El origen evolutivo de la mano humana

La evolución de los peces en tetrápodos - vertebrados de cuatro patas a los que pertenecen los humanos - fue uno de los acontecimientos más significativos de la historia de la vida

Un antiguo fósil de pez Elpistostege, encontrado en Miguasha, Canadá, ha revelado nueva información sobre cómo la mano humana evolucionó a partir de las aletas de los peces.

Un equipo internacional de paleontólogos de la Universidad Flinders de Australia y de la Universidad de Quebec en el Canadá ha revelado que el espécimen de pez, como se describe en la revista Nature, ha proporcionado el eslabón evolutivo que faltaba en la transición del pez al tetrápodo, ya que los peces comenzaron a incursionar en hábitats como las aguas poco profundas y la tierra durante el período devónico tardío hace millones de años.

Este pez de 1,57 metros de largo muestra el esqueleto completo del brazo (aleta pectoral) por primera vez en cualquier pez Elpistostege. Mediante un TAC de alta energía, el esqueleto de la aleta pectoral reveló la presencia de húmero (brazo), radio y cúbito (antebrazo), filas de carpo (muñeca) y falanges organizadas en dedos.

La evolución de los peces en tetrápodos - vertebrados de cuatro patas a los que pertenecen los humanos - fue uno de los acontecimientos más significativos de la historia de la vida.

Los vertebrados (animales con espina dorsal) pudieron entonces dejar el agua y conquistar la tierra. Para completar esta transición, uno de los cambios más significativos fue la evolución de las manos y los pies.

Para comprender la evolución desde una aleta de pez a una extremidad de tetrápodo, los paleontólogos estudian los fósiles de peces con aletas lobuladas y tetrápodos del Devónico Medio y Superior (hace 393-359 millones de años) conocidos como 'elpistostegalianos'.

Entre ellos se encuentra el conocido Tiktaalik del Canadá ártico, conocido solo por especímenes incompletos.

El coautor Richard Cloutier de la Universite du Quebec dice que en la última década, los fósiles que aclaran la transición de los peces a los tetrápodos han ayudado a comprender mejor las transformaciones anatómicas asociadas con la respiración, la audición y la alimentación, a medida que el hábitat cambió del agua a la tierra en el planeta.

"El origen de los dedos se relaciona con el desarrollo de la capacidad de los peces para soportar su peso en aguas poco profundas o para viajes cortos en tierra. El aumento del número de pequeños huesos en la aleta permite más planos de flexibilidad para repartir su peso a través de la aleta. El Elpistostege no es necesariamente nuestro antepasado, pero es lo más cercano que podemos llegar a un verdadero 'fósil de transición', un intermediario entre los peces y los tetrápodos".

El Elpistostege era el mayor depredador que vivía en un hábitat marino poco profundo de Quebec hace unos 380 millones de años. Tenía poderosos y afilados colmillos en su boca, por lo que podría haberse alimentado de varios de los grandes peces de aleta lobulada extintos que se encuentran fosilizados en los mismos depósitos.

El nombre de Elpistostege proviene originalmente de una pequeña parte del techo del cráneo, que se encontró en los acantilados fosilíferos del Parque Nacional de Miguasha (Quebec) y que en 1938 se describió como perteneciente a un tetrápodo primitivo.

Otra parte del cráneo de esta enigmática bestia fue encontrada y descrita en 1985, demostrando que era realmente un pez de aleta lobulada avanzado. El nuevo y notable espécimen completo de Elpistostege fue descubierto en 2010.

La preparación meticulosa del nuevo espécimen y la exploración por TAC del fósil se llevó a cabo en Quebec en 2010, con el Prof. Cloutier trabajando con Isabelle Bechard para hacer la interpretación inicial de los datos de la exploración, y Vincent Roy y Roxanne Noel analizando la espina dorsal y las estructuras de las aletas.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..