EL CORDÓN DE LEONOR…

Entre todas las grandes noticias sobre biomedicina y/o biotecnología que nos han inundado en los últimos días -la conservación del cordón umbilical de la futura reina de España; la comercialización del primer medicamento obtenido en cabras transgénicas; o la preocupación del COI por los próximos juegos olímpicos de Pekín y la aparición de los primeros casos de terapia génica deportiva (dopaje genético)- me voy a centrar brevemente, en la primera para, en posteriores reflexiones, tratar esta curiosa actualidad de organismos modificados genéticamente: cabras, en el caso de nuevos medicamentos, o deportistas, en el caso del dopaje deportivo génico…

Desde hace unos días, todos los españoles sabemos lo que, por otra parte, tendría que ser una cuestión completamente de ámbito privado: Las células madre procedentes del cordón umbilical de la infanta Leonor están congeladas en un laboratorio privado y especializado de Tucson, Arizona. La verdad es que la noticia no debería sorprender. Me parece muy correcto que todos aquellos padres, preocupados por el futuro de sus hijos, contemplen esta posibilidad -si disponen de unos 1500 euros de recepción y congelación y otros 100 anuales de mantenimiento y reposición del nitrógeno líquido para la congelación de las células-, aunque, hoy por hoy, la posibilidad de que lleguemos a necesitar estas células sea bastante escasa.

Sin embargo, lo que sí debe ser noticia es el hecho de que España todavía no cuente con los centros, privados o públicos, adecuados para permitir esta posibilidad. Carlos Martínez, presidente del CSIC, apuesta por el desarrollo de centros privados, al estilo del de Arizona, o los ya existentes en otros países de nuestro entorno, eso sí, bien regulados, controlados y de absoluta transparencia para la sociedad y el cliente, para permitir, a los padres que lo consideren oportuno, conservar unas células con amplias posibilidades futuras de terapia (como luego detallaré).

La Sanidad pública contempla, de momento, la donación de estas células de forma altruista y teniendo en cuenta que el donante no se beneficiará de dicho gesto. Conservar más de 400.000 cordones (sus células) al año (nuevos nacimientos) supondría un coste cercano a los 800 millones de euros que la Sanidad pública, probablemente, no pueda permitirse…

La pregunta que hay que plantearse sería: ¿realmente merecería la pena gastarse el dinero que cuesta la crioconservación de estas células? Bueno, la respuesta se acerca a la afirmación. Las células madre de cordón umbilical (hasta 4 millones por nacimiento) son capaces de reponer toda la población sanguínea, en un supuesto trasplante en caso de, por ejemplo, leucemia. Son células muy “inocentes” inmunológicamente hablando y por ello suponen menos riesgo para el paciente. Sin embargo, en aquellos casos donde la enfermedad sea genética, estas células portarían dicho defecto. Además, la crioconservación no parece ser… indefinida…

No obstante, a las objeciones de la conservación, habría que restarle una posibilidad de futuro: estas células madre serán capaces, cuando la tecnología lo permita, de ser utilizadas para diferenciarse en otros tejidos y poder “reponer” células dañadas. Estoy hablando, lógicamente, de Medicina Regenerativa. Una posibilidad más que atractiva para, si los medios lo permitieran, decidir establecer centros de crioconservación en España…

Personalmente, estoy convencido de que esta posibilidad verá la luz próximamente. Son unas células valiosas en ciencia y en futuras terapias, que no suponen ninguna carga ética y que, al fin y al cabo, podrían suponer en muchos casos un perfecto seguro de enfermedad: los expertos calculan que, hoy por hoy, solo 1:10.000 personas podrían llegar a utilizar en los primeros 15 años de vida un trasplante de estas células. En 40 millones de españoles, estaríamos hablando de un buen grupo de familias esperanzadas.

 

JAL (CBM)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hola, estoy embarazada y tengo dudas sobre los bancos privados y públicos.No se si realmente merece la pena conservar el cordón por el privado o de todas formas estaremos cubiertos por la sanidad pública en caso que lo necesitaramos? grs, Sonya

Personalmente, creo que todavía no se dan las circunstancias para guardar, en banco privado, el cordón. Son 1800 euros y, en caso de necesidad, podrían beneficiarse otras familias de ese cordón, aunque le devolverían el dinero…

Lo que sí recomiendo es proponérselo al médico, la conservación pública. Esto no es posible en los 400,000 nacimientos anuales, pero sí en un pequeño porcentaje, que estaría en disposición de ser utilizado por aquellos padres que lo necesitaran…
Un saludo.
JAL

Sobre la donación del cordon umbilical hay explicaciones amplias las paginas web oficiales de
l’Organització Catalana de Trasplantaments (OCATT) http://www.ocatt.net
y en la Organización Nacional de Trasplantes
http://www.ont.es
Vale la pena estar bien informado
Rosa

No se especificamente como interviene los esteroides mas manobriados en el cuerpo que daños pouede causar

SI las celulas madres en la capacidad de autoreplicarse en totipotente ,se saca los ovulos fecundados en el ser humano puede aber o ocurrir una malformacion genetica en los futuros que se procreen

yo he confiado en Vidaplus, su banco es la Cruz Roja Alemana, te tratan fenomenal, y el servicio es excelente. Recogen ellos mismos el kit en el hospital, y no te tienes que preocupar de nada, además el aval de la CRUZ ROJA me parece inigualable, los alemanes son muy estrictos en su trabajo

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..