Urticaria por exposición a la oruga procesionaria del pino

Cuando se habla de Salud Pública se tiende a identificarlas con grandes temas:”Plan para la eliminación del sarampión”, Erradicación de la Polio, etc. Por eso cuando aparecen proyectos modestos como del que vamos a hablar aquí tienen mucho más mérito, se trata de estudios pegados a la realidad y que buscan prevenir problemas que no tardarán en presentarse.

Cuando leí el artículo: La procesionaria del pino puede ser una amenaza para la salud, me vinieron a la memoria las graves urticarias que hace algunos años tuve que atender de urgencia y, que en un primer momento, me desconcertaron. Unos días después encontré el vínculo que las unía: eran familias que habían pasado el domingo en una zona con pinos y la urticaria había sido provocada por la oruga procesionaria del pino.


Procesionaria del pino

Por eso que se pueda considerar un problema de Salud Pública el que los hábitat naturales de la procesionaria estén desplazándose hacia el norte debido a los cambios en las temperaturas y se desarrolle un proyecto llamado “URTICLIM” para estudiar este fenómeno y proponer soluciones.

Se ha constituido un grupo de estudio formado por Alain Roques, del Instituto Nacional de Investigación en Agricultura, de Francia, y coordinador del proyecto Urticlim, en el que participan diez equipos franceses y dos españoles del servicio de Inmunología del Hospital Carlos III, de Madrid, y del servicio de Alergología del Hospital Río Hortega, de Valladolid.



Nido de procesionarias

 

En el enlace podéis leer el artículo completo: La procesionaria del pino puede ser una amenaza para la salud. El artículo publicado en Diario Médico explica:

 

El cambio climático está produciendo un aumento de la población de procesionarias del pino y de las zonas que pueden habitar.

"Las procesionarias del pino han pasado de ser una peste del bosque a una amenaza sanitaria debido a su progresión hacia las áreas urbanas.",

La oruga procesionaria es un insecto mediterráneo principalmente conocido por defoliar los pinos. Sin embargo, también puede producir reacciones alérgicas en humanos y animales. Su área endémica se está expandiendo hacia el norte de Europa. "En Francia se ha producido una progresión de 85 kilómetros en los últimos 20 años, con una aceleración significativa de 55 kilómetros en los últimos 10".

 

El grupo español se está centrando en el estudio de la sensibilidad humana a las neurotóxinas que desprenden las procesionarias y la duración de la actividad alergénica. "Las orugas, además de su actividad tóxica, contienen alérgenos. Estamos estudiando la frecuencia de la sensibilidad de las reacciones en diferentes poblaciones y describiendo los alérgenos más relevantes de estos insectos.

La literatura científica establecía la existencia de reacciones tóxicas o irritativas producidas al contacto con la oruga. Al comenzar el trabajo "observamos que había pacientes que reaccionaban de forma diferente en las mismas condiciones de exposición e incluso con contactos mínimos. Esto ocurría con especial frecuencia en pacientes con exposiciones repetidas, por motivos profesionales como los piñeros, ganaderos, albañiles, que trabajaban en zonas de pinares, o bien en población que vivía en zonas residenciales con pinos infestados de procesionaria".

El equipo español comenzó a investigar las diferencias de las reacciones para ver si había mecanismos alérgicos implicados. "Concretamente en esos grupos de población encontramos un porcentaje de alérgicos muy elevado, incluso mayor que los que padecían un mecanismo únicamente tóxico".

Los problemas que puede producir la oruga se extienden también al ganado y las mascotas. En el caso del ganado la reacción que produce se confunde a menudo con la enfermedad de la lengua azul, lo que conlleva su sacrificio.

 

"Los datos meteorológicos desde los años ochenta muestran un aumento en la temperatura invernal de más de tres grados". Varios estudios demuestran que la larva no sobrevive por debajo de los 16 grados bajo cero. Además, es necesario que "durante el día la temperatura en el nido sea superior a 9 grados y por la noche la ambiental supere los 0 grados. Si estas dos condiciones se producen, la larva se alimenta continuamente y sobrevive".

Así se explica que la población y el radio de acción de la procesionaria vayan aumentando. Según Roque, "las previsiones estiman que París estará colonizado en 2025, con todas las consecuencias de alergias en humanos -especialmente para los niños, que pueden jugar con la larva sin saber que es urticante- y otros problemas en las mascotas, que generalmente son sacrificadas después de ser inyectadas con el veneno. El alcance para España puede ser parecido".

Este proyecto conjunto, que tendrá una duración de cuatro años, quiere estudiar la relevancia de los alérgenos en Francia y España, determinar nuevas estrategias naturales para combatir al insecto, estudiar si se han producido variaciones en la oruga en las zonas colonizadas frente a las endémicas, y valorar si hay variaciones en las proteínas alergénicas y en la respuesta animal y humana en función de las diferentes áreas de acción de la procesionaria

Es importante también "que la población aprenda las medidas de prevención", entre ellas cómo deshacerse de los nidos sin recibir el veneno, y que los pacientes alérgicos sean conscientes del peligro de padecer una reacción anafiláctica.

 

  • Wikipedia define la urticaria como: enfermedad de la piel caracterizada por lesiones cutáneas edematosas, de contornos geográficos y con halo eritematoso, generalmente evanescentes y cambiantes. Las lesiones se denominan habones y son la consecuencia del edema y vasodilatación de la dermis superficial. La urticaria va acompañada, generalmente, de prurito.

§         Según Medline: La urticaria son ronchas rojizas y a veces pruriginosas en la piel. Suele ser provocada por una reacción alérgica. Las reacciones alérgicas provocan en el cuerpo la liberación de sustancias químicas que hacen que la piel se inflame y se formen las ronchas. La urticaria es muy común. Suele desaparecer espontáneamente, pero si el caso es serio, es posible que se requieran medicinas o una inyección. En raras ocasiones, las reacciones alérgicas pueden causar una inflamación peligrosa en las vías respiratorias y dificultar la respiración, lo que constituye una emergencia médica.

 

Consuelo Ibáñez Martí, médico salubrista

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*