Archivo de autor

ALGO DE FISIOLOGÍA DEL HUESO

El hueso, junto con la sangre y la linfa, es uno de los principales tejidos conjuntivos. Estos conectan, unen y proporcionan soporte y protección a los otros tres tipos de tejidos (epitelial, muscular y nervioso). En ellos, las células están muy separadas por grandes cantidades de material intercelular. A pesar de su dureza el hueso es muy ligero, representando el 18 por ciento del peso total del esqueleto humano.

La sustancia o matriz intercelular (o extracelular), sintetizada por las células del tejido conjuntivo, está formada por una sustancia fundamental fluida y amorfa y por fibras de unión y soporte de colágeno. En los huesos, además de  tejido conjuntivo, hay tejido nervioso y epitelial, que reviste los vasos sanguíneos de dentro de los conductos de Havers.

Las células óseas jóvenes u osteoblastos segregan la matriz intercelular, consistente en fibrillas de colágeno y sustancia fundamental. Esta contiene compuestos de calcio que según precipita endurece la matriz.

El esqueleto no es inerte, sino que está sometido a un constante cambio. Es la principal reserva de calcio, cuyos niveles se mantienen mediante la liberación de calcio de la matriz ósea o la precipitación en hueso recién formado.

Los niveles sanguíneos de calcio se aumentan por la hormona paratiroidea o parathormona (PTH), producida por las glándulas paratiroides. Se disminuyen por la acción de la calcitonina, producida por la glándula tiroides.

La PTH estimula la conversión en el riñón de la vitamina D en su forma activa (la cual incrementa la absorción de calcio en el intestino). En el mismo riñón, aumenta la reabsorción de calcio. En el hueso activa la función de los osteoclastos, que disminuyen la masa ósea. La vitamina D se produce por la acción de los rayos ultravioleta sobre el colesterol de la piel, que luego se transforma en su forma activa en riñón e hígado. A mayor melanina menor producción de vitamina D. Si hay déficit de la misma se ha de ingerir de manera exógena (a través de la dieta).

Así pues, es importante para nuestros huesos ingerir calcio y tomar el sol como fuente de vitamina D, necesaria para la absorción del mismo. Eso sí, con moderación.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas: , , ,
Categorias: Divulgación

CAMPOS MAGNÉTICOS PARA LA OSTEOPOROSIS

La magnetoterapia es una de las herramientas del arsenal de la fisioterapia. Está presente en muchas de las unidades de la sanidad pública y privada. Sus pretendidas aplicaciones son muy numerosas, tantas que es razonable poner algunas, o muchas, en duda. Las revisiones de la literatura nos pueden ayudar a clarificar algo esta situación.

Una de la aplicaciones más comunes de la magnetoterapia (MGT) es la facilitación de la consolidación de fracturas. La osteoporosis es otra de ellas, y es precisamente esta cuestión la que estudia la revisión de Wang, publicada en 2016 (1).

Los tratamientos habituales para la osteoporosis son dieta, cambios en el estilo de vida y los fármacos (teriparatida, denosumab y bifosfonatos). Parece que la MGT tiene efectos en la proliferación de múltiples líneas celulares, el crecimiento de osteoblastos fetales y la proliferación de células madre mesenquimales de la médula ósea (CMMO). Estas son células pluripotenciales que pueden ser osteoblastos, condrocitos, adipocitos y miocitos. Hay una relación recíproca entre la adipogéneis y la osteogénesis, cuyo equilibrio se puede romper por enfermedades. Así, la disminución de la formación ósea y el aumento de la adipogénesis ocurre con la edad, la inmovilidad y  la osteoporosis.

Imagen de http://dicasdesaude.blog.br/o-que-posso-fazer-para-prevenir-a-osteoporose/

(más…)

Etiquetas: ,
Categorias: Práctica clínica

DEBILIDAD MUSCULAR EN LA UCI

En la entrada anterior proponíamos una definición de la debilidad muscular generalizada. Nos referíamos a lo que en inglés es la “intensive care unit acquired weakness (ICUAW)”, o debilidad adquirida en la unidad de cuidados intensivos, en traducción literal. Ahora nos proponemos ahondar un poco más en esta entidad nosológica.

En las primeras páginas del volumen de este año, Journal of Physiotherapy publica un artículo titulado “Physiotherapy management of intensive care unit-acquired weakness“, de Carol L. Hodgson y Claire J. Tipping. Definen la debilidad muscular generalizada de la UCI, o DAUCI, como un problema de los pacientes ventilados mecánicamente durante periodos prolongados. La movilización precoz y el entrenamiento de los músculos inspiratorios podría mejorar la duración del destete y la independencia funcional al alta. La  intervención del fisioterapeuta puede ser más importante tras el alta de la UCI, dado el aumento de la supervivencia en la misma. Pero profundicemos un poco más.

La DAUCI es un síndrome de debilidad muscular simétrica que no tiene otra explicación alternativa a la estancia en la UCI. Es causada por distintas patologías,  incluidas miopatía, polineuropatía o combinación de ambas. No hay afectación ocular ni facial, la creatincinasa no está elevada y no hay desmielinización. Además, no hay alteración cognitiva. Afecta a más del 50% de los pacientes al de la UCI que han necesitado ventilación mecánica (VM) más allá de 48 horas.

Si las condiciones lo permiten, la actividad  muscular del paciente de UCI se puede valorar con la escala del Medical Research Council (MRC). Evalúa tres grupos musculares en miembro superior y tres en miembro inferior bilateralmente. Se puntúa en una escala de 0 a 5, siendo la máxima puntuación 60 y 48 el límite para considerar debilidad muscular clínica.

Los cambios musculares se producen en los primeros días del proceso crítico (disminución de la síntesis protéica, proteolisis) y se añaden al efecto de la inmovilización, disminuyen la masa y la fuerza musculares.

Entre los factores de riesgo, el reposo en cama tiene una asociación clara con la DAUCI; el fallo multiorgánico y la sepsis, con alteraciones funcionales duraderas; hiperglucemia, el factor de riesgo más claro; los corticoesteroides y los bloqueantes neuromusculares, aunque haya controversia en su influencia. Además, hay factores intrínsecos como la edad, la comorbilidad, la fragilidad o el nivel de funcionalidad al ingreso en UCI.

La duración de la VM es un factor importante en la DAUCI . Entre los supervivientes de la UCI, la presencia de  DAUCI se asocia a peores resultados a largo plazo, incluido un aumento de mortalidad.

En cuanto al abordaje de la DAUCI se proponen distintas medidas. En primer lugar, el entrenamiento de los músculos inspiratorios. El diafragma se atrofia y se “proteoliza”. La debilidad muscular respiratoria puede dificultar el destete de la VM.

En segundo lugar, el uso del cicloergómetro. Puede hacerse con pacientes sedados, inmovilizados o pacientes conscientes. Su utilidad está en estudio, con algunos resultados positivos.

(más…)

Etiquetas: ,
Categorias: Práctica clínica

ALGO DE VOCABULARIO CRÍTICO

Son muchos los fisioterapeutas que trabajan en los áreas de cuidados intensivos de los hospitales. Lo hacen con mayor o menor dedicación, con mayor o menor preparación. Pero, en unas unidades de tratamiento tan instrumentalizados y protocolizados a veces nos vemos perdidos entre términos que nadie nos explicó en nuestros tiempos de estudiante. 

Hace tiempo que queríamos abordar de nuevo el tema de la fisioterapia en cuidados críticos. Seguramente porque cada vez que volvemos a la UCI nos damos cuenta de cierta desconexión, de la falta de continuidad, que aboca a una escasa integración en un equipo tan especializado. La fisioterapia adolece de una falta de estima en este ámbito en muchos centros, por falta de medios o por desconocimiento de la aportación que se puede hacer. Seguramente depende de que los intensivistas reclamen más presencia de nuestra tarea en beneficio de los pacientes. Parece que hay pruebas de ello. Mientras, de momento, continuamos con un glosario de términos que conviene saber o recordar en un entorno UCI.

Síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS o SIRS en inglés): respuesta inflamatoria a causa de una noxa. Se caracteriza  por dos o más de estos criterios: temperatura mayor de 38º o menor de 36º;  frecuencia cardiaca mayor de 90; frecuencia respiratoria mayor de 20 o PaCO2 menor de 32; y  leucocitosis o leucopenia. Es una respuesta normal ante infección, traumatismo, quemadura, pancreatitis,…

Sepsis o septicemia: respuesta aberrante o mal regulada que implica una disfunción de órganos. La European Society of Intensive Care Medicine y la Society of Critical Care Medicine, han definido la sepsis como “la disfunción orgánica causada por una respuesta anómala del huésped a la infección que supone una amenaza para la supervivencia”. Para la identificación de la disfunción orgánica (ver Síndrome de disfunción multiorgánica más abajo), se recomienda emplear una variación de 2 ó más puntos en la escala SOFA (Sequential [Sepsis-Related] Organ Failure Assessment). El lector puede utilizar una calculadora en linea de la misma. Para completarla puede ser útil la calculadora de la Escala de Glasgow y de la relación PaO2/FiO2.

(más…)

Etiquetas: , ,
Categorias: Práctica clínica

CENTROS DE APOYO O MEDIA ESTANCIA, POR FAVOR

El paciente ha sido intervenido recientemente. Eran previsibles inconvenientes derivados de su condición de persona que vive sola. Sí, tiene familia, hijos, pero viven a unos pocos kilómetros y, además, trabajan en jornada completa. Nada fuera de lo común. El médico responsable habla con el fisioterapeuta que sube a planta y le solicita un informe para un centro de apoyo. 

La estructura de la pirámide poblacional es seguro uno de los factores que hace que eso de los centros de recuperación o de apoyo sea familiar a muchos de los que trabajan en los hospitales de agudos. Por ello también muchas personas de lo común habrán oído hablar de esos sitios cuando por familiares, vecinos o amigos han conocido el caso de fulanita o menganito. Sin embargo, nos resulta extraño como incluso entre muchos profesionales  se desconoce la finalidad y características de este tipo de establecimientos sanitarios.

(más…)

Etiquetas: , ,
Categorias: Divulgación, Opinión

SERVIDUMBRE CIENTÍFICA

A veces el tiempo nos hace perder la perspectiva de las cosas. O distorsionarla. La Fisioterapia, entendiendo como tal al cuerpo de integrantes de instituciones académicas y a los colegios profesionales, ante la necesidad de reconocimiento y cimentación de una joven disciplina, se subió al carro de la Medicina Basada en Pruebas (o evidencias). Lo hizo de forma entusiasta, empujada por una corriente dominante en las profesiones sanitarias. Pudo ser necesario, incluso inevitable, pero en el camino quizás no consideramos algunas peculiaridades de nuestra profesión.

En una reciente publicación en su bitácora Carlos López Cubas aludía a las diferencias entre el contexto investigador y la realidad de los pacientes que acuden al fisioterapeuta (o a cualquier otro sanitario). Titulaba la entrada Crisis científico-clínica, y explicaba somera pero acertadamente las discrepancias entre el objeto y la muestra de un estudio y un paciente de cualquier hospital o clínica. En efecto, la cantidad de variables que rodean al paciente y a la intervención hace difícil su control, tal y como se pretende en un ensayo bien diseñado. En los estudios se trata de minimizar los sesgos y normalizar las distintas situaciones, algo poco accesible en la cotidianidad de la fisioterapia.

Nosotros hicimos una reflexión al respecto en un editorial de la revista fisioGlía (1), parte del cual  rescatamos aquí para consideración del lector:

“La Fisioterapia Basada en Pruebas (FBP), así preferimos llamarla algunos, se ha convertido en el paradigma de la fisioterapia científica, virtuosa, adecuada, útil. Como remedo del movimiento en la Medicina, pensamos que era la manera de buscar el reconocimiento y el respeto de las demás disciplinas y el camino para manifestar nuestra valía. Muchos, entendemos que con buenas intenciones, asumieron con un ímpetu extremo los principios de la FBP. Así, se comprueba en algunos comentarios cómo se busca una consideración rigurosa de lo afirmado en los estudios publicados. Quizás eso haya llevado a perder de vista que cuando se habla de aplicar los resultados de la investigación a la práctica se dice también que la experiencia del clínico, el contexto y las preferencias del paciente juegan un papel tan o más importante que lo primero. Todo eso es práctica basada en evidencias. Sus precursores ya lo dijeron, aunque el tiempo haya hecho perder esa noción a muchos. (más…)

Etiquetas: ,

FÁRMACOS PARA LA INCONTINENCIA URINARIA

En la mayoría de nuestros pacientes es relevante la medicación que están tomando, tanto si está relacionada por el problema por el que acude como si no. En algunos casos será de una importancia capital, pues condicionará nuestra intervención. En otros la fisioterapia y la farmacología actuarán en sinergia. En otros, incluso pueden resultar incompatibles. Hoy nos ocupamos de la medicación en caso de incontinencia de orina.

Para ello recurrimos, como en otras ocaciones, al recurso “de apoyo para la toma de decisiones clínicas avanzado y actualizado continuamente” UpToDate, contratado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para la Sistema Nacional de Salud.

En primer lugar, la paciente con alguno de los tipos “puros” de incontinencia urinaria, de esfuerzo o de urgencia, y en situación peri o posmenopáusica puede beneficiarse de tratamiento tópico vaginal. Puede ser en forma de cremas, anillos o comprimidos vaginales. Las sustancias aplicadas son estrógenos que contrarrestan la atrofia vaginal. Sus efectos pueden demorarse hasta tres meses. La terapia estrogénica sistémica no se aconseja porque, contrariamente a lo que pudiera pensarse, puede empeorar la incontinencia urinaria.

En el caso de la incontinencia de esfuerzo el abordaje farmacológico parece que tiene escaso apoyo.  Se puede pensar en los inhibidores de la recaptación de adrenalina y noradrenalina, como la duloxetina. Si hay concurrencia de depresión e incontinencia de esfuerzo puede justificarse su uso. No es el caso de los agonistas alfadrenérgicos, que estimulan la contracción del esfínter liso, actualmente no recomendados.

Donde la medicación tiene más justificación es en el caso de incontinencia de urgencia, siempre que las medidas iniciales (modificación de estilo de vida y/o factores favorecedores, entrenamiento vesical, ejercicio del suelo pélvico, estrógenos tópicos) hayan sido ineficaces. En todo caso, cuando se recurre a la medicación combinarla con esas medidas aumenta las posibilidades de mejora. Los fármacos en este caso son los antimuscarínicos y mirabegrón (terapia betadrenérgica). Si el problema es la hiperactividad vesical el tratameinto es similar.

Los antimuscarínicos son parasimpaticolíticos, es decir, obstaculizan la acción del sistema nervioso parasimpático, precisamente el encargado del vaciado de la vejiga. Parece que los estudios muestran una reducción de la incontinencia de urgencia, aunque no sería completa. Entre ellos están darifenacina (no comercializada en España), fesoterodina (Toviaz®), oxibutinina (Ditropan®), solifenacina (Vesicare®),  trospio (Uraplex®)  y tolterodina (Detrusitol®). (más…)

Etiquetas: , , ,
Categorias: Salud de la mujer

CARTA ABIERTA A “EL CLÍNICO”

Espero que los lectores que siguen a este escribidor poco prolífico, los visitantes fortuitos de esta bitácora y los responsables de los blogs de Madrimasd me permitan unas cuantas palabras de carácter personal, alejadas de cualquier pretendido o pretencioso tono científico. Me gustaría dirigirme, hoy sí en primera persona, a unos cuantos profesionales que nos han hecho más llevadera la desdicha sobrevenida allá por el mes de mayo.

Se veían las nieves, resistentes aún a este condenado cambio climático, en las cumbres de la Sierra de Madrid. Sin esperarlo, con la mente puesta ya en unas próximas y comprometidas vacaciones, una desgraciada fractura abierta de pierna, de consecuencias que estaba muy lejos de atisbar, irrumpió en la vida de quien me dió la vida. Diligentes, competentes, los profesionales del SUMMA prestaron su atención, su alivio y, nada esperado en esas circunstancias, su comprensión. Nos propusieron el Hospital Clínico para el traslado, aceptamos tras algún titubeo. Al fin y al cabo era el hospital de referencia de toda la vida. Un poco más tranquilos, Servicio de Urgencias, personal de enfermería y aparecen esos médicos jóvenes y piensas que serán los MIR del turno de sábado por la tarde, de cuya competencia no quieres dudar, pero esperando que tras esas puertas haya algún adjunto avezado. Son momentos de sufrimiento, llamadas, llanto escondido, algún reproche y mucha, mucha incertidumbre. Por fin, “la operamos esta misma tarde”. Alivio. Incertidumbre de nuevo.

Tras unas horas la operación sale bien, pero hay que atender a las circunstancias propias de un hueso añoso y fragmentado. Pasa a la Unidad de Reanimación, o URPA , como allí la llaman. Le das la mano, muchos besos, “todo va a salir bien”, y tratas de que no aparezca la lágrima que la inquiete. Pasa a planta, y te quedas con la enferma, no se debe quedar sola cuando siente, y siento, otra dosis de incertidumbre. Comienza esa primera etapa de ingreso, heridas frescas, rutina hospitalaria: comidas, curas, cuñas. Aparecen visitas, distintos médicos, con pijamas de distintos colores, con informaciones varias, a veces muy parcas. Otras, pausadas, detalladas, concretas, como las del geriatra, Mora. Llega la lucha por la aceptación de la independencia perdida, la aceptación de la ayuda para lo más simple e íntimo. Y aparece la reflexión de un profesional que, como este fisioterapeuta escribidor, ha pasado al otro lado. Escudriñas en tus actos y en los de “tus compañeros”, los cuidados cotidianos toman otra dimensión, las palabras de ánimo y de cariño hacia tu ser querido las ves a 72 puntos. Y aparece un enfermero, pongamos que se llama Sergio. Mirada limpia, cuidado sereno, te cuenta, te explica, y está muy predispuesto a ayudar.

Alta, dependencia, soledad, cuidados ajenos, espera, y más, más incertidumbre. Semanas, varias consultas, “vamos a esperar un poco más para apoyar”, “esa herida hay que vigilarla”. Seis semanas,  y apoya, anda, nos lo dice Antonio, se apellida Urda. Se ha levantado, te ha dado la mano, y te enseña la radiografía con explicaciones de cómo va ese hueso añoso.  Te das cuenta de la importancia de esos gestos. Pero la herida sigue regulín. Debes ver al que sabe de eso, otro médico, el cirujano plástico. Te recibe pronto, se llama Rubén. Y cuando ya no estás busca un momento para telefonearte, que vayas en dos días que quiere adelantar las pruebas porque, otra vez, la tienen que operar. Es mayor, su tejidos, sus arterias aguantan menos una cirugía de colgajo. Te lo explica, lo dibuja, sabe que soy fisioterapeuta porque se lo dijo el traumatólogo, y algo entenderé. Otra vez a quirófano, otra vez la maldita incertidumbre. (más…)

Etiquetas: , ,
Categorias: Opinión

CÓMO HEMOS CAMBIADO

Hoy hace 10 años que iniciamos un camino como otra parte más de nuestra faceta profesional. Seguro que sin tener nada claro hasta donde nos llevaría. Como en tantas ocasiones hemos dicho nuestra intención no era otra que dirigir la mirada de los lectores que nos encontraran hacia la Fisioterapia como profesión y como disciplina científica. Tal vez éramos, y somos, ingenuamente pretenciosos e inmodestos.

En esta década han pasado muchas cosas en el mundo, en nuestro entorno inmediato, en la sociedad y en la sanidad españolas. Internet, el medio natural de las bitácoras, también ha cambiado, creciendo de manera exponencial y haciéndose algo normal y cotidiano para casi todos. Nuestra intención divulgadora se ha potenciado, o dispersado, con las redes sociales. Hemos escrito sobre muchos temas, algunos de ellos con reiteración más o menos intencionada. Hemos divulgado nuestras pretensiones con este blog en alguna que otra ponencia.

Tras diez años tenemos la sensación de que hemos dicho todo lo que queríamos decir. Tal vez estamos cansados, o nuestras prioridades y necesidades son distintas. La Fisioterapia ha evolucionado, sobre todo en el ámbito académico y científico. Sin embargo, lo decimos con cierta amargura, en el medio clínico público queda mucho por hacer. La profesión ha de profundizar aún más en el cientificismo bien entendido, no como un dogma que eluda el papel de la experiencia del clínico, del paciente y del siempre complejo contexto. También hay que ahondar en la autonomía profesional, no como deseo vacío, sino como camino para propiciar una atención más eficiente y sujeta a la realidad cambiante del paciente o usuario. El trabajo interdiciplinar, en el ámbito de la atención especializada y primaria, pero también en el de la consulta privada, se ha de ver como una manera de que el paciente se sienta siempre, o casi siempre, bien atendido en su globalidad, en las distintas derivadas de su problema. Eso exige la búsqueda del encuentro, la colaboración, entre las distintas disciplinas, sin altiveces y con espíritu cooperativo.

Es obligado agradecer a la plataforma Madrimasd la posibilidad que nos brinda de exponer nuestra visión de la ciencia y la sanidad desde la Fisioterapia.  Compartir ese espacio con otras disciplinas de mucha más tradición, presencia y consideración social es todo un privilegio por  el que a veces nos sentimos un poco apabullados.

Como dijo el filósofo “Yo soy yo y mi circunstancia”, no sólo lo inmediato, lo actual, sino nuestra historia y lo lejano.  Quizá esas circunstancias nos empujen a seguir escribiendo. Hay mucho de lo que hablar, mucho que hacer, mucho que discutir. Esperamos, en todo caso, hacerlo con entusiasmo y satisfacción. La que sentimos después de estos diez años. Gracias a los que en algún momento han encontrado en nuestras palabras algún acierto, enseñanza o punto de partida para la reflexión, aunque fuera desde la discrepancia.

Salud.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas: ,
Categorias: Profesión

JORNADA FISIOTERAPIA 2.0 Y TIC

En la entrada previa hicimos un resumen del contenido de la ponencia que presentamos el 1 de octubre de 2016. Pasado el evento no queremos perder la oportunidad de transcribir algunas de nuestras vivencias y reflexiones que precedieron y se sucedieron en el mismo.

Desde hace tiempo pensamos que una de las finalidades primordiales de este tipo de jornadas es precisamente propiciar un encuentro entre profesionales. Ahora nos  conocemos a través de los medios sociales y sabemos de nuestras opiniones, tendencias, conocimientos y actividades con suma facilidad. Eso está muy bien, y hace tan sólo unos años nos hubiera parecido imposible. Sin embargo, la presencialidad, el contacto, la conversación cara a cara no deja de aportar mucho valor añadido. Eso es precisamente lo que encontramos a nuestra llegada a Barcelona. En las horas previas pudimos paladear esos momentos de charla amena, interesante, atenta, divertida y seria,  dispersa y concreta a la vez. Lo hicimos con colegas que conocíamos previamente en persona o a través de lecturas, vídeos o Twitter. Pero superamos esa superficialidad para entablar conversación, cómo no, sobre Fisioterapia. Los contertulios éramos Raúl Ferrer, Jorge Álvarez, Eduardo Fondevila, Gema Gallardo y el que suscribe. El viaje ya había merecido la pena, más si era por invitación del Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña.

(más…)

Etiquetas: ,

USO DE BLOG Y TWITTER EN EL ÁMBITO PROFESIONAL Y EN EL PRÁCTICUM

El Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña ha tenido a bien contar con nosotros como ponente en la V Jornada Fisioterapia, TIC y 2.0, el 1 de octubre de 2016 en Barcelona. Es gratificante que una institución profesional de esta magnitud estime que lo que tengamos que decir y aportar pueda ser interesante para los asistentes. Y, como parte de nuestro compromiso, expondremos aquí lo más resaltable de la ponencia.

En nuestra faceta como fisioterapeuta desarrollamos distintas actividades que tienen que ver con el uso de las tecnologías de información y comunicación (TIC). Para los propósitos de esta ponencia hablaremos, en este orden,  de la bitácora Fisioterapia, de fisioEducación y del uso de blog y Twitter como herramientas 2.0 en el Prácticum de Fisioterapia.

Fisioterapia, la bitácora que está leyendo, nace en 2006. Su vocación, declarada muchas veces, es difundir desde el conocimiento, la experiencia y la opinión de un fisioterapeuta. La plataforma Madrimasd nos pareció un sitio ideal para hacerlo. Se trata de un marco netamente científico, con gran potencial de divulgación y con un prestigio consolidado que le hacen idóneo para dar credibilidad y cierto empaque a los blogs que alberga.

Sin haber desarrollado una actividad excesivamente prolífica creemos haber dejado patente nuestro parecer y nuestras inquietudes sobre la Fisioterapia, especialmente la española, sus defectos, servidumbres, fortalezas y aspiraciones. También hablamos de cuestiones clínicas, docentes, universitarias o de política sanitaria. Ahí queda, y nos limitaremos ahora a recuperar algunos argumentos centrales. En primer lugar, para nosotros ser fisioterapeuta es también sentirse fisioterapeuta, incorporar ese sentimiento a nuestra identidad personal, hacerlo parte de nuestro autoconcepto. Ello facilitará un segundo aspecto, la reivindicación histórica, como deber y derecho, para ejercer las responsabilidades inherentes a la condición de fisioterapeuta, participar de los proyectos compartidos o en organizaciones representantes de la profesión. Esos dos antecedentes serán sin duda facilitadores a la hora de aspirar al desarrollo de las competencias que el título de grado otorga al profesional, a su autonomía dentro del trabajo interdisciplinar. También propiciarían la superación de complejos y actitudes acomodadas que obstaculizan la consolidación de una profesión que pueda desplegar esas competencias. Finalmente, otra línea argumental de esta bitácora ha sido la demanda de que la formación en el grado sea efectivamente mejor y más amplia que en la diplomatura. No debe dar lugar a vacíos que sean aprovechados por mentes avezadas con estudios posgrado. Además, es hora de que nos planteemos mejoras en la formación, incorporando, por ejemplo, herramientas de enseñanza a distancia, formación virtual o medios sociales que desubiquen el proceso de aprendizaje y que le confieran un carácter de continuidad. (más…)

Etiquetas: , , , ,
Categorias: Docencia, Formación

LESIÓN IATROGÉNICA DEL NERVIO PERONEO

Hace ya varios años publicamos una entrada que relataba un caso clínico parecido. Se trataba de un déficit en la capacidad de extensión del pie y se apuntaba una causa indirecta. Ahora hablamos de la misma incapacidad pero debida a una causa distinta y relacionada con un procedimiento quirúrgico.

Podemos calificar la etiología del problema como yatrogénica. Las posiciones en las que se colocan a los pacientes durante los procedimientos quirúrgicos pueden provocar lesiones de distintos tipos. Ente ellas las nerviosas y, como una de las más comunes, la del nervio peroneo común (NPC). Este es especialmente vulnerable en su transcurso por el cuello del peroné, donde es muy superficial.

Una de las posiciones que pueden comprimir el NPC es la de Galdacano para la nefrolitotomía percutánea (NLPC). Consiste en que el urólogo hace una pequeña incisión, de aproximadamente un centímetro, en la espalda y se crea un túnel directamente en el riñón. Se hace en casos de litiasis renal para poder realizar una litofragmentación. Como  vemos en la ilustración los miembros inferiores se apoyan en perneras que pueden presionar al nervio peroneo.

(más…)

Etiquetas: , , ,
Categorias: Práctica clínica