‘General’

VUELVE PRONTO, HIJO

La nueva normalidad, esa forma de existir contaminada por el virus de la Covid-19, supone cambios más o menos relevantes en nuestras vidas. Para muchos de manera radical en algunos o muchos aspectos, para otros la afectación es menor o fluctuará con el devenir de la situación epidemiológica en los próximos meses.

Nos preocupamos de manera alternante o continuada por la emergencia sanitaria, social y económica. Dudamos, a veces es un zigzagueante y veleidoso actuar y opinar. Lo cierto es que la guía de los próceres patrios, que no hacen honor a tal dignidad, no es un modelo a considerar. Pero no nos quejemos de esas cosas, a pesar de su enorme importancia en lo individual y colectivo. Hoy, quizá en un tono más personal, queremos resaltar una de las derivadas que afecta a los más intensos padecientes de las consecuencias de la pandemia.

Los primeros que se nos presentan son los habitantes de centros residenciales, mayores o discapacitados, que han sido afectados en masa, y muchísimos nos han dejado cuando no tocaba, en condiciones de penuria, aislamiento, descuido, que nos resultan difícil imaginar. Hemos trabajado en nuestra vida profesional con personas mayores afectadas por problemas que requerían hospitalización temporal, alejadas de los suyos pero, afortunadamente, con  visitas a veces diarias. Hemos conocido las residencias por dentro, en las que las visitas familiares eran más irregulares, pero al menos el residente tenía espacios de esparcimiento y contacto con profesionales y cohabitantes.

En los hospitales de agudos, el entorno en el que nos movemos profesionalmente como fisioterapeuta,  los usuarios sufren una situación novedosa, desconcertante, de incertidumbre, traumática, en grado variable. Su autoestima, su intimidad, sus relaciones, sus roles profesionales y familiares se pueden ver trastocados de la misma forma. El apoyo, la compañía, el simple “estar ahí” de una cara amiga, que converse, ayude, interceda o dialogue con los profesionales sanitarios, resultan trascendentales.

(más…)

Etiquetas: , , ,
Categorias: General

COVID-19, UCI, ENFERMERÍA, UNA SEMANA

Estos días están siendo de emociones intensas. Como en la entrada previa sobre el coronavirus, escribimos en momentos de vivacidad, con pensamientos impetuosos, cambiantes, buscando sin embargo una reflexión sosegada. Situación insólita, hasta para los más mayores que creyeron haberlo visto todo. Y, entre esas vivencias  y sensaciones,  compartidas unas y otras íntimas, están la del trabajo de equipo con otros compañeros de distintas profesiones. 

Llevamos ya una semana de confinamiento masivo. Para el que esté leyendo esto desde el futuro, será un recuerdo difícilmente neutro. No nos podemos imaginar esta situación sin esta aparente ambigüedad de semirreclusión hiperconectada a través de televisión a la carta, radio, dispositivos móviles y la menos moderna reunión terraceocrepuscular a las 20 horas para el aplauso colectivo.

Hace siete días estábamos en ciernes de un trance del que no sabemos cuánto durará. Como ciudadano “sólo” se espera disciplina en el mayor grado de aislamiento posible. Para muchos supone una jodienda considerable. Pero todo se relativiza cuando vemos el sacrificio personal, familiar y laboral de cientos de miles de personas que siguen en  sus puestos para apoyar, aliviar o resolver esta situación. Transportistas, trabajadores de distribución y comercio alimentario y de material sanitario, protección civil, seguridad y policía, limpieza, etc., etc., etc. Sin embargo, los que están presentes en nuestras mentes ahora son, sobre todo, los profesionales de la salud, incluidos todos los que trabajan en el sector (celadores, personal de servicios como lavandería, administrativos, operadores de telefonía, gestores,…).

Como fisioterapeuta veremos qué nos deparan las próximas semanas o meses, en las que las consecuencias de neumonías, ventilación mecánica, encamamiento, desacondicionamiento,…habrán de suponer una demanda nueva y una readaptación de magnitudes aún por determinar. Ahí estaremos. Pero, como profesionales sanitarios, en la etapa más intensa de la pandemia hemos tenido que reconfigurar nuestra aportación. En nuestro caso asistimos a la UCI, un entorno de trabajo cotidiano pero con labores diferentes a la específicas de la fisioterapia, participando en pronación y “despronación” de pacientes sedados y conectados a respirador.

Cada mañana subimos dos fisioterapeutas, cambio de uniforme y enfundamiento del equipo de protección individual (EPI). Allí está el grupo, hasta cinco componentes, médico, enfermero, auxiliar de enfermería (TCAE), celador,…En ocasiones proceden de otras unidades y especialidades, también se han reubicado allí donde su experiencia es más necesaria en estos momentos. La palabra EQUIPO adquiere aquí todo su significado. Todas las piezas del engranaje trabajan en su tiempo con precisión, en sinergia, con pequeños desacoples que se subsanan de inmediato, cada día mejor con la experiencia.

(más…)

Etiquetas: , ,
Categorias: General

PAPEL O NO PAPEL

Las formas de comunicación se han transformado radicalmente desde el advenimiento de Internet. Revistas, periódicos, libros, enciclopedias, las maneras de transmitir información y conocimientos en los siglos precedentes han ido adaptándose a la era digital, abandonando en muchos casos el tradicional formato en papel.

En fechas recientes se nos pidió desde el Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid una pequeña reflexión sobre el uso del papel para la publicación del su revista mensual “30 Días de Fisioterapia”. Esta sirve para informar de aspectos relevantes de la vida colegial, actuaciones, ofertas, gestiones del Colegio, informaciones sobre aspectos sanitarios, profesionales u oferta formativa y de la biblioteca. Una vez publicada nuestra opinión en la revista la reproducimos, con alguna variación, en esta bitácora.

En los albores de este siglo unos cuantos estuvimos en el germen del “30 Días”. Algunos lo calificaban de “pasquín parroquial”, obviando el esfuerzo desinteresado de sus colegas. Con este bagaje, nos atrevemos a opinar sobre la adaptación del mensual.

Se cuestiona su edición en papel, y su envío a los miles de colegiados por correo “ordinario”. Esto supone un gasto abultado para nuestras arcas y lo hace poco o nada “sostenible”, en su doble acepción económica y ambiental. Es muy razonable, ecológico y políticamente correcto, pero…

La implicación del colectivo en los asuntos profesionales y en la vida colegial es más bien baja, siendo benévolos. No parece que estemos intrínsecamente muy motivados a participar ni ser partícipes. El interés parte, para muchos, del aprovechamiento de los servicios colegiales como el seguro de responsabilidad o el “cheque bebé”. Otros servicios muy importantes, como las asesorías o la biblioteca, son de uso minoritario. Las comisiones, con un papel muchas veces trascendental, son cosa de unos cuantos. Los vectores de acción profesional más actuales (ejercicio terapéutico, oncología o intrusismo) son compartidos también por una minoría, a pesar de que pueda estar muy presente en redes sociales y en mentideros políticos y de gestión.


Por esos motivos, creo que el “30 Días” puede ser el único elemento de comunicación con su profesión para muchos y que, en un contexto de abundancia de fuentes de entretenimiento y de información, recibirlo cada mes puede servir para mantener un hilo con lo que se dice y se hace desde el Colegio, además de otras muchas cosas. Por otro lado, no hay que olvidar que hay fisioterapeutas “no digitalizados” que pueden reclamar en caso de la desaparición del formato actual.

Con el tiempo, de manera progresiva, es comprensible, no obstante, que caminemos hacia otras posibilidades, como las propuestas por otros colegas. Se podrá simultanear el envío en papel a los que lo deseen con el envío a nuestros buzones de correo electrónico para todos los colegiados, y finalmente el papel podría desaparecer. En nuestras manos, si queremos participar y opinar, está andar ese camino.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:
Categorias: General, Profesión

¿SOY FISIOTERAPEUTO?

Hace unos días se desató una polémica en relación con la utilización de un neologismo inventado por la diputada en el Congreso Irene Montero Gil. A una velocidad de vértigo, como ocurren las cosas ahora, se difundió la noticia. Suponemos que desaparecerá del mismo modo en una sociedad ávida de novedades, pero nos ha suscitado una duda, diríamos que existencial.

El vídeo es fácilmente encontrable en internet. La diputada habla de “portavoces y portavozas”. No queremos ser retorcidos pero, según dice el palabro, esboza una sonrisa sutil, como sabedora de lo que acaba de desencadenar. No somos los más indicados para corregir, aprobar o desaprobar el uso de esa voz. Los análisis ya están hechos. La Real Academia Española (RAE) aclara que “portavoz” es un sustantivo común en cuanto a género. En su sitio web la RAE aclara las cuestiones del genero de los sustantivos y, en nuestra opinión, sus consejos normativos recogen lo más habitual en el habla cotidiano. Así pues, sin entrar en la pertinencia o no de forzar la feminización del lenguaje  más allá del uso de la calle, parece que no es correcto alterar la palabra portavoz.

Pero, ¿por qué usar esta tribuna para hablar de este asunto? Las cuestiones lingüísticas han de estar presentes en cualquier conversación y escrito profesional. La competencia de dominio del idioma, oral y escrito, es transversal a cualquier titulación universitaria. Esto ya justifica la inmersión en estas lides. Cuando leemos historias clínicas, artículos de revistas científicas, blogs, tuits, diarios reflexivos,…vemos faltas inadmisibles para personas que se supone han alcanzado las más altas cotas del sistema educativo. Errores haylos, los nuestros los primeros. Pero la abundancia y la reiteración hastían.

Y volviendo al asunto de la portavocía, Salvador Gutiérrez Órdoñez, catedrático de Lingüística, aclara la realidad mudable del idioma, pero también que no, no es de uso aceptable ni aceptado el órdago lingüístico de la diputada. Al menos de momento.

¿Y qué tiene eso que ver con al fisioterapia? No es la primera vez (y esperamos que tampoco la última) que hablamos de la lengua en esta bitácora. Ya lo hicimos en ¿Fisioterapéutico o fisioterápico? y en Por la corrección del lenguaje entre los profesionales de la salud. La duda que nos invitó a escribir hoy, ajena a cuestiones profesionales o asistenciales, fue si acudir a la llamada de Irene Montero y solicitar la inclusión del término fisioterapeuto en el diccionario. (más…)

Etiquetas:
Categorias: General

AL OTRO LADO

Los profesionales sanitarios participamos en la atención de todos aquellos que acuden a nosotros. Para eso nos formamos. También somos pacientes potenciales y reales, acudiendo a colegas, compañeros o simplemente al profesional que nos corresponde cuando toca. Vemos esa atención que se nos dispensa, inevitablemente, desde una perspectiva diferente del no sanitario. Lo mismo ocurre cuando es un familiar el que necesita cuidados.

Esa diferente óptica nos hace considerar aspectos distintos y distintivos. Escudriñamos las actuaciones, las actitudes, las aptitudes, las habilidades del profesional con la visión de lo que se hace en otros sitios, de lo que se haría, de lo que haríamos, de lo que desearíamos o creemos que se debería hacer. Y esto también puede hacernos replantear lo que sabíamos y conocíamos, e incluso nuestra manera de hacer y pensar en situaciones análogas en las que nosotros o nuestros compañeros fuéramos los profesionales que prestasen la atención.

Todo eso nos ha ocurrido. O nos ocurrirá en un futuro poco deseado en el que nosotros o nuestros conocidos seamos pacientes. Es una manera cotidiana de proceder de la mente. La reflexión se genera, brota, cuando nos vemos sorprendidos o sometidos a incertidumbres. Más si cabe cuando hablamos de la enfermedad, del padecimiento propio o vecino. En las  esperas, las dudas, las decisiones apresuradas, las noches de vigilia, pensamos sin poder desprendernos de nuestra condición de terapeutas o cuidadores.

En esa suerte de ambivalencia permanecemos expectantes, indagadores, atentos. Somos padecientes  o familia a la par  que volvemos la mirada sobre nosotros mismos cuando miramos al profesional que nos atalanta.Y descubrimos los beneficios de una sonrisa, una palabra cálida, una petición de paciencia o una invitación a la despreocupación. E incluso damos un valor renovado a la respuesta solícita a una petición de información cuando nos sentimos perdidos. Distinguimos a distintos profesionales que se coordinan y nos hacen más llevadera la estancia obligada. Y, claro, también vemos cuando las cosas podrían ser de otra manera.

Esperamos tener presente siempre la importancia de los pequeños detalles, de un gesto, de una muestra de comprensión, de una palabra amable. No debería ser necesario, pero a veces se nos olvida que cualquier día podemos estar al otro lado.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas: , ,
Categorias: General, Opinión

“ESTE ES MI FISIO”

Los profesionales sanitarios tienen, como fin de su actividad, participar en proporcionar unos cuidados a pacientes y usuarios. Se los conoce, básicamente, por su labor asistencial, por su trato cotidiano con personas. Nos referiremos precisamente a estos, sin desmerecer a todos aquellos que se dedican a la docencia, la investigación o la gestión.

Los profesionales que trabajan cara al público desarrollan, quieran o no, unos conocimientos y habilidades de cómo enfrentarse en cada nuevo encuentro.  Los sanitarios tratamos personas de toda condición, con muchos tipos patologías, cada uno con sus circunstancias. Dependiendo del grado de profundidad de la relación les conocemos más o menos. Y, en ocasiones, dependiendo del carácter del profesional y del paciente, del momento, del entorno, o un poco dependiendo de todo eso en alguna proporción, se traban relaciones que van más allá de la terapéutica.

No vamos a entrar ahora en si eso es un ingrediente, básico o fundamental, del maridaje que contribuye al alivio o incluso curación del paciente. Lo que se llama desde hace años en abordaje biopsicosocial está, o eso creemos, asumido como modelo de práctica entre los profesionales de la salud. Para nosotros es incuestionable la consideración de todos los aspectos que rodean al paciente en el encuentro mutuo. Lo que queremos resaltar es la conexión que el paciente establece, el grado de confianza que deposita en su terapeuta. Siente fe, le cree, de hace acreedor de ser partícipe de su intimidad.

Hace unos días tuvimos la suerte de percibir esto. No porque seamos más, ni menos, merecedores que otros fisioterapeutas o cualquier profesional. Sino porque el paciente, incluso cuando deja de serlo, habla de nosotros  y nos presenta como “mi fisio”. Nos considera algo suyo, alguien de quien presume. El paciente se siente bien por poder decirlo. Sus palabras tienen un contenido implícito. Le hemos ayudado, sí, y se siente agradecido. En esos momentos recordamos que nuestra labor es mucho más que  poseer unos conocimientos o unas habilidades con las que ganarnos la vida. Despierta nuestra conciencia de ello, de que nuestra relación es esencialmente humana en un sentido amplio, que nos hace sentir útiles, que nos completa como profesionales y como personas. Tras algunos años, tras muchos pacientes, tras fracasos y éxitos con amenaza de la indolencia, sentir la gratitud del paciente es reconfortante. Todo un tónico para continuar en este camino del que no nos hemos cansado.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:
Categorias: General

Humilde homenaje al Presidente

 

Desde la admiración no puedo evitar sentir una enorme gratitud por lo que Adolfo Suárez hizo por este país. Es, o debe ser, un ejemplo para todos los que se dedican a lo público. A los que por edad no vivieron en primera persona algo de su historia, les animo a imitar, en su parcela vital, personal y profesional, algo de lo que el Presidente fue. DEP.

 

Etiquetas:
Categorias: General

LISTAS DE ESPERA Y FISIOTERAPIA

 

La lista de espera en el ámbito sanitario puede definirse por la enumeración de los usuarios de un servicio de salud que han de recibir una atención de naturaleza diagnóstica o terapéutica. La prestación de la atención ha sido considerada necesaria o pertinente en el marco de la asistencia sanitaria pero no se puede aplicar de manera inmediata. Entonces, según unos criterios preestablecidos, se elabora esa relación que dispone el orden en el que los usuarios serán atendidos.

Se considera que debe haber un “tiempo máximo de acceso” a las prestaciones, según establece el Real Decreto 1039/2011 (1), que viene a desarrollar las previsiones de la Ley 16/2003 (2), de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema  Nacional de Salud. Estas disposiciones hacen alusión sobre todo a procedimientos quirúrgicos. Sin embargo, las listas de espera están presentes muy habitualmente en procedimientos diagnósticos, de cribado o de tratamientos varios. Y también, en la Sanidad Pública, en la prestación de la Fisioterapia, tanto en la Atención Primaria como Especializada.

Nuestro medio es la asistencia hospitalaria, con itinerarios de acceso a la fisioterapia instaurados desde hace décadas, en época del INSALUD,  e imitados, creemos, por los servicios de salud nacidos de las transferencias a las autonomías de esta competencia. Nuestros usuarios, antes de llegar a las Unidades de Fisioterapia, han permanecido un tiempo variable en una lista de espera. La situación en la que arriban está condicionada, muchas veces de manera sustancial, por la demora, cuando existe, con la que son atendidos respecto al inicio de su proceso. El resultado del tratamiento también puede verse afectado, más o menos, por esta circunstancia. Por tanto, cuestiones administrativas, estructurales, organizativas, ajenas a cuestiones clínicas condicionan la asistencia y su resultado. Es este un asunto encuadrado en la Gestión. Entonces, nos podemos preguntar, ¿qué podemos hacer desde nuestro puesto de clínicos?, ¿es algo  que nos atañe o es un problema de otros? (más…)

Etiquetas: ,
Categorias: General, Opinión

7 AÑOS

 

El 5 de diciembre de 2006 nació esta bitácora. Fue la fecha de la primera entrada en un mes en el que la experiencia se repitió otras cuatro veces. Corremos el riesgo, al aludir de nuevo a un aniversario, de repetirnos. Así que, para esquivarlo, no nos extenderemos mucho.

Cuando “Fisioterapia” cumplió cinco años la dedicamos una entrada. Aquellas palabras siguen teniendo vigencia. Si el lector tiene tiempo y ganas le remitimos a ellas. Entonces, como al comienzo de este camino en la blogosfera, no sabíamos si tendríamos  perseverancia, tenacidad, ideas, imaginación o resistencia a la pereza, todo ello necesario para sobrevivir en el veleidoso mundo de internet.

Otros fisioterapeutas nos antecedieron, otros muchos nos sucedieron, y en ese camino otros también perecieron o permanecen con poca vitalidad. Quizás fruto de una moda muchos, como en otras disciplinas, se subieron al carro de divulgar, difundir, informar con una plataforma propia. Todos con el afán, suponemos, de aportar a la Fisioterapia. Y con ellos esperamos continuar, no sabemos por cuanto ni cuando, con nuestro estilo y opiniones, más o menos afortunadas. Pero con el propósito de participar en el camino de nuestra profesión hacia su pleno desarrollo, la autonomía que le permita sumar todo lo que puede, su calidad científica, su reconocimiento social y el de sus profesionales. ¿Nos acompañas?

Etiquetas: ,
Categorias: General

“PEOR NO ESTOY”

El trabajo cotidiano con los pacientes, gentes de toda clase y condición, produce conversaciones de todo cariz, a veces insustanciales, a veces trascendentales, otras emotivas, otras controvertidas. El trato personal, a veces íntimo, a que da lugar el ejercicio de la fisioterapia propicia charlas así de diversas. Y en ellas hay expresiones que aparecen de manera casi prototípica.

Así, como en nuestro título, a la pregunta de cómo está, el paciente parece querer condescender, cuando no ha notado ni pizca de mejoría. Como si el objetivo del tratamiento fuera que no empeorase y la no maleficencia fuera la norma principal del tratamiento.

“Será por el cambio” es otra expresión que se repite mucho. Se aproxime una borrasca o un anticiclón, o los cambios sean tan sutiles que apenas los notemos, esta percepción a veces se convierte en un asidero cómodo al que agarrarse cuando no sabemos qué hacer ante el comportamiento veleidoso del dolor de nuestro paciente.

“Ya me vas a dar la paliza” o “me han dicho que hacéis mucho daño”, expresiones que hace parecer al fisioterapeuta lacayo de Torquemada. Se repiten mucho en unidades y consultas y que, si no respondemos a esas expectativas, a veces nos dejará en una posición de pusilanimidad nada simpática para muchos pacientes. Claro está, también tenemos la locución “me duele pero me gusta”,  que, si bien es bastante habitual, no nos evitará pensar en cierto grado de masoquismo. Y nos acordamos también de cuando alguien dice “me lo puso un chico” para referirse a un flamante fisioterapeuta. Aunque ya vamos teniendo una edad que hasta nos suena bien.

Y así se replican muchos comentarios y frases. ¿Tenéis la vuestra?

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Etiquetas:
Categorias: General

VALENCIA BIEN VALE UNA ENTRADA

Esa es a buen seguro la aseveración de muchos de los colegas de la blogosfera fisioterápica. Probablemente veremos alusiones numerosas a la I Jornada Clínica organizada por Fisioterapia Sin Red, acaecida el pasado 3 de noviembre en el Oceanográfico. Con la precaución de no ser reiterativos intentaremos aportar algunas de nuestras ideas.

Para los fisioterapeutas que no lo sepan, suponemos que una gran mayoría, Fisioterapia Sin Red (FSR), es una plataforma virtual coordinada por un grupo de ocho fisioterapeutas de distintos lugares de España, cuyos  nombres merecen ser mencionados: Raúl Ferrer, Carlos Castaño, David Aso, Arturo Such, Carlos López Cubas, Vicente Lloret, Eduardo Fondevila y Rubén Tovar . La sola creación de FSR ya se puede considerar un hito por lo innovador que supone concentrar información relevante para el fisioterapeuta en un único sitio y por su filosofía democrática para posicionar dicha información.

El germen de FSR ha sido la conexión entre sus creadores a través de la Internet. Sin duda, las redes sociales han propiciado una sinergia de convicciones, propósitos y planteamientos que no hubiera sido imaginable hasta hace poco tiempo. Y  a través de la Red también se ha alcanzado a un gran número de fisioterapeutas para este singular encuentro. Sin querer ser prolijos hemos de decir que el formato del mismo ha sido novedoso, peculiar y, sobre todo, atrevido. Especialmente para los cuatro fisioterapeutas que con valentía han permitido que los observáramos abordar el tratamiento de un paciente, con la consecuente exposición que ello supone. (más…)

Etiquetas:

MIRÁNDONOS EL OMBLIGO

Como alguno sabrá son ya casi seis años escribiendo aquí. Y, créanme, no faltan los momentos en los que se nos escapan las ganas de seguir haciéndolo. Tal vez sorpresas fortuítas como la de hoy nos mantengan interesados en continuar con esta particular difusión de la Fisioterapia…y de otras cosas.

Hemos hecho un ejercicio de curiosidad, llevados quizás por un exceso de ociosidad, o por la pereza de emprender una tarea pendiente, y hemos buscado en Google  la palabra “fisioterapia” en su apartado de blogs (http://xurl.es/x4wtj)*. Y, hete aquí, aparecemos “a la cabeza”,  y tras de Fisioterapia encontramos la web del Consejo De Fisioterapia y la del Colegio de Galicia.

Perdonad la ignorancia sobre cómo se posicionan los enlaces en los buscadores, pero en cualquier caso nuestra vanidad (sana) se ve alimentada. Premios como los del pasado junio supusieron un aliento para continuar. Pero, si cabe, vernos en la primera página de una búsqueda en Google ( y en Bing o Yahoo) nos hace suponer que lo que decimos tiene alguna repercusión. Y ese es el mejor premio. Como hemos expuesto en otras entradas (1) son muchos ya los fisioterapeutas unidos a la blogosfera. Unos cuantos muestran facilidad verbal, claridad, y un gran caudal de conocimiento. Son una “dura competencia” que nos hace pensar que, en caso de dejación por nuestra parte, la Fisioterapia cuenta con excelentes propagadores de sus logros, propósitos y beneficios.

*Los resustados de esta búsqueda se refieren a 8/8/2012 y podrán variar en el tiempo.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Referencias:

1. Gonzálea García, Juan Antonio. En la variedad está el gusto (II). http://www.madrimasd.org/blogs/fisioterapia/2012/06/21/en-la-variedad-esta-el-gusto-ii/. Acceso 8 de agosto de 2012.

Etiquetas:
Categorias: General