Infecciones o Enfermedades nosocomiales (intrahospitalarias): control de la sepsis mediante la utilización de Clorhexidina tópica

En este blog hemos hablado muchas veces de las Infecciones o Enfermedades nosocomiales (intrahospitalarias) que son un grave problema de Salud Pública en los hospitales por que aumentan el periodo medio de estancia, contribuyen a aumentar la morbilidad y la mortalidad de los enfermos graves ingresados y lo que no es menos importante contribuyen a aumentar las resistencias de los microorganismos a los antibióticos, tanto los utilizados habitualmente como los de nueva generación como meticilina y vancomicina.

 

Por eso, cuando aparece una medida sencilla, fácil de aplicar, efectiva y encima barata nos sentimos felices de ofreceros la primicia.

 

Las revistas Critical Care Medicine y Johns Hopkins Medicine publican un estudio epidemiológico de casos y controles llevado a cabo en 6 hospitales de EEUU, entre ellos el, hospital Johns Hopkins.


A lo largo de más de un años se ha seguido a dos grupos de pacientes: un grupo de 2.650 pacientes ingresados en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) como grupo de casos en los que se prueba la nueva medida y otros 2,670 pacientes, también ingresados en UCI como grupo control, en los mismos hospitales.

 

La diferencia entre ambos grupos es que la higiene diaria en el grupo de casos fue realizada con una solución al 4% de gluconato de clorhexidina mientras que en el grupo control se realizó con agua y jabón.

 

Los resultados han sido sorprendentes:

 

La evaluación semanal con hisopados encontró un 32 % menos de pacientes colonizados con Staphylococcus aureus resistente a meticilina (MRSA, methicllin-resistant S. aureus) y un 50 % menos de casos de Enterococos resistentes a vancomicina (VRE, vancomycin-resistant Enterococci), en comparación con el grupo control.

 

El artículo publicado lo podéis consultar en el siguiente link: Surgical Scrub Solution: it’s good for patients, too

 

 

El baño con clorhexidina es un medio barato y efectivo para proteger a los pacientes de los microorganismos multirresistentes a antibióticos.

 

Bañar a los pacientes críticamente enfermos con una solución jabonosa suave del mismo agente antibacteriano empleado por los cirujanos en el lavado prequirúrgico puede reducir drásticamente, hasta en un 73 %, las cifras de pacientes que desarrollan infecciones potencialmente letales del torrente sanguíneo (sepsis).

Las infecciones del torrente sanguíneo, señalaron los autores del estudio, afectan a uno de cada cinco pacientes en las unidades de cuidados intensivos (UCI) en los hospitales; e incrementan sus probabilidades de morir hasta en un 25 por ciento. Aun cuando no sean fatales, se ha reportado que las infecciones citadas prolongan las estancias en los hospitales en una semana como promedio; y añaden cerca de $40,000 Dólares de los EE.UU. en costos.

 

Tanto el MRSA como el VRE están entre los denominados “super-microorganismos” (superbugs) en los hospitales, dadas sus características de resistencia a antibióticos y germicidas, como nos cuenta muchas veces Miguel Vicente en su blog “Esos pequeños bichitos”.

 

Encontrar el jabón apropiado para prevenir las infecciones es tan importante como encontrar el medicamento apropiado para tratar a los pacientes que desarrollen una infección.

 

Estos resultados demuestran que el uso de gluconato de clorhexidina como agente para el lavado diario es una manera simple, efectiva y poco costosa para proteger la salud de los pacientes más vulnerables.

 

La Dra. Perl (coordinadora del estudio) manifiesta que la meta es “retirar en forma activa” las bacterias que puedan ser dañinas para los pacientes en el hospital, personas que se hallan en un mayor riesgo para desarrollar infecciones debido a tener un sistema inmune debilitado o por el uso de dispositivos médicos que puedan constituir una puerta de entrada facilitando el ingreso de las bacterias en el organismo.

 

Estas bacterias han desarrollado resistencia a muchos de los antibióticos más comúnmente empleados para eliminarlas, nuestra meta es impedir que infecten a los pacientes o que se diseminen de paciente a paciente, puesto que nos quedan pocas opciones para el tratamiento después que las  bacterias citadas colonizan y eventualmente infectan a un paciente,” indicó la Dra. Perl, quien puntualizó que los efectos antibacterianos del compuesto químico materia de la investigación pueden durar entre seis a 48 horas, dependiendo de la concentración de la solución.

 

Modificar la rutina diaria de baño es una forma simple y efectiva de mejorar la protección de los pacientes, debido a que no implica una carga de trabajo adicional para las enfermeras y el personal técnico.

 

El estudio demostró que no hubo erupciones cutáneas (rash) ni eventos adversos durante el periodo de estudio, entre Diciembre del 2004 y Enero del 2006. Todos los pacientes críticamente enfermos fueron evaluados en cuanto a la presencia de bacterias infecciosas dentro de las 48 horas posteriores a ser ingresados y luego semanalmente, con hisopados nasales o de las nalgas, así como durante el resto de su estancia en el hospital.

 

Como parte de los procedimientos de rutina en el hospital, todos los pacientes que se encontró estuvieron infectados o que fueron portadores antes de la infección son colocados en ambientes de aislamiento durante el resto de su estancia en el hospital. La curación de las heridas se realiza solamente en espacios previamente designados y aislados, o en salas separadas; y el personal del hospital debe tomar precauciones especiales entre los tratamientos, tales como la limpieza del equipo y el mobiliario con desinfectantes potentes y con el uso de guantes, mascarillas y batas descartables.

 

Esta investigación es importante para prevenir las infecciones causadas por MRSA y otras infecciones con medicamentos multirresistentes en los niños.

 

En el año 2006, una comisión evaluadora estimó que un 70 por ciento de las bacterias que causan infecciones en 2 millones de ciudadanos estadounidenses hospitalizados cada año son resistentes a por lo menos uno de los medicamentos más comúnmente empleados en su tratamiento

 

Todo medida en la lucha contra las infecciones nosocomiales es bienvenido, más aun si las medidas propuestas son factibles y poco costosas. Un simple cambio en la rutina de aseo de los pacientes puede significar la diferencia entre una hospitalización sin mayores problemas y la aparición de complicaciones serias eventualmente la muerte.

 

Consuelo Ibáñez Martí

Médico salubrista

 

Más información sobre enfermedades nosocomiales

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

holaaaa…esta muy buena la información, actualmente estoy trabajando con infecciones estafilococicas y del manejo de los desinfectantes y antisepticos q son usados para su erradicación….si tienes algunas información hacerca de pagina en venezuela que pueda visitar para conseguir estadisticas sobre ello, te lo agradecere…

deseo implementar el control de infeccion intra hospitalaraias en el hospita regional de Encarnacion Paraguay

necesito saber mas sobre este pequeño bichito que casi me llevo a la muerte
gracias

Excelente artículo y muy interesante. http://www.dentistasenmalaga.es es un directorio con las mejores clínicas dentales de Málaga. Profesionales y buenos precios.

(requerido)

(requerido)


*