La ciencia: Un asunto general. Las personas: individuales.

El problema de la aceptación de la ciencia entre la sociedad deriva de su misma naturaleza: La ciencia es una actividad de abstracción para la cual todos los coches son máquinas termodinámicas que transforman la energía potencial de los hidrocarburos en calor que produce un trabajo y finalmente una energía cinética.  Para la ciencia, que un coche sea rojo o morado es absolutamente indiferente, pero no ocurre así para el dueño de ese coche, que por motivos muy diversos lo prefiere de un color u otro.

La ciencia se rechaza en una etapa vital adolescente, en la cual es distinto jugar a tigres y domadores que jugar a leones y domadores, por el simple hecho de que un juego tiene un nombre y el otro uno distinto del primero, una etapa en la cual un muchacho rubio es absolutamente distinto que un muchacho moreno, y esa sutil diferencia es lo más importante del mundo. En un mundo en el cual los adultos se comportan como juveniles, en el cual lo más importante es mi opinión porque es mía, o el asunto de que Pepita se ha comprado una camisa azul preciosa, los problemas de enzimas generales que retrasan el avance del cáncer es algo que interesa siempre a otro, porque yo no tengo cáncer. En ese mundo, el que las obleas de silicio nos proporcionen a todos energía de sobra no tiene la importancia de que Juanito me haya regalado un  pequeño collar de perlas.  Y sin embargo el collar de perlas suele desaparecer eun un par de generaciones, pero la energía queda.       

 

Ell buscar la respuesta personal en vez de la respuesta general, además de funcionar solo en ciertos casos, no produce resultados correctos: El señor Conde-Duque de Olivares arregló su situación personal durante algunos años, hasta que le despidieron, pero aun cuando tuviese esclavos que le auyentaran las moscas, unas cuantas le picaban todos los días, y aun cuando fuera muy rico, tenía la dentadura estropeada. Hoy no hace falta ser C-D de Olivares para no tener moscas, para desplazarse en un cómodo automóvil, para darse un garbeo por este mundo volando en avión, para tener una dentadura sana y un millón de cosas más. El rezar a la virgen no suele curar la enfermedad individual, pero las vacunas generales suelen curar las enfermedades de todos.

 

La ciencia produce mejoras abstractas, generales, pero de las que disfrutamos todos en particular. Es el paso de lo abstracto, de lo general a lo particular lo que debemos comunicar a la población: Es establecer el puente entre un pequeño grupo de personas que viven en un mundo abstracto, que hablan un lenguaje categórico (de categorías) y una gran mayoría que vive interesada por el día a día, por los detalles que no cambian nada de la vida pero que le añaden algo de sal y pimienta.

 

¿Podemos hacerlo?

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*