Revuelo periodístico por un estudio sobre la calidad del semen

Todos sospechamos desde hace tiempo que algo pasa con la calidad del semen, las parejas tardan en quedarse embarazadas, recurren a la reproducción asistida con mejor o peor fortuna y muchos amigos comentan que les han diagnosticado “espermatozoides perezosos”. Yo siempre me he imaginado a esos espermatozoides en una tumbona en la playa leyendo el periódico y tomando cervecitas.


ovulo y espermatozoides

Por eso me ha llamado la atención los titulares del País que en primera página nos dice: “El semen de los españoles pierde calidad por la contaminación”.

Ya dentro nos dice: La contaminación deteriora la calidad del semen de los jóvenes.

 

El artículo del periódico está basado en un estudio en el que han participado 60 centros de reproducción asistida de toda España, avalado por la Asociación Española de Andrología y la Asociación Nacional de Clínicas de Reproducción Asistida y en él se exponen las conclusiones del estudio.

Realizado sobre un total de 1.239 voluntarios sanos de 18 a 30 años de edad de 17 CCAA Españolas a los que se evaluó el volumen del semen, la concentración del esperma y la motilidad del mismo.

La noticia continúa diciendo:

Más de la mitad de los hombres españoles entre 18 y 30 años -en concreto, un 57,8%- presenta un semen de calidad inferior a lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera normal. Este indicador está directamente relacionado con la industrialización y la consecuente contaminación. Por eso Cataluña, Valencia y Euskadi son las regiones con una calidad seminal peor. Esto no significa que los jóvenes sean infértiles, pero sí que tendrán más problemas para lograr un embarazo.

Pesticidas, disolventes y desinfectantes son la mayor causa. El medio ambiente es más determinante que los hábitos de vida

La lista de sustancias que pueden interferir es larga. Entre otros, pesticidas, desinfectantes, disolventes u otros componentes empleados en la fabricación de latas, moquetas o sillones.

“Creemos que no es una coincidencia que la calidad del semen sea peor en estas tres comunidades, ya que son zonas donde la industria y los niveles de contaminación han crecido mucho en los últimos 50 años”, afirma Manel Elbaile, autor de la investigación.

 

Pero lo que me ha llamado más la atención del artículo es la siguiente afirmación:

 

La calidad del semen está determinada desde el mismo nacimiento, a no ser que el individuo haya pasado por alguna enfermedad”, explica Elbaile. Los autores insisten en el peso de la contaminación, ya que no ha encontrado relación entre la calidad del semen y el estilo de vida, como el tabaco, alcohol, drogas o el nivel de estrés.

 

El hecho de que las alteraciones observadas puedan tener su origen durante la etapa embrionaria se debe a la exposición de la madre a los denominados disruptores endocrinos, sustancias químicas capaces de alterar el sistema hormonal. Según la hipótesis del estudio del Institut Marqués, la exposición a estos contaminantes afectaría a la formación de los testículos del feto, lo que alteraría la composición de los espermatozoides

 

Pero no olvidemos que solo es un estudio y los estudios pueden ser confirmados o refutados además de ir orientados a demostrar la hipótesis de los investigadores que los realizan.


De ser verdad estas afirmaciones y dado que los individuos estudiados tienen entre 18 y 30 años, nos encontramos con que la exposición de sus madres a los “disruptores neuroendocrinos” se produjo de 30 años hacia aquí. De todos es sabido que la contaminación está aumentando desde entonces….

He vuelto a revisar el estudio y, como sospechaba, no han hecho un análisis comparativo por edades, este análisis debería demostrar que el semen de los participantes con 18 años es peor que el de los que tienen 30 años.

La pregunta sería ¿que calidad del semen pueden tener los niños que nacen ahora?. Según las conclusiones del estudio: poca o ninguna.

No quiero extenderme más sobre la validez científica de estas conclusiones causa-efecto, ya que en epidemiología con un tipo de diseño como éste nunca podría demostrarse “causalidad”

Pero sí os remito a los comentarios realizados por mi hermano en su Blog Un Universo invisible que abunda más sobre este tema en el post“Contaminación y fertilidad humana:hechos científicos y tópicos impregnantes”, en el que reflexiona sobre otros aspectos de estos temas.

 

Ovulo y espermatozoides

La mayoría de los factores reconocidos tradicionalmente son ambientales y entre ellos se incluyen:

Factores alimenticios y estrógenos utilizados en alimentación animal

Reses tratadas con Clembuterol o dietiletilbestrol

Aceite de colza o algodón

Edulcorantes (ciclamato)

Colorantes (Orange II, Hexaclorofeno)

Deficiencia de zinc, dietas drásticas hipocalóricas.

Agentes contaminantes tóxicos (Plomo, cadmio, organofosforados, hexacloruro de benceno, dibromo cloropropano, DDT)

Infecciones de transmisión sexual

Drogas (marihuana, cocaína, drogas de diseño, etc)

Alcoholismo

Tabaquismo 

Uso de esteroides anabolizantes

Radiación ionizante

Ambientes laborales de excesiva temperatura

Fármacos (especialmente productos hormonales y citotóxicos (agentes que se usan en la quimioterapia, fundamentalmente)

Exposición a determinados tóxicos de naturaleza química (pesticidas, herbicidas, metales pesados)

Os dejo aquí el enlace del estudio y vosotros decidiréis

 

Consuelo Ibáñez Martí

Médico salubrista

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*