proporcionar estos servicios de forma gratuita. Además, para aquellas personas que no tienen tantas facilidades económicas, es un gran privilegio.

Si las bibliotecas pusieran precio a los libros se perdería mucha clientela y, como consecuencia de ello, el nivel cultural de la población descendería notoriamente.

“¿Cuántos libros tienes? Yo 50.000”. Esta frase es la que encontramos en un cartel a la entrada de muchas Bibliotecas Públicas. Cuando algo hay que pagarlo, no es tuyo hasta que lo haces. Es evidente que nadie se va a arruinar con el préstamo de pago en una Biblioteca Pública, pero no creo que eso sea el problema. Es una cuestión de principios. Primero intentan fomentar la lectura, y luego, ¿pretenden cobrar por ello? Una más de las contradicciones a las que estamos acostumbrados, pero que no podemos consentir.

Pagar por querer ampliar el conocimiento…Es algo sorprendente el provecho que se quiere sacar de cuanto nos rodea…lo próximo será el “Pago por salir por el portal de tu casa…y también por entrar claro…” ¡Indignante! Lo único que creo que pueden conseguir es disminuir el porcentaje de personas que leen en el país…es algo que nos va a perjudicar a todos, y que, poco a poco, irá empeorando si se sigue con esa mentalidad…Lo único que puedo decir al respecto es…¡¡No al préstamo de pago!!

Hoy en día vivimos en una época en la que no podemos estar jugando con fuego, me explico, vivimos en un país donde el fomento de la lectura esta transcurriendo a paso de tortuga, le cuesta mucho a la gente comprarse un libro, y bueno quizás dentro de lo que cabe eso sea lo de menos, ya que creo que es uno de los regalos con que más frecuencia realizamos, pero el problemas es que no se lee, por lo que si se empiezan a hablar del prestamos de pagos de un libro ya lo que faltaba, la gente ni se asomaría a la puerta de la biblioteca.

En mi opinión creo que el fomento de la lectura es un temas muy delicado y que poco a poco se esta solucionando, por lo que no se puede empezar a poner trabas, hay que dejar que el fomento de la lectura de sus frutos y que valla creciendo como esta ocurriendo en los últimos años.

¡Me uno a la causa! Si de por si hay queja generalizada del descenso del habito de lectura y se hacen campañas para su fomento, el que surjan impedimentos como, tener que pagar por leer un libro de una biblioteca, puede acabar totalmente con las bibliotecas. No viene nada bien dicho canon, y espero y deseo que no se lleve a cabo.

Me interesa especialmente el hecho de que se diga erróneamente que los préstamos gratuito de las bibliotecas reducen las ventas de los libros. Este es el motivo por el que quieren cobrarnos nuestro derecho a la cultura. Por el contrario, muchas personas adquieren los libros después de haberlos visto en una biblioteca; ese es un hecho diariamente constatado y compartido por la propia IFLA (the International Federation of Library Associations and Institutions). De hecho, el préstamo realizado a través de las bibliotecas públicas suele contribuir a la difusión de las obras con copyright y, al contrario, favorece las ventas.

Os recomiendo la pagina web http://www.elastico.net/copyfight/listing.php, a mi me ha venido bien para saber más del tema.Cultura Libre es la biblioteca sobre la cultura libre de Elástico y es un proyecto abierto en estado de construcción permanente. Todos los textos que la integran están relacionados con las diversas áreas de influencia de las leyes de la Propiedad Intelectual y sus efectos sobre el desarrollo de las bellas artes, la música, la literatura, la creación digital, el cine, el lenguaje y la cultura popular. En ella podemos encontrar artículos, ensayos, entrevistas y libros de muy diversa procedencia para introducir los últimos años de debate y proporcionar material a aquellos cuyo interés sobre el tema requiere documentación más especializada. Todos los libros, programas, herramientas y videojuegos están aquí para ser descargados, distribuidos, utilizados, leídos, declamados, memorizados y hasta disfrutados sin el permiso expreso de sus autores.

La biblioteca es un “mundo aparte”, y por tanto debería estar al margen de trapicheos mercantiles. Continuar con el préstamo de pago supone un retroceso en lugar del pretendido avance en la inculcación de la lectura en la sociedad. La biblioteca es un lugar público, y como tal sus servicios deben de ser accesibles a todo el mundo sin importar su condición, el préstamos de pago niega su uso a cientos de personas y por tanto no apuesta por una sociedad culta, sino por unos resultados económicos beneficiosos.

Una firma por cada ciudadano del mundo deberían ser las que se llegasen a contabilizar. No se pueden poner barreras a la cultura, a la sabiduria, es decir, a la "casa" de los libros. numerosas personas en el mundo no se podrían permitir el pago por el préstamo de libros y, sin embargo, tienen derecho a "alimentarse" de sabiduría con los libros ¿Por qué ponerles mas dificultades?. por esto e innumerables motivos más: No al préstamo de pago en las biliotecas.

La biblioteca es un sitio público, es una centro de sabiduría y de conocimiento donde uno va a enriquecerse de cultura y de saber. ¿Qué haríamos todos (y yo me incluyo) si las bibliotecas fueran de pago, y cada vez que necesitáramos un libro para preparar un tema de clase o simplemente para leer un libro, tuviéramos que pagar cierta cantidad de dinero por ello?. Seguramente que si esto ocurriese se reduciría considerablemente el préstamo de libros en las bibliotecas.

Si la sociedad por si sola poco a poco va decayendo por la falta de cultura que existe, imaginaros si se encuentran más trabas para recoger información ,como pasaría con el canon. Está claro que libros que se utilizan como consulta ,no se compran, ya que no cabríamos en casa si cada vez que se quiere hacer un trabajo en condiciones ,recurriendo al método tradicional es decir la bibliografía recomendada para dicho tema, comprásemos todos los libros.

Aparte, yo no sé qué afición tienen por poner canon a todas las actividades ya asentadas y aceptadas en la sociedad como públicas, bueno si lo sé, dinero, impuestos y todos esos asuntos que ponen la carne de gallina de los que los tienen que pagar. Cada vez hay más escusas para que las personas paguen aun más y sobre todo en las bibliotecas públicas en las que todos los españoles contribuyen. La cultura no se compra, porque no se debe de comercializar con ella, no es una moneda de cambio y mucho menos por dinero. Se debe de regalar, facilitándola y alisando el camino hacía el conocimiento y no haciendo que parezca una carrera de saltos de vallas, porque no pueden esperar que la gente coja impulso y las supere.

Tenemos que luchar todos unidos para lograr que no haya que pagar por el préstamo en las bibliotecas. Todo el mundo tiene derecho a cultura, a la libertad, a aprender… independientemente de sus recursos económicos.

No podemos permitir que la sociedad vaya hacia atrás en vez de progresar, si no luchamos contra el pago en el préstamo de libros en la biblioteca estaremos traicionando a todas aquellas personas que lucharon para conseguir que las bibliotecas fueran gratuitas y estaremos dando un gran giro hacia el pasado. Debemos pensar: ¿Cómo va ser la sociedad si acabamos con los medios de acceso a la cultura? Por todo ellos hay que firmar en contra del pago en el préstamo de las bibliotecas

Las Bibliotecas han sido, desde que fueron fundadas, los principales centros de recopilación de toda clase de saberes puestos al servicio de toda persona dispuesta a aprender. Éste ha sido, pues, el único requisito para acceder a los libros: el afán por conocer, el deseo de saber y aprender y la ambición por conocer nuevos campos.

No obstante, para algunas personas es difícil imaginarse que esto pueda seguirse haciendo (a estas alturas de siglo XXI, donde ya todo se paga) de forma gratuita y por un simple afán de conocimiento. No comprenden, además, que las Bibliotecas puedan ser un mero servicio que ofrezca desinteresadamente conocimiento al ciudadano. El ciudadano pensante es, además, un ciudadano inconforme, que siempre se plantea las cosas.

Por ello, enmarcado dentro de esta cruzada contra el conocimiento, se encuentra la directiva europea por el Préstamo de Pago en Bibliotecas, que no hace sino entorpecer el conocimiento, poner trabas a la cultura. Para llevar a cabo esta cruzada, se está tratando de imponer a las Bibliotecas el pago por sus libros, e indirectamente, el pago del ciudadano cada vez que quiera leer un libro de esa Biblioteca.

Debemos rechazar con rotundidad esta directiva, que no hace sino poner aún más trabas a la cultura en una sociedad cada día más entorpecida culturalmente, y que trata de denigrar ese servicio público, gratuito y desinteresado como son las Bibliotecas. El Préstamo de Pago es inadmisible, si no queremos ser una sociedad inculta en la cual muy pocos tengan acceso a la cultura.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..