Economía circular en España: ¿oportunidad o utopía?

El concepto se ha asentado en el pensamiento de las empresas, que incluyen valores como la sostenibilidad o la 'economía verde' en sus líneas estratégicas. ¿Pero se está poniendo en práctica?

La última Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), celebrada en Madrid a finales de 2019 –la de 2020 no pudo celebrarse debido al COVID-19 y se espera que la próxima tenga lugar en noviembre de este año–, puso de manifiesto la preocupación por el medioambiente y la búsqueda de un modelo de sociedad más responsable y sostenible para el planeta. La llamada economía circular se ha asentado en el pensamiento de las empresas, que incluyen conceptos como la sostenibilidad o la 'economía verde' en sus líneas estratégicas. ¿Pero se está poniendo en práctica?

La base de la economía circular es, además de proporcionar un aprovechamiento más eficiente de los residuos, permitir a las empresas ahorrar costes y obtener ingresos con productos y servicios nuevos. Zacarías Torbado, coordinador de TheCircularLab –el centro de innovación sobre economía circular de Ecoembes– considera que 2021 va a ser un año decisivo para materializar el propósito de tener un planeta mejor. "Lamentablemente, se ha hablado mucho de economía circular en los últimos años pero no se ha avanzado tanto. Tengo mucha fe en el nuevo plan de acción para la economía circular impulsado por Unión Europea. Nos va a hacer trabajar con más eficacia y alcanzar los objetivos", reflexiona.

La propia Comisión Europea estima que la aplicación de la economía circular en la Unión Europea creará 700.000 puestos de trabajo y aumentará el PIB un 0,5% adicional de aquí a 2030. En este sentido, un creciente número de startups y emprendedores han visto en el sector una gran oportunidad de negocio. "Muchas [startups] no son ni siquiera conscientes de que están aplicando un modelo de economía circular. Esto es un buen síntoma porque significa que ya nacen con valores como la sostenibilidad, la reutilización o las energías limpias", apunta Torbado, que reconoce que en cuanto a economía circular se refiere, España aún está atrás de otros países europeos como Dinamarca.

Las startups entran en juego

El responsable no esconde su preocupación ante la situación generada por la pandemia. "En un contexto en el que la mayoría de las empresas luchan por sobrevivir, es difícil que el gran reto este año para ellas sea la economía circular". Aun así, TheCircularLab no ceja en su labor pedagógica. Están convencidos de que el futuro de la economía pasa modelos más sostenibles, por un consumo responsable y con una tecnología que ponga al ciudadano en el centro. Por ello el hub ha creado goCircular Radar, un mapa que agrupa a todas las startups que tengan menos de una década de vida y que con su actividad puedan contribuir al cambio hacia este nuevo modelo.

El proceso de inscripción es totalmente gratuito y la información de aquellas startups que decidan sumarse estará a disposición de las empresas interesadas en colaborar o contratar sus servicios. "Somos conscientes que la economía circular es un proceso lento. Los proyectos muy innovadores requieren de mayor tiempo y no tienen una repercusión tan inmediata como pueda ser crear una app, por ejemplo", sostiene Torbado.

Una cuestión de país

La 'Estrategia Española de Economía Circular' planteada por el Gobierno también tiene una visión a largo plazo. 2030 vuelve a ser la fecha decisiva. Aunque el desafío es ambicioso. Por ejemplo, España se ha comprometido a reducir en un 30% el consumo nacional de materiales en relación con el PIB, tomando como año de referencia el 2010, reducir la generación de residuos un 15% (también respecto de lo generado en 2010) o mejorar un 10% la eficiencia en el uso del agua. "No creo que estemos mal situados", valora Torbado. "La economía circular no es un concepto muy desarrollado en el mundo. Tiene muchos matices y margen de mejora según en el país que se esté. No debemos mirar siempre hacia afuera, sino consolidar nuestro propio modelo", apostilla.

Comentarios

España se ha comprometido para 2030 a reducir en un 30% el consumo nacional de materiales en relación con el PIB, tomando como año de referencia el 2010. Ese objetivo se está consiguiendo por la vía de impuestos ecológicos sobre la producción en España y la reducción de dichos productos sustituyéndolos por productos importados. A nivel de la UE esos objetivos se consiguen por el mismo sistema. Es especialmente llamativo es como se reducen las emisiones de CO2 en la UE, se cierran las centrales eléctricas de carbón y de hidrocarburos pero en los países circundantes a la UE se están construyendo a marchas forzadas centrales eléctricas de carbón y de hidrocarburos con el fin de exportar la electricidad producida a la UE. El resultado es que los logros estadísticos de la agenda 2030 en la UE se obtienen trasladando el CO2 a países de nuestro entorno inmediato. Los productos que mas materias primas consumen y más mano de obra incorporan se trasladan a otros países con normas laborales y medioambientes más laxas o inexistentes que consumimos vía importación. La gran duda es si ese tipo de políticas voluntaristas crean suficiente empleo para compensar los puestos de trabajo que destruyen o se trasladan a otros países. Otra gran duda es y si las balanzas comerciales de España cada vez más deficitarias son sostenibles indefinidamente sobre la base del endeudamiento.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..