¿Aumentan los tramposos en ciencia? La ciencia gaya…

Si realmente desea recrearse con la ciencia gaya, con lo más tramposo, pero granado, de la ciencia del último siglo –por fijar un periodo, no porque antes no existieran vendedores de humo-, les recomendaría que repasaran en la todopoderosa Wiki el caso del chapucero eslabón perdido hombre de Piltdown, la fusión fría de Fleischmann y Pons, la tristemente calculada relación entre vacuna triple vírica y autismo cacareada por Wakefield o, también recientemente, el grotesco fraude clonador del surcoreano Hwang… Pero hay más.

Gracias a la seriedad de la mayoría de los científicos, la sana competencia entre grupos y al alcance de los medios de comunicación, cada vez se descubren más y más casos de fraude en investigación. No obstante, y sea por lo que fuere, un estudio reciente aparecido en PNAS señala que los fraudes en investigación se han multiplicado por 10 en los últimos 35 años.

El estudio, realizado a caballo entre la Universidad de Washington y la Facultad de Medicina Albert Einstein de Nueva York –científico, por cierto, este último, ejemplo de rigor en investigación-, se llevó a cabo analizando y haciendo un seguimiento de más de 2000 artículos sobre varias disciplinas de las denominadas biociencias que tuvieron que ser retirados en el último año por distintas “anomalías” de revistas que contaban con índice de impacto, esto es, que son controladas por evaluadores y “referees” de prestigio en los campos a valorar. De todos esos artículos retirados, casi el 70% lo hacían por fraude, mala praxis –plagios, invención, fraude, duplicaciones- u otros intereses al margen del rigor profesional.

Por supuesto, seguramente no estén todos los que son, aunque sí parecen ser casi todos los que están. Según los autores del estudio, cada vez aparecen fraudes más y más sofisticados, difíciles de detectar. No se salva ninguna revista. Entre Science y PNAS, por ejemplo, cerca de 150 artículos han sido retirados en el último año. ¿Las causas? Darían para muchos artículos, pero la necesidad de publicar para conseguir financiación científica, el hecho de que nadie recuerde, en ciencia, al que llega segundo a un descubrimiento –aunque hay excepciones-, o deudas contraídas con empresas, instituciones o patrocinadores, podría influir decisivamente en el aumento del fraude y ciencia exagerada; máxime cuando se desenvuelve en medio de una crisis global…

Finalmente, sin ánimo de polemizar, pero dejándolo para la reflexión, querría incluir en el apartado de dudas más que serias en cuanto a honorabilidad científica, al último trabajo del más que polémico científico francés Seralini y su pretendida demostración de la relación entre la alimentación con un maíz transgénico y la aparición de cáncer en una rata –rata, por cierto, propensa a desarrollar tumores, incluso sin que nadie las moleste-… ¿Casualidad en la elección de este modelo? No lo creo, aunque es mi humilde opinión…

JAL (CBMSO)

DIVULGACIÓN CIENTÍFICA DEL 08 DE OCTUBRE DE 2012

MADRI+D TV (Divulgación científica con cara, e imágenes, en 3 minutos)

ENTRE PROBETAS (Píldoras científicas en 2 minutos). Radio 5

PUNTOS DE VISTA Radio Exterior de España (cada 15 días. Martes)

A HOMBROS DE GIGANTES Radio 5

RADIO UTOPÍA

RADIOSÍNTESIS

FACEBOOK (José Antonio López-Guerrero)

FACEBOOK (Departamento de Cultura Científica -Centro de Biología Molecular)

TWITTER (JALGUERRERO)

TWITTER (DCCientificaCBM)

LINKED-IN (Jal Guerrero)

.

Etiquetas: , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] o, también recientemente, el grotesco fraude clonador del surcoreano Hwang… Pero hay más… Compromiso social por la ciencia Master Site Feed Posts Noticias Relacionadas Edificios con mucha ciencia (III): Centro de Ciencia Heureka Situado [...]

(requerido)

(requerido)


*