Días contados (Imanol Uribe, 1994)

Reseña de Nerea Delgado:

 

Días contados es una película dirigida en 1994 por Imanol Uribe basada en la novela homónima de Juan Madrid.

Esta película les valió múltiples reconocimientos tanto al director como a los intérpretes de la película. Días contados fue galardonada con ocho premios Goya entre los que se incluye mejor película, premió que también consiguió en el Festival de San Sebastián. A título personal Uribe fue premiado en los Goya como mejor director, el protagonista de la película Carmelo Gómez como mejor actor, Javier Bardem mejor actor secundario (premio que también recibiría en el Festival de San Sebastián) y Ruth Gabriel que da vida a Charo obtuvo el Goya a la mejor actriz revelación.

Días Contados trata la historia de Antonio un terrorista de ETA que bajo la tapadera de ser un fotógrafo de prensa se instala en un barrio madrileño de clase baja. En el edificio conoce a Charo, su vecina, una joven drogadicta que coquetea con la prostitución y de la que Antonio se enamora. En la película podemos ver las dos tramas que giran alrededor del personaje interpretado por Carmelo Gómez una con sus camaradas de la banda terrorista y otra el desarrollo de su tapadera como fotógrafo, conociendo el entorno de Charo y su relación con los peculiares personajes del barrio. Según avanza la película Antonio se va interesando más por tener relaciones sexuales con Charo dejando a un lado el objetivo de la banda terrorista que no es otro que un coche bomba en la comisaría del barrio. La relación con sus otros dos compañeros se va deteriorando tanto por las ganas de abandonar la banda del personaje de Lourdes (Elvira Mínguez) como por la cobardía de Carlos (Joseba Apaolaza) a salirse del plan estipulado que contrasta con la insubordinación de Antonio frente a los líderes de la banda. Las dos tramas que rodean al protagonista se unirán al final de la película lo que provocará un cambio de planes.

Esta película es la séptima en la filmografía de Imanol Uribe, director nacido en San Salvador pero que a los siete años se traslada a estudiar a Guipúzcoa por lo que se considera ciudadano vasco. Días contados no es  la primera película del director que trata el tema de ETA. Sus tres primeras películas El proceso de Burgos (1979), La fuga de Segovia (1981) y La muerte de Mikel (1983) conforman la denominada “Trilogía vasca del cine español”. En estas tres películas Imanol Uribe pasa del documental en El Proceso de Burgos a la ficción en La muerte de Mikel pasando por una reconstrucción realista en La fuga de Segovia, pero todas con un tema común: ETA. Después se dirigiría a otras temáticas alejadas de la banda terrorista como Adiós Pequeña, La Luna negra o la anterior al estreno de Días Contados, El Rey Pasmado.  Días contados ha sido la última de sus películas que tenía relación con ETA y no tiene intención de hacer más según señaló en una entrevista en 2009 “De una filmografía de 14 películas hay cuatro o cinco que están directamente relacionadas con el tema vasco. Yo ya he cumplido con mi parte, así que ahora que profundicen otros”[1].

 

 

La diferencia más sustancial de la película respecto a la novela que adapta es la decisión de Uribe de convertir a Antonio además de en un fotógrafo de prensa en un militante de la banda terrorista ETA, desarrollar una trama que en el libro no está  y que comparte protagonismo con la historia de amor entre Antonio y Charo. Uribe se ha encargado de comentar en varias entrevistas que “La película no habla de ETA, sino de un personaje que pertenece a ETA. Es una historia de amor entre dos personas que viven al límite y una de ellas es un etarra (…) Pero no pretende ser un análisis político de nada” [2]. Si no quería hacer un análisis político de la película ¿para qué añadir la trama terrorista del protagonista? El director contesta que por su condición de vasco hace que su cine se dirija hacia aspectos que afectan a su tierra “cada uno tiene sus propios fantasmas y los míos van un poco por ahí, por la realidad de Euskadi y me gusta reflejarla en mi cine” [3].

Como se ha mencionado antes no es una película política es una película de personajes muy extremos. Diferencias que se pueden ver en la pareja protagonista. Charo representa la inocencia, la candidez de una chica que al fin y al cabo solo tiene 18 años. Por el contrario Antonio un hombre fuerte, seguro de si mismo, capaz de enfrentarse a los altos mandos de la banda terrorista. Precisamente de Antonio es sobre quien se va a profundizar más en su personalidad. Este conocimiento del personaje de su rutina o de sus sentimientos provoca que el espectador humanice al personaje de Carmelo Gómez, un terrorista, algo que hasta ahora no se había hecho en el cine y fue muy polémico. Vicente Verdú [4] publicó tras la emisión en Canal + de la película poco después del asesinato de Fernando Múgica por parte de la banda terrorista un artículo donde criticaba esta humanidad “Cualquier otro país curtido en la democracia habría perseguido este filme destinado a enseñar meticulosamente el modo de querer de un terrorista” [5].  El director en el libro de Javier Aguirresarobe [6] hacía mención a este artículo señalando “Arremetía contra la película y prácticamente me acusó de haber apretado el gatillo que dio muerte a Múgica (…) cayó en la trampa de una mala interpretación” [7].  Uribe argumenta esa humanidad con el siguiente planteamiento “Siempre he pensado que probablemente hay gente de ETA que tras cometer un atentado terrible, si tiene un hijo pequeño, va a la cuna y le da un beso antes de acostarse” [8] esta característica hace que la película sea diferente a otras que tratan sobre terrorismo y provoca a los espectadores sensaciones como la rabia de una señora que escribió una carta al director diciéndole que le había gustado la película y estaba indignada “porque había entendido humanamente a los personajes”[9].

En la película los personajes masculinos no despiertan simpatía al espectador, exceptuando a Antonio los personajes del barrio son personas degradadas por la droga y sumidas en un mundo de auto destrucción como por ejemplo Lisardo (interpretado por Javier Bardem) un camello y yonqui que busca el beneficio a través de Charo y su vecina Vanesa prostituyéndolas siendo capaz de traicionar a sus propios amigos actuando como chivato ante la policia, representa la degradación extrema de la denominada “movida madrileña”. Ugarte (Pepón Nieto) es la personalidad más débil de la película pero es el único que logra salir de esa espiral de autodestrucción del barrio y a casa con su familia.

Por su parte los personajes femeninos del barrio son maltratados por los hombres que las rodean: Lisandro, El Portugués o la Policía. Vanesa y Charo son tratadas a base de insultos o como si simplemente fuesen cuerpos para traficar. El Portugués un traficante del barrio le dice a Charo “Si tuviera una hija como tú la mataba a hostias; por mi santa madre que me la cargaba: guarra, puta y drogadicta, menudo castigo” no hay que olvidar ante estas palabras tan crudas que el personaje interpretado por Ruth Gabriel solo tiene 18 años. Ni Vanesa ni Charo son capaces de imponer su voluntad a lo largo de la película. Por su parte Lourdes es la única mujer que forma parte del comando, amante de Antonio anteriormente y en el que busca un apoyo que no encuentra. Se muestra convencida a abandonar la  banda terrorista pero no es lo suficientemente valiente para hacer de ese pensamiento una realidad.

Lo más importante para que una película en la que los personajes son la parte importante es la elección de los actores. La mayoría del elenco era desconocido para el gran público lo que contribuyó a una mayor credibilidad de los personajes. En una crítica para la revista Fotogramas, Vicente Molina Foix [10] hacía referencia este elenco de calidad de la película “Para llevar a cabo una premisa cinematográfica tan rica con tan podo despliegue de aparato, Uribe se reserva la carta de los actores, en uno de los casts más inspirados y globalmente perfectos del cine español” [11].  Para Ruth Gabriel, Candela Peña, Pepón Nieto, Elvira Mínguez o Mariola Orellana este era su primer papel en el cine. Entre los más experimentados se encontraba Carmelo Gómez y Javier Bardem que ya había protagonizado sendas películas Vacas de Julio Medem el primero y Jamón, Jamón de Bigas Luna el segundo.

No hay que ver esta película como una obra centrada en ETA y hay que ir más allá de la pertenencia del personaje de Carmelo Gómez a la banda terrorista y el objetivo de esta en la película. Días contados trata sobre personajes cada uno con sus características que comparten un mundo en el que cada uno se auto destruye y no tiene salida. No hay que sentirse extraño por ver la parte humana de Antonio y llegar a entender la situación por la que atraviesa en la obra de Uribe.

Notas al pie:

[1] VIÑAS, María. Entrevista Imanol Uribe. El Progreso (Lugo). 20 de mayo de 2009

[2] Revista Fotogramas, 1808, mayo de 1994. Página 88.

[3] El diario Vasco, 23 de enero de 2000. Página 67.

[4] Escritor y periodista español nacido en 1942, jefe de cultura del diario El País

[5] El País, 8 de febrero de 1996.

[6]Director de fotografía español nacido en 1948. Ha participado en todas las películas de Imanol Uribe. También en obras de otros directores como Amenábar en Mar Adentro o Los Otros o David Trueba en Soldados de Salamina. Tiene en su poder cinco premios Goya.
[7] AGUIRRESAROBE, Javier: Luces y sombras en el cine de Imanol Uribe. Valladolid: Semana Internacional de Cine de Valladolid: SGAE, Fundación Autor, 2004. Página 155
[8] Op. cit. Página 152

[9] Op. cit. Página 153.

[10]Escritor español nacido en 1946. Es crítico de cine y televisión y ha escrito para diferentes medios como  Diario 16 o El País o la revista Fotogramas.

[11]MOLINA Foix, Vicente: “Críticas”, Fotogramas, 1812, octubre de 1994. Página 9.

Bibliografía:

AGUIRRESAROBE, Javier: Luces y sombras en el cine de Imanol Uribe. Valladolid: Semana Internacional de Cine de Valladolid: SGAE, Fundación Autor, 2004.

ANGULO, Jesús; HEREDERO, Carlos F. y REBORDITOS, José Luis (eds.): Entre el documental y la ficción. El cine de Imanol Uribe. San Sebastián: Filmoteca Vasca: Fundación Caja Vital Kutxa, 1994.

BARRENETXEA Marañón, Igor: “La trilogía vasca de Imanol Uribe: una mirada al nacionalismo vasco radical a través del cine”, Ikusgaiak 6, 2003.

 

RODRIGUEZ, María Pilar: Mundos en conflicto: Aproximaciones al cine vasco de los noventa. San Sebastián: Filmoteca Vasca: Universidad de Deusto,2002.

 

Nerea Delgado, enero 2012.

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*