¡Transgénico que no vuela… a la cazuela!

Hace unos años participé en una serie de debates sobre la posibilidad de poner en el mercado carne transgénica para el consumo humano. Yo, no os voy a engañar, estaba totalmente de acuerdo, por seguridad, por garantías nutricionales, organolépticas y económicas… Hoy, ese debate ya es historia, y no historia en el sentido de… agua pasada, sino historia de… histórico. Carne, en este caso de pescado, transgénica podrá acabar en tu cazuela… si quieres.

El pasado 19 de noviembre, la FDA –Administración americana para la Alimentación y Medicamentos-, tras más de 26 años de estudio y burocracia, que se dice pronto, aprobó la comercialización del salmón atlántico transgénico AquaAdvantage, de la empresa AquaBounty. Para aquellos que se lo estén pensando –comérselo, digo-, señalar que el animalito es portador de un transgen –un gen procedente de otro animal- procedente de la especie gigante del océano Pacífico, salmón real, que expresa la hormona del crecimiento de forma prácticamente constante todo el año, con lo que eso significa para el tamaño final del salmón, que pasa de necesitar 36 a 18 meses para llegar al tamaño de comercialización.

Y si alguien le busca los tres pies al gato, en este caso al salmón, que no se moleste. No hay más diferencias entre este transgénico, además del tamaño y tiempo para alcanzarlo, y los salmones normales de piscifactoría –todo lo normales que pueden ser al criarlos en cautividad-. Como dije al principio, ni organoléptica, nutricional o biológicamente encontrará más diferencias con su primo no transgénico, manipulado o mejorado genéticamente, para que escojas el término que más te agrade –o menos desagrade-.

Pero claro, tal y como ocurrió hace unos años, no llueve a gusto de todos. Si las más de dos décadas de elaboración y papeleo para poner este alimento en el mercado no parecen suficientes, los grupos antitransgénicos vuelven, como entonces, a arremeter contra este salmón y, mayormente, contra la empresa que lo ha elaborado, la cual podría abaratar los costes de producción y ofrecer carne de salmón a precios más competitivos que sus homólogas tradicionales. Las instalaciones de producción del animal estarán en Panamá a partir de los huevos obtenidos en otras instalaciones de máxima seguridad en Canadá.

Pero, polémica aparte, no se puede negar que este producto es un ejemplo de persistencia de una empresa que, por fin, verá recompensados todos sus esfuerzos; esfuerzo que, dicho sea de paso, ha ido dejando por la cuneta otras compañías biotecnológicas asfixiadas por las trabas burocráticas, muchas de ellas, enmascaradas tras supuestas evaluaciones científicas.

Lejos parece ya aquel primer tomate “Flavr Savr”, comercializado en 1994, transgénico, de lenta maduración que, por una cuestión de cálculo de mercado, no acabó siendo demasiado popular. Ahora, el potencial de la biotecnología animal, al margen de la vegetal, copa todo el protagonismo científico, social y mediático. De él, de su éxito en el mercado, dependerá, sin duda, la puesta de largo de una nueva era biotecnológica de consumo.

Por cierto, al no encontrarse diferencia significativa con sus parientes no transgénico, el nuevo pez, y después pescado, no tendrá que ser etiquetado diferencialmente, al menos en EE.UU. En Europa, donde la empresa no ha solicitado la aprobación de su pez, seguimos con nuestra normativa del 0.9% del producto final, es decir, etiquetar por condición y no por contenido. En este sentido, tal y como hizo James Randi, científico desenmascarador de embaucadores pseudocientíficos, te reto a que lo pruebes, en un ejercicio de doble ciego, y encuentres diferencias entre este alimento biotecnológico y el tradicional de tu piscifactoría favorita. Bueno, quizás tu bolsillo sí note la diferencia, a favor del Aquabicho, eso sí. Otra cosa será compararlo con un salmón pescado cascada arriba, con nuestra propia caña y mucha paciencia…

JAL (DCC-CBMSO)

 DIVULGACIÓN CIENTÍFICA DEL 30 DE NOVIEMBRE DE 2015

Esta semana mi+dtv trata sobre la reemergencia del virus de la poliomielitis en Europa; el posible uso de las heces en ciertas terapias y la innovación agraria en los campos españoles.

Miércoles 00:05 h en Radio 5

Tal y como ya hemos comentado en múltiples ocasiones, dos de los pilares básicos de Entre probetas -aunque no los únicos- son la visibilidad de las enfermedades mal llamadas raras -puesto que en su conjunto hablamos de millones de enfermos en todo el mundo- y la defensa de la ciencia contra el intrusismo pseudocientífico. Lucha, esta última, sin prisioneros. En esta ocasión Entre probetas entrevista a César Cobaleda, investigador del CSIC experto en enfermedades raras, y a Fuencisla Matesanz, del Instituto de biomedicina y parasitología López Neyra. También comentaremos un importante logro a favor de la ciencia seria.

El LAB de JALL,X y V a las 10:05h en Radio 5

 …

MADRI+D TV (Divulgación científica con cara, e imágenes, en 3 minutos)

ENTRE PROBETAS (25 minutos de intensa y entretenida ciencia). Radio 5

EL LABORATORIO DE JAL (Píldoras científicas en 3 minutos). Radio 5

MARCA ESPAÑA (A CIENCIA CIERTA) Radio Exterior de España

A HOMBROS DE GIGANTES RNE

UNEDtv

FACEBOOK (José Antonio López-Guerrero)

FACEBOOK (Departamento de Cultura Científica -Centro de Biología Molecular)

TWITTER (JALGUERRERO)

TWITTER (DCCientificaCBM)

LINKED-IN (Jal Guerrero)

Etiquetas: , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*