Escherichia coli O104:H4. Ensalada de pepinos y gérminados de soja aderezados con una gestión imprudente de las autoridades sanitarias alemanas.

 

Ahora que ya sabemos que, con casi total seguridad, el origen del brote ha sido provocado por el consumo de brotes germinados vamos a hacer un repasito.

brotes de soja germinados

Fuente de la imagen

El 22 de mayo de 2011, Alemania comunica a través del Sistema de comunicación de alertas sanitarias de la UE (EWRS) un aumento de casos de gastroenteritis hemorrágica y Síndrome Hemolítico Urémico (SHU), en el norte del país.

 

El microorganismo causante del brote en Alemania ha sido caracterizado como E. coli O104:H4.

 

No vamos a detenernos en contar casos, que siguen aumentando día a día ya que desde el inicio de mayo se han notificado más de 700 casos de Síndrome Hemolítico Urémico (SHU) y más de 2.400 casos de pacientes que han presentado clínica de infección por la bacteria E. Coli Enterohemorrágica (ECEH) y 30 fallecidos.

La enfermedad:

Escherichia coli es una bacteria que se encuentra en el tracto digestivo de los humanos y de los hervívoros siendo parte de la flora intestinal normal; se comporta como una bacteria beneficiosa para el organismo e incluso sintetiza alguna vitamina.

 

Existe una pequeña proporción de cepas que causan diarrea y que se dividen en cinco grandes grupos dependiendo de los factores de virulencia y de los cuadros cínicos que provocan:

 

  • Escherichia Coli entero toxigénicos=enterotoxigénicos (ECET).
  • Escherichia Coli entero patogénicos=enteropatogénicos (ECEP).
  • Escherichia Coli entero hemorrágicos=enterohemorrágicos (ECEH).
  • Escherichia Coli entero agregativos=enteroagregativos (ECEagg).
  • Escherichia Coli entero invasivos=enteroinvasivos (ECEI).

 

Aunque en un principio esta cepa se ha definido como ECEH debido a la presencia de las verotoxinas, se ha comprobado que presenta los factores de patogenicidad que definen al grupo enteroagregativo ( ECEagg) lo que podría explicar su virulencia. Con la información disponible hasta el momento podríamos considerarla como Enterohemorrágica/Enteroagregativa.

 

Escherichia coli productor de toxina Shiga (STEC) es un grupo de cepas patógenas de la bacteria E. coli que tienen el potencial de causar en humanos diarrea grave y enfermedad generalizada. Hay alrededor de 250 cepas diferentes de E.coli productor de toxina Shiga, y de ellos más de 100 producen infección en humanos. El más importante clínicamente es el serotipo O157:H7, pero más del 50% de las infecciones por STEC son causadas por serogrupos no-O157.

 

 

La transmisión de la infección por E. coli es, principalmente a través de alimentos o agua contaminados, contacto con animales, y también es posible la transmisión persona a persona en contactos estrechos (familias, guarderías, enfermería, etc.). Muchos alimentos han sido implicados en los brotes, incluyendo leche cruda (no pasteurizada) y queso, carne de vacuno poco cocinada, productos frescos como por ejemplo coles de Bruselas, espinacas y lechugas, sidra no pasteurizada, etc.

Recientemente un brote de E. coli O157 en Canadá y EEUU se relacionó con el consumo de nueces, de modo que hay nuevas fuentes que pueden ser identificadas. Varios tipos de animales, en particular el ganado y otros rumiantes, pueden ser portadores sanos de cepas de E. coli que pueden infectar a los humanos a través de la contaminación fecal.

 

La dosis infectiva es muy baja. El periodo de incubación varía entre 3 y 8 días. La presentación típica de la infección por E. coli es una gastroenteritis aguda, a menudo acompañada de fiebre no muy elevada y vómitos. La diarrea sanguinolenta típica es en la mayor parte de los casos moderada y autolimitada con recuperación en 5-7 días. En un 8 a 15% de los casos puede aparecer un Síndrome Hemolítico Urémico (SHU). La edad de los pacientes y la dosis infectiva también juegan un papel importante. Los niños menores de 5 años tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad sintomática cuando se infectan, y los bebés un mayor riesgo de muerte por deshidratación y septicemia.

 

El tratamiento de estas infecciones está basado principalmente en la rehidratación, mientras que el tratamiento antibiótico está a menudo contraindicado porque puede activar la liberación de toxina Shiga y por tanto causar deterioro clínico con potencial evolución a SHU.

 

El SHU es una anemia hemolítica microangiopática que suele aparecer una semana después de la enfermedad diarreica. Los riñones son los órganos más vulnerables, aunque puede aparecer isquemia en cualquier tejido porque provoca trombosis capilar y de los grandes vasos.

La mortalidad del SHU asciende al 12% y puede dejar secuelas de origen renal como hipertensión, proteinuria o insuficiencia renal en el 25% de los supervivientes.

 

Los casos, al parecer, empezaron a detectarse el 2 de mayo sin embargo las autoridades alemanas lo notifican a Europa veinte días después, el 22. ¿Por qué?

 

Mientras los médicos estaban tratando a los enfermos y los epidemiólogos investigan el origen de la infección, no se que es lo que han estado haciendo las autoridades alemanas durante todos esos días, por cierto no muy acertadamente, ya que la primera alerta que se recibe es el día 26 y por la prensa “la de los pepinos españoles”; el principio de precaución exige que los alimentos identificados sean retirados de la cadena alimentaria hasta esclarecer feacientemente su implicación en el brote, no que sean demonizados apareciendo en todas las portadas de los periódicos.

 

Un estudio epidemiológico realizado sobre la marcha con muy pocos efectivos identificó el consumo de “pepinos, tomates y lechuga” entre los afectados.

 

Veamos la hipótesis de los pepinos: en primer lugar decir que los pepinos que se comen en Hamburgo no se parecen en nada a los pepinos que comemos en España; los de allí, también llamados pepinos holandeses, son más largos, más dulces, su piel es lisa y fina y permite que puedan comerse sin pelar, ahora bien ¿sin lavar? Eso ya me parece demasiado.

Lo que pudo haber pasado es que en la encuesta epidemiológica preguntaran en bloque por consumo de verduras crudas o ensaladas sin preguntar por los alimentos por separado y en el momento de interpretarlo le echaron la culpa al pepino… porque tiene un tamaño más grande?. Si me hubieran dicho la lechuga me lo hubiera creído más ¿pero el pepino?, vaya por delante que no es imposible pero era poco probable. Además, la alerta hablaba de pepinos de cultivo ecológico y el cultivo ecológico puede hacerse con abonos animales pero las dimensiones del brote no abonaban la hipótesis de unos pepinos de cultivo ecológico sino de producción más masiva y ahí no se utilizan abonos orgánicos, repito: no es imposible pero es poco probable

 

Hipótesis barajadas e investigadas:

  • Los pepinos españoles, claro
  • Los pepinos holandeses
  • Las fiestas del puerto de Hamburgo
  • Uno o varios restaurantes en Lübeck
  • Una granja de brotes germinados para ensalada en Bienenbüttel

Las autoridades alemanas dijeron que estaban analizando unos 700 alimentos pero hasta el momento solo tenemos noticias de que los pepinos y la mayoría de brotes germinados eran sospechosos, ahora bien ¿por que no nos informaron si estaban investigando estos otros alimentos?

  • la carne,
  • Las salchichas
  • El agua embotellada
  • La leche
  • El resto de verduras y hortalizas que se consumen crudas especialmente la lechuga
  • El agua de riego
  • Los vehículos que trasladan las verduras
  • Las salas de despiece y empaquetado de la carne
  • La contaminación cruzada entre alimentosEsos son los alimentos que más frecuentemente se ha asociado a enfermedades por E.coli. Podría seguir enumerando alimentos pero con decir que, desde el perejil a la vaca, hay que buscar todos los alimentos que pueden consumirse crudos o insuficientemente cocinados.

 

Sin querer se exahustiva también habria que investigar la transmisión persona-persona y la contaminación cruzada entre alimentos contaminados y el resto de alimentos.

 

El día 26 de mayo, la senadora (ministra) de Sanidad de Hamburgo, Cornelia Prüfer-Storcksque ha demostrado ampliamente ser una incompetente además de indocumentada, claro, que se podía esperar de una persona que se graduó en periodismo en 1975 y trabajó en el periódico de Dortmund.[1 y como peridoista en áreas de poder “ascendió” nada menos que a “ministra de sanidad de Hamburgo.

 

Ahora solo desear que no sigan apareciendo casos y que se extremen las medidas higiénicas en el menejo de enfermos, en la manipulación de alimentos y que antes de su consumo en crudo todos los alimentos sean lavados e incluso desinfectados con unas gotas de lejía para consumo humano.

 

También os recomiendo leer estos otros posts:

 

Cuando el E.coli se pasa al lado oscuro

E.coli O157, estiercol, suelo y contaminación del cuero y la carne vacuna

 

Consuelo Ibáñez Martí

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] No vamos a detenernos en contar casos, que siguen aumentando día a día ya que desde el inicio de mayo se han notificado más de 700 casos de Síndrome Hemolítico Urémico (SHU) y más de 2.400 casos de pacientes que han presentado clínica de infección por la bacteria E. Coli Enterohemorrágica (ECEH) y 30 … [Seguir leyendo...] Compromiso social por la ciencia Master Site Feed Posts [...]

Yo pondría en la lista también malas prácticas de manipulación en la cocina, por ejemplo alimentos precocinados congelados que se hayan cocinado sin haberse descongelado totalmente, contaminaciones cruzadas en cualquier fase de elaboración, principalmente en la cocina del restaurante, hamburguesas o carne en general que no se han cocinado a temperatura suficiente, …

Hola Consuelo.
Excelente artículo, tendrás algún dato con respecto a la prevalencia de este serotipo de E.coli, habras conseguido un mapeo de como se extendio este brote.
Felicitaciones y Gracias de antemano.

Muy buen resumen tocaya, pero puestos a pedir echo en falta algo necesario como es la perspectiva de genero en este complejo problema.
Fijate que comentas diferencias en infancia y nada de efecto diferencial en incidencia y prevalencia en hombres y mujeres. Esta perspectiva aclara y ademas da pie a acciones aclaratorias sobre futuros riesgos . Junto a lo puramente biologico tambien esta perspectiva de genero a nivel social puede evidenciar quien ha salido mas perjudicado en la crisis ¿donde se han efectuado los recortes, en quien?
Animo queda mucho por hacer.
Consuelo Prado

(requerido)

(requerido)


*