Un tejido interoperable para los eslabones de la cadena de comunicación científica en el mundo digital.

En relación con el post anterior, en el que os hablaba de la nueva especificación ORE, os recomiendo que leáis este artículo, en el que se describe cómo funcionaría esa especificación. El artículo parte de un modelo de objeto digital complejo, que considera la unidad de la comunicación científica y a ésta la ve como un workflow virtual común entre archivos distribuidos. La interoperabilidad propuesta incluye un modelo compartido de objeto digital que representaría los objetos digitales de cada archivo, un formato común para serializar estos objetos en representaciones transportables por la red, tres interfaces que soportan esas representaciones (obtener, recolectar, poner).

Es verdaderamente un proyecto fascinante, aunque en relación con su propuesta de soportar la comunicación científica en un mundo digital “nativo”, creo que estamos todavía un poco “verdes” tanto en términos culturales como tecnológicos.

En el artículo cuyo título he traducido de forma un tanto peregrina “An Interoperable Fabric for Scholarly Value Chains”, hay un enlace a un vídeo que explica de forma clarísima la propuesta, os lo recomiendo.

Compartir:

Deja un comentario