"Diseñamos tecnologías sensoriales que cambian la percepción del cuerpo y la forma de interactuar con el entorno"

Entrevista a Ana Tajadura Jiménez, investigadora en el departamento de Informática de la Universidad Carlos III de Madrid y Consolidator Grant del Consejo Europeo de Investigación (ERC)

¿Puede presentase en pocas palabras?

Soy mujer, ingeniera, tecnóloga y científica en la Universidad Carlos III de Madrid. Mi investigación es multidisciplinar y  mi pasión es  diseñar tecnologías sensoriales y vestibles para mejorar el bienestar de las personas.

Pionera en el uso de la acústica para mejorar la imagen corporal. Su investigación aúna los campos de la ingeniería, la acústica aplicada, la interacción persona-ordenador y la neurociencia cognitiva, ¿cómo se compaginan estos elementos? ¿Para qué?

En nuestra investigación diseñamos tecnologías sensoriales que cambian la percepción del cuerpo de las personas y la forma de interaccionar con el entorno y con otros individuos.

Mi formación en ingeniería de telecomunicaciones me permite trabajar con señales, hardware y software. Por otro lado, también trabajamos, especialmente, con sonido, por lo que mi formación en acústica es muy relevante. Y como trabajamos con la percepción, tenemos que entender el cerebro de las personas para saber cómo modificar estas percepciones, por lo que la neurociencia cognitiva es parte fundamental de nuestra investigación.

Con estos elementos, orientamos nuestra investigación  a  diseñar tecnologías “vestibles”,  que a través de señales sensoriales cambian la forma en que percibes tu cuerpo. Y, además, a través de estos cambios podemos ver también el  impacto en el estado emocional de las personas y en su forma de interaccionar con el entorno.

¿Qué creaciones, valga la redundancia,  crea?  ¿Nos puede explicar en qué consisten las  iniciativas Magic Outfit o Magic Shoes?

Investigamos el diseño de prototipos tecnológicos que cambien la percepción del cuerpo de las personas, con el objetivo de mejorar su salud física y emocional. Estos prototipos los lleva la gente puestos, en ropas y otros accesorios “vestibles” y producen señales sensoriales. Por ejemplo, estos zapatos cuando los llevas puestos hacen que tus pasos suenen cómo los producidos por una persona con un cuerpo más ligero. Nuestros resultados han demostrado que llevar estos zapatos hace a las personas sentirse más ligeras y felices, y caminar de forma más activa.

En Magic shoes nos centramos en estudiar cómo cambiar las percepciones de las capacidades corporales en personas físicamente inactivas, con el objetivo de mejorar la adherencia a la actividad física. En Magic outfit trabajamos tanto en cambiar las percepciones de las capacidades corporales como las percepciones de la apariencia corporal, por ejemplo, en personas con desórdenes alimenticios o bailarines. También buscamos estudiar los efectos a largo plazo de nuestra tecnología.

¿Qué elementos combinan esas tecnologías “vestibles”?

Sensores de movimiento y otras señales corporales, como la producida por los latidos de nuestro corazón.  Señales que nos dicen si estamos calmados o nerviosos. También señales sensoriales, como sonidos y vibraciones. Todo ello integrado en accesorios ropa que llevamos puesta, como zapatos, calcetines, brazaletes etc. De manera que podamos utilizar estas tecnologías cuando las personas están en movimiento y también en sus contextos del día a día. 

¿Nos puede explicar en qué consiste su proyecto BODYinTRANSIT, financiado por el Consejo Europeo de Investigación (ERC), a través de la ayuda Consolidator Grant?

El objetivo del proyecto BodyinTransit es establecer una base de conocimiento sobre las experiencias de transformación del cuerpo inducidas a través de señales sensoriales y en especial, buscamos sacar nuestra investigación fuera del laboratorio para estudiar estas experiencias cuando las personas están en movimiento y en contextos de la vida real.

Por un lado buscamos avanzar, a través de nuestras tecnologías, en el conocimiento sobre cómo nuestro cerebro percibe nuestro cuerpo y la relación entre esta percepción, el estado emocional y el comportamiento tanto de personas sanas como en  personas con ciertas enfermedades. Por otro lado buscamos informar el diseño de aplicaciones tecnológicas para mejorar la salud física y emocional de las personas.

“No trabajamos con el cuerpo físico sino con la representación de él que hace el cerebro, que es una distinción muy importante”. ¿Nos puede aclarar esta diferencia y como se aplica en su trabajo?


“A través de iniciativas como esta, podemos crear
un centro de progreso de la ciencia en la región”

Todos tenemos una percepción, una imagen mental de cómo es nuestro cuerpo, su apariencia, forma, tamaño e incluso sus capacidades motoras, que la mayoría de las veces no se corresponden con nuestro cuerpo físico. En algunas enfermedades, como en el caso de la anorexia, estas diferencias se acentúan; pero en general, hemos comprobado que estas diferencias de percepción se dan en la mayoría de las personas. Además, nuestro cerebro actualiza constantemente estas  percepciones de acuerdo a las distintas señales que le indican cómo es nuestro cuerpo.

Si miramos, si nos tocamos una mano, o si la escuchamos golpeando una mesa, recibimos señales sensoriales sobre cómo es y dónde está nuestra mano y esa es una información que el cerebro actualiza constantemente.

En nuestro trabajo, investigamos los mecanismos a través de los cuales las señales sensoriales actualizan las percepciones de nuestro cuerpo, y buscamos “hackearlos” mediante tecnologías sensoriales que nos permiten producir ilusiones corporales,  o lo que llamamos “Experiencias de Transformación del Cuerpo”.

¿Qué aplicaciones prácticas tiene su investigación, y en qué  manera contribuye a afrontar los desafíos de la sociedad?

La principal aplicación de nuestra investigación se orienta hacia el campo de la salud y el bienestar de los seres humanos. El 80 por 100 de las personas están insatisfechas con algún aspecto de su cuerpo y está demostrado que estas percepciones negativas tienen un impacto perjudicial en el desarrollo muchas enfermedades, o de las consecuencias de las mismas, como la anorexia, el dolor crónico, la depresión, la inactividad física en personas con ictus... A través de nuestras tecnologías que cambian la percepción del cuerpo buscamos tener un impacto en el bienestar de estas personas.

Nuestra investigación abre, asimismo, oportunidades en el campo del deporte, ya que al cambiar la percepción corporal  impactamos en la forma en que las personas se mueven, por ejemplo. También en el ámbito de la realidad virtual, los juegos, la robótica, etc., porque estamos diseñando modelos que nos informan sobre cómo  te sientes cuando te metes en otro cuerpo distinto, que puede ser el cuerpo de un avatar, el de un muñequito que se mueve en un juego, o en el cuerpo de un robot. Y, por último, estamos desarrollando ropas inteligentes que buscan tener impacto en el mundo de la moda. La pregunta es cómo te percibes cuando llevas un traje que te hace estar bien, y no solo visualmente, sino que afecta a tu estado de ánimo, y te permite interaccionar con el entorno.

¿Qué retos se plantea en un futuro con su investigación? 

El primero es llegar a establecer este nuevo campo de investigación de las “Experiencias de Transformación del Cuerpo” que estamos abriendo con este proyecto.

Además, otro de nuestros retos principales es entender los efectos de nuestra tecnología a largo plazo y en el día de las personas. El cambiar la percepción del cuerpo tiene efectos en el estado emocional, las interacciones motoras y sociales, e incluso en la autoidentidad de las personas. Entender este impacto y llegar a diseñar tecnologías útiles para la sociedad, teniendo en cuenta las consideraciones éticas asociadas, son nuestros principales retos.

Ya sé que me dirás como buena investigadora, que la ciencia no tiene fronteras, ni nacionalidad… pero no por ello deja de ser cierto que la ciencia la hacen personas concretas en lugares determinados. ¿Cómo avanza Madrid cuando avanza la ciencia en Madrid?

Atrae talento y recursos y un impacto en nuestra sociedad.

La Unión Europea me ha dotado con una cantidad económica que me va a permitir contratar a expertos de distintas partes del mundo que vendrán a trabajar en Madrid trayendo su experiencia. A través de iniciativas como esta, podemos crear un centro de progreso de la ciencia en la región.

Por otra parte, este proyecto se está desarrollando en una universidad en Madrid con lo que los estudiantes y personas que trabajan en esta universidad estarán expuestos a esos nuevos conocimientos y tecnologías que tendrán un impacto en su desarrollo. Además, generamos puestos de trabajo, y si las tecnologías desarrolladas llegan a industria la creación de puestos será incluso mayor, así como la generación de otros recursos.

¿Algo más que añadir?

Sí, me gustaría añadir que en nuestro proyecto tenemos un gran interés en que nuestra ciencia no se quede en nuestro laboratorio, sino que todo el mundo pueda usarla. Por ello, todo lo que hacemos lo publicamos en acceso abierto.  Los algoritmos que desarrollemos los vamos a ir poniendo en repositorios públicos, de manera que todo el mundo pueda usar esos datos, ese software que nosotros diseñamos, y  generar sus propios prototipos.

Comentarios

Superinteresante la investigación y los logros que se van consiguiendo. La ingeniera, transmite mucha seguridad.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..