Tu mascota y tú, mucho más que dos…

Dicen que las mascotas se parecen a sus dueños. Incluso hay quien afirma que se trata de un hecho científicamente probado, y la razón sería que los dueños se proyectan a sí mismos al seleccionar sus mascotas. La generalización es más que dudosa. Si uno se fija puede observar muchas parejas de paseantes y mascotas que no se parecen en absoluto, al menos en la apariencia externa. Y sin embargo, a un nivel más profundo, sí se parecen. Se sabe, desde hace muchos años, que compartimos nuestra microbiota con las personas con las que convivimos, y por supuesto, también con nuestras mascotas.

Dueños y mascotas. Fotograma de la película 101 dálmatas, Walt Disney Pictures, 1961.

El grupo de Bruno González-Zorn, de la Facultad de Veterinaria y el Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, acaba de publicar la descripción de dos casos de infecciones en perros producidas por Klebsiella pneumoniae resistente a tigeciclina.

La tigeciclina es un antibiótico nuevo, de la familia de las tetraciclinas que actúa inhibiendo la síntesis de proteínas. Es de uso hospitalario y tiene un espectro de actividad muy amplio, lo que quiere decir que actúa contra bacterias gram-negativas, gram-positivas y anaerobias. Además, no le afectan los mecanismos de resistencia a tetraciclinas clásicos (genes tet), muy extendidos entre las bacterias multirresistentes. Por éstas y otras razones, la tigeciclina se considera un antibiótico de último recurso, que debe reservarse para tratar infecciones complicadas por bacterias multirresistentes.

Como era de esperar, con el uso del antibiótico han surgido las resistencias. Se han descrito diversos mecanismos de resistencia a tigeciclina, la mayoría por mutaciones que inducen  aumentos en la expresión de bombas de expulsión, moléculas que las bacterias utilizan para expulsar de las células compuestos tóxicos. También se han descrito mutaciones que alteran la interacción de la tigeciclina con los ribosomas, bien directamente por mutaciones en proteínas ribosomales, o indirectamente por mutaciones en metiltransferasas que modifican el ribosoma. En la mayoría de los casos se trata de mutaciones cromosómicas que se diseminan a través de la descendencia de la célula en la que se produjo la mutación.

En los dos casos descritos por el grupo de la Universidad Complutense, las bacterias aisladas pertenecen a dos clones multirresistentes de origen humano y asociados al medio hospitalario o a los cuidados sanitarios. Como indican los investigadores la tigeciclina no se utiliza en veterinaria, por tanto los clones debieron ser transmitidos a las mascotas por personas de su entorno, que a su vez debieron adquirirlas en algún hospital durante un tratamiento con el antibiótico, o por contacto con algún portador. Es preocupante que estas bacterias sean capaces de salir del medio hospitalario y colonizar a otros individuos, incluso a sus mascotas, manteniendo la resistencia al antibiótico, porque la existencia de una población portadora que puede diseminar la resistencia pone en riesgo la utilidad del antibiótico como tratamiento de último recurso.

 

REFERENCIAS:

Ovejero CM, Escudero JA, Thomas-Lopez D, Hoefer A, Moyano G, Montero N, Martin Espada C, Gonzalez-Zorn B. Klebsiella pneumoniae ST11 and ST147 highly resistant to tigecycline from companion animals. Antimicrob Agents Chemother. 2017 Apr 10. pii: AAC.02640-16. doi: 10.1128/AAC.02640-16. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 28396550. http://aac.asm.org/content/early/2017/03/28/AAC.02640-16.abstract

 

 

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*