La saga Torrente (Santiago Segura)

Reseña de Sergio Véliz del Carpio y Juan Miguel Peña:

El polifacético Santiago Segura es considerado uno de los cineastas españoles más controvertidos del último siglo. Apelativos como casposo, cutre, ordinario, zafio o grosero, frecuentemente acompañan a su nombre. Sin embargo, intentaremos demostrar que se le subestima como creador y que, detrás de ese humor aparentemente simple y de sus apariciones como showman, subyacen inteligentes estrategias de promoción y un interés en reflejar el lado más oscuro de la sociedad, valiéndose para todo ello de un humor característicamente ácido y corrosivo.

Santiago Segura Silva nació el 17 de Julio de 1965 en el madrileño barrio de Carabanchel. Fanático del cine y del comic desde los 12 años comienza a rodar cortometrajes en Super 8, siendo esa afición a lo visual lo que le lleva a estudiar Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid.

Con veinte años toma la decisión de participar de forma masiva en diversos concursos de televisión, tanto para intentar financiar sus proyectos como para intentar ganar notoriedad. Sin embargo no será hasta rodar Perturbado en 1993 cuando consiga cierta fama, ganando el Goya a mejor cortometraje de ficción y dejando vislumbrar parte de lo que serán los elementos de su cine: la provocación, el humor negro, la estética ‘guarra’ y el uso de lo ‘freak’ y lo sexual.

Con distintas participaciones a modo de actor en películas de Alex de la Iglesia como Acción Mutante o El Día De La Bestia, finalmente llega a rodar su ópera prima en 1998, Torrente, El Brazo Tonto De La Ley, lo que sin saberlo, sería el origen de un fenómeno socioeconómico años posteriores y el inicio de la saga más taquillera del cine español, la cual es completada por Torrente 2: misión en Marbella en 2001, Torrente 3: El protector en 2005, y Torrente 4: Lethal Crisis en 2011, todas escritas y dirigidas, además de protagonizadas, por Santiago Segura.

Las cuatro películas giran en torno al personaje de José Luis Torrente, un ex policía que encarna valores propios de un anti-héroe. Su personalidad es totalmente esperpéntica y grosera, presentando rasgos neofascistas, machistas y racistas entre otros, siendo también un adicto al alcohol y a las prostitutas.

Y es que el realizador madrileño tiene preferencia por incluir en el reparto a ‘frikis’ y gente de la farándula en general, algo que funciona en un doble sentido: primero porque el caudal de cameos es considerable [1], con lo que se crea expectativa entre el público por saber quién aparecerá a continuación, y segundo porque se amplía enormemente el número de posibles espectadores. A parte de que tanto Belén Esteban como ‘Paquirrín’ puedan funcionar a nivel cómico, es un hecho que ambos son capaces de mover a una ingente masa de personas por su relación con la prensa del corazón, lo que equivale a una promoción gratuita en el peor de los casos, y a un aumento en venta de entradas en el mejor.

De esta manera cada película se convierte en un desfile de famosos en el que las celebridades se cruzan de manera circunstancial con el obeso detective, provocando situaciones divertidas a la par que esperpénticas.

Todo esto nos lleva a uno de los motivos principales por los que la gente le menosprecia: él mismo es el que da vida al personaje.

<<Me hace gracia que me confundan con Torrente. A mí me gusta El Fary pero yo soy fan de Frank Sinatra realmente>>[2]

Inconscientemente la gente atribuye las características del personaje a su personalidad, cosa que no pasaría si únicamente se ciñese a dirigir. Así, si se califica de básico a José Luis Torrente, se califica también y casi de manera inconsciente de básico al cine de Santiago Segura. Si se opina que Torrente es cutre y soez, se piensa de Segura que es ordinario y casposo. Algo similar ocurrió con Woody Allen, el cual fue duramente criticado al inicio de su carrera por lo polémicas que eran sus historias, como por ejemplo podemos ver en Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo y nunca se atrevió a preguntar.

Es pura psicología de atribución, pero nada más alejado de la realidad. El Goya a mejor director novel que le concedieron ese mismo año a Segura por Torrente, reafirma su calidad como cineasta.

Quizá todo sea debido a la explosiva mezcla que surge de contar en clave de humor la temática que utiliza. Probablemente si Santiago hubiera enfocado Torrente desde el Thriller y no desde la comedia se le habría tenido más respeto como creador, prueba de ello es el éxito reciente de Urbizu y Gaztambide[3]  con un personaje similar.

Sin embargo, dejando a un lado la relación que pueda tener con los críticos, lo que es indudable es que Santiago Segura demuestra con Torrente un arte aplastante para el entretenimiento. No muchos directores son lo suficientemente habilidosos para conseguir hacer reír a una sala entera.

Esto lo consigue mediante su mayor virtud,  que es el saber alejarse del personaje al escribir. No juzga a Torrente, simplemente nos lo presenta sin autocensura y sin miedo a un público escandalizado, usando como arma más recurrente la ironía y dejando translucir en muchas ocasiones ese toque berlanguiano que tanto enamora al mundo y  del cual él mismo se considera fuertemente influenciado.

<<Cada año veo varias veces muchas de las películas de Berlanga. Puedo decir que me las sé de memoria y que por lo tanto habitan en mi subconsciente. No es extraño que cuando trabaje, esta impronta se note de alguna manera>>[4]

 

Es curioso sin embargo que, aun siendo Torrente un personaje español, creado para un público español, fuera de nuestras fronteras se entienda su humor y sea tan bien considerada[5], sobre todo en Latinoamérica en la que se sienten fascinados con las bizarras aventuras del detective madrileño. Esto nos confirma que lo miserable es internacional y exportable, y si en una escena hay un gag en un bar de Carabanchel, desde fuera son capaces de descifrarlo y reírse de todos esos clichés de lo típicamente español, cosa que solo alguien de otro país puede apreciar en su total magnitud.

¿Será quizás eso? ¿Molesta a unos, y conmueve a otros, que Segura se ría de nuestros defectos?

En Torrente, el brazo tonto de la ley, la primera de las películas de la saga y quizá la más ‘torrentiana’, podemos ver como ya en los títulos de crédito el realizador nos da pistas de lo que nos vamos a encontrar: <<Una película perpetrada por Santiago Segura>>.

<<Me parecía pretencioso poner ‘escrita y dirigida por…’, de modo que preferí lo de ‘perpetrada’. Al fin y al cabo perpetrar quiere decir algo así como ‘planear y llevar a cabo actos horribles’, y eso se ajustaba bastante a mi idea.>> [6]

En su ‘perpetración’ muestra en clave de humor como el zafio personaje de Torrente descubre una trama de tráfico de drogas. Ayudado por Rafi y sus amigos intenta desarticular la banda de narcotraficantes, y aunque no obtiene un buen resultado, consigue robar a Mendoza (el cabecilla de los traficantes) un importante botín.

En Torrente 2: misión en Marbella, encontramos de nuevo un ambiente ‘torrentiano’, caracterizado por el comportamiento del todo incorrecto del personaje. En esta ocasión, encontramos que Torrente ha perdido todo el dinero que había conseguido de Mendoza en un casino. Es entonces cuando crea una empresa de detectives privados en la cual se forman jóvenes de la zona. En esta secuela será Cuco, un drogadicto al que intenta rehabilitar Torrente, quien ayude a desbaratar los planes de Spinelli, un criminal que amenaza con destruir la ciudad  de Marbella.

Torrente 3: el protector se trata de una parodia de la película El guardaspaldas, en la que el protagonista creado por Segura interpretará el papel que ya interpretó Kevin Costner en 1992. Con la llegada de Giannina Ricci, una eurodiputada que denuncia la contaminación, la empresa Petronosa se siente amenazada, y por ello decide sobornar a la policía para adjudicarle la peor protección posible a la eurodiputada y así facilitar un atentado contra ella. De esta manera encargan la misión de protegerla a Torrente y a los ayudantes que él ha elegido. En esta entrega además vemos cómo era la infancia de José Luis Torrente, y en ella ya encontramos algunos de sus hábitos y obsesiones.

Por último, Torrente 4: Crisis Letal, en esta ocasión Torrente es contratado como vigilante de seguridad de la boda de la hija de Rocamora, con unos resultados, obviamente, nefastos. Al ver cómo es Torrente, Rocamora decide utilizarle como culpable del asesinato de su enemigo, sobornando para ello a Rinrin, amigo y compañero de Torrente. Al final Torrente acabará en la cárcel, desde donde hará todo lo posible para escapar y así poder vengarse de Rinrin, pero una vez fuera ambos se reconciliarán para ir contra Rocamora.

Esta secuela fue la ganadora del premio ‘Moco deluxe’ de los Premios YoGa [7], al no ser siquiera nominada en los Premios Goya a pesar del nivel técnico que argumentaba Santiago Segura.

Y, aunque como hemos podido observar en cada película se construye una historia diferente, en las cuatro aparecen repetidos algunos elementos que definen el torrentismo, como pueden ser el machismo, la xenofobia, la escatología… Aspectos que aunque se presentan de muchas maneras a lo largo de la saga, están todos reunidos bajo la persona del deleznable José Luis Torrente. Los personajes que lo acompañan en sus ‘aventuras’ en general tampoco tienen ningún escrúpulo, y todos pasan por encima de quien sea necesario con tal de conseguir sus objetivos. De hecho, destaca  como en todas las películas Torrente siempre se aprovecha de un personaje secundario al que considera más ‘tonto’ que él, ya sea Cuco o Rinrin. También aparecen recurrentemente temas como el de la prostitución, las drogas, la corrupción, así como la idea de la identidad española que tan importante es para Torrente. Algunos ejemplos de cómo aparecen estos elementos, son con frases como:

<<Y los moros, que son como los franceses pero sucios, ¡se comieron vivo al cabo Palomeque y a su perro!>> (Torrente narrando su vida en el Afrika Korps)

 <<¡Soy hombre! ¡Soy español! ¡Soy una puta máquina de matar!>>

Pero seguramente, una de las frases que más calado ha tenido y que mejor define este universo es: <<Hay dos tipos de hombres: los que se lavan las manos antes de mear y los que se las lavan después. Yo me las lavo antes. ¿Por qué?, dirás. Porque mi polla es sagrada. Hay que reverenciarla>>

Y es aquí cuando surgen las polémicas ya que durante toda la tetralogía estos temas tan delicados son tratados con un humor negro  o, como se ha denominado también, ‘casposo’. Pero es este humor lo que hace que Torrente tenga el sentido que tiene: la crítica. A partir de una actitud irreverente del protagonista y gags totalmente esperpénticos el autor consigue que todos esos elementos machistas, xenófobos o escatológicos, los cuales están presentes en nuestra sociedad, queden como algo completamente caricaturizado e hiperbolizado.

En ocasiones se ha malinterpretado la intención del autor y se ha dicho que la saga es una apología y aunque Santiago Segura siempre ha tenido el apoyo de un público fiel a su obra, desde la crítica sí ha sido maltratado en numerosas ocasiones, con afirmaciones como <<ha realizado una comedia expresamente ‘cutre’, con el ánimo de  reírse del espectador y de la misma industria del cine (…) con productos como éste, el Joven Cine Español está de luto>>[8] o <<no se puede ser fascista, racista y machista, y menos aun sabiéndolo>> [9].

Aunque una obra puede ser interpretada de diferentes maneras, la idea de Santiago Segura es totalmente opuesta a la de estas afirmaciones. De hecho, al ser preguntado su respuesta fue <<En el origen Torrente era una película inspirada en el neorrealismo con toques berlanguianos>>[10], [11],

Además de defenderse ante estas detracciones, dejó claro en una entrevista para Cinema 3 el hecho de que su cine no es un ‘cine de catequesis’[12]: es decir, que no intenta adoctrinar a nadie sino simplemente mostrar una realidad.

Pero no sólo hay detractores preocupados por lo ofensivo que puedan resultar sus películas. Encontramos otra corriente ofendida no ya porque se bromee con temas tan espinosos y mezquinos, sino por la relación que encuentran entre las deficiencias de la saga y lo que consigue recaudar en salas. Quizá el error que cometen es buscar en la obra de Segura un cine de arte y ensayo, cuando en realidad lo que deberían buscar es un cine de entretenimiento.

Ha descubierto perfectamente qué es lo que quiere el público y no duda en dárselo, lo que nos lleva a otro de los motivos por los que es subestimado: Hace cine comercial.

<<¿Qué si me gusta ser masivo? Me gusta. Es como si me preguntaras que si en vez de gustar a una chica o a ninguna, me gustaría gustar a cien o doscientas>>[13]

Es de las cosas que más se le achacan, el ir con el cuchillo en los dientes a por la taquilla, no obstante, esa crítica demuestra hipocresía y contradicción al mismo tiempo. Uno está cansado de oír entre el público que los directores españoles no hacen más que ejercicios de onanismo intelectual, sin importarles si al público le interesan o entretienen esas historias, y dando como consecuencia esa absorción tan mayoritaria de todo el cine hollywoodiense.  Sin embargo, un día aparece un tipo que intenta utilizar el modelo americano en España, creando una franquicia y ¿Qué ocurre? También se le crítica.

Cuando se habla de modelo americano se habla de visión comercial. Solo hay que ver lo abiertos que están los actores americanos a las entrevistas y a los programas televisivos, ya sean nacionales o internacionales[7]. Saben que cuánto más se hable de la película mejor se vende, y hacen un circuito por los medios de comunicación de la misma manera que lo hace Santiago, siendo la única diferencia que este último es todavía más descarado, y no duda en ir enseñando una camiseta con el título de la película allá donde vaya.

El director de la Academia, Gonzalez Macho, opina parecido:

<<Sí, sí, soy torrentiano. Es original y diferente. El problema de Santiago es haber nacido en España. Si hubiera hecho ‘Torrente’ en Francia tendría un monumento en la Plaza de la Concordia. No se admite que haga una saga. Hacen Superman 7, Indiana Jones 5 y Star Trek, 14 y no pasa nada. Santiago hace Torrente 4 y le machacan>>

Como comentaba Emilio C. García Fernández, catedrático de la Facultad de Ciencias de la Información, en su conferencia ‘Generaciones y rupturas’, hace falta educar al espectador, y por ejemplo darle una vez un poco de Almodóvar, y a la siguiente algo de Segura. No se le puede imponer al público unos gustos predeterminados. Es necesario contar una película que conecte con el público y esto es indudable que Santiago Segura lo hace como muy pocos han podido.

Si la televisión es un show,  del que no muchos directores están dispuestos a participar, Santiago Segura es un “showman”. No duda en ir a donde le llamen sin importar el tipo de programa, cosa que no le ayuda en su buena percepción como realizador.

Además solo hace falta leer sus entrevistas para darse cuenta del ingenio y sagacidad que desprende en cada respuesta. Esa filosofía del ‘sin querer queriendo’ que tanto utiliza en sus películas.

Y es que, cuando  hablamos de Torrente, hacemos referencia a un tipo de cine subversivo, y aunque pueda ser cuestionado el autor se permite el lujo de hacer lo que quiere, es un cine al que podemos denominar de autor [15], ya que Santiago Segura nos está dando su visión particular de una sociedad en la que a pesar de la educación que se recibe, siguen vigentes aspectos como el machismo. Busca en este sentido que nos riamos por ejemplo de la homofobia, pero no con ella. Logra que cuando aparece un chiste racista nos riamos y que reflexionemos sobre cómo nos hemos podido reír de algo tan cruel. Pero no solo nos aporta su visión de la sociedad, también quiere darnos un mensaje, y es que todo lo que estamos viendo en las películas existe en la realidad, y al mirar en la pantalla estamos viendo de alguna forma un ‘espejo deformante’ [16] que refleja a los ‘Torrentes’ que están fuera de la pantalla y de quienes no nos podemos reír

En este sentido podemos encontrar cierta analogía con Valle-Inclán, quien curiosamente también fue un personaje tan popular como polémico, y aunque actualmente su obra goce de prestigio, no tuvo apenas reconocimiento. Quizá tengan que pasar décadas para poder asimilar mejor el significado de Torrente sin sentirnos tan ofendidos. Y podemos encontrar una analogía también porque Valle defendía en Luces de Bohemia, que <<el sentido trágico de la vida española sólo puede ofrecerse con una estética sistemáticamente deformada>>[17] ,y de este modo nace el género del esperpento.  Valle-Inclán con el esperpento <<deforma sistemáticamente la realidad, recargando sus rasgos grotescos y absurdos, a la vez que se degradan los valores literarios consagrados; para ello se dignifica artísticamente un lenguaje coloquial y desgarrado, en el que abundan expresiones cínicas y jergales>>[18]. Este mismo sistema es el que utiliza Santiago Segura, que de alguna forma consigue que cuando nos sentamos delante de la pantalla y vemos a José Luis Torrente, lo que estamos haciendo es pasearnos por el Callejón del Gato para ver a nuestra sociedad en los espejos.

 

Sergio Véliz del Carpio y Juan Miguel Peña, 2013.

BIBLIOGRAFÍA

SEGURA, Santiago., y VIZCAÍNO, Eduardo. (2012). Un vendedor de película. Barcelona: Alienta.

REDONDO, Ignacio. (2000).  Marketing en el cine. Madrid : Pirámide.

GARCÍA SANTAMARÍA, José Vicente. (2009).  El futuro de la exhibición. La transformación de los complejos de cine en complejos de ocio. Telos: Cuadernos de Comunicación, Tecnología y Sociedad, 78, 150-158.

HITT, Jack. (2006). Señor gross-out. New York Times Magazine, 11, 76

JORDAN, Barry. (2003). Spain’s ‘new cinema’ of the 1990s: Santiago Segura and the Torrente phenomenon. New Cinemas/Journal of Contemporary Film, 1(3), 191 – 207.

GARCÍA FERNÁNDEZ, Emilio C. (2012). Historia del cine español X: Años 90. The Cult. Bajado 9 de Enero de, 2012 desde la fuente. http://www.thecult.es/secciones/cine-clasico/historia-del-cine-espanol-x-anos-90.html

SADOUL, Georges. Historia del cine mundial: desde los orígenes hasta nuestros días. Madrid, Editorial Siglo Veintiuno, 1972.

CAPARRÓ LERA, J. M. El cine de nuestros días (1994 -1998). Editorial RIALP

VALLE-INCLÁN, Ramón María Del. Luces de Bohemia. Editorial ESPASA LIBROS, S.L.U

MIRA, Alberto. The cinema of Spain and Portugal. Editorial Columbia Univ. Pr.

 

ENTREVISTAS

«Entrevista a Santiago Segura». EL MUNDO. Consultado el 1 de Enero de 2012.

«Entrevista a Santiago Segura». EL PAIS – Uruguay (4-11-2011). Consultado el 1 de Enero de 2012.

«Entrevista a Santiago Segura durante el rodaje de Torrente IV».  EL MUNDO (27-08-2010). Consultado el 10 de Enero de 2012.

«Entrevista a Santiago Segura en Días de cine».

Entrevista a Santiago Segura en esRadio

Entrevista a Santiago Segura en Estrategias TV

Making of de Torrente 2: Misión en Marbella

Entrevista a Santiago Segura en el programa “Pura Química” del canal ESPN+ de la televisión argentina

Entrevista a Santiago Segura en el programa “Duro de Domar” del Canal 9 Argentino (13-04-2011)

ZOTANO MÁLA, Jesús. Entrevista a Santiago Segura, <<Cuando vi críticas positivas, creí que no la iba a ver ni Dios>>. Diario de Mallorca 28-03-2011

BELATEGUI, O. L. Entrevista a Santiago Segura <<Llamarme comercial es como llamarme guapo>>. Diario Sur 15-03-2011

SERRANO, Alex. Entrevista a Santiago Segura, “Torrente 4″. TV3 – Cinema 3 12-03-2011

 

WEBGRAFÍA

http://es.wikiquote.org/wiki/Torrente

Torrente, el brazo tonto de la ley

http://www.filmaffinity.com/es/film334167.html

Torrente 2: Misión en Marbella

http://www.filmaffinity.com/es/film846518.html

Torrente 3: El protector

http://www.filmaffinity.com/es/film107203.html

Torrente 4: Crisis letal

http://www.filmaffinity.com/es/film151621.html

http://www.imdb.com/title/tt0120868/

http://es.wikipedia.org/wiki/Santiago_Segura

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=19579

http://www.slashfilm.com/sacha-baron-cohen-spanish-grossout-hero-torrente/

http://www.ivoox.com/emilio-c-garcia-fernandez-cine-espanol-generaciones-y-audios-mp3_rf_89408_1.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Cine_de_autor

http://www.claqueta.es/articulos/cine-de-autor-cine-independiente.html

 

 

  1. Por las películas de Torrente hemos visto desfilar a celebridades como Andreu Buenafuente, Javier Bardem o Rosa María Sardá, entre otros.
  2. «Entrevista a Santiago Segura durante el rodaje de Torrente IV».  EL MUNDO (27-08-2010). Consultado el 10 de Enero de 2012.
  3. ‘No habrá paz para los malvados’ de Enrique Urbizu consiguió  6 premios Goya incluyendo mejor película
  4. Declaración a la prensa durante el Homenaje a Berlanga en el Festival Cinema Jove
  5. De hecho Oliver Stone estuvo a punto de comprar los derechos de distribución en Estados Unidos. Actualmente los tiene la productora ‘New Line Cinema’
  6. «Entrevista a Santiago Segura». EL MUNDO. Consultado el 1 de Enero de 2012.
  7. Los premios YoGa son los premios ‘Antigoya’, el equivalente a los Razzie de Hollywood. Entre todos los premios que se conceden, el premio Yoga ‘Moco deluxe’ se trata de un premio especial que en la edición 2010 fue concedido al tráiler de Torrente 4.
  8. CAPARRÓ LERA, J. M. El cine de nuestros días (1994 -1998). Editorial RIALP. Pp 81 y 82
  9. Ocho millones y medio  [Publicado en el Magazine de La Vanguardia el día 10 de abril de 2011]
  10. Respuesta a una pregunta que se le realizó vía Twitter.
  11. El término berlanguiano hace referencia a una situación caótica donde los elementos muestras una ética cuestionable.
  12. Término al que hace referencia Santiago Segura en la entrevista que concedió a TV3, con ello critica que las películas generalmente muestran al espectador un mensaje tipo ‘el machismo es malo’. Él, por el contrario, defiende que no busca dar lecciones morales a nadie.
  13. Entrevista a Santiago Segura en el programa “Duro de Domar” del Canal 9 Argentino (13-04-2011)
  14. Entrevista a Santiago Segura en el programa “Duro de Domar” del Canal 9 Argentino (13-04-2011)
  15. El concepto de <<cine de autor>> surge allá por el mes de abril de 1951, en una de las revistas más prestigiosas del mundo del cine, “Cahiers du Cinéma”[1]. Este tipo de cine se define como un cine en el cual el director tiene un papel esencial al basarse, normalmente, en su propio guion. Además la obra que realiza no está atada a exigencias de los estudios, por lo que no encuentra, en principio, problemas para plasmar su particular visión.

En este cine, el director puede mostrar su visión del arte, del mundo, de la sociedad en la que se encuentra, puede criticar o alabar… y se caracteriza porque la obra presenta rasgos que identifican al autor.

  1. Los espejos deformantes es una metáfora utilizada por Valle-Inclán en Luces de Bohemia, con la que trata de deformar la realidad para hacer comedia o criticar.
  2. Valle-Inclán, Ramón María Del. Luces de Bohemia. Editorial ESPASA LIBROS, S.L.U
  3. Suplemento de la 19ª edición del DRAE (1970)
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..