Intoxicación Paralizante por mariscos: (PSP) Paralytic Shellfish Poisoning por Saxitoxina

Es un síndrome característico, de predominio neurológico, que comienza de 5 a 30 minutos después de la ingesta de moluscos bivalvos: mejillones, almejas, vieiras y berberechos.

 

En su forma más leve los síntomas iniciales son parestesias en la boca y las extremidades, acompañadas de afectación del tubo digestivo, que suelen ceder en unos días.

También pueden presentarse: dolor de cabeza, mareos, vómitos y diarreas.

 

En los casos graves puede aparecer ataxia, disfonía, disfagia, parálisis muscular y dificultad respiratoria, con posibilidad de muerte por parálisis respiratoria entre las 2 y 24 horas posteriores a la ingestión.

Este síndrome se debe a la presencia en los mariscos de Saxitoxinas y goniautoxinas, producidas por especies del género Alexiandrum y otros dinoflagelados. Dichas toxinas se concentran durante los episodios de proliferación masiva de algas, conocidos como “marea roja”, aunque no siempre es necesario que se produzca este fenómeno.

 

 

Este síndrome es común con la ingesta de mariscos recolectados en aguas frías: por encima de 30º de latitud norte y al sur de los 30º de latitud sur, aunque puede observarse también en aguas tropicales.

La proliferación masiva de especies de Alexiandrum se produce varias veces al año, en especial de abril a octubre. Los mariscos son tóxicos durante varias semanas después de que pase la marea y la mayoría se vuelven aptos para el consumo.

  

La saxitoxina es una neurotoxina estable al calor, es un polipéptido tóxico producida por dinoflagelados: Alexandrium spp., Gymnodinium catenatum, Pyrodinium bahamense, es filtrado y retenido por mejillones y ostras.

 

 

El principal vector de transmisión de esta enfermedad al hombre son los moluscos bivalvos; éstos acumulan la toxina vía alimentaria en sus aparato digestivo y tejidos blandos. Si los moluscos ingieren células portadoras de toxinas, éstas se rompen y el material celular queda libre junto con la toxina en el sistema digestivo del animal. La toxina pasa después a las diferentes partes del molusco que se vuelve tóxico.

 

Casi  todos los síntomas que provoca en el humano la saxitoxina se debe a la inhibición difusa del impulso nervioso en los nervios periféricos y en el músculo esquelético. Los síntomas varían dependiendo de la severidad de la intoxicación que depende a su vez de:

 

  • el tipo de toxina implicada,
  • la cantidad ingerida y
  • la tasa con la que es capaz de eliminarla el intoxicado.

 Prevención

  • Vigilancia mediante programas monitorizados preventivos:
  • Evaluar niveles de toxinas en mejillones, ostras, vieiras, almejas.
  • Prohibición de recogida de áreas tóxicas sospechosas o demostradas.
  • Evitar comer marisco de áreas en que haya mareas rojas.
  • En situaciones de duda, no consumir marisco.
  • El calor y la eliminación de los fluidos del marisco disminuyen la cantidad de toxina que se ingiere.

 

 

Consuelo Ibáñez Martí salubrista y epidemiólogo

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*