Cuando el cerdo estornuda…

Dicen que esa costumbre de responder Jesús, Salud o Bless you, si eres de sangre anglosajona, cuando alguien estornuda, procede de la primera época cristiana, si no antes –según la mitología griega-, a modo de “que Dios te proteja”, cuando en plena pandemia de peste negra, un simple estornudo solía indicar, en pocos días, un familiar menos, entre otras muchas explicaciones… Ahora, al parecer, y por medio de tanta locura informativa, cuando alguien estornuda, los amigos tienden a pensar… Vaya… ya está aquí el cerdo constipado, con perdón…

De hecho, esta nueva paranoia, que no digo que esté o no justificada, por la gripe porcina, me recuerda a no hace mucho cuando solíamos caminar mirando a los cielos por si veíamos… algún pato mareado

¿Está justificada tanta información mediática? ¿Tanta alarma social?

 

Pues esa pregunta es la que tratamos de responder los científicos, movidos por el rigor de la información, la prevención epidemiológica y, por supuesto, el intento de no provocar una estampida ciudadana y que los estragos del pánico acaben siendo peores que los del virus per sé.

 

En dos frases, por lo mucho que ya se ha mareado la perdiz, digo el marrano, querría contribuir a relajar la tensión. El virus de la gripe tiene varios mecanismos principales de modificar su antigenicidad, es decir, la forma en la que nuestro sistema inmune se lo encuentra. Al parecer, la actual combinación entre trozos de virus humano, de cerdo y de ave ha originado una variedad nueva, y de ahí la alarma de todos los Centros de Vigilancia Epidemiológica pero, a día de hoy (bueno, a día de ayer, cuando redacté la presente noticia),  esto no significa que el virus sea peligroso. Para ello tenemos que ver la evolución y confiar en las autoridades, además de estar pendientes de nuestro propio cuerpo e ir al médico si a estas alturas del año nos sentimos con los síntomas típicos de la gripe…

 

Nos acercamos a los 7000 afectados en más de 30 países. Técnicamente, estamos en plena pandemia pero, claro, esto son datos técnicos. Pandemia no ha de significar, por definición, adaptación del virus a la expansión entre humanos y, en dicho caso, mortalidad garantizada. Un virus, como agente infeccioso intracelular obligado, busca encontrar el equilibrio con su hospedador; y la gripe demuestra, año tras año, que tiene herramientas suficientes para hacerlo en tiempo record.

 

La gran pandemia que todos tenemos en mente de la fatalmente mal llamada Gripe Española –tan fatal como que ahora, el nombre de la dichosa gripe marrana, constituyó un motivo bélico diplomático entre EE.UU., México y el resto de la Comunidad Internacional- representó una fatalidad en el 2.5% de los casos pero, claro, hablamos de casos mundiales y en una época de movimiento masivo de tropas –de hecho, fueron los soldados norteamericanos quienes obsequiaron en las trincheras de la Europa de la Primera Guerra Mundial el agente vírico H1N1-, al final de una guerra mundial, hambrunas, malas condiciones fitosanitarias y poco desarrollo clínico en virología…

 

Nada de eso ocurre hoy día en la mayoría de los países desarrollados. Claro está que la temporada de gripe todavía no ha comenzado para los países del Hemisferio Sur… No soy muy ducho apostando, pero puestos a extrapolar y, por supuesto, contemplando la evolución, tendencia y desarrollo científico –en el terreno de las vacunas gripales, por ejemplo-, todo parece indicar que, con muchos boletos de probabilidades, este nuevo serotipo H1N1 triplemente recombinado (humano-cerdo-ave) virus de la gripe, o influenza A, acabará incorporándose a nuestras infecciones estacionales y, por supuesto, al desarrollo de la vacuna multivalente (varios antígenos de gripe A y uno de la B).

  

Por lo tanto, y como despedida, quiero hacerlo con un proverbio matemático (en realidad es japonés): lo que no tiene solución, por definición, no es un problema. Cuídense.

 

JAL (UAM-CBMSO)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Lo que cuentas parece que es lo sensato y además, a tenor de lo que se ve que está ocurriendo, más que lógico. La sensación es que todo está bajo control y que si no se hubiesen tomado medidas la cosa hubiera sido bastante mala, así que se ha actuado correctamente (es la cuarta enfermedad mediática, tras las vacas locas, la gripe aviar y el SARS, por lo que aquello de Pedro y el lobo no se ha cumplido, y menos mal…). De todas formas ha habido países en los que las medidas (cierre de fronteras) han sido exageradas y otros que han aprovechado para actuar de modo intervencionista con sus productos porcinos, cuando sabemos que comer jamón o chuleta de cerdo no nos va a contagiar la gripe (vaya morro… nunca mejor dicho).

Y, cambiando de tema y yéndonos a un terreno meramente lúdico (y exclusivamente de entretenimiento), todo esto me ha recordado al último capítulo de ReGenesis (rodado en 2008, el guión probablemente sea de 2007). Pero creo que más que comentario merece un post. Te lo mando enseguida, JAL.

(requerido)

(requerido)


*