Educación para la salud en la escuela: Un programa en la radio

En este post les voy a poner un guión del programa de radio que se hacía para el proyecto de Educación para la Salud en la Escuela en Nicaragua. En primer lugar describiremos el ambiente que se recreó para dar los mensajes y los personajes; erane eran bastantes representativos de personajes que existían en las comunidades.

De cada lección se hizo una guía para los educadores. Un ejemplo presentamos, también. En tercer lugar les presentamos el guión de uno de los programas.

La directora de este programa se llama Norma Guadamuz y es nicaragüense

 

La comunidad

Es una comunidad en la que la población participa y colabora regularmente en las acciones que se emprenden a pesar de que las casas están dispersas. Cerca de la comunidad hay un riachuelo Los habitantes se abastecen de agua en algunos pozos familiares. Hay 35 casas. No hay transporte colectivo. Sólo una vez por semana llega un autobús cuyo dueño vive en la comunidad y va los fines de semana a ver a la familia. Es una comunidad donde todavía hay árboles y arbustos, rodeada de lomas que en el verano son áridas, pero que con las primeras lluvias reverdecen para la esperanza de todos. A dos kilómetros pasa un gran río. La gente vive una vida apacible y la principal actividad es la agricultura de granos para el consumo. Se siembra en parcelas. También se producen algunos vegetales y frutas. Y la mayoría de las familias cuentan con animales domésticos, vacas, toros, bueyes, burros, caballos, cerdos, gallinas, patos y cabras. De más está decir que en cada casa hay perros y gatos, integrados como un miembro más de la familia.

La comunidad está ubicada a unos 25 kilómetros de la cabecera departamental. Y como suele suceder, tampoco cuentan con teléfono ni telégrafo. Sin embargo hay una escuela. La escuela se llama LA ESPERANZA, nombrada así porque los miembros de la comunidad ven en ella la alternativa de una mejor educación para sus hijos e hijas. Cuenta con 36 alumnos de los cuales 20 son niñas y 16 niños.

 

 Los personajes

La maestra es LUCERO. Es una mujer joven, creativa, cariñosa. Defiende a los niños y niñas de los abusos. Es querida por la comunidad. Es promotora de la higiene y la limpieza y vela por el bienestar de la comunidad.

El presidente del patronato es: JOSE ANTONIO. Apoya las actividades de la escuela. Tiene creencias y formas de pensar anticuadas en relación a la educación y la crianza de los niños. Es padre de Luis Miguel, niño de cuarto grado que está estudiando en la escuela  La Esperanza. Trabaja en una tienda de ultramarinos.

DOÑA CHILO. Es Vendedora de verduras, frutas, vegetales, pollo, huevos y a veces carnes. Hace cuajadas y queso. Todo su esfuerzo es para ayudar a mantenerse a ella y al niñito de 1 año de su hija de 15 años, que se fue a buscar trabajo a la cabecera departamental y a continuar estudiando. Y a su hijo Sebastián de 16 años que a veces trabaja y estudia en la cabecera departamental.

LUIS MIGUEL. Es un niño de 10 años. Está en 4º curso en la escuela La Esperanza. Es un niño inteligente, puntual, respetuoso, colaborador y participa bastante en la clase. Le gusta escuchar explicaciones. Se hace oír en su casa, juega al futbol y le gusta participar en las actividades de la comunidad. Su papá es Antonio, el del Patronato Escolar .

KARINA  es una niña de 8 años. Es inteligente, le gusta saber las cosas como son. Todo lo que aprende en clase lo habla en su casa de la forma más natural. Tiene una hermana mayor con la que siempre comenta y la que muchas veces le pide que pregunte algunas cosas que a ella le interesa saber. A Karina  le gusta jugar, pero la mayoría de las veces la reprimen.  Su mamá tiene 6 hijos.

Dentro de los habitantes de la comunidad hay un promotor de salud y una comadrona Por lo demás es una comunidad como la mayoría del departamento de Madriz.

 

Guía del educador o educadora

 

CONTENIDO   : CUIDAMOS NUESTRO CUERPO.

Objetivo: Valorar la importancia de la higiene personal como parte importante para mantener una buena salud.

 

ACTIVIDADES.

 

ANTES DE LA TRANSMISIÓN.

Copie en la pizarra el nombre del tema a desarrollar este día y la letra de la canción Aseo Personal. Pida a los/as alumnos/as que se preparen para escuchar la lección y participar. Sintonice la radio de manera correcta. Recuérdeles que después de la cuenta atras comienza la lección. Invíteles a participar.

DURANTE LA TRANSMISION.

Participe en las acciones que indica el programa para motivar la integración de niños y niñas de manera que ellos y ellas puedan constatar que lo están haciendo bien. Cante junto con los niños y niñas la canción del día. Vaya anotando las recomendaciones para cuidar adecuadamente el cuerpo y mantenerlo sano.

DESPUES DE LA TRANSMISION.

Finalizada la transmisión y recobrada la calma solicite a los niños y a las niñas que saquen sus cuadernos y lápices para dibujar y colorear una cara que refleje desaseo y una cara bien aseada. Ayúdeles para que hagan lo que cada quien pueda.  Reconozca el esfuerzo que han realizado. Motívelos siempre positivamente.

 

Guión de una lección

LOCUTOR: Niños y niñas, guarden todo lo que está sobre el pupitre o la mesa y prepárense para escuchar con atención.

LOCUTORA: Y también para participar dando respuestas o haciendo ejercicios.

LOCUTOR: Su maestra o maestro también participará junto con ustedes y nosotros.

LOCUTORA: No sólo debemos conocer nuestro cuerpo, sino también cómo funciona y cómo debemos de cuidarlo.

LOCUTOR: Debemos aprender desde pequeños y pequeñas como mantenerlo sano para que funcione bien.

LOCUTORA: Comenzamos el programa de hoy con un poema muy bonito .

LOCUTOR: Escuchen con atención porque después del programa ustedes van a hacer uno.

LOCUTORA: El que se les ocurra. Así que oigan este que traemos.  Shssss. Calladitos y calladitas, por favor.

NIÑO: Es un poema dedicado a la huerta que tenemos en mi casa. (se lee el poema).

LOCUTOR: Ese bonito poema dedicado a los vegetales que comemos en las ensaladas, nos permite decirles que verdaderamente son ricos en vitaminas.

LOCUTORA: Que cada uno de ellos cumple una misión muy importante en nuestro organismo como es nutrirnos.

NIÑA: Y que nosotros, niños y niñas debemos comer todos los días.

LOCUTOR: Nuestro cuerpo necesita que lo cuidemos con mucho amor. Con cariño.

NIÑO: Y cuidamos nuestro cuerpo cuando comemos .

LOCUTORA: Cuando comemos cosas que nos nutren. Es decir, que le sirven al cuerpo para fortalecerse, para desarrollarse. Para crecer sano.

NIÑA: También cuidamos nuestro cuerpo cuando nos bañamos .

LOCUTOR: Así es. Vamos a aprovechar este momento para viajar hasta la comunidad.

LOCUTORA: Vamos a ver que hacen los niños de la escuela La Esperanza, para mejorar su salud.

LUCERO: Shsss. Calladitos y calladitas. Cuidamos nuestro cuerpo cuando  nos bañamos diariamente con agua limpia, paste y jabón.

NIÑA: Pero no es bañarse  por bañarse.

LUCERO: No. No es bañar por bañarse. Un buen baño significa que nos lavamos bien el pelo y la piel que cubre la cabeza , o sea, el cuero cabelludo.

NIÑA: También lavarse  la cara, las orejas, la nariz y la boca.

NIÑO: Aquí. Lavarnos las orejas. Por delante y por detrás.

LUCERO: Así es. Teniendo cuidado para que no se vaya agua dentro del oído.

NIÑA: Cuando me baño me sacudo la nariz. Y los mocos salen fácilmente.

LUCERO: El cuello también hay que lavarlo. Como dicen ustedes..

CORO  : Por delante y por detrás.

LUCERO: Correcto. Por delante y por detrás. Luego nos restregamos el pecho, la espalda.

NIÑO: La espalda cuesta, maestra.

LUCERO: Sí, la espalda cuesta, pero si en la parte de arriba nos damos con una mano y en la parte de abajo con la otra, pues sale más fácil.

NIÑA: Ay, maestra Lucero.

LUCERO: Ay, qué Karina.

NIÑA: Y ahora ¿cómo va a hacer para seguir explicando ?

LUCERO: Es sencillo. Todo nuestro cuerpo debemos verlo con naturalidad, porque todo necesita asearse y estar sano.  También hay que lavar las axilas, o los sobacos, como decimos. Bien restregados con la esponja.

NIÑO: Sí, maestra. Porque cuando juego fútbol y sudo, se me pone un horrible olor  a  cebolla.

LUCERO: Es natural. Cuando hacemos ejercicios sudamos y el sudor da mal olor. Pero sigamos. Luego, con la esponja y jabón nos damos en la barriga, y las niñas lavan su vulva y los varones lavan su pene y  sus testículos. También hay que darse con la esponja entre las piernas, porque ahí se suda, también. Seguidamente nos damos en las piernas hasta llegar a los pies.

NIÑA: Los pies se lavan solos, maestra.

LUCERO: ¡Humhu¡. No. Los pies no se lavan solos. También hay que darse con la esponja entre los dedos, encima y en las plantas de los pies. Ellos también se sudan.

NIÑO: Maestra. Se está quedando algo sin lavarse.

LUCERO: No. Después que nos damos en los pies, o antes, como ustedes quieran, nos damos con la esponja en las nalgas. Pero calladitos y calladitas porque hay algo que les voy a decir. También tenemos que lavarnos el ano. Lo podemos hacer untándonos jabón en la mano y lavando bien .

NIÑA: Por donde sale el pipí y por donde sale el pupú .

LUCERO: Así mismo. Por donde sale el pipí y por donde sale el pupú,  hay que lavarse bien, porque si no, cuando sean grandes van a padecer de muchas infecciones y enfermedades.

CHILO : ( Interrumpiendo ) Maestra Lucero. Yo he estado oyendo arrimada a la puerta, sin que me vean. Usted no cree que se le está pasando la mano diciéndole a estos muchachos esas cosas. En mi tiempo eso era vulgaridad. De eso no se hablaba. Ni las mamás le decían nada de eso a uno. Yo creo que si las de estos se dan cuenta la van a echar de la escuela y de la comunidad. Deje a los muchachos que solo se laven arriba.

LUCERO: Mire doña Chilo. Yo comprendo que en sus tiempos esto no se podía hacer. Pero fíjese que por eso, muchísima gente no se asea. No se baña. O si se baña no lo hace bien. Debemos conocer nuestro cuerpo, quererlo, asearlo y mantenerlo sano. Y si esto no se aprende desde pequeñitos, pues es difícil hacerlo cuando se es grande. No cree usted  ?

CHILO: Mire maestra. En mis tiempos uno se bañaba una o dos veces por semana. A veces hasta más. A mí nunca me dijeron que me tenía que lavar por donde sale el pipí y el pupú. De eso no se podía hablar. Era malo.

LUCERO: Es como les decía usted el otro día a los niños y niñas. Coman frutas, no chuches. Pues también hay que decirles las cosas como son.

CHILO: Es que nosotros los pobres no importa.

NIÑOS: Queeeeeeeee?

LUCERO: Shssss. Respeten la forma de pensar de doña Chilo. Ella no tiene culpa. A ella no se lo enseñaron de pequeñita, ahora le es difícil aceptar las cosas correctamente. Pero ella no tiene la culpa. Al contrario. Nunca es tarde para aprender.

CHILO: ( Para sí )  Nunca es tarde para aprender. Voy a pensar a ver si puedo bañarme con tanta remilguencia. ( remeda )  Con una mano me doy en la parte de arriba.. Con la otra en la parte de abajo… de la espalda. Eso es en la espalda.  Y que no se den cuenta. Pero de ahora en adelante me voy a bañar bien. Nunca es tarde dice la maestra Lucero. ( ríe )

 

LOCUTOR: Para mantenernos sanos es importante mantener una buena higiene. Y eso se aprende. Eso se practica.

LOCUTORA: Un buen jugador de fútbol se hace jugando fútbol todos los días, un buen corredor se hacen corriendo todos los días, un buen cantor se hace cantando todos los días.

LOCUTOR: Entonces, una buena higiene se tiene practicándola todos los días.

LOCUTOR: Practicando hábitos de higiene vamos a mantener la salud de nuestro cuerpo y de nuestra mente.

LOCUTORA: Nosotros y nosotras mismas podemos aprender a cuidar nuestro cuerpo y

mantener un buen estado de salud si desde pequeños nos acostumbramos.

LOCUTOR: Nuestro cuerpo debemos atenderlo con esmero. Y como dicen los niños y niñas..

CORO: Por dentro y por fuera. Por delante y por detrás.

LOCUTORA: Con este mensaje nos vamos, pero ustedes se quedan con su maestro o maestra haciendo el poema a los alimentos o a cualquier parte de su cuerpo.

LOCUTOR: Y los más pequeños van a dibujar y a pintar una carita que está sucia y una que está limpia.

LOCUTORA: Guarden todos sus trabajos porque los vamos a utilizar.

LOCUTOR: Con este mensaje nos vamos.

 

 

 

 

 

Isabel Méndez Navas

Socióloga Salubrista

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Me parece muy buena entrada, muy renovada de como nos enseñaban hace 40 o 50 años y lo mejor es que es participativa , práctica y recreativa. Sin tapujos, enseñando a nuestros niños de forma natural, como se debe apreciar y valorar el cuidado de nuestro cuerpo y mente.

Estoy convencida que si es aplicada de la forma como se indica aquí el material tiene mucha riqueza encerrada.

Hay tanto déficit de programas de educación para la salud,así como para otras áreas muy importantes del desarrollo humano, encontrarnos con material de un programa de esta índole, es un gran aporte para el cambio que necesitamos sembrar en nuestra niñez y sobre todo el compromiso de los educadores y las autoridades de la educación y los padres de familia para que realmente se lleven a la práctica..Esto último sería el ingrediente que completaría el programa en mi humilde opinión.

no sirve para nada

Que. Malo!

(requerido)

(requerido)


*