El verdugo. Luis García Berlanga, 1963-64.

Análisis de Cristina Aguilar:

El verdugo supone no sólo una obra maestra del cine español, sino la que mejor define la manera de pensar de Luis García Berlanga, que junto con Rafael Azcona, fueron los mejores cuando debían eludir la censura: se prohíbe la justificación del mal y la inmortalidad religiosa, y los ataques a la Iglesia y el Estado. Por este motivo formó parte del ciclo de “Películas que burlaron la censura en España” que proyectó el Teatro Liceo en Marzo de 2010.

La película, que consiguió el premio de la crítica en el Festival de Venecia de 1963, sufrió la tijera de la censura con tres cortes al terminar la grabación y con otros catorce antes de participar en el Festival, que suprimieron cuatro minutos y treinta y un segundos, ya que el embajador español en Roma, Alfredo Sánchez Bella, la acusaba de ser propaganda comunista no sólo contra el régimen sino contra toda una sociedad. Además de éste, obtuvo otros premios como el Gran Premio de la Academia Francesa del Humor Negro en 1965 o el Premio del Círculo de Escritores Cinematográficos de España concedido a Berlanga y Azcona por el mejor argumento en 1963.

La historia de El Verdugo tiene una evidente lectura social: es parte de un alegato contra la pena de muerte y una recreación irónica de las contradicciones de la España franquista, realizada en plena era del régimen. Es un claro reflejo de los grandes problemas sociales de la época: la carencia de vivienda, la diferencia de clases, la emigración, la excesiva burocratización y el turismo emergente.

Este film supone una especie de concentrado de las características de la obra de Berlanga, ya que su teoría de la miserabilización de los personajes alcanza su máxima expresión. No supone que los personajes sean unos miserables, sino que en cada una de sus películas podemos observar el trayecto recorrido por unos personajes que al comienzo del largometraje se encuentran en una situación difícil, pero al final están en otra infinitamente peor, después de haber pasado por momentos en los que parecía que sus problemas se resolvían.

Este dramatismo irónico, es en parte consecuencia, de la influencia de Azcona; sirvió para hacer más cruel y pesimista el cine de Berlanga.

También es destacable en esta obra la presencia de Corcuera, escritor y académico franquista que tuvo que recurrir al viejo verdugo para documentarse con vistas a la publicación de su libro Garrote Vil, y que la dedicatoria que aparece en esta obra, es fundamental en las decisiones de sus protagonistas: “Al futuro verdugo continuador de una tradición familiar”.

Pero sin duda, la escena clave, es en la que dos grupos de personas llevan arrastras a dos hombres por el patio de una prisión. El propio Berlanga reconoció que fue la primera vez que se le ocurrió la idea de una película a partir de una imagen.

Los planos secuencia, el guión espléndido, los brillantes diálogos y las fabulosas interpretaciones de José Isbert, como el verdugo, Nino Manfredi y Emma Penella, han hecho de este film una obra maestra del humor negro español.

Cristina Aguilar, mayo 2010.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Un sistema que además de encerrarnos en cabinas, nos guillotina..

Hi William,
I´m not sure but I think you could get a El verdugo DVD in FNAC Spain or in El Corte Inglés.

Good luck.

Esperamos colaborar desde la biblioteca y enlazar los registros de las pelis desde el catalogo al blog de cine usando los códigos QR.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..