El desencanto (Jaime Chávarri, 1976)

Reseña de María Afuera:

Leopoldo Panero fue uno de los poetas más importantes del periodo franquista en España. Su vida y, sobre todo, su muerte en Astorga el 27 de agosto de 1962 dejó marcada a su familia. Doce años después del trágico suceso,  Jaime Chávarri tratará de mostrarnos en su documental “El desencanto”, película producida por Elías Querejeta, cómo vivieron este suceso el resto de la familia Panero. Sus hijos, Michi, Juan Luis y Leopoldo María [1] y su mujer, Felicidad Blanc [2] serán los protagonistas.

A día de hoy El desencanto está considerada como una película de culto defendida por críticos e historiadores. Sin embargo, la crítica del año de su estreno en 1976, solo un año después de la muerte de Franco, la consideró como una película demasiado trasgresora y fue duramente reprobada por los españoles más conservadores.  Así lo auguró Jorge Semprún [3] en el prólogo para la edición del guión: “Ante El desencanto, su texto y sus imágenes, los actuales defensores ultraconservadores de la familia tradicional pondrán, sin duda, el grito donde suelen ponerlo todo […] en el cielo […] Porque es El desencanto de Jaime Chávarri uno de los más terribles alegatos, […] uno de los más amargos y más despiadados que yo conozca, contra la familia española: católica, patriarcal, autoritaria y monoándrica.” [4]

No debemos olvidar que se trata de una historia real, cuyos personajes no están inventados y que nos cuentan en primera persona sus diferentes vivencias. Es por ello por lo que, como espectadores, debemos prestar atención a las circunstancias que rodeaban a la familia Panero. Es decir, hay que tener en cuenta lo que supuso para ellos la muerte de un familiar tan cercano y trascendental como es la de un padre, también lo que conlleva ser personas conocidas, consideradas intelectuales, que no estaban de acuerdo políticamente con el régimen [5] y que tuvieron una fuerte presión social, sobre todo por parte de amigos del matrimonio Panero.

Estas son las circunstancias que afectaron a los miembros de la familia Panero durante  su vida y cuyas consecuencias veremos a lo largo de la película.

La idea principal que tenía Jaime Chávarri antes de rodar El desencanto era la de grabar el sonido ambiente de un manicomio. Desgraciadamente al final no pudo ser llevada a cabo porque le prohibieron rodar en este tipo de centros.  Fue después,  hablando con Michi Panero, amigo de copas, cuando este le propuso hacer una película sobre su familia. Así lo explicó Jaime Chávarri en una entrevista: “Al principio no me gustó la idea, pero cuando conocí a Felicidad y hablé con ella me entusiasmé. A partir de las conversaciones con Michi -al que ya conocía- Leopoldo, Juan Luis y Felicidad, nació una historia que se fue improvisando y se rodó sin guión” [6]

Partiendo de estas dos ideas, Chávarri quiso tratar en el documental lo psicológico y los problemas mentales. “El desencanto” muestra una visión psicológica de los personajes: una especie de terapia de grupo sobre el gran trauma de la familia tras la muerte del padre, del patriarca, de Leopoldo Panero, la indiscutible figura de poder ejercida dentro de la casa hasta el día de su muerte.

Ya sea o no una metáfora del franquismo y de la transición, es cierto que mientras vive, Leopoldo Panero es querido, pero a su muerte es rechazado incluso por los suyos.

Dada la importancia en España de Leopoldo Panero, también conocido como “El poeta del franquismo” la familia siente cómo después de su muerte cae sobre ellos el duro peso de la sociedad. Los hijos de Leopoldo Panero eran personas conocidas que se rebelaron contra la opresión de la época, y cuyo comportamiento fue tachado de excéntrico, deplorable y desgraciado. Es el propio Leopoldo María, el hermano mediano, el que dice que a partir de la muerte de su padre apareció el humor, siendo el fuerte carácter del padre el que habría impedido todos esos comportamientos excéntricos y jamás habría permitido esta visión tan “desencantada” de la familia.

 

Por eso este documental trata de significar algo más de lo meramente observable en lo superficial, se trata de entrar de lleno en la cabeza de los personajes sin realmente entender lo que hay dentro. De esta manera el público no es sólo espectador, sino que se convierte también en una especie de espectador-psicólogo que interiormente tratará de analizar el comportamiento de los personajes y de su mente.

A grandes rasgos podría decirse que es un documental psicológico, en el que priman las palabras y el estado mental de los personajes a otros aspectos cinematográficos. A lo largo de la película se nos muestran determinadas conversaciones y pensamientos de los protagonistas demostrando que son personas con una gran capacidad intelectual, pero que, sin darse cuenta, se delatan y hacen evidente su particular locura. Chávarri pretende dar a entender al espectador que la inteligencia o el saber no tienen por qué estar unidos a una mente estable. Aplicando un ejemplo del documental a la psicología freudiana observamos un claro complejo de Edipo: todos los hermanos Panero muestran amor y cariño hacia la madre (incluso lo admiten en varias ocasiones a lo largo del documental) y odian profundamente al padre fallecido. Pero ese no es el único ejemplo, durante toda la película se observan comportamientos que podríamos calificar de extraños,  como el que muestran Michi y Juan Luis en una de las primeras escenas en la que parecen hiperactivos, excéntricos, rebuscados, utilizan un lenguaje poético y teatral muy cercano a la literatura. El propio Leopoldo María afirma que Michi es un esquizofrénico, que Juan Luis es un paranoico y que él es el chivo expiatorio de la familia por llevar a cabo actos de locura. También se hace referencia a los excesos de drogas, sobre todo de alcohol, e intentos de suicidio como “algo normal” dentro de la familia.

La casa astorgana de los Panero se muestra de una manera especial, es una casa llena de recuerdos, muy grande, antigua, solitaria, triste, silenciosa, perfecta para que los protagonistas se muestren tal y cómo son. Es el psiquiátrico buscado por Chávarri, el lugar donde va a grabar los sonidos que salen de la mente y bocas de estos desconcertantes personajes. Fue el hogar de Leopoldo Panero y donde desarrolló su vida, sin embargo su muerte no sucederá allí, sino en la finca familiar de Castrillo de las Piedras, lugar de veraneo, y que será mostrado en la película de una manera desoladora, en ruinas, como la propia familia después de la muerte de Leopoldo Panero.

Mediante la manifestación de la mentalidad de los personajes, un análisis a su comportamiento y una exposición profunda de sus pensamientos, Jaime Chávarri consigue que el espectador intente entender qué esconde cada uno de ellos en su interior. “Cada personaje va explicando, opinando, y tratando de dilucidar lo que supuso la muerte del poeta, y las consecuencias  que ha tenido para ellos; pero la trama va tomando unas dimensiones que pone  en juego la estructura del espectador, de modo que se rompe el esquema  cinematográfico clásico de ver y ser visto, y el espectador es movido de su silla.” [7]

Finalmente añadir que es evidente que la presencia de cada personaje está manipulada por el director, consiguiendo, mediante el montaje las características psicológicas determinadas en cada uno de ellos. No busca engañar al espectador, sino mostrar con mayor crudeza la mentalidad de esta familia tan poco corriente. La manipulación aparece de manera natural porque también forma parte de los  personajes, ellos saben lo que dicen y lo que quieren enseñar al espectador en todo momento. La historia de la muerte del padre en sí es secundaria comparada con el modo de contarla, que es lo verdaderamente llamativo. Jaime Chávarri descubrió un diamante en bruto con la familia Panero y si no hubiera profundizado en sus características y personalidades el documental habría perdido su significado.

María Afuera, 2013.

[1] De los tres hermanos Panero, Michi es el menor, Leopoldo María el mediano y Juan Luis el mayor.

[2] Felicidad Blanc fue una escritora nacida en Madrid. Se casó con Leopoldo Panero en 1941, con el que tuvo tres hijos. Murió en San Sebastián en 1990.

[3] Jorge Semprún fue escritor, guionista y Ministro de Cultura durante los años 1988-1991 en España. Falleció en 2011.

[4] El desencanto / Felicidad Blanc…[et al.] ; prólogo, Jorge Semprún ; [director de la película, Jaime Chávarri] y BLESA, Túa. Leopoldo María Panero: el último poeta. El Club Diógenes, Valdemar. Madrid 1995. Pág. 15.

[5] Recordemos que la película se empezó a rodar en 1974, y que Franco todavía vivía.

[6] Entrevista sacada del periódico ABC SÁBADO CULTURAL el 10 de diciembre de 1983

[7] Fragmento sacado de la publicación de NIETO CENTENO, Carmen: El desencanto o deser en canto de los Panero.

http://www.carmennieto.com/images/DesencantoPanero.pdf

 BIBLIOGRAFÍA

BLESA, Túa: Leopoldo María Panero, el último poeta. El Club Diógenes, Valdemar. Madrid 1995

UTRERA, Federico: Después de tantos desencantos, vida y obra poéticas de los Panero. Festival Internacional de Cine Las Palmas de Gran Canaria. 2008

RESCHAD, Jean: El documental, la otra cara del cine. Paidós. Barcelona 2004

NIETO CENTENO, Carmen: El desencanto o deser en canto de los Panero. Madrid 2011 [En web: http://www.carmennieto.com/images/DesencantoPanero.pdf]

WEBGRAFIA

JAIME CHÁVARRI- Director de cine http://www.directorescine.com/director/jaime_chavarri.html

Jaime Chávarri habla de su película 36 años después http://www.youtube.com/watch?v=k3Zb9PYWI-Y

Biografía de Elías Querejeta http://www.biografiasyvidas.com/biografia/q/querejeta_elias.htm

El desencanto 1974/ Después de tantos años 1976 http://www.encadenados.org/nou/n-66-benditos-fracasos/el-desencanto-1974-despues-de-tantos-anos-1994

MARIANO, Juan-R Comunidad El País>> MISCELÁNEAS CULTURALES COMPARTIDAS>> CINE: “EL DESENCANTO”  http://lacomunidad.elpais.com/miscelaneas-culturales/2012/3/30/cine-el-desencanto-jaime-chavarri-1976-

 “El desencanto”, un documental poco convencional http://suite101.net/article/el-desencanto-a15425#axzz2G5NvetgSb

Felicidad Blanc http://www.sopasyletras.com/tag/felicidad-blanc

ARTÍCULOS

Entrevista ABC a Jaime Chávarri 10/12/1983 http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1983/12/10/052.html

Artículo El País 09/08/2003 http://elpais.com/diario/2003/05/09/cine/1052431207_850215.html

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

“La vida es mucho más lineal y sórdida de lo que queremos creer y uno se olvida siempre de la última parte de cada noche o de cada borrachera. Lo que es un error es vivir”
Michi Panero.

TU SONRISA HELADA (A LEOPOLDO)

Tu sonrisa helada, tus ojos cerrados,
tus dientes postizos, tus labios sellados,
la brutal secuela de tu voz sonada,
tu paso terrible, celda de castigo.

Un vaso de tubo sobre una campana,
tu hermano fumando en un banco largo,
un gesto nervioso,
una carcajada.

Una compostura,
palmoteo herido, lastimero y roto.
Una joven viuda,
una perspectiva.

Un lienzo negrísimo con marco de plata,
una mesa grande junto a la cancela.
Madera de encina de una tierra helada
un frío terrible, una noche oscura.

Un hombre inconcluso, el mohín de un niño,
una avispa muerta
a la sombra muerta de la madrugada,
los libros perdidos, un día pasado.

El hogar vacío,
las faldas de madre,
carcasa podrida,
un gesto sincero, brutal, asesino.

Una impertinencia.
La belleza horrible de este corifeo,
la cultura yerma,
cinco campanadas.

Los cuadros vendidos,
una risa amarga,
quien tuvo retuvo,
yo ya más no puedo.

Los trágicos rizos, su pelo cortado.
La historia del padre
mil veces contada,
a los cuatro vientos, bajo los castaños.

Reproches sinceros y frases a medias,
en el porche risas, habanos, canciones,
cascotes y ruinas, pedruscos, ladrillos,
poemas lejanos, ecos de otras mesas.

Amapolas, nueces, cigarras, cizaña,
la familia herida, el sirviente atento,
el vino escanciado en cristal barato.
Un lagarto sube por la cal mal dada.

Bajo su sombrero
la figura cómica,
ladeado Stetson, pañuelo doblado,
trágico señuelo, caminar ligero.

La belleza rubia de la madre muerta,
la muerte, el suicidio,
la dama que llega
cuando no la esperas.

Sus dientes perfectos,
torcidos, perdidos,
tu oda a la muerte,
tu alegato inmenso.

Tres perrillos chicos,
bajo el puente ahogados.
Tres niños llorando,
hermanos Panero.

(requerido)

(requerido)


*