Enfermedad mano, pie, boca por Enterovirus E-V71, Estomatitis vesicular con exantema

Como siempre veamos lo que nos dice nuestro manual de cabecera: El Control de las enfermedades transmisibles en el hombre. 18º edición. American Public Health Association, 2004

 

Hablábamos hace unos días del brote de enfermedad mano, pie, boca por Enterovirus EV-71 ocurrido en China, llama la atención porque esta es una enfermedad poco frecuente, y aunque suele presentarse en brotes, pocas veces se ven brotes epidémicos de esa magnitud.

Esta enfermedad es benigna pero muy fácil de diseminar si se cumplen unas condiciones determinadas de hacinamiento y de falta de una higiene escrupulosa basada en el lavado de manos y el aislamiento entérico.

Dado que hay muchas enfermedades causadas por enterovirus y, aunque difieren en la clínica, su forma de transmisión y medidas de control son las mismas se puede abrir desde aquí el capítulo de las enfermedades de transmisión entérica, es decir con un mecanismo de transmisión básicamente fecal-oral. 

Es una infección viral poco frecuente que afecta principalmente a niños pequeños, la mayor parte de los casos se presentan entre los 6 meses y 5 primeros años de vida, se caracteriza por la aparición de lesiones cutáneas papulovesiculosas, que pueden persistir de 7 a 10 días, localizadas en la cavidad bucal, también aparecen en forma de exantema en manos, pies, piernas, brazos y, en ocasiones, en los glúteos. Aunque por lo general la enfermedad es de curso limitado, algunos casos en lactantes pueden ser mortales

Es una enfermedad benigna, y limitada siendo su periodo de incubación muy corto. Remite de manera espontánea en una a dos semanas para luego desaparece sin dejar cicatrices en unos 14 días aproximadamente.


Agentes infecciosos

Fue señalada por vez primera en 1958 y es causada por el Enterovirus Coxsackie grupo A16 y también los tipos 4,5,9, y 10; grupo B, tipos 2 y 5 y con menos frecuencia, enterovirus 71 (EV-71).

Los virus que producen la enfermedad son transmitidos fácilmente de una persona a otra y las guarderías son un medio fértil para que se contagie la enfermedad.

 


Distribución

Es probable que tengan una distribución mundial, tanto en su forma esporádica como en forma de brotes epidémicos. La mayor incidencia se observa en verano y a principios  del otoño.

 

Afecta más a los niños pequeños, con menor frecuencia a los escolares, y más raramente a los adultos.

Estas enfermedades suelen presentarse en brotes afectando a grupos de niños, por ejemplo en guarderías y escuelas infantiles.

 

Reservorio

Los seres humanos

 

Modo de transmisión

Contacto directo con los exudados de nariz, garganta y heces de personas infectadas de un individuo a otro sano y por diseminación  atmosférica de gotitas de aerosol.

No hay constancia de transmisión por insectos, agua, alimentos o aguas negras.

 

Periodo de incubación

Pos lo común, de 3 a 5 días.

 

Periodo de transmisibilidad

Durante la fase aguda de la enfermedad y tal vez por más tiempo, ya que los virus persisten en heces por varias semanas.

 

Susceptibilidad

La susceptibilidad a la infección es universal. Probablemente se adquiera inmunidad contra el virus causal específico después de contraer una infección clínica o asintomática; se desconoce su duración, sin embargo puede producirse un segundo ataque por virus Coxsakie  de un tipo serológico diferente.

 

Medidas de control

Limitar, en lo posible los contactos entre personas

Ventilación adecuada

Reducción del hacinamiento

Fomentar el LAVADO METICULOSO DE LAS MANOS

Adoptar medidas higiénicas en el hogar

Adoptar precauciones de tipo entérico

 

Tratamiento

No hay tratamiento específico para esta enfermedad y usualmente se prescriben medicamentos para calmar las molestias y evitar complicaciones.

 

 

Consuelo Ibáñez Martí, médico salubrista y epidemiólogo.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*