¿Son los vehículos eléctricos e híbridos más sostenibles para el medioambiente?

Investigadores de la UPM analizan los potenciales impactos ambientales, presentes y futuros, de los vehículos convencionales, eléctricos e híbridos en España a lo largo de su ciclo de vida

El vehículo eléctrico disminuye en un 48% la huella de carbono de los vehículos convencionales de gasolina en España, pudiendo llegar a una reducción del 58% y 62% en 2030 y 2050 si su implantación va acompañada de un crecimiento en la renovabilidad del parque eléctrico español. Esta es una de las conclusiones derivadas de un trabajo desarrollado por investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en el que han estudiado el ciclo de vida de distintos tipos de coches en España con el objetivo de cuantificar sus potenciales impactos ambientales y guiar las políticas públicas que pueden mitigarlos.

El transporte por carretera representa, en España, el sector con más emisiones de gases de efecto invernadero, constituyendo aproximadamente el 27% del total en 2019. Esta importante contribución, unida a un crecimiento en el número de vehículos particulares desde 1990 y al deterioro de la calidad del aire en los núcleos urbanos, hace del transporte por carretera un sector con un gran margen de mejora. La proliferación de nuevas tecnologías como el coche eléctrico, híbrido, y los combustibles alternativos (GLP, GNC, biocombustibles) es una buena prueba de ello.

Fuente: pxhere

Sin embargo, centrándonos en los vehículos eléctricos e híbridos, no se debe caer en el error de pensar que sus impactos medioambientales son nulos. La realidad es que los coches eléctricos transfieren sus impactos ambientales a las plantas de generación de energía eléctrica y a otras etapas de su ciclo de vida como la producción del propio coche y su batería, y la extracción de las materias primas necesarias. Según los resultados de un estudio realizado por investigadores de la ETSI de Minas y Energía de la UPM, esta deslocalización geográfica de los impactos se traduce en una amplia gama de entornos naturales que pueden verse afectados a lo largo del ciclo de vida del coche. Como señalan los investigadores, “trasladar los impactos medioambientales de los coches a otras regiones y países puede conllevar mayores impactos a los ecosistemas en terceros países, y también mayores riesgos para los trabajadores y las comunidades locales de estos”.

El análisis de ciclo de vida se emplea entonces como herramienta de medida, pudiendo incluir distintos tipos de impactos medioambientales como el potencial de cambio climático o huella de carbono, toxicidad, consumo de recursos minerales, acidificación, etc.

Porcentajes relativos de impacto ambiental potencial para los distintos tipos de vehículos en varias categorías. Fuente: UPM.

Los resultados del estudio muestran también que los vehículos deben ser comparados considerando distintos tipos de impactos medioambientales, y no solo su huella de carbono. En este sentido, los vehículos eléctricos son los que mayores impactos potenciales muestran en términos de ecotoxicidad, toxicidad humana y formación de partículas, debido principalmente a la producción del vehículo y la batería. En cuanto a su huella de carbono, los coches eléctricos son una buena alternativa si son cargados con electricidad procedente del mix energético español actual. No obstante, la investigación apunta que los coches eléctricos alcanzarían su máxima reducción de la huella de carbono si en 2050 se lograra generar un 86% de electricidad a partir de fuentes no basadas en combustibles fósiles como energía solar, eólica, hidráulica, o nuclear.

“Las ventajas medioambientales de cada tipo de vehículo deben ser utilizadas para alcanzar un equilibrio y minimizar el impacto global que tenemos sobre el entorno. Este equilibrio es la única manera de asegurar también la sostenibilidad de estas nuevas formas de movilidad, las cuales conllevan mayor consumo de recursos minerales y nuevos desafíos en términos de reciclaje de los vehículos” concluyen los autores del estudio.


Referencia bibliográfica:

Puig-Samper Naranjo, G., Bolonio, D., Ortega, M. F., & García-Martínez, M. J. (2021). Comparative life cycle assessment of conventional, electric and hybrid passenger vehicles in Spain. Journal of Cleaner Production, 291. https://doi.org/10.1016/j.jclepro.2021.125883

Comentarios

En el artículo se ignora la contaminación asociada a la producción de las baterías, apenas se hace una escueta referencia al reciclaje, y nada se menciona sobre su desecho final. Todo, altamente contaminante, de acuerdo con diversos estudios.

El loable intento de reducción el CO2 es conseguido en los países occidentales que toman medidas políticas para reducir las emisiones se consiguen en su mayor parte trasladando a países con normas laxas la producción y los puestos de trabajo. También con déficit comercial insostenible con China principal fabricante de baterías. El objetivo de reducción de emisiones ha de ser compatible con la defensa de los puestos de trabajo y evitar la competencia comercial desleal de países terceros para ser realmente económicamente sostenible, solidaria y no un mero autobombo sobre logros estadísticos ficticios de reducción de las emisiones en nuestras fronteras trasladando de las emisiones de CO2 a otros países.

En la universidad de Cranfield se hizo en su día un estudio que mostraba que el 75% de las emisiones de un vehículo de combustión se producían durante su proceso de fabricación, desde la extracción de los minerales a su fundición, el traslado de piezas desde fábricas deslocalizadas etc. No creo que esto vaya a cambiar con los vehículos eléctrico, sobretodo, teniendo en cuenta el reciclado (si existe) de las baterías eléctricas, la necesaria reforma del sistema eléctrico para dar acometidas más potentes a los hogares etc. Sigo pensando que la opción más ecológica es mantener tu vehículo durante 20-25 años antes que renovarlo cada 7-10 años. Sin embargo, a los vehículos viejos que les penaliza porque contaminan a nivel local, cuando el criterio es cuál es su huella a nivel global, porque el cambio climático es un problema de todo el planeta.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..