Jose A. Ortega Becerril. / UAM

Jose A. Ortega Becerril. / UAM


HURACANES: Causas y consecuencias

AUTOR  | Jose A. Ortega Becerril. Profesor de Geodinámica de la Universidad Autónoma de Madrid

Un huracán es un fenómeno meteorológico de tipo tormentoso, englobado dentro de la denominación 'ciclón tropical', a la que también pertenecen tormentas tropicales, depresiones tropicales o los tifones. El sobrenombre 'tropical' guarda relación con la localización geográfica en la que suelen darse, normalmente entre latitudes comprendidas entre los 8 y los 15º del hemisferio norte y sur. La diferencia entre huracanes y tifones es más bien geográfica (huracanes en América y tifones en Asia).

¿CÓMO SE FORMAN?

Los huracanes se originan fundamentalmente por las altas temperaturas de la superficie del mar que calienta las capas inferiores del aire y crea una inestabilidad, que se traduce en una depresión (una especie de borrasca). Ésta, se desplaza hacia el oeste debido a los vientos alisios (por ejemplo en el Atlántico los huracanes se crean en Cabo Verde, frente a las costas de África y se desplazan hacia el golfo de Méjico) y por último, dan un giro en su trayectoria hasta que se disipan.


Pese a que lo más llamativo de un huracán son los elevados vientos, su peligrosidad sobre todo viene determinada por las lluvias que deja (el último Huracán en Houston, EE.UU. dejó lluvias superiores a los 1.000mm en pocos días

La borrasca tiene unas dimensiones anormales (entre 150 y 500km de diámetro), con una exagerada disminución de la presión en su interior y derivado de ello, unos vientos anormalmente altos, que superan 120 km/h y a veces mayores de 250 km/h. Otra característica muy llamativa en los huracanes es la zona del ojo, una zona central que ejerce como eje de giro de la tormenta, donde las nubes se mueven en espiral y el aire desciende. En el ojo prevalece la calma en los vientos, aunque eso no signifique que permanezca estático, de hecho se desplazan a velocidades muy elevadas.

TIPOS DE HURACANES

Los vientos van a ser uno de los criterios para diferencias las categorías de huracanes, otros criterios son las presiones en el eje central, el nivel de subida mareal y los efectos y daños generados. Hay varias escalas para clasificarlos, una de las más seguidas es la de Saffir-Simpson, que los categoriza entre la clase 1 y la clase 5, con valores, por ejemplo se de los vientos de:

  1. Tormenta tropical: 63–117 km/h
  2. Clase 1: Vientos peligrosos, algunos daños, 119–153 km/h
  3. Clase 2: Daños extensos, 154–177 km/h
  4. Clase 3: Daños devastadores, 178–209 km/h
  5. Clase 4: Daño catastrófico, 210–249 km/h
  6. Clase 5: Daño catastrófico, son los más peligrosos, ≥250 km/h
Figura 1: Evolución de los huracanes en el Atlántico Norte, desde su creación como perturbación tropical en Cabo Verde, transformación a depresión tropical, tormenta tropical, huracán y disipación hacia el norte (Fuente: National Hurricane Center)

Generalmente los huracanes comienzan como simples depresiones tropicales (tormentas fuertes), que se van alimentando de humedad en función de las temperaturas del aire y del mar, alcanzando diferentes grados de desarrollo, siendo progresivamente más dañinos, hasta que se disipan. Normalmente esto ocurre de forma natural al llegar a la costa, donde el motor se para por falta de combustible, esto es, humedad. Es en estas zonas donde desciende su categoría y disipación final. Pero también pueden disiparse en el océano por enfriamiento de su superficie, si el huracán permanece estático mucho tiempo sobre un lugar, o también por ejemplo si se desplaza hacia aguas más frías, que lo debilitan.

TEMPORADA DE HURACANES Y SU NOMBRE

La temporada de huracanes es variable según el lugar del mundo donde se den, con un máximo durante los meses de agosto, septiembre y octubre en el Atlántico norte, bastante similar al Pacífico, cuando el contraste de temperaturas es mayor y las aguas están más calientes. En el hemisferio sur, sin embargo la temporada comienza en octubre y finaliza en mayo.

Los huracanes reciben un nombre de persona para su identificación (puede haber varios al mismo tiempo, asignación de daños por parte de los seguros, avisos a la población...), su asignación tiene unas reglas fijas, como por ejemplo que se van alternando los nombres masculinos y femeninos -por ejemplo ahora que están activos al mismo tiempo los huracanes Irma y José-, otras reglas son por ejemplo, que la primera tormenta de un año impar recibe un nombre femenino y la de año par es masculino.

EFECTOS DE LOS HURACANES: RIESGO AMBIENTAL PARA LA POBLACIÓN

Pese a que lo más llamativo de un huracán son los elevados vientos, su peligrosidad sobre todo viene determinada por las lluvias que deja (el último Huracán en Houston, EE.UU. dejó lluvias superiores a los 1.000mm en pocos días, ¡la misma cantidad que las lluvias de todo el año en muchas zonas de montaña de la Sierra de Madrid!), éstas lluvias generan enormes inundaciones (que en EE.UU. suponen hasta el 25% de las muertes debidas a huracanes), y la elevación del nivel de las aguas del mar, que combinado con las mareas, puede generar marejadas costeras mortíferas (hasta el 50% de las muertes por huracán), mientras que los vientos solo suponen un 5% de las muertes totales.

Figura 2: Situación actual con el Huracán "José", perdiendo fuerza al dirigirse hacia el norte y el nuevo huracán "María" acercándose a las costas de Estados Unidos y con categoría 5. (Fuente: National Hurricane Center)

Un ejemplo, en 2005 el huracán Katrina generó unos daños personales de 1.200 víctimas mortales y 108.000 millones de dólares en pérdidas económicas por estas marejadas costeras. Los tornados son otro de los efectos, que suelen producir sobre todo daños económicos.

CAMBIO CLIMÁTICO Y HURACANES

Las temperaturas del mar y de la atmósfera son uno de los motores más importantes que condiciona el tipo y clase de huracán que se esté formando, por esto, en un contexto de cambio climático favorecido por la acción humana -el calentamiento global está produciendo un aumento de la temperatura del mar-, tiene tanta importancia las observaciones recientes que apuntan a un agravamiento del potencial destructivo de los huracanes (mayor duración y más frecuentes; Emanuel, 2005). Otros autores han visto como el número de huracanes con categoría superior (clases 4 y 5) está aumentando en la última década (Webster et al., 2005) aunque parece disminuir el número de huracanes de las clases 1 a 3. Como indica Trenberth (2005), "la influencia de los cambios ambientales en las zonas de huracanes son claras, en ellas es esperable modificaciones en la cantidad de lluvia e intensidad de los huracanes, y aunque su efecto en el número y trayectoria de los huracanes no esté aun claro, sí que lo es que se está produciendo un cambio en ellos".


Fuentes de consulta:

Emanuel, K. (2005). Increasing destructiveness of tropical cyclones over the past 30 years, Nature 436.

Trenberth, K. (2005). Uncertainty in Hurricanes and Global Warming, Science, 308.

Webster et al., (2005). Changes in Tropical Cyclone Number, Duration, and Intensity in a Warming Environment, Science, 309

National Hurricane Center: http://www.nhc.noaa.gov/, con mucha información y tutoriales sobre cómo actuar en caso de huracán

Wikipedia: información detallada sobre los huracanes (https://es.wikipedia.org/wiki/Cicl%C3%B3n_tropical)

Comentarios

Muy interesante. Gracias

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Le informamos que de acuerdo a la normativa de Protección de Datos Personales, 15/99 y 8/2001, sus datos pasarán a formar parte de un fichero automatizado de acuerdo a la Política de Privacidad.