Archivo de marzo, 2010

Agricultura de conservación

Si sumáramos la masa de todos los organismos vivos bajo nuestros campos, como hormigas o lombrices, casi siempre nos encontraríamos con la sorpresa de que es más importante que la masa de los que viven sobre la superficie…

Agricultura de conservación

Agricultura de conservación

Un reciente estudio de la Universidad de Lleida ha encontrado que las hormigas granívoras, algunos escarabajos, ciertos grillos, pequeños roedores y varios pájaros tienen un papel importante en los campos cosechados pues son capaces de eliminar una parte importante de las semillas de malas hierbas. Sin embargo, cuando el agricultor ara los campos para facilitar las próximas siembras, causa un daño a estas especies que solo es comparable al de un terremoto seguido de un tornado, de forma que en los campos labrados gran parte de ésta micro-fauna de hormigas, roedores y lombrices se concentra en los ribazos de las parcelas. 

Durante los últimos años, muchos agricultores han optado por no labrar el suelo, aplicando un herbicida de baja peligrosidad cuando es necesario, y luego siembran cereales, girasol o maíz con equipos especiales que solo alteran el suelo donde depositan las semillas. Esta nueva forma de cultivar, llamada agricultura de conservación, reduce la erosión y respeta a las lombrices, hormigas y aves que nidifican sobre el suelo, manteniendo en la materia orgánica del mismo una mayor cantidad de dióxido de carbono.

Claro que, como los efectos colaterales nunca se acaban, hay quien dice que las explosiones periódicas en las plagas de topillos podrían ser consecuencia de reducir las labores del suelo. Otros han advertido que el aumento desaforado en el número de topillos está relacionado con la desaparición de árboles y arbustos en los márgenes de muchos campos, los cuales ofrecen refugio y atalaya para rapaces, mamíferos y otros depredadores que mantienen bajo control las poblaciones de los topillos. Podemos concluir entonces que también en los suelos de nuestros campos “la procesión va por dentro”.

Redacción: DCC CBMSO

Etiquetas:

¿Por qué uno de los cánceres infantiles más comunes afecta más a los hombres?

Un estudio, con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha descubierto una mutación genética que explica por qué los hombres son más proclives que las mujeres a padecer leucemias linfoblásticas agudas T (T‐ALL), uno de los cánceres más comunes en niños. El trabajo, que aparece publicado en el último número de Nature Genetics, también ha profundizado sobre las causas que originan la dolencia y ha identificado la sobreexpresión de dos oncogenes relacionados con ella.

Grupo de Marisa toribio en el CBMSO

Grupo de Marisa Toribio en el CBMSO

Las leucemias T-ALL, o leucemias linfoblásticas agudas T, constituyen un tipo de tumores hematológicos agresivos que se originan durante el proceso de generación de los linfocitos T. Una particularidad importante de las T-ALL es su mayor incidencia (del orden de tres veces) en hombres que en mujeres. Este hecho ha sugerido la existencia de un posible factor supresor de tumores en las T-ALLs, que debería estar ligado al cromosoma X. El trabajo que ahora publica Nature Genetics demuestra que, en efecto, este supresor de tumores existe. Los autores describen la identificación de mutaciones inactivadoras así como deleciones en el gen PHF6, ligado al cromosoma X, en una considerable proporción de leucemias T-ALL primarias, que oscila entre el 16% de las leucemias pediátricas, al 35% de las muestras adultas. Lo que es más importante, las mutaciones PHF6 están prácticamente restringidas a muestras de pacientes del sexo masculino. Por tanto, la pérdida de PHF6 debida a mutaciones en este gen se asocia significativamente con la aparición de leucemias T-ALL en hombres. Además, los autores profundizan en la causa de la inducción de este tipo de leucemia T-ALL y demuestran la sobre-expresión en las mismas de dos oncogenes: TLX1 y TLX3. En resumen, el trabajo ha permitido la identificación de un nuevo factor supresor de tumores ligado al cromosoma X, PHF6, cuya pérdida resultaría en la expresión aberrante de factores de transcripción TLX y en la generación de leucemias T-ALL.

No es la primera vez que la colaboración entre el grupo del CSIC dirigido por la Dra. María Luisa Toribio en el CBMSO y el grupo liderado por el Dr. Adolfo Ferrando, de la Columbia University de Nueva York, da lugar a importantes descubrimientos en el marco de la patogénesis de las T-ALL. En un reciente trabajo realizado en el CBMSO, publicado en la prestigiosa revista The Journal of Experimental Medicine,  los investigadores demostraron que los mecanismos moleculares que utilizan normalmente los linfocitos T para propagarse durante su generación en el timo están desregulados en algunas leucemias T-ALL. En concreto, describieron que las mutaciones activadoras en el gen NOTCH1 son la causa de la sobreexpresión del  receptor IL-7R en algunas leucemias T-ALL.

 Estos dos trabajos, por tanto, inciden en la identificación de nuevas moléculas implicadas en la patogénesis de las T-ALL que constituyen posibles dianas terapéuticas específicas para el tratamiento de estas leucemias.

Fuentes: CSIC y CBMSO

Etiquetas: , , , ,

Nuevos datos, viejos tumores

A pesar de ser el cáncer endocrino más común, representando un 1% de todos los tumores detectados, el cáncer de tiroides guarda todavía muchas incógnitas. Un equipo de científicos coordinados por Pilar Santiesteban, del Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols del CSIC acaba de publicar varios trabajos que aportan nuevos datos para luchar contra algunos de los tipos de esta patología…

Por una parte estos científicos han comprobado que cierta variante asociada al gen FOXE1, estudiado en más de 2000 personas, confiere mayor susceptibilidad a desarrollar tumores de estas características, convirtiéndolo en un factor clave. Por otro lado, el mecanismo molecular que subyace tras una de las consecuencias más nefastas de estos tumores, la metástasis, concretamente aquellas resistentes a la acción del yodo radiactivo, también está siendo ampliamente analizado, sugiriéndose la implicación del oncogén BRAF y su efecto sobre otro importante factor, TGFbeta.

Además de la colaboración del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, el estudio ha contado con la participación de varios centros hospitalarios de España e Italia. Algunos de los resultados han sido publicados en las prestigiosas revistas científicas PLoS Genetics y Cancer Research. Estamos ante nuevos resultados. Estamos un paso más cercano de nuevos tratamientos…

JAL. CBMSO

Etiquetas: , , ,

En Memoria del compañero Miguel A. Rodríguez

Todos los que nos dedicamos al mundo de la ciencia lo hacemos con el convencimiento de que ésta es una actividad que te permite ejercer y desarrollar tu libertad. En el caso de Miguel Ángel, este convencimiento estuvo arraigado a su personalidad desde que le conozco, hace ya bastantes años, cuando tras haber finalizado una brillante “residencia” en Medicina Interna en la Clínica Puerta de Hierro, decidió ejercer su libertad de una manera poco comprensible para muchos y a la que él nos fue acostumbrando con el tiempo a unos pocos. Miguel Ángel declinó una excelente oferta laboral para arriesgarse en una aventura a la que no pudo resistirse, la ciencia; que fue el centro de su vida, que le apasionaba, en cuya integridad creyó firmemente en contra de los escépticos, y que tuvo la suerte de compartir con María Luisa, con quién también compartió el resto de la vida.

Miguel Ángel Rodríguez Marcos

Miguel Ángel Rodríguez Marcos

 Una aventura que se inició en aquel pequeño laboratorio de “la clínica” y en la que Carlos, sin duda, tuvo bastante que ver; aventura que continuó en el entonces CBM, tras nuestro sonado “desembarco” en el CX, para seguir de forma independiente en París en el Instituto Pasteur y, posteriormente, de vuelta en el CBMSO, en el edificio de “biológicas”. Los linfocitos B fueron la excusa, el desarrollo del sistema hematopoyético la estrategia, y su pasión por lo desconocido y sus ansias de conocimiento su motor. Una aventura, sin embargo, injustamente corta y turbulenta, que le impidió desarrollar como él merecía sus ideas pioneras sobre la hematopoyesis embrionaria, que ya se habían plasmado de forma brillante en excelentes contribuciones científicas en sus inicios postdoctorales.

 Tuve la suerte de compartir con Miguel Ángel buenos y malos momentos; de contar con su opinión, nunca condescendiente; pero, sobre todo, de tener un gran amigo. Siempre con tiempo para hablar contigo y transmitirte su exquisito bagaje cultural; para animarte a continuar venciendo tus dudas, porque “esto merece la pena y es lo que te gusta”; para enviarte por email la última publicación de Nature, que él ya se había leído y tu ni habías visto; para darte una explicación integrada de tu problema científico, para él demasiado concreto y, muchas veces, para increparte por ser excesivamente “convencional”, nada extraño viniendo de un médico especialmente atípico con una arrolladora personalidad. Miguel Ángel, no sabes cuánto me has enseñado de la ciencia…y de la vida… y cuánto te echo de menos.

 Miguel Ángel Rodríguez Marcos, Investigador Científico del CSIC en el CBMSO, nos dejó el 19 de diciembre de 2009, tras 16 años de lucha callada y valiente contra su enfermedad.

 Marisa Toribio (CBMSO)

Etiquetas:
Categorias: EN RECUERDO...