El elefante encadenado (Cuento)

Estos días de invierno es tiempo de circo. Son varias las carpas instaladas en Madrid y aprovechan los padres los días de fiesta para irse con sus hijos al circo y recordarles viejas historias de cuando ellos eras niños. El circo es una manera de vivir de acá para allá, de convivir entre amigos y compañeros de trabajo y, sobre todo, de hacer amigos, de sonreir juntos y de pasar una tarde agradable. No lo es tanto este cuento que deberíamos leer junto a nuestros hijos antes de llevarles al circo. Es la historia de un animal, de los muchos que están en el circo, que ya no se acuerda de su libertad. Pasen y lean. Pasen y comenten.

Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enrome bestia hacia despliegue de su tamaño, peso y fuerza descomunal… pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas clavada a una pequeña estaca clavada en el suelo.

Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir. El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenía 5 o 6 años yo todavía en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia: -Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo me olvide del misterio del elefante y la estaca… y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta. Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta: El elefante del circo no se escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde muy, muy pequeño. Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró, sudó, tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado, y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía… Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no se escapa porque cree -pobre- que NO PUEDE. Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás… jamás… intentó poner a prueba su fuerza otra vez…

 

Fuente:
rimasfrasescitas.blogspot.com

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Es parecido al de Bucay…solo nosotros podemos soltar las cadenas, pero no es comodo que nos sirvan la comida, que nos limpien, nos acaricien, o…¿y la libertad, donde?

¿quien es Beatriz Cabrera Gonzales?

¿cuales son en nuestra vida las grandes cadenas que nos atan

Siempre hay cosas parecidas a lo de Bucay, en realidad lo de Bucay siempre es parecido a lo de otros…

El cuento es excelente.

Amo este cuento!Es hermoso..y admiro muchisimo a Jorge me encanta el libro de recuentos para demian,y aunqe su revista iega un poco tarde x aca,e intentado conseguirla xq es mui buena :D

Lindo cuento

(requerido)

(requerido)


*