X-Cell

Soy consciente de lo peligrosa que llega a ser la desesperación. Ante una enfermedad grave, cualquier asidero de esperanza nos puede hacer caer en manos de desaprensivos que, como buitres, hacen del dolor ajeno un negocio fructífero. Como científico también estoy tentado a trasladar lo antes posible mis logros desde el laboratorio hasta la Sociedad. Aunque presuponiéndome un principio de bondad, nunca debería puentear las normativas vigentes: legislativas o éticas. ¿O cree que, en salud, el fin y la desesperación justifican los medios?

En este campo difuso de empresas con supuesta base en biotecnología o biomedicina que buscan, llamemos las cosas por su nombre, el lucro ofreciendo falsas esperanzas a muchos enfermos y sus familiares, habría que situar a X-Cell, empresa alemana con base en Colonia y que ofrece, supuestamente y según su página web, que no pienso difundir, tratamientos para enfermedades como párkinson, Alzheimer, tetraplejías o diabetes. Esto es, enfermedades que, dicho sea de paso, continúan siendo estudiadas en los laboratorios puesto que, incluso, se desconoce la etiología de la mayoría de ellas. Son enfermedades cuyo tratamiento con células madre del propio paciente, que es lo que dicen ofrecer X-Cell, podría ser una realidad legal en el futuro, pero no en el presente, como señala la Agencia Española del Medicamento, la cual vigila a dicha empresa pero, al no tener sede en España, difícilmente se puede ir más allá.

Quien sí lo ha hecho, ha sido la Comunidad de Madrid quien, con buen criterio, suspendió la presentación en dicha Comunidad de X-Cell, empresa que cobraba un mínimo de 7000 euros por ciertos tratamientos que, como he señalado, están prohibidos en nuestro país.

Y mientras tanto, prometedores ensayos clínicos con células madre siguen su curso legal dentro y fuera de nuestras fronteras. Como debe ser…

JAL. CBMSO

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Desde luego muy prometedores; los ensayos clínicos con células madre, digo. Lástima que no haya manera de garantizar con la mínima seguridad que no vayan a provocar cánceres. Tampoco que vaya a ser posible utilizar esa técnica alguna vez, porque, incluso con los más esperanzadores indicios (muy al contrario de la dura realidad), nadie podrá asegurar nunca que aquéllos no fueran a aparecer.
Y, de acuerdo contigo en llamar a las cosas por su nombre, la desvergüenza de los promotores de X-Cell nace y se alimenta de la escandalosa propaganda que científicos académicos, cuyos nombres están en la memoria de todos, han hecho y siguen haciendo. Citando la nómina nacional nada más, no me parece necesario rememorar las promesas desmesuradas de Soria (¿a qué se dedica este individuo ahora?) o la insólita noticia que dio Izpisúa en La Vanguardia donde afirmaba sin pestañear que su grupo había curado con células madre; no especificaba ni qué ni a quién.
Sigamos diciendo las cosas tal cual son: sin las frívolas expectativas generadas por estos figuras no habría entidades siniestras como X-Cell o la inabarcable lista de sujetos sin escrúpulos que hace ya tiempo que organizan y se lucran con turismo de células madre.
Con frecuencia los delitos tienen dos culpables: los que lo materializan y los que los instigan. Me parece evidente el papel que desempeña cada cual en este caso.

Sigue con salud.

[...] y voces con criterio abran la caja de los truenos. En su momento algunos ya se hicieron eco de los movimientos que la Agencia Española del Medicamento hizo para impedir que estos mercachifles aterri… con su carromato para captar incautos. No es ir contra las terapias con células madre como en USA, [...]

Me gustaría saber si alguien conoce la empresa BIOCITEX que tiene una clinica en Arucas en Gran Canaria que está haciendo implantes de células madre para niños con paralisis cerebral. Me urge muchisimo ya que estoy a punto de llevar a mi hija

(requerido)

(requerido)


*