30) Vendedores de miedo.

Excelente campaña de Médicos sin frontera.

En mis cuatro entradas previas te he ido contando ejemplos de conductas viciadas que me he encontrado en el mundo de las aplicaciones de la ciencia y la transferencia del conocimiento. Intentando aliviar la angustia ante una enfermedad grave, incluso incurable, uno puede dar falsas esperanzas sobre la seguridad de conseguir la curación, o sobre los plazos para lograrlo. ¡Espero que mis charlas a pacientes nunca lo hayan hecho! O, dado lo difícil que es generar las evidencias científicas necesarias para el desarrollo de un nuevo tratamiento, seguir la vía fácil de recomendar remedios sin ninguna base científica.

En estos ejemplos aún se puede vislumbrar una buena intención que, sin embargo, puede causar bastante daño a los pacientes y sus familias. ¡Es difícil, enfrentado a la angustia que esas personas pueden llegar a sentir, armonizar el mantener el rigor científico y el no causarles desaliento! Te lo digo por propia experiencia. Pero hay actitudes en las que yo no puedo aceptar ninguna buena intención. Por ejemplo, el caso de los que toman un atajo: falsear las evidencias. O el de los que no aceptan el fracaso en demostrar efectividad y manipulan los resultados.

Sin duda alguna, el caso más indecente es cuando se acude a crear miedo. Miedo que puede hacer que personas sanas se sientan enfermas. O que los pacientes abandonen su tratamiento. Por desgracia existen muchos ejemplos, que ya he tratado en otros foros. Al bajar de “mi torre de marfil” me he topado con la confusión, bastante extendida, que lleva a equiparar un efecto terapéutico con el efecto placebo. Esta confusión puede llegar a ser mortal si tienes una enfermedad grave y abandonas la terapia científicamente probada. Por desgracia esta confusión está abonada por, incluso, profesionales de la salud. Me he encontrado con individuos que meten miedo para, por ejemplo, venderte ropa o artilugios “protectores de las radiaciones electromagnéticas”. Y ese miedo puede llegar a causar síntomas reales de una enfermedad inexistente por el efecto nocebo. O, lo que es peor, el miedo inducido en sus padres, imputando a las vacunas toda una lista de terribles males, ha causado la muerte de niños por enfermedades prácticamente erradicadas en muchos países occidentales gracias a la vacunación. ¡Ganas me daban de volverme a subir a “mi torre de marfil” y dedicarme sólo a investigar! Pero me puse a pensar sobre cómo buscar una solución para que esos vendedores de miedo no engañen a la gente, para que no pongan en peligro sus vidas. Te lo iré contando.

 

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] y proporcionarles un tratamiento. Pero tampoco ninguna duda sobre la catadura moral de los vendedores de miedo que hacen dinero a su costa. .addthis_toolbox.addthis_pill_combo a { float: left; [...]

(requerido)

(requerido)


*