Porque -sí- importa el clima y el medio ambiente

El otro día hablaba yo con un amigo, y me dijo: “Claro, eso de ‘Despues de mi, el diluvio’, es muy de la teoría económica de Keynes”

Keynes era homosexual, y no sentía el menor interés, como otros muchos de su círculo de Cambridge o de Bloomsbury, por ninguna descendencia, que ni tenía ni quería tener.  No sabía lo que era engendrar o parir hijos, cuidarlos y respetarlos como personas.

Para Keynes, como para una buena parte de la población humana, la vida acaba cuando ellos mueren. No pueden entender que la vida es un continuo, que viene de muy lejos y debe llegar, gracias a nuestros esfuerzos, también muy lejos en el futuro. Muchas de estas personas que así piensan esperan otra vida en otro mundo. Otras, sencillamente, son tan primitivas, tan inmediatas como el “gran” Keynes.  Respecto a las primeras, ¿Qué garantía tienen de que en ese otro mundo no piensen de nuevo en otro, y otro, y otro, y así hasta el infinito? Si en éste se sienten a disgusto, ¿por qué razón se van a sentir a gusto en otro (si es que lo hay)?

Los individuos somos limitados y finitos en el tiempo. Pero la vida es esencialmente eterna, y la vida de la especie casi también. Nuestras obras perduran, y perduran nuestros hijos y sus descendientes. Nunca había habido en el Universo completo una Pasíón segun San Mateo hasta que Bach la escribió, como tampoco había habido una Capilla Sixtina, un Partenón, o una Venus de Milo.  El ser humano crea, y no crea, como pensaba Keynes, para el momento, sino crea para la eternidad y para la inmensidad de los seres humanos y de los  otros seres vivos, de antes, de ahora y de mañana.

Este mensaje es fácil de entender, y es bello.

¿Por qué hacer caso a todas esas mentalidades primitivas  cuando pensar y ocuparse de nuestra casa común, el medio ambiente, y de la vida, esencialmente eterna, de los seres vivos del planeta y del universo, es infinitamente más bello y satisfactorio?

Uno de los pecados de muchas religiones es su inmenso egoismo. Hablan siempre de la “salvación” del individuo. Solo muy de tarde en tarde se interesan por la “salvación” de todos los seres vivos que rodean a ese individuo, desde sus familiares más próximos al último animal o vegetal que nos rodea.

Pensemos en ésto y reflexionemos que es mucho mejor trabajar para todos que vivir aislados un instante en una burbuja dentro de la eternidad. ¿Lo hacemos?

Compartir:

9 comentarios

  1. Naturalmente que hay que ser solidario, pero no confundamos la solidaridad con asfaltar España y cubrirla de paneles fotovoltaicos.

    Porque el remedio es peor que la enfermedad. ¿O es crees que es posible generar los 45000 MWh de pico que tenemos con paneles solares o cualquier otra renovable?

    ¿Qué hacemos por las noches cuando no hay sol? ¿Propones que apaguemos las luces?

    Lamentablemente las renovables llegan hasta donde llegan, y cubrirán sólo una parte de las necesidades, pero con la tecnología actual no podemos hacer más.

    Sigamos incrementándolas hasta llegar a sus límites, pero yo no esperaría utilizar sólo renovables.

    Por cierto, el tal Keynes ignoro si era homosexual, hetero o bi. Ni me importa ni me interesa y no sé por qué recalcas su condicción sexual como si fuese uno de sus problemas.

    Que yo sepa no vas diciendo de tus demás citas que son heterosexuales y por eso piensan esto o lo otro.

    Saludos

    Ángel González.

  2. Con independencia de la orientación sexual de cada cual, que desde luego está totalmente desvinculada con este asunto, creo que podría ser más útil relacionar el tema con los derechos de las generaciones futuras más que con sentimentalismos religiosos o maternales-heteros.

    Por suerte o por desgracia, lo mucho o lo poco que se ha avanzado en positivo siempre ha sido por esta vía, aunque por experiencia sabemos que quien no defiende sus derechos los ha perdido porque nadie los va a defender en su lugar. A ver si esto cambia…

  3. Es fácil hablar de un tema que no se domina (como es mi caso), pero lo cierto es que no podemos quedarnos sólo en éstas explotaciones de la energía natural, debemos continuar investigando, tiene que haber una forma de hacerlo que sea más asequible a todo el mundo. Las energías renovables están siendo explotadas por los de siempre y aquellos que no podemos hacer un desembolso, ni pequeño ni grande, no podemos acceder a ellas.

    Tengo hijos, y por lo tanto me gustaría que pudieran disfrutar del planeta, pero no como un basurero.

    He estado buscando estudios sobre los acumuladores de placas solares y si pueden influir en la salud. No las placas en sí, sino las grandes cantidades de acumuladores que ponen en las grandes explotaciones.

    Por otro lado, ¿Nadie se plantea el impacto que estas grandes explotaciones tienen para el paisaje?

    Posiblemente éste sea el mal menor, pero el cambio climático ya está aquí y las medidas ni se las nota.

  4. En 2007, la agricultura mundial produjo suficientes alimentos para cubrir las necesidades de 10.000 millones de personas. Bien, “sólo” somos 6.700. Sin embargo, cada año, 30 millones de personas mueren de hambre (de hecho, en la segunda mitad del siglo XX, ¡¡¡¡1.500 millones!!!! de personas desnutridas perecieron en nuestro planeta). Mal, muy muy mal. Son cifras obscenas, indecentes, que producen hasta insomnio.

    ¿Qué está funcionando mal, pues, si en teoría hay alimentos de sobras? Veamos. El 40% de los cereales del mundo (y un tercio de las capturas pesqueras, dicho sea de paso) se emplean en mantener la cabaña ganadera de los países Norte. O sea, que buena parte del trigo mundial, por ejemplo, se lo comen nuestros animales de granja en vez de nuestr@s niñ@s de África (sí, sí, bien nuestr@s, de tu misma especie, de la misma que la mía). Las vacas occidentales acostumbran a tener amos con bastante más capacidad de compra que los mil millones de habitantes de la Tierra que viven con menos de un dólar al día. Y, como manda la “lógica” del mercado, los productos van a parar a manos de quienes los pueden pagar, no de quienes los necesitan.

    ¡Esto sí que es una verdad incómoda!

    http://40ecos.blogspot.com

  5. Contrario a lo que piensa Ángel creo si podemos sobrevivir con energías renovables y quitarnos de encima a las plantas de carbón.

    Por otro lado cuidar el medio ambiente y parar el cambio climático es tarea de todos y si 6 mil millones de personas ponemos nuetrso grano de arena se crea una gran masa de ayuda.

    http://www.dforceblog.com/

Deja un comentario