La responsabilidad en la visión mágica

Acabo de escuchar una frase en una película antigua:

Una mujer  reclama al alcalde que castigue a un hombre que la ha ofendido. El alcalde dice: “Ese  hombre será castigado por Dios en la otra vida”.

 

Esta frase resume magistralmente la diferencia entre las dos visiones del mundo, la científica y la mágica. En la visión del mundo científica el alcalde tiene responsabilidad y debe mojarse castigando o no  al rufián.

 

En la visión mágica el alcalde puede tranquilamente lavarse las manos: La responsabilidad es de dios, de alguien lejano que escapa a nuestro control. Según esta visión el ser humano no tiene nada que hacer en este mundo, puesto que todo o viene ya preseleccionado o es responsabilidad de otro. Adicionalmente, dios castigará, si lo estima oportuno, al rufián con el  infierno, dentro de muchos años, eso si aquel no se arrepiente antes y dios decide perdonarle.  La justicia no se cumple, pero …, ¿quien conoce  los designios divinos?

 

Como en la película de Matrix, todo es posible, y si todo es posible, en el mundo no importan ni los asesinatos ni las bondades, puesto que según el capricho divino todo es relativo.

 

 ¡Viva la magia!

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Que simple y que comodo debe de ser creer en "el destino esta escrito". Si desde que nacemos tenemos ya la vida resuelta (para bien o para mal), para que esforzarse? Vale con vegetar y esperar a que los acontecimientos vayan discurriendo como "se supone" que tienen que pasar, segun esta "escrito en las estrellas" o donde sea…que gran error y que gran mentira ! vamos que no se me ocurre un mayor sinsentido o una vida mas insulsa.

El destino nos lo forjamos nosotros mismos con nuestros actos de los que somos responsables.

En esencia, las religiones tambien nos hacen responsables de nuestros actos y nos animan a ser mejores personas (sin entrar en las interpretaciones enfermizas de los textos religiosos que tantas ha habido y aun hay), con la peculiaridad de que el castigo o el premio se reserva para "la otra vida". Y que pasa con los que no creen en el infierno o no les importa esperar a ver que pasa?, pueden pasearse impunemente por esta vida haciendo daño a los demas?

Mirad bien a vuestro alrededor, y decidme si el paraiso y el infierno no estan ya en este mundo. El bien y el mal los llevamos todos en nuestro corazon, solo de nosotros depende la eleccion.

Y sin duda ninguna, no hace falta esperar a morirse para que las consecuencias de nuestros actos vengan a nosotros. Y asi debe de ser. Los crimenes son cosa de este mundo, asi que la Justicia tiene que aplicarse en este mundo. La sociedad tiene que ser guardiana de la Justicia para protegerse a si misma, y eso nos incluye a todos y cada uno de nosotros. Desde luego en lo que a mi respecta que no cuenten con otra cosa.

santa y beata Cristina, ¿acaso los árboles y los pájaros y las moscas se forjan conscientemente su propio destino?..quizás desde tu visión no hacen más que vegetar, pero al final esas especies sobrevivirán y la especie humana acabará desapareciendo…quizás no sea pues la estrategia más inteligente esa de ‘labrarse un destino’…quizás la vida no es más que simplemente vivir, en todas las dimensiones de esa palabra.

Estimad@ certeza,

Tu comentario me provoca una sonrisa, es la primera vez que alguien me llama "santa y beata", y en la misma frase nada menos!. Pues ni una cosa, ni mucho menos la otra.

He de reconocer que no entiendo tu argumento.

Los arboles en efecto vegetan (vegetar viene de vegetal=planta, osea arboles incluidos).

Todas las especies acaban desapareciendo tarde o temprano, pero lo de que los arboles, las moscas y los pajaros sobreviviran a la especie humana, esta por ver, de momento no parece que sean ellos los causantes de nuestra extincion, sino mas bien todo lo contrario.

Obviamente, las plantas y animales no tienen la capacidad de entender los conceptos del bien y el mal, y de la justicia y por lo tanto no pueden ser "responsables de sus actos", ni ser sometidos a juicio, ni influenciar de modo consciente en su futuro, ni en su destino.

Las personas si.

Desde luego si hay algo que diferencia al ser humano de las demas especies es en efecto que, siendo consciente de sus actos, puede elegir lo que hace de acuerdo o no con algo que nos distingue de los animales que es la CONCIENCIA (conscientia:la percepción del bien y del mal).

No se puede "culpar" a una manada de lobos por matar a un conejo, ya que se trata de obtener comida, simplemente, aunque nos pueda parecer cruel. Sin embargo no es admisible que un grupo de jovenes violentos le den un par de navajazos a un adolescente para quitarle la cartera.

Por supuesto que hay que VIVIR, yo no he dicho lo contrario. Pero no como las moscas, porque no lo somos.

Tu y yo tenemos la capacidad de elegir como queremos vivir, y me refiero a que podemos elegir si causamos mas bien que daño, mas alegria que dolor, mas construccion que destruccion.

La eleccion es nuestra, pero la recompensa o el castigo deben ser la consecuencia de esa eleccion y deberian llegar en esta vida, independientemente de lo que pueda pasar en la otra, si es que la hay.

QUE MENSO SE LE OCURRE ESO

(requerido)

(requerido)


*