Posts etiquetados con ‘Patentes.’

33) ¿Pero qué están haciendo tan mal las farmacéuticas?

Evolución de la Tasa de Mortalidad de niños menores de 5 años en España.

Evolución de la Esperanza de Vida al Nacer en España.

Es muy difícil asignar el impacto preciso que la investigación farmacéutica ha tenido en nuestra salud. He acompañado esta entrada de dos gráficas que nos ilustran sobre lo que estamos hablando. A principios del siglo xx en España moría un niño de cada 6 antes de cumplir cinco años. A finales de siglo dicha tasa se había reducido a un niño de cada 250. Igualmente, relacionado, pero no solo, con lo anterior, la esperanza de vida al nacimiento aumentó en España más de 40 años durante el siglo xx.

Obviamente higiene, nutrición, sistema sanitario, etc. han tenido mucho que ver en dicho progreso. Pero también la aparición de los antibióticos, las vacunas y otros muchos medicamentos. Y, adicionalmente, el establecimiento de la industria farmacéutica, que aceleró el acceso a las medicinas existentes y el descubrimiento de muchas nuevas.

Por todo ello, resulta chocante el que la industria farmacéutica frecuentemente aparezca como la “mala de la película”; literalmente, ya que hay varias películas, novelas y artículos que nos muestran sus maquinaciones para enriquecerse a costa de la salud de todos nosotros. Incluso en los ambientes científicos, las reticencias a trabajar en el desarrollo de medicamentos vienen a veces acompañadas por críticas a los usos de la industria.

Es cierto que en algunos casos se han ganado el papel. “No podemos olvidar que la Medicina es para las personas. No es para las ganancias. No se debe de perder de vista esa premisa”. Esta frase no es de un crítico, sino de George W. Merck, ni más ni menos que el fundador de la empresa farmacéutica Merck. Y no hacen ningún honor a ella cuando fuerzan el sistema de patentes para optimizar las ganancias. O cuando relegan el desarrollo de medicamentos curativos frente a los paliativos, como denunció el premio Nobel Sir Richard J. Roberts, o el de medicamentos para enfermedades “con poco mercado”. Es normal que así no se ganen la simpatía social.

Pero resulta no solo extraño, sino muy preocupante, la creciente respuesta social a dicho desprestigio. Por una parte, el auge creciente de las pseudoterapias, con marchamo incluso del Parlamento y la Comisión Europeos. Las pseudoterapias no solo buscan las ganancias, sino que además no curan de nada. Y por otra parte, la dejación creciente de la inversión pública en el campo de la sanidad y el desarrollo farmacéutico. Una implicación más activa sería un valioso contrapeso de la deriva ultraliberal de las empresas que, cada vez más, controlan nuestra salud.

Etiquetas: , , ,

5) Los fríos números.

¡Peligro, estrechamiento que compromete el desarrollo social, tecnológico y económico de España!

Hasta ahora te he hablado de investigación y afán de saber; de enfermedad y necesidad de terapia; y de oportunidad de desarrollar un medicamento. Cuando todo esto se acopla, tenemos un ejemplo de Economía basada en el conocimiento, centrado en nuestro campo de investigación, la biomedicina.

Seguro que has oído hablar sobre la necesidad de impulsar en España la Economía basada en el conocimiento. Y no solo en España. La Estrategia Lisboa 2010 del Consejo Europeo perseguía crear “la economía basada en el conocimiento más competitiva y dinámica del mundo, capaz de crecer de manera sostenible con más y mejores empleos y con mayor cohesión social“. ¡Suena irónico en las actuales circunstancias! La crisis financiera se ha llevado por delante muchos de los logros parciales de dicha estrategia en España y en otros países europeos. Pero, también, ha puesto dramáticamente de manifiesto la necesidad de perseverar en el cambio del modelo productivo hacia dicha Economía basada en el conocimiento.

No lo tenemos fácil con los recortes en I + D + i, aunque es mucho más preocupante la falta de cultura emprendedora en España, tanto en el mundo académico como también en el financiero/empresarial. Esto produce, más que un estrechamiento, un estrangulamiento entre la generación del conocimiento y su aplicación. Muchos análisis estadísticos nos ilustran al respecto. Aquí te dejo algunos: La FECYT, Scientific American (más artículo), SCImagojr.

Yo he elegido, empleando los datos de 2010 de la FECYT, comparar nuestro país con uno de los más potentes de nuestro entorno socioeconómico: Alemania. Así evitamos distorsiones introducidas, por ejemplo, por la legislación laboral.

País Documentos científicos publicados por millón de habitantes

(citas/publicación)

Patentes registradas (en Europa) por millón de habitantes
España 1.410 (1,13) 34
Alemania 1.625 (1,34) 299

 

Mires el análisis que mires, el mensaje siempre es el mismo: la producción científica española en publicaciones es acorde al potencial económico del país; más aún, sobresaliente si se considera el bajo porcentaje del PIB que históricamente se ha dedicado a I + D + i en España. Sin embargo, esa relación se quiebra cuando pasamos del conocimiento puro al aplicado. Las patentes (y las exportaciones tecnológicas) están muy por detrás del potencial económico y científico de nuestro país. Está claro: algo no funciona en España en el proceso de transferencia del conocimiento. La duda que me entra tras mi experiencia de estos años es si hay voluntad real de arreglarlo.

Etiquetas: , , ,