Higiene y contaminación de objetos: contaminación de almohadas hospitalarias.

El otro día hablábamos de la Higiene de las manos y la contaminación de teléfonos móviles, comentaba que se están publicando estudios que no por obvios dejaban de ser interesantes. Hoy hablamos de la contaminación de las almohadas hospitalarias.

Por definición en un hospital hay enfermos y suelen pasarla mayor parte del día acostados; solamente con el roce con la funda de almohada ya dejamos restos de piel muerta que junto con los ácaros que existen en cualquier superficie ya nos dan dos de los componentes encontrados en el estudio, que aparezcan bacterias es normal y Escherichia coli, que es la sal de todos los guisos, también. Ahora criaderos de viruela y lepra… vamos, eso no se lo cree nadie!

Además ¿cual es el riesgo real para nuestra salud al dormir sobre una almohada contaminada? eso no lo sabemos, pero presumiblemente será un riesgo muy bajo.

La verdad es que es completamente normal que las almohadas vayan acumulando todo tipo de resíduos y microorganismos, lo difícil va a ser deshacerse de ellos sin destrozar las almohadas, porque el lavado a altas temperaturas destroza cualquier material.


Es importante constatar que las almohadas están contaminadas y saber que por mucha funda de almohada limpia que pongamos no es suficiente, la recomendación de cambiarlas cada tres meses, en el medio hospitalario, es razonable.

 

Pero vayamos un poco más allá: la mayoría de nosotros usamos almohadas para dormir y aunque estemos sanos… piel, acaros, algún enterovirus y algún virus del resfriado común habrá estado en contacto con nuestras almohadas, así que apliquémonos el cuento y si bien cambiarlas cada 3 meses es una exageración ¿sería razonable cambiarlas cada 3 años?


Un estudio del Doctor Arthur Tucker e investigadores del hospital St. Bartholomew de Londres y el Servicio Nacional de Salud de Inglaterra, sobre almohadas en los centros de salud, reveló que las analizadas contenían bacterias, ácaros y otros gérmenes, que entre vivos y muertos, más la piel muerta, llegaban a ocupar un tercio del total de su superficie, informó el medio de salud Santenews el 25 de junio.


En el estudio se examinaron cientos de almohadas y la mayoría tenían ácaros y en algunos casos bacterias muy peligrosas e incluso criaderos de viruela y lepra. Se encontró también la bacteria Escherichia coli.


En una muestra tan solo un milímetro contenía un millón de gérmenes tipo stafilococcus que pueden provocar infecciones en personas debilitadas inmunológicamente.


El Dr. Tucker advirtió que simplemente poniendo una funda de almohada
limpia no es suficiente.


“La gente pone una funda de almohada limpia y se ve, huele bien y es bien fresco, pero usted encuentra por debajo algo realmente desagradable”, dijo, según Santenws.


Finalmente los médicos recomiendan lavarlas a altas temperaturas o cambiarlas cada tres meses.

 

Consuelo Ibáñez Martí

Etiquetas: ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Tengo una reiciva de herpeszoster y no puedo mas me duel me pica me arde es todo el dia y toda la noche me ha mandado mi dermatologa a la neurologa porque dice que tengo una neuralgia postherpetica ya no puedo mas

No sería mala idea combiar la almoada con mas frecuencia. Desde luego hay cosas que uno no se las para a pensar.

(requerido)

(requerido)


*