Fallece nuestra compañera, la profesora Margarita Salas

Artículo que se acaba de publicar en El Cultural:

Indefectiblemente, año tras año, el informe del Director –directora actualmente- del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO) tenía una sección históricamente fija: la imagen de la profesora Margarita Salas junto a todos los reconocimientos y premios recibidos a lo largo del correspondiente año. Ha muerto un referente de la biología molecular mundial Marca España; ha fallecido una investigadora incombustible y luchadora hasta el último día en el que nos ha dejado huérfanos, con un vacío científico y humano que costará sobrellevar.

A sus 80 años, la doctora Margarita Salas continuaba, día a día, llevando su prolífico grupo que investiga sobre la replicación del ADN del bacteriófago phi29 (ø29), pequeño parásito de bacterias que tan buen resultado ha proporcionado como banco de análisis de la replicación y regulación del ADN. Investigación molecular aparte, el estudio y caracterización de su polimerasa supuso una de las patentes más productivas de la historia del CSIC.

Desde que tengo uso de razón como virólogo –si alguna vez la he tenido-, a comienzos de los 80, cuando me incorporé con más respeto que emoción en un CBMSO todavía incipiente –apenas un lustro desde su inauguración en 1975-, recuerdo los dos grandes grupos sobre virología y biología molecular que constituían los laboratorios de Margarita Salas y su marido, Eladio Viñuela, asimismo referente mundial de la lucha contra la plaga entonces presente en España conocida como Peste Porcina Africana (VPPA), virus que erradicamos de nuestro país, aunque vuelve a amenazarnos desde Europa. En la actualidad, el grupo de la profesora Salas sigue trabajando, además de con phi29, con otros fagos, como Bam35 o recombinantes de VPPA.

Ha fallecido una asturiana universal, tan universal, y asturiana, como su mentor y director posdoctoral Severo Ochoa, premio Nobel vital para la concepción y creación del CBM –en su honor CBMSO-. Severo Ochoa persuadió a Margarita para que dirigiera su carrera, en la facultad de Químicas de Madrid, hacia la joven e incipiente bioquímica española de la mano de otro de los grandes de la ciencia española, con Mayúsculas, Alberto Sols –de quien hace unos meses recordábamos la tercera década desde su fallecimiento-. En 1964, Eladio y Margarita se incorporaron al departamento científico de la escuela de medicina de la universidad de Nueva York donde, como he comentado, estuvieron con el entonces recientemente asignado premio Nobel (1959), Ochoa, embebiéndose de los procesos de descodificación del código genético. Tal y como la propia Margarita reconocería, esos años posdoctorales constituyeron una de las mejores etapas de su vida como científica. Allí, por ejemplo, comenzaron con el modelo phi29 para acabar caracterizando la direccionalidad de la lectura de la información genética a cargo de la polimerasa viral, algo que aportó múltiples connotaciones y aplicaciones biotecnológicas y, como he señalado anteriormente, se tradujo en una más que productiva patente española.

Desde hace ya unos años, la relación de Margarita Salas con su centro de investigación era en calidad –nunca mejor dicho- de profesora Ad Honorem, muy activa coordinando todos los frentes científicos que se generan en su gran grupo de trabajo. Como digo, sería imposible enumerar todos sus premios recibidos año tras año desde dentro y fuera de nuestras fronteras. También sería complicado mencionar a todos y cada uno de los grandes investigadores que hoy representan un porcentaje importante de la alta productividad científica española y que, en su momento, hicieron la tesis bajo el ancho paraguas de la profesora, de la querida profesora Salas.

Como virólogo, como biólogo molecular y desde hace más de una década como director de cultura científica del CBMSO, mi recuerdo hacia Margarita Salas es de emoción y tristeza ante un día como el de hoy. Margarita Salas era, además, la presidenta de la Fundación Severo Ochoa, fundación con la que mi grupo de investigación tiene un convenio de colaboración científica.

Ha muerto una gran viróloga, bióloga molecular, científica, profesora y mujer luchadora constante en un mundo no siempre justo genéricamente. Figura clave en un centro con cerca de 700 investigadores y personal asociado; mentora de grandes científicos. Dicen que no morimos del todo mientras recuerden nuestras obras. Desde esta consideración, la profesora Margarita Salas es y será eterna.

JAL (DCC-CBMSO)

 

ANEXO: IN MEMORIAM

El inmenso legado de Margarita Salas

La voz de la científica más importante de España, Margarita Salas, para gran pesar de los que tuvimos la suerte de conocerla, se apagó ayer, justo el día en el que se celebraba el aniversario del nacimiento de otra gran investigadora, Marie Curie. Coincidencias del destino.

Su voz se ha ido, pero su legado, inmenso, permanecerá para siempre, y por siempre estaremos en deuda con ella, por sentar las bases de la biología molecular en nuestro país, por sus relevantes descubrimientos con los que obtuvo multitud de prestigiosos reconocimientos a nivel nacional e internacional, por ser profesora de profesores, por ser una mujer pionera… No hay palabras para definir a una científica como ella. Sería necesario acuñar un nuevo término que llevase su nombre y dotarlo del significado que ella le dio: inmensa capacidad de trabajo, talento, constancia, cercanía, honestidad, rigurosidad y un entusiasmo inquebrantable. Sin duda, esas cualidades fueron sus mejores aliadas en el exitoso camino profesional por el que transcurrió su carrera.

«Es fácil tocar un instrumento musical: todo lo que tienes que hacer es tocar la tecla correcta en el momento adecuado y el instrumento suena». Es obvio, que hacer buena música (o una hermosa obra de arte o un descubrimiento relevante) no es una tarea fácil, salvo presupongo, para algunos grandes maestros como Johann Sebastian Bach, el compositor favorito de Margarita, al que se le atribuyen estas palabras. Pero más complejo aún es conseguir que esas notas compongan una melodía única y que sea interpretada por los músicos con ritmo y armonía. También en eso, Margarita destacó como nadie, convirtiéndose en una «compositora de ciencia» excepcional, que consiguió combinar con brillantez, capacidad científica y habilidad para dirigir a sus colaboradores para dar lugar al mejor “repertorio” de investigación de este país, formando en este proceso a algunos de los más prestigiosos científicos del momento.

Y todo ello gestionado con una sencillez, que siempre me pareció elogiable, porque no ha habido nunca atisbo de artificio en Margarita. Tal vez porque, como ya apuntó Honoré de Balzac, «sencillo, es todo lo verdaderamente grande».

Gracias Margarita, por tu ejemplo, por tu generosidad, por todo. Te echaremos mucho de menos.

 Laura Mojardín. Doctora en Genética Molecular y discípula de Margarita Salas.

 

DIVULGACIÓN CIENTÍFICA DEL 07 DE NOVIEMBRE DE 2019

ENTRE PROBETAS

Jueves 21:30 h en Radio 5

2019/11/07 ENTRE PROBETAS 240
La ciencia tras los disruptores químicos: Verdad o mito

Los denominados disruptores endocrinos químicos son compuestos que contaminan el medioambiente en distintas proporciones y que, en algunos casos, podrían afectar al equilibrio hormonal de los organismos vivos. Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición –SEEN- pide control, pero no alarmismo. Sobre disruptores endocrinos –los mitos y la ciencia- hablamos esta noche con Francisco Botella, vocal del Área Asistencial y de Comunicación de la SEEN. Con otras noticias y la banda sonora de La Guerra de las Galaxias terminamos el programa.

.

El LAB de JAL

Domingos 15:50 h en Radio 5

ENTRE PROBETAS (25 minutos de intensa y entretenida ciencia). Radio 5

EL LABORATORIO DE JAL (Píldoras científicas en 3 minutos). Radio 5

MARCA ESPAÑA (A CIENCIA CIERTA) Radio Exterior de España

A HOMBROS DE GIGANTES RNE

FACEBOOK (José Antonio López-Guerrero)

FACEBOOK (Departamento de Cultura Científica -Centro de Biología Molecular)

TWITTER (JALGUERRERO)

TWITTER (DCCientificaCBM)

LINKED-IN (Jal Guerrero)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Las almas buenas nunca se olvidan y menos se trabajó para tener un mundo mejor. Su legado permanecerá en nosotros hasta nuestro último suspiro.

Gracias profesora Margarita Salas por todo lo que nos dio en todos estos años. No tenemos palabras.

Descanse en paz y fuerza para la familia.

Levantamos una plegaria para su descanso eterno.

(requerido)

(requerido)


*