Un arma de destrucción masiva para quitar arrugas

Además de su conocido uso en cosmética, el bótox también ha sido utilizado con fines bélicos

La produce un microorganismo llamado Clostridium botulinum y su nombre oficial es ‘toxina botulínica’. Se descubrió en el siglo XIX, en Alemania, asociado a intoxicaciones alimentarias por consumo de salchichas en mal estado. De hecho, de ahí viene su nombre, que deriva de la palabra latina “botulus”, que significa salchicha.

En humanos, la toxina botulínica causa relajación muscular y parálisis, por ello hay tratamientos estéticos en los que se inyectan pequeñas dosis de la toxina en la cara para eliminar arrugas. Sin embargo, en concentraciones elevadas puede causar la muerte al afectar a los músculos respiratorios. Por ello, durante el siglo XX muchos países han utilizado la toxina botulínica como arma biológica. Es una de las supuestas armas de destrucción masiva que algunos pensaban que Saddam Hussein estaba produciendo en Irak y su uso bélico está prohibido por diversos tratados internacionales.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..