Semana movidita sobre células madre y la ley de reproducción asistida…

Al veto llevado a cabo por Bush sobre la investigación en células de origen embrionario con dinero público en EE.UU., hay que sumarle la lucha diplomática llevada a cabo en el seno de la UE para conseguir que el VII Programa Marco de investigación para el periodo 2007-13, dotado con más de 50.000 millones de euros, financie la investigación con estas mismas células…

No ha sido fácil; una ola de “protección a la dignidad del embrión” recorre el centro de Europa. Alemania, Austria, Luxemburgo, Lituania, Malta y Polonia, entre otros países, se oponen a la investigación con células madre de origen embrionario. De hecho, en Polonia (uno de los países más católicos de Europa), Lituania y Austria está totalmente prohibido este tipo de estudios. Alemania, sin embargo, actúa de una forma algo más… compleja: no permite la creación ni investigación con células madre embrionarias obtenidas en su territorio, pero sí la investigación con líneas celulares importadas de otros países… ¿usted lo entiende?…

En la “sensibilidad” opuesta, Bélgica, Reino Unido y Suecia están dispuestos, y así lo hacen para envidia de los científicos estadounidenses, a apostar fuertemente por la investigación con células embrionarias, incluso mediante Transferencia Nuclear (Clonación Terapéutica). Entre esos extremos, nos encontramos los demás: Dinamarca, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda o España, entre otros. No obstante, la Ministra de Sanidad, Elena Salgado, ya ha anunciado que con financiación europea o sin ella, España apoyará la investigación con embriones sobrantes y, si los investigadores lo solicitan, la clonación terapéutica…

Al final… se alcanzó un acuerdo que, según parece, no contenta a nadie; se permite la investigación con dinero público europeo en líneas celulares de origen embrionario ya establecidas en aquellos países que (perogrullada) la ley lo permita, pero no se financiará nada que implique la destrucción de nuevos embriones, supernumerarios o no, congelados o no, condenados a la destrucción o no… Cosas de la insondable moral, que no ética, humana, puesto que las Comisiones Internacionales de Bioética se muestran a favor de dicha investigación…

Mientras tanto, nacía en Sevilla, en un hospital público, la primera niña libre de una tara genética que portaban sus padres: La enfermedad de atrofia muscular denominada Duchenne. Por una simple y conocida técnica de Selección Preimplantacional, que lo único que hace, sin modificar genéticamente nada, es, tras una fertilización in vitro, seleccionar aquellos embriones libres de enfermedad e implantárselos a la madre quien, de este modo, tendrá un hijo sin la sombra de esa terrible enfermedad incapacitante… Otras enfermedades que, como dice la Ley 14/2006, no tienen cura posnatal y podrían beneficiarse de esta técnica son el Síndrome de Alport, Huntington, fibrosis quística y otros tipos de distrofias musculares… Por todo ello, y con toda mi ignorancia, me cuesta mucho entender declaraciones como la efectuada recientemente en los medios de comunicación por la iglesia que tildan estas técnicas de “eugenesia”, “destrucción de niños enfermos” (se refieren a los embriones de unas 8 células descartados en la selección preimplantacional) y antinatural… Me imagino que tan “antinatural” como curar diabéticos con la insulina obtenida de bacterias recombinantes… ¿no? ¡Bendito progreso… anyway!

JAL

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Una de las marcas del subdesarrollo es la falta de autoconfianza en materia científica. La velocidad de vértigo de los avances científicos arroja inevitablemente dudas acerca de la capacidad real de nuestra sociedad para asumir como propia una actividad,la científica, que afronta tantos obstáculos para que resulte relevante. La ciencia se nutre de la ciencia, por eso que los debates temáticos y metodológicos son muy importantes en estos foros que están abiertos a todo y que permiten además identificarse al científico, de tal manera, que las contribuciones de sucesivas generaciones de investigadores hacen posible el crecimiento acumulativo de la ciencia y la investigación y en última instancia, el progreso científico. Un cordial saludo JAL.

Si en el año 2500 sigue existiendo la humanidad, veremos como la iglesia católica pide perdon disimuladamente por temas como celulas madre o empleo de preservativos para evitar la extensión del sida, diciendo eso si que la culpa no era de ellos…..Recordad a Galileo (pero se mueve)

(requerido)

(requerido)


*