El fútbol y la política científica

Si impartiera mis clases con un “pinganillo” en el oído para informarme del partido de fútbol que lleva a cabo mi equipo favorito mientras trato de explicar algo sobre la infección del virus herpes, creo que duraría poco en la universidad… ¿Por qué, entonces, se permite que una ley tan importante como la de Reproducción Asistida sea menospreciada por algunos senadores, por el simple hecho de que el Barsa (equipo del que admiro el juego que está llevando a cabo los últimos años…) se jugara su pase a una final europea?

 

Sencillamente, algo no parece funcionar muy bien… En un país donde nuestros parlamentarios intentan como pueden votar algunas leyes con los pies (literalmente, según apareció en su momento en los medios de comunicación), o vemos fotos de un parlamento con más conserjes que diputados, en plena sesión parlamentaria, me avergüenza, como investigador, que jueguen con las ilusiones de muchas familias que ven cierta esperanza en el diagnóstico preimplantacional, al no haber defendido dicha ley en el Senado por estar, algunas Señorías, más pendientes de los magníficos goles de Eto o Ronaldihno que de la Ley de Reproducción Asistida.

Estoy hablando de una ley que fue pilar electoral del PSOE, junto con la próxima ley de biomedicina o la reforma de la LOU. Hablamos de permitir seleccionar el embrión histocompatible con un niño nacido y con algún tipo de anomalía genética. Estamos hablando de favorecer la fecundación in vitro y de poder continuar con la investigación con células madre embrionarias.

Dicen que la decisión del Senado no tendrá trascendencia, puesto que la ley volverá a ser rectificada y “encauzada” en la Cámara Baja… Llegados a este extremo, me sumo a los que se preguntan… ¿Por qué aquel derroche presupuestario para reformar el Senado, con piscina de lujo y todo? ¿Exactamente, para qué sirve el Senado? ¿No podríamos invertir el dinero que cuesta el Senado y sus Señorías en investigación, estabilizar a nuestros jóvenes científicos (si ser joven supone tener ya los 40 y tantos…) y sacarnos del foso europeo en el que todos los parámetros de educación e investigación se obstinan en situarnos…?

Mientras tanto, Señorías… vuelvan al pinganillo, pero no desprecien los votos de tantas familias que depositaron sus esperanzas en esa ley… y en ustedes.

 

JAL (CBM) (UAM-CSIC)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Desde luego la política, mande quien mande, es quijotesca.
Esto es solo un ejemplo de la escala de prioridades de todos los individuos que nos gobiernan. Pero¿de que nos sorprendemos a estas alturas?.
Como bien decías JAL, mejor nos iría a todos, sobretodo a los precarios, si se nos tuviera más en cuenta.
Para todos aquellos profanos, recordar que hay una manifestación convocada de investigadores para el día 20.

Con independencia de la opinión que cada uno pueda tener sobre la citada ley, este es un ejemplo más del nivel medio de nuestra clase política, constituida, con contadas excepciones e independientemente de sus ideologías, por una caterva de sinvergüenzas-demagogos que unicamente se afanan por mantenerse en el poder (cuando lo tienen) o por machacar al rival (cuando están en la oposición), sin preocuparles lo verdaderamente importante: trabajar constructivamente por el bien de todos aquellos que les han elegido.

Y, por cierto: ¿no existe un reglamento que obligue a sus señorías a acudir a las sesiones y que les sancione por sus ausencias injustificadas? Porque en mi trabajo sí lo hay…

Hola Fernando,
creo que sí existe una normativa sobre la presencia en las Cámaras de sus Señorías… pero, si se aplicara con rigor… no quedaría sin sancionar ni el tan nombrado Tato… y claro… en ese caso, para no perder poder adquisitivo… no tendrían más remedio que duplicarse el sueldo… que al final… pagaríamos los mismos… Buen rizo… ¿verdad?
Un saludo y ánimo a todos los precarios con las movilizaciones

Las quejas sobre la, digamos, "poca profesionalidad" de los políticos en este país son muy habituales.

Pero el problema es que no hay castigo para ellos. Son inmunes. ¿Los culpables? Las listas cerradas, y el pasotismo de la población, que no exige responsabilidad y, muy al contrario, premia el populismo (en el color correspondiente). En el fondo, tenemos lo que nos merecemos.

y si en el fondo se está lanzando un muy mal mensaje a la juventud pagando millones de euros a chavales que lo único que hacen es pegar patadas a un balón, ¿por qué no controlar este ‘mal ejemplo’ que se lanza a la población poniendo un límite o techo a lo que estos chavales pueden ganar?…lo mismo digo de cualquier otra actividad, bien sea pegarle raquetazos a una pelota o darle giros a un volante !!…por otro lado, mover probetas majestuosamente en un laboratorio durante 12 horas al día se cotiza a 1000 euros al mes…algo no encaja en este montaje social !!.

12 horas al día y 1000 euros… si hay suerte… Ah… y chitón u os quedaréis sin vacaciones como muchos casos que por desgracia conozco…

Mientras tanto, declaramos al futbol oficialmente como evento de interés nacional… claro… luego pasa lo que pasa… que salen dopados hasta en el entrañable juego de la taba…

Pues eso… cuando alguien es capaz de pasar más tiempo en la cola de una taquilla para ver un partido de futbol que velando por sus derechos… algo no parece ir del todo bien…
A lo mejor, como bien dice Joaquín… tenemos lo que nos merecemos…

(requerido)

(requerido)


*