El quinto nivel: hacia la colmena humana

Si consideramos que la complejidad biológica ha ido ascendiendo en escalas consecutivas mediante la adquisición de diferentes niveles: ácidos nucleicos, procariotas, eucariotas y organismos pluricelulares, ¿cuál podría ser el siguiente nivel?

 

 

Acabo de leer el libro “El Quinto Nivel” (ed. Adhara) de mi compañero y profesor de la UAM, Manuel Alfonseca. Aunque debo confesar no estar de acuerdo con gran parte de las conjeturas expuestas en el trabajo publicado, su lectura me hizo reflexionar sobre nuevos aspectos que conciernen al posible futuro cultural-evolutivo de nuestra especie y que me gustaría compartir con la comunidad del presente blog (al tiempo que aprovecho para desear un feliz y culturalmente productivo 2007…).

 

Hace unos 4000 millones de años, las primeras moléculas con cierta capacidad replicativa (el ARN y/o ADN) pudieron hacer su aparición en la sopa primigenia terrestre (primer nivel). 500 millones de años más tarde, en una atmósfera anaerobia del segundo nivel, aparecerían los primeros organismos procariotas (bacterias probablemente…) para, 2000 millones de años más tarde, dar paso al siguiente nivel con los primeros organismos eucariotas. Finalmente, hasta el momento, hace unos 1000 millones de años, empezaron a agruparse células independientes en estructuras superiores (cuarto nivel). A todo esto, hace solo 2 milloncitos de años de nada que nuestros abuelos más remotos se ganaron el género Homo. Y ahora, ¿qué? ¿Cuál sería el siguiente nivel?

 

Al parecer, las actuales colonias de coral, termiteros, hormigueros o colmenas de abejas podrían representar seres supraespecíficos acordes con un incipiente quinto nivel. En la mayoría de estos superorganismos, el egoísmo de la perpetuidad genética individual (reproducción) se sacrifica y concentra en unos pocos miembros especializados por el fin altruista de la colectividad. ¿Podría ocurrir algo así con nuestra especie? Según Alfonseca, estas colonias están demasiado mecanizadas genéticamente hablando como para considerarlas un verdadero quinto nivel superior. Hace cientos de millones de años que podrían haber existido como comunidades con esta especialización sin que parezca que haya cambiado mucho la cosa. Sin embargo, probablemente estos colectivos sobrevivan a la especie humana, tanto en su cuarto nivel actual como en su futura “quinta pantalla” (en el argot de mi hijo…) ¿No consiste precisamente en esto el juego biológico, garantizar la supervivencia de la especie?

 

Volviendo a la humana, ¿cómo será nuestro supuesto quinto nivel? En un mundo globalizado, con los medios rápidos de transporte como sistema circulatorio, la red de ordenadores (pronto se implantará la versión 3.0 en la comunidad del ciberespacio) como claro sistema nervioso… ¿sacrificaríamos nuestra capacidad reproductiva individual por el bien común y que solo una “casta” específica se dedicara a estos menesteres?

 

Para tratar de visualizar nuestra naturaleza egoísta y cómo ésta podría perjudicar (aunque no impedir) el avance cultural-evolutivo de nuestra especie, en el libro “El Quinto Nivel” se narra el siguiente ejemplo:

Dos presos aislados reciben una oferta: si uno denuncia al otro, saldría libre, pero su compañero cumpliría 5 años de condena. Sin embargo, si los dos se denuncian mutuamente, cumplirían cada uno 4 años en la cárcel. Finalmente, si ninguno se denunciara, pasarían, por otros delitos menores, 2 años de arresto cada uno. Al parecer, lo lógico sería esta última opción (para el conjunto de la colectividad, es decir, los dos reclusos). Sin embargo… ¿no adivina cuál será la condena más probable que cumplirán los reclusos? ¿por qué? En un mundo capitalista, comenta Alfonseca, cabría la posibilidad de ver este ejemplo como una forma de ahorrarse un año de condena, es decir, que el egoísmo e intento de enriquecimiento personal (base del capitalismo) no tendría por qué perjudicar, a la larga, el desarrollo de la sociedad; ¡curiosa observación!

Por ello finalmente, de regreso en el quinto nivel, y sintiendo haber tratado de resumir ideas tan complejas en tan pocas líneas, con la tendencia de megacolectividad actual y los datos aportados de las posibles colonias de quinto nivel ya existentes, ¿seríamos capaces, sin recurrir a la “Utopía” de Tomas Moro (1478-1535) de comportarnos como especie altruista para perder nuestra independencia egoísta del cuarto nivel? o, por el contrario, ¿podría constituirse un quinto nivel de especialización evolutiva sin renunciar a la capacidad reproductora en nuestra parcela de individualidad?

 

Ya puestos en filosofía científica, ¿cómo podría intervenir la biotecnología: ingeniería genética, técnicas punteras de biología molecular, en la creación de… “este mundo feliz”? ¿Era el mundo de Huxley verdaderamente feliz? ¿Constituiría este “mundo feliz” un claro quinto nivel?

 

JAL (CBM-UAM)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aunque podría parecer exótico que el autor de un post se comentara a sí mismo, querría hacer un inciso para explicar un par de cosillas:

Acabo de terminar de leer los dos últimos capítulos que me restaban de “El Quinto Nivel”. Con todo mi cariño y respeto a mi compañero académico, debo reconocer que… me ha decepcionado el exceso de connotaciones religiosas que se ha ido desplegando en lo que hubiera podido ser un trabajo filósofo-científico más serio. No solamente se rechaza como opción digna el ateísmo, se destaca el capitalismo moderado sobre el socialismo (me pareció entender… aunque podría haber interpretado mal lo leído…) sino que, poco a poco, va adoptando los argumentos más clásicos, disfrazados de reflexión científica, que exhiben los representantes de la iglesia en temas sociales y científicos… Finalmente, el autor nos acaba haciendo la sugerencia de que, para no ser egoístas y conseguir una sociedad altruista propia de un quinto nivel organizativo deberíamos, por ejemplo, donar parte de nuestros ingresos a… los misioneros católicos…

Lo que también quiero indicar es que, simplemente, he tomado la idea filosófica del libro para escribir un Post sobre las connotaciones que representaría, para nuestra supervivencia, adquirir una sociedad de… colmena. Se supone que en el paso de un nivel al siguiente, el individuo pierde su individualidad, valga la redundancia, para integrarse, sacrificando la reproducción personal, en un ser… supraestructural…

Sobre esto, y únicamente sobre esto, fuera de las connotaciones filósofo-espirituales personales, considero que merece la pena la reflexión… (para eso escribo un blog sobre ciencia y biotecnología y no de filosofía…
Un saludo

Otra opinión encontrada en la red:

http://antoniofumero.blogspot.com/2005/05/otro-libro-inquietante.html

o sea, que justifica el que exista un vaticano lleno de solteros sin hijos que dirijan la vida ‘espiritual’ del mundo, y que el resto de la plebe dedicada a la procreación pague sus cánones para mantener a tan benevolentes líderes… o también, y en la misma línea de pensamiento, estructuras y redes sociales tales como el opus, con su sección de solteros reprimidos y adalides del liberalismo más salvaje y dispuestos a controlar todos los resortes del poder (sustitución de la líbido sexual por la líbido del poder), dedicados a liderar a su ‘tropa’ de casados plenamente entregados a la reproducción sin límites… cada loco con su locura!!… en definitiva, que antes que los nazis ya teníamos sobre la tierra a unos cuantos iluminados haciendo experimentos sociales.

El egoismo es necesario y la base de la evolución. Sin egoismo no habría lucha y sin lucha no hay selección. Estos argumentos tipo dejame decidir a mi que genes son los más adecuados porque yo no soy egoista y haré lo mejor para todos son muy bonitos, pero no son más que una manera de conseguir la superioridad sobre el resto a base de hacerles sentir culpables. Es egoismo escondido. Un buen truco la verdad. A muchos les lleva funcionando toda la vida.

El problema es que la gente está jodida y esta gente les promete salvación. Lo siento. El mundo es una lucha y si estamos jodidos es porque no valemos o no hemos sabido adaptarnos a la situación. Pero obviamente, es más facil pensar que el de arriba es un cabrón sin moral que admitir nuestra propia inutilidad.

Cual es la lógica en pensar que si hacemos lo que esta persona tan moral nos propone este va a hacer lo que nos convenga a nosotros y no a él?

No creo que haga falta renunciar al egoísmo para dirigir la reproducción, yo, por ejemplo, me considero una persona egoísta, pero no me importaría que la humanidad se pusiera de acuerdo para crear nuevos humanos a partir de una mezcla de los mejores genes de la especie. Creo que sería algo beneficioso para la evolución humana y nadie resultaría perjudicado ya que los nuevos humanos llevarían genes colectivos de todos.

La especie avanzaría a pasos agigantados desde el momento en que se dejara a la Biotecnología intervenir en la línea germinal humana. Pero claro, esto requeriría un consenso a nivel mundial y, como es de suponer, habrían países o personas que se negarían a participar, sin embargo estos nuevos humanos, que serían más fuertes e inteligentes que cualquier otra persona que hubiera existido antes, acabarían ganando la partida por mera selección natural, ya sea pacíficamente o a la fuerza.

Hola Pablo,
aunque la idea, desde el punto de vista filosófico, podría ser atractiva (intentar seleccionar características evolutivamente ventajosas para nuestra especie), a ese proceso se le denomina Eugenesia y… entre otras cosas constituyó el germen de un terrible y dramático reciente pasado histórico… en Alemania (aunque no solo allí…).
Un abrazo

Hola
La eugenesia es terrible porque no son características seleccionadas de forma natural (al contrario que la selección que durante miles de años ha llegado a dar la organización de las colmenas), sino es una persona o un grupo que decide lo que es mejor (¿en vez del Filósofo-rey de Platón queremos un Biotecnólogo-rey?, os recuerdo que no deja de ser una tiranía). Nunca podremos llegar a un quinto nivel de organización por medios naturales porque desde que apareció la sociedad y la cultura, la selección natural no tiene mucho poder sobre las personas. Y, por razones obvias, debemos estar en contra de aplicar una eugenesia (aunque sea de buena fe). No se si la evolución de la sociedad y la cultura nos hará llegar a nuevos niveles (mejores o peores), pero biológicamente hablando nos quedaremos en el cuarto nivel en el que estamos.
Saludos

Comentarios del autor de El Quinto Nivel sobre los comentarios anteriores de este Weblog:

1. Parece que no me expliqué bien, en la parte donde aparece el dilema del prisionero, pues JAL ha sacado de él conclusiones equivocadas respecto a mi modo de pensar. Se trata de un ejemplo clásico de teoría de juegos, creado hace décadas, con el mismo objetivo con el que yo lo he utilizado: demostrar que una conducta estrictamente egoísta puede dar peores resultados que la cooperación. En otras palabras: que un egoísmo inteligente puede precisar del altruismo. Nótese que propongo este ejemplo en un apartado que da argumentos por los que el quinto nivel puede ser inalcanzable. No tiene nada que ver con la defensa del capitalismo.

2. La sugerencia de dar donaciones a los misioneros católicos no es mía: se propone frecuentemente en las colaboraciones, e incluso en las editoriales de un medio tan laico como La Vanguardia. Se basa en la constatación de que la mayor parte de la ayuda al desarrollo en Africa cae en un agujero negro de corrupción, y que entre los pocos intermediarios dignos de confianza figuran precisamente los misioneros. De hecho, el economisa Xabier Sala y Martín ha fundado la ONG "Fundación Umbele: Un Futuro Para África", que utiliza sus recaudaciones para conceder microcréditos en Africa. Dado que esta ONG es pequeña y tiene poca infraestructura, decidieron aprovechar una infraestructura preexistente de intermediarios: los misioneros católicos. ¿Qué ganan éstos? Que al recaudar las devoluciones de los microcréditos, pueden reinvertirlos en sus propios proyectos de ayuda al desarrollo. Por eso su lema es: "si usted da un euro, su ayuda se convierte en dos". Quien se escandalice por mi propuesta, demuestra no estar al día en los procedimientos más modernos y sofisticados de ayuda al desarrollo.

3. No rechazo el ateísmo como opción digna, sino como opción ilógica. Ante la pregunta fundamental: "¿De dónde venimos? ¿De dónde salió el universo?" la respuesta creyente me parece lógicamente correcta. La agnóstica (contestar que no se sabe) me parece honrada. La atea adolece de circularidad lógica: en cualquiera de sus formas, la respuesta acaba reduciéndose a: "el universo existe porque el universo existe".

4. JAL parece creer que entre el capitalismo moderado y el socialismo me inclino por el primero. No creo que pueda deducirse esto del libro. El término "capitalismo moderado" no aparece en ningún sitio; "socialismo" tampoco (salvo al describir las teorías de Marx, que le asignaba un significado distinto al actual). De hecho, ataco por igual al capitalismo moderno y al comunismo histórico. Como curiosidad, indicaré que en una página web que te hace preguntas y luego te clasifica en un diagrama bidimensional izquierda-derecha económica + autoritario-liberal, yo quedé casi en el centro, con ligera tendencia hacia la izquierda liberal. Los cuatro personajes famosos más próximos a mi postura (proporcionados por la misma página web) resultaron ser Juan Pablo II, el Dalai Lama, Gandhi y… Gerhard Schroeder. No me parecen malas compañías.

5. Hugo dice: "El egoísmo es necesario y la base de la evolución". Cierto. Yo también lo digo en el libro, pero esta afirmación es válida únicamente para la evolución dentro del mismo nivel. Para pasar de un nivel al siguiente, es preciso el altruismo, el egoísmo pasa a ser contraproducente. Hasta ahora, en los cambios de nivel anteriores, el problema se resolvió mediante la renuncia a la reproducción de casi todos los individuos del nivel inferior. Esto es lo que planteo en mi libro y en mis experimentos de vida artificial.

6. Estoy de acuerdo con Olga. Esa es la tesis de mi libro: que en la situación actual del mundo, el paso al quinto nivel es imposible. Para resolverlo, propongo un camino. Algunos lo encuentran demasiado "místico". Me gustaría que propusiesen alternativas. No me sirven contestaciones como "esto no me gusta" o "me decepciona".

7. Finalmente, algunas de las críticas que he recibido provienen de personas que evidentemente no han leído el libro y se basan exclusivamente en la crítica de JAL. Esta actitud no me parece correcta. Creo que el propio JAL estará de acuerdo en que su crítica no proporciona datos suficientes para algunas de las deducciones que se han sacado de ella. ¿Qué tienen que ver el Vaticano o el OPUS con El Quinto Nivel?

Un saludo a todos.

Corrección al punto 2 de mi aportación anterior: no es Xabier Sala y Martín, sino Xavier Sala y Martín.

Puede encontrarse información adicional sobre mis opiniones respecto al punto 3 en mi artículo "La fe en Dios a la luz de la ciencia", http://www.ii.uam.es/~alfonsec/docs/dia1.htm”>http://www.ii.uam.es/~alfonsec/docs/dia1.htm. En mi página web (http://www.ii.uam.es/~alfonsec) hay más artículos disponibles sobre los mismos temas.

Querido compañero,
estoy de acuerdo contigo, por lo menos, en una cosa: hay que leerse el libro para hacerse una idea muy precisa de tu pensamiento y planteamiento con el que, dicho sea de paso, no estoy nada de acuerdo (aunque esto puede ser edificante… no?).

El libro es extenso (e intenso) para divagar a través de un blog, pero algún comentario sí querría desarrolla:

Decir que la iglesia cristiana es la mejor para explicar la posible fusión con la ciencia en cuanto a la evolución al quinto nivel… demuestra, según mi modesta opinión, poca visión histórica de lo que ha sido, precisamente, la iglesia cristiana, en general, y la católica, en particular (aunque comentes que los actos de personas concretas no deberían implicar a toda la insticución… Que se lo digan a Hypathia de Alejandría, que se la COMIERON literalmente los monjes parabolanos del obismo Cirilo, por cierto, canonizado…).

Como biólogo molecular, tampoco puedo estar de acuerdo con tu intento de demonización a las técnicas de terapia génica, celular, transferencia nuclear o investigación con embriones. Existe un organismo plural que es el COMITÉ DE BIOÉTICA INTERNACIONAL, presidido por un español, por cierto, que ya se ha manifestado reiteradamente a favor de todas estas técnicas… Por lo menos, merecen algún típo de respeto y crédito… no?

Finalmente, no deberías subestimar a los que no conocemos el funcionamiento de los misioneros cristianos (creo que a los nativos de muchos países, "cristianizados" a punta de lanza, nadie les preguntó sus impresiones…) porque, creo, existen otras muchas opciones a las que donar nuestro "dinero sobrante" que ni de lejos han quedado mencionadas en tu libro, como Médicos sin Frontera, con los que colaboro o… si queremos ser conservadores, Cruz Roja (que también salvan, de vez en cuando, alguna vida), mano a mano, bomberos sin frontera (Aldeas Infantiles, Save the children), aunque no las conozco a todas ni sus idearios…

En fin, compañero, como te comenté (y también trasladé a mi programa de RNE), tu libro no me dejó indiferente. Puesto que tienes el mio, podrás constatar mi punto de vista concreto sobre muchos temas científicos.

Yo no me declararía, ni mucho menos, ateo, pero el no saber exactamente lo que ocurrió desde el tiempo 0 al milisegundo después del Big Bang… no nos tiene, por narices, que conducir a ningún Dios que juegue con nosotros como, según tu libro, puedes jugar con tus hormigas virtuales. ¿Te has parado a pensar que a lo mejor, siguiendo con el símil de las hormigas, lo que le ocurre a tu iglesia es que ha divinizado el programa y no al programador?

Bueno… lo dicho, como por tu gran pasión por la divulgación te has convertido, cariñosamente hablando, en una víctima para colaborar con la oficina de cultura científica, me consta que vamos a coincidir en múltiples ocasiones y, con café en mano, podremos intercambiar nuestros… cromos.

Un abrazo, compañero y gracias por tu trabajo e interés.
JAL

Comentarios adicionales:

Tienes todo el derecho a no estar de acuerdo con mis ideas. Cuando se presentó el libro en la UAM, propuse para la mesa a una persona que tampoco lo estaba y que habló en contra de algunas de las cosas que digo en el libro. En eso consiste la ciencia ¿no?

Dices que existen muchas otras opciones para la ayuda al desarrollo. Cierto. Literalmente, el libro dice: "por ejemplo, los misioneros católicos…", lo que no excluye otras posibilidades.
No creo que nadie vaya a tomar una decisión en esto basándose en mi libro, por lo que no me considero obligado a mencionarlas todas.

Dices que "…no nos tiene, por narices, que conducir a ningún Dios que juegue con nosotros como, según tu libro, puedes jugar con tus hormigas virtuales." Pero hay una diferencia esencial entre ambos casos: yo todavía no me he encarnado en una de mis hormigas virtuales para dejar que las otras jueguen conmigo.

Por supuesto, estoy a tu disposición para colaborar. Un abrazo.

Los jovenes de hoy en dia no leen la prensa acausa del televisor, el ordenador,los mobiles..Los jovenes deverian de aprender a vivir solo con lo normal unica y exclusivamente añadiendo el ordenador para trabajos escolares, busca de informacion… A lo que yo me refiero esque un niño pongamos de 10 años que sus amigos han llevado a clase una tia a la quqe se le veian las tetas o alguna niña un tio desnudo. Nuestros jovenes de hoy visitarian paginas de internet no deseadas para niños tan pequeños.

Se han dado casos donde yo estoi en mi vida personal de ninos de 9 casi 10 años que ya saben todo todo sobre la reproduccion humana y ustedes ya me entienden.

No dejen a sus niños en el ordenador si no estan vijilados por un adulto.

Proximas declaraciones de anonimo dentro de… no se sabe quizas cuando yo quiera.

(requerido)

(requerido)


*